BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

¿Deberíamos celebrar el día de la sequía?

El 22 de marzo celebramos el Día del Agua y el 23 de marzo deberíamos celebrar el Día de la Sequía. Este año las lluvias han sido un 49% inferiores a la media. No llovió ni en otoño ni en invierno y la primavera llega parda y parca, pues los primeros chubascos y nevadas del mes son como gotas en el desierto: insuficientes. O esto cambia o vamos a superar el triste récord de 2005, el año más seco desde que tenemos registros fiables.

Un septenio ya de la última sequía y los buenos propósitos cayeron en saco roto. El agua es tanto un derecho como una responsabilidad de la que sólo nos acordamos cuando nos falta, como de Santa Bárbara con las tormentas. ¿La razón? Resulta demasiado barata como para ahorrarla.

Hagan cuentas. Un metro cúbico de agua cuesta en Dinamarca tres veces más que en España. Y hagan también una paradójica comparación. Con el precio de una botella de agua mineral se puede pagar el consumo de una familia de tres miembros durante tres días. España es así uno de los países de mayor consumo hídrico del mundo, 149 litros por habitante y día sin contar la producción agrícola y ganadera (el 80% del total gastado) y la producción industrial (el 6% restante).

Abres el grifo y ahí está, abundante y potable. Dicen los médicos que debemos beber al menos dos litros de agua diarios, pero en realidad consumimos mucho más. Producir un kilo de carne de vacuno consume al menos 15.500 litros, confeccionar un par de vaqueros 10.850 litros, obtener un kilo de trigo se bebe 1.500 litros y 70 litros una sola manzana.

Según la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS) gastamos un 20% más en agua mineral y bebidas refrescantes que en todo el consumo de agua potable. Y si lo comparamos con la factura telefónica, ésta nos cuesta un 470% más. ¿Será más importante hablar por el móvil que beber, cocinar y lavarnos? Se nos olvida que el 20% de la población mundial carece de acceso al agua potable y que el 42% no tiene un grifo cerca para su aseo personal. Así que actúa, #ahorraAgua. Cada gota es importante. Mucho más en tiempos de sequía.

También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

 

5 comentarios

  1. Dice ser Tío Gilito

    Se debería celebrar el día de la sequía, en efecto.
    No sabemos que hay gente que bebe el agua embarrada o contaminada, nosotros tenemos mucha suerte, ya que con Franco (alguna cosa buena tenía este tipo) construyó muchos pantanos para que el agua se pudiera almacenar.
    La fiesta del agua debería derogarse en las partes de España donde se hace. Se desperdician una brutalidad de litros por el mero hecho de tirarlos y lo peor es que mientras se tiran esos litros de agua hay muchos campos que les vendría bien ese agua.
    Los defensores de la fiesta del agua te dicen, con toda la cara del mundo que lo que tiran es agua no potable, pero claro, ningún agua que no pase por la depuradora es potable, con lo cual están tirando muchos litros de agua que PODRÍA SER POTABLE.

    http://www.20minutos.es/noticia/1135285/0/
    http://www.20minutos.es/noticia/141377/5/guerra/agua/vallecas/

    Con la tomatina pasan 3/4 de lo mismo, esto es, el alcalde se gasta de Buñol se gasta cada año en comprar tomates con el valor de 28.000 euros (si bien montar la fiesta entera cuesta al ayuntamiento 90.000 euros, dinero que dudo muchísimo que vea la gente del pueblo como mucho algunos comercios de la zona). Pues bien se tira un dineral en comida mientras medio mundo pasa hambre, pero lo más gracioso es que los defensores de la fiesta dicen que se tiran tomates podridos no aptos para el consumo. Eso es falso porque si los tomates estuvieran así la gente no nadaría en tomate ni se tumbarían en el suelo mientras el tomate podrido entra por la nariz y las orejas, pero si de verdad se gasta una millonada en pesetas para comprar comida en mal estado mal vamos. Pero si los tomates son perfectos para el consumo es peor, ya que se está tirando comida, que podría ser aprovechable por el tercer mundo, por cáritas, etc, 90.000 euros que se gastan en la fiesta que podría usarse para dar trabajo a la gente, hacer bibliotecas, escuelas, conciertos, o incluso dárselo al tercer mundo.

    El ser humano es el ser que tropieza 51283747123412 veces en la misma piedra.
    Si seguimos así algún año de esto lo lamentaremos.

    22 marzo 2012 | 22:21

  2. Dice ser Mikii

    Buf, no sé qué decir… creo que el que escribió esto no entiende nada… de nada.

    23 marzo 2012 | 00:25

  3. Dice ser Ravioli

    Da miedo. La imagen de la foto es espectacular. http://www.ravioli.es

    23 marzo 2012 | 10:53

  4. Dice ser Una

    Verás, si mis antepasados se patearon la tierra buscando una zona donde había agua para poder tenerla, no veo yo porqué voy a malgastarla si tenemos una educación al respecto.

    Sobre Gilito, eso de dar agua no potable a los “desfavorecidos”, por ejemplo, me parece precisamente lo que no deberíamos hacer. ¿Se ha ofrecido alguien a comprar agua no potable desde 5.000 km. de su casa pagando los gastos del transporte?

    Sobre la tomatina de Buñol, si quieren venir a comérsela los desfavorecidos, que vengan, o que fleten camiones para recogerlos del suelo buñolense, son de la gente de Buñol. Cada uno hace lo que quiere con sus cosas, están ahí los tomates no aptos para el consumo, y después de trabajarlos queremos una fiesta, ¿Porqué no? Y en la harinada también, quién quiera recogerla del suelo que lo haga, faltaría más.

    ¿Día de la sequía? Lo que debe hacerse es buscar soluciones en lugar de perder el tiempo señalando un día al año para algo por lo que deben luchar para que no exista.

    Tengo descalcificador y cuando nos bañamos en casa los críos y yo la reutilizamos, y pongo las marchas con menos consumo de agua en la lavadora, y que se yo qué más. Guardo el agua, incluso las botellas de agua mineral que relleno con el agua descalcificada, si está limpia se utiliza para más cosas. Utilizo el agua del caldo con la sopa y el arroz, no sé qué más puedo hacer. Por cierto, vivo a 100 metros de la desembocadura de un río y a 12 km. del mar. El agua que sale del grifo no debo explicar a que sabe porque podría herir la sensibilidad de la gente que lo leyera.

    Eso sí, pagar yo la de los demás no, que por sus circunstancias cada uno donde está debe buscar sus propias soluciones.

    24 marzo 2012 | 10:09

  5. Dice ser Aldeano

    Señor Palacios, estoy seguro que de la sequía también tienen la culpa los cazadores verdad?

    26 marzo 2012 | 08:31

Los comentarios están cerrados.