BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Archivo de la categoría ‘alfombra roja’

El colorido armario de Priyanka Chopra

Empezó como modelo, y pasó de ganadora de Miss Mundo 2000 a ser una de las actrices más cotizadas de Bollywood. Priyanka Chopra salió de la industria de cine más musical y colorida del mundo para lanzarse al mercado americano como protagonista de la serie Quantico. Ahora la podemos encontrar también en Los vigilantes de la playa, su último trabajo.

Cuando empecé a ver la serie he de admitir que la actriz me encantó. Interpretaba un papel de futura agente del FBI, es decir, una mujer fuerte, inteligente, independiente y, como se puede apreciar, guapísima. En Quantico, que pasaba el 90% del tiempo con “pantalones de combate”, camisetas de tirantes, botas y coleta ya me parecía una actriz glamurosa así que imaginad cuando me la encontré en la alfombra roja.

A la actriz le encanta experimentar con colores y sus apuestas favoritas son los brillos en dorado y los escotes. Escoge modelos que se acoplan a su figura y su maquillaje suele centrarse en acentuar la mirada.

Aunque su mejor truco de belleza es que “he aprendido a ir siempre con confianza porque así es como das la mejor impresión a las personas” afirma la actriz.

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

Gala Met 2017 o cuando el ‘dress code’ te importa un bledo

Un año, un año entero es el tiempo que pasa entre gala y gala del Met, que da el pistoletazo de salida a la exposición del “The Costume Institute” la institución dedicada a vestuario dentro del museo. Este año expondrán la obra de Rei Kawakubo, la excéntrica figura que se encuentra tras Comme des Garçons.

Para los que estéis fuera del sector (yo no sabía quién era esta señora hasta que la dimos en clase la semana pasada), Kawakubo, empezó trabajando de estilista en Japón para terminar diseñando sus propias prendas que presenta cada temporada en la pasarela francesa. Su trabajo es de particular, extraño, y no todos somos capaces de entenderlo: ropa suelta, consciencia corporal al revés, desligamiento total de la sexualidad, androginia… Kawakubo rechaza toda la moda convencional y transmite a través de las colecciones un mundo de género intercambiable que se aleja de lo superficial.

Teniendo esto en cuenta, es la primera vez que no podemos juzgar los estilismos de los invitados, que se supone que deben ir vestidos inspirados en la temática de la exposición que se inaugura, como en las galas anteriores.

De esta manera, las mejores vestidas (por surrealista que parece) fueron Katy Perry, Michele Lamy, Solange Knowles y la mujer del co-anfitrión, Helen Lasichanh. Volúmenes irreverentes, formas indefinidas… Raro, sí, pero concuerda con la filosofía de la diseñadora japonesa.

GTRES

En toda fiesta tenemos siempre a las que van vestidas de sí mismas, que les da lo mismo alfombra de premios Óscar que Grammy que Gala Met. Son fieles a su estilo pase lo que pase. Gisele Bündchen y Blake Lively, una vez más, fueron para mi gusto de las mejor vestidas de la noche con sus diseños ceñidos. Anna Wintour, directora de Vogue y anfitriona de la gala (o como me gusta llamarla “She God“) apostó un año más por un vestido de corte recto mientras que su co-anfitriona, Selena Gómez, tiró por un diseño más veraniego que entre tanto brillo no luce prácticamente.

GTRES

Nicki Minaj fue fiel a su concepto estilístico de “Menos es más” solo que el menos para ella suele referirse al tejido y no a los complementos. Kendall y Jenner fueron vestidas de Kardashians mientras que Adriana Lima dio una lección de cómo con un poco más de tela te cuelas en el ranking de mejor vestidas.

GTRES

Debo aplaudir el esfuerzo que hicieron algunas de las invitadas para tratar de salir del paso con el dress code. Me las imagino buscando quién es Rei Kawakubo en Google desde sus mansiones en Los Ángeles: “He visto que es japonesa así que voy a llevar un vestido inspirado en la papiroflexia” “¿Estás segura de que la papiroflexia es japonesa?” “Sí, sí, hazte caso, este año lo voy a petar“.

De esta manera, Doutzen Kroes, Daisy Ridley y Lena Dunham llevaron vestidos con pliegues cuyo tejido recordaba la forma que hace el papel cuando se pliega (o en el caso de la actriz de Girls, cuando se arruga).

GTRES

Otras como Dakota Johnson, Ashley Graham o Katie Holmes apostaron por volúmenes:

GTRES

Muchos de los asistentes oyeron campanas, pero como no sabían exactamente de dónde se presentaron con unas interpretaciones del estilo de la diseñadora un poco peculiares:

Allison Williams. Salma Hayek y lily Aldridge. GTRES

Sean Combs, Hailey Baldwin y Nick Jonas. GTRES

Las que no se enteraron del tema, o pasaron directamente de seguirlo, se pusieron, ante la duda, un vestido de gala y fuera:

Jennifer López, Halle Berry y Jessica Chastain. GTRES

Serena Williams, Emma Roberts y Emily Ratajkowski. GTRES

Y por último tenemos a las invitadas que directamente, y con perdón, fueron mal. Kerry Washington se pensó que estábamos en la gala de 2016 por lo que escogió un diseño futurista. Priyanka Chopra debió de sufrir un ataque que dejó a su sentido del gusto (estilístico) en coma ya que no encuentro ninguna justificación a su elección de vestuario. Esa gabardina tipo “no llevo nada debajo porque voy a casa de mi novio a darle una sorpresa” me parece bastante difícil de encajar en una alfombra roja. Sophie Turner me deja helada con esa cosa indescriptible que lleva, que parece salida de una cortina de un palacete del siglo XVIII mal cortada mientras que el vestido de Zoe Kravitz tendría un pase si el escote fuera en realidad la espalda.

GTRES

El armario de Blanca Suárez, la chica del cable

Tenemos la gran suerte de vivir en un país con denominación de origen en vinos, aceites, espárragos, y, en mi opinión, actores. Si a eso le sumas la cantidad de eventos y alfombras que les hacemos pisar, el resultado de sus apariciones es una mezcla entre sus gustos personales, su estilo y lo que les recomiendan los especialistas en estilismo para sacarse partido.

 

GTRES

Una de ellas, y además de mis actrices favoritas desde El Barco, es Blanca Suárez. Lo mejor de la madrileña es que se atreve con todo, desde un largo hasta los pies hasta el corte más mínimo luciendo piernas con aplomo.

Ha sido una de las primeras en llevar la tendencia del long bob (media melena) y en cada aparición pública demuestra la versatilidad del corte: ondas estilo años 50, recogido, trenzas, rizos desechos, liso…

A la hora de quedarme con las claves de sus estilismos (algo complicado por lo que os decía de que prueba todo) el color negro es uno de sus aciertos en cualquiera de sus conjuntos. Para ocasiones más formales apuesta por escotes en pico luciendo el pecho natural (¡hurra!) y anchuras que marcan su silueta, mientras que para eventos y promociones durante el día apuesta por cortos midi. Aunque para mí uno de los complementos que más me gusta es que a diferencia de otras celebrities, Blanca Suárez siempre posa con la sonrisa.

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

Luces y sombras (estilísticas) de Paula Echevarría

Si me preguntas por una fashion blogger a nivel internacional en seguida te diré Chiara Ferragni u Olivia Palermo. Pero si me preguntas por una bloguera famosa por su estilo barriendo para casa, sin duda debo hablar de Paula Echevarría.

La actriz oriunda de Asturias es fiel seguidora de las tendencias como lleva demostrando en su blog Tras la pista de Paula desde el año 2010 en la revista Elle.

Un estilo cómodo y desenfadado para el día y otro elegante y atrevido para la noche (o para las alfombras rojas en su caso): desde tejidos denim, zapatillas de cordones y chaquetas de cuero hasta stilettos con escote palabra de honor.

Estar bajo el foco mediático no hace que la actriz desentone con elecciones estridentes, su armario da una importante lección de cómo la sencillez y la discreción no pasan desapercibidas:

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

El armario de Meryl Streep, la actriz “más sobrevalorada”

Tras la polémica con Karl Lagerfeld y el vestido de los Óscar, el estilismo de Meryl Streep se convirtio el pasado domingo en el centro de todas las miradas sobre la alfombra roja de la gran noche del cine.

Puede que la actriz no se llevara el galardón al que aspiraba con su papel protagonista en Florence Foster Jenkins, pero sigue siendo una de las actrices más admiradas del momento no solo por su carrera cinematográfica sino por su activismo por los derechos LGBT y, por lo general, sus discursos que invitan a la reflexión. La actriz, en palabras de Trump, “más sobrevalorada de Hollywood” ha demostrado que no es casualidad el lugar que ocupa en la industria.

Repasando el armario de la actriz, encontramos que sus favoritos son los bordados y estampados de inspiración natural, con flores, olas, o árboles; y sus colores preferidos para la alfombra roja son predominantemente el negro, azul oscuro y en grandes ocasiones el blanco. Para otras ocasiones opta por el traje de pantalón y largos midi.

Y es que Streep, que no le da mucha importancia a la vestimenta, no se caracteriza por llenar páginas por sus estilismos. Como ella misma afirma “la ropa cara es una pérdida de dinero”.

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

Los vestidos que deslumbraron (para bien y para mal) en los Premios Oscar 2017

Los Oscars, una de esas noches de la moda en las que odias profundamente tu armario por no ser ni la mitad de glamuroso que las bragas de las invitadas a la gala, lo que no quita que aprecies, critiques o desees profundamente sus vestidos.

Ruth Negga fue la primera en lucir en la alfombra el lazo azul de ACLU (Unión Estadounidense por las Libertades Civiles) sobre su vestido rojo. Meryl Streep, con un vestido/pantalón azul con cuerpo de pedrería, no pasó por la alfombra roja, algo que achaco a su reciente polémica con Lagerfeld (eso o que simplemente llegó con la hora pegada). Emma Stone, la ganadora de la estatuilla a mejor actriz protagonista, lució un diseño ajustado inspirado en los años 20 con flecos (vestido que necesito muy fuertemente) e Isabelle Huppert optó por un sencillo vestido con lentejuelas plateadas.

GTRES

Las nominadas a mejor actriz de reparto:

Octavia Spencer, Michelle Williams, Nicole Kidman, Viola Davis y Naomi Harris. GTRES

Mis favoritas, o como me gusta decir, actrices con las que haría un intercambio erasmus de armario, fueron aquellas que apostaron por la sencillez y colores claros. Felicity Jones, muy al día de la moda (apúntate un puntito, F) apostó por un diseño que recuerda al ballet, una de las tendencias que está pegando fuerte esta temporada. Olivia Culpo lleva el que será posiblemente mi futuro vestido de novia (en blanco) mientras que Emma Roberts apostó por lo vintage y por Armani, una combinación imbatible.

GTRES

El clásico binomio:

Karlie Kloss, Chrissy Teigen y Priyanka Chopra. GTRES

Taraji P. Henson, Kirsten Dunst y Brie Larson. GTRES

Menos es más aunque algunas se empeñen en hacer caso omiso. Hailee Steinfeld eligió un diseño que además de transparente y con flores bordadas, tenía cuello alto, volantes en la espalda y provocaba la misma sensación que cuando sales del Muerde la Pasta y ves comida, un empacho para los sentidos. Jessica Biel llevaba un vestido dorado que incluso desde Milán con las persianas bajadas podía notar el reflejo de los brillos. Y además de elegir un modelo que no era precisamente discreto le sumó un collar de plumas y diamantes porque oye, los Óscar son una vez al año y si no tengo qué ponerme me pongo todo lo que tengo. Dakota Johnson supo compensar el brillo satinado de su vestido con complementos ligeros, pero el complemento a la cintura servilleta-de-mesón-doblada-en-el-plato-style crea un efecto de delantal que no termina de funcionar. Y luego tenemos a Janelle Morae, cuyo vestido tiene todo, y con todo me refiero a todo: transparencias, lentejuelas, filas de abalorios, parches con formas de animal… Desarmas el vestido y abasteces a Claire´s para dos colecciones de bisutería.

GTRES

También tenemos las que eligieron el vestido como cuando escribes a un ex novio de madrugada, sin pensar en las consecuencias. De esta manera, Leslie Mann no cayó en que el tejido de la tela daba la sensación de que le faltaba una pasadita de plancha y los memes haciendo la broma no tardaron en aparecer (sí, mis memes). Alicia Vikander y Salma Hayek, ambas de riguroso negro, no pensaron en que sus vestidos parecían más de salir por el paseo marítimo de Mallorca a tomarte una copita que para la gala. A Scarlett por otro lado, debió de parecerle una buena idea lo de llevar un vestido de estilo granny (de abuela) y añadirle un cinturón. “Buah, con esto ya queda to´moderno”. Error. El cinturón le queda a ese vestido como la piña a la pizza.

GTRES

La original alfombra roja de los premios Grammy 2017

Cuando llega la entrega de los premios Grammy, mentiría si no dijera lo que me espero sobre la alfombra roja. De todo, literalmente:

Joy Villa, Girl Crush y Lady Gaga. GTRES

Sin embargo, dentro de tanta, vamos a dejarlo en, transgresión estilística, encontramos vestidos a los que les pondría un pisito en la playa:

Paris Jackson, Jennifer López y Katherin McPhee. GTRES

Lea Michelle, Paulina Rubio y Chrissy Teigen. GTRES

Carrie Underwood, Heidi Klum y Demi Lovato. GTRES

No todas las invitadas brillaron por igual, y es que una mala elección del largo, la talla o directamente el diseño puede resultar poco favorecedor:

Adele, Enya, Laverne Cox, Celine Dion y Laura Pausini. GTRES

Elle King, Charli XCX y Rihanna. GTRES

Y luego están los que directamente patinaron:

George Clinton, Halsey, Katy Perry y Solange Knowles. GTRES

Es por ello, por lo que sin lugar a dudas, Beyoncé y sus estilismos que marcan su incipiente embarazo son mis elecciones estilísticas favortitas de la gala:

GTRES

Aciertos y desaciertos en la alfombra de los Premios Goya 2017

El comunicado oficial de los diseñadores que vestirían a los asistentes a los Premios Goya 2017 nos reveló hace unos días que iban a ser unos galardones con sabor español en las costuras, sí, gracias a Dios. Apostar por la marca España se basa en pequeños pasos como este o incluir profesionales del país en todos los ámbitos de la industria: desde producción nacional hasta proyección internacional a través de modelos españolas y, por supuesto, alfombras rojas como escaparate.

Pero dejando a un lado lo feliz que me hace que empecemos a valorar lo que tenemos “en casa” toca echarle un vistazo a lo que trajeron los invitados.

Matrícula de Honor a Cristina Brondo con su vestido de terciopelo en nude, las flores de la espalda del diseño de Anna Castillo, todo el conjunto de Clara Lago (de la cabeza a su dedo gordo del pie), el minimalismo elegante de Belén Cuesta y la originalidad del vestido de Leticia Dolera.

GTRES

Otros que también se atrevieron y acertaron fueron Eduardo Casanova (chicos, el rosa no es solo para nosotras y esta primavera es una apuesta segura), Pablo Rivero, Miguel Ángel Muñoz con una original chaqueta con estrellas, Paco León de americana blanca y Hugo Silva con un diseño de inspiración vintage.

GTRES

Un notable alto a los colores predominantes de la gala: el consabido negro, el acertado rojo y los que empiezan a pisar con fuerza: azules y nude.

Miriam Giovanelli, Carmen Machí, Penélope Cruz, Amaia Salamanca y Paz Vega apostaron por el rey de la elegancia. GTRES

Cristina Castaño, Ingrid García Jonsson, Leonor Watling y Paula Echevarría , las que apostaron por el rojo, llevaron diseños más clásicos. GTRES

María Barranco, Anne Igartiburu, Barbara Lennie y Manuela Vellés pusieron el contrapunto con tonos más fríos. GTRES

Alexandra Jiménez, Bárbara Santa-cruz, Elena Ballesteros, Natalia de Molina y Silvia Alonso en tonos nude, un color que veremos esta temporada. GTRES

Aprobado raspado para Mar Saura, cuyo vestido ni me apasiona ni me deja de apasionar así como los diseños de Cuca Escribano y Macarena Gómez. El vestido de Natalia Sánchez, si bien me gusta por sencillez, le quito puntos por el escote, ya que no me parece que le haya sacado todo el partido a su pecho (que se lo deja un poco aplastado, vaya) mientras que las flores de Marta Nieto me parecen totalmente prescindibles del diseño.

GTRES

Nieves Álvarez, Ana Belén y Juana Acosta luciendo originales composiciones en sus vestidos. ¿Arquitectura o moda? GTRES

Y para acabar, el apartado de invitadas suspensas a las que veremos las caras en la gala del año que viene. Dentro de esta categoría, encontramos dos grupos diferentes: las que suspenden con un 4,9 que han tenido problemas (en mi opinión) con el diseño, y las que, sencillamente, llevan vestidos que bajo mi punto de vista son feos.

La estilista Cristina Rodríguez llevó un diseño original de dos vestidos unidos, la pena es que entre el floripondio de una mitad y que el otro parecía de la colección de Nochevieja de Geordie Shore, la mezcla resultó un desastre. Algo parecido les pasó a Toni Acosta y Michelle Jenner, que con un pequeño cambio del diseño de sus estilismos, habrían aprobado. Y si no que le pregunten a Candela Peña que tuvo que pasarse la noche sujetándose la chaqueta para no enseñar demasiado. Los modelos, antes de sacarlos a la alfombra, hay que probarlos. Pero probarlos bien con una segunda y tercera opinión, ya que a Macarena García se le olvidó que los vestidos con apertura deben ser SIEMPRE llevados con una sandalia para producir ese efecto de pierna interminable.

GTRES

Ruth Gabriel, Belén López, María León, Emma Suárez y Silvia Abascal que van derechitas a septiembre. GTRES

Para terminar mis complementos favoritos de la gala. Puede que el vestido de Cuca Escribano no me entusiasmara, pero su fular, reivindicando la participación femenina en las películas es genial, así como el pendiente de Antonia San Juan y, una vez más, que enamorada me tienen, el detalle de las flores de Anna Castillo.

GTRES

Los “do” and “don´t” de las invitadas en los Globos de Oro

Ni todas vamos bien vestidas a las bodas ni todo lo que nos recomiendan los estilistas a la hora de pisar una alfombra roja es un acierto.

En la gala de los Globos de Oro encontramos un poco de todo, desde los vestidos por los que daríamos a miembros de nuestra familia (primos lejanos de esos con los que casi no te llevas) hasta invitadas con recogidos de pelo al que solo les falta un rulo para ser idénticos al que se pone tu madre para andar por casa.

En el caso de los escotes, los premios han mostrado algunas de las tendencias que hemos visto en 2016 como el escote alto con aberturas del floreado diseño de Olivia Culpo al escote infinito de Jessica Biel que alcanza las placas tectónicas de lo profundo que es. El asimétrico de Anna Kendrick, que te deja una teta sujeta y la otra suelta, no termina de convencerme.

Olivia Culpo, Anna Kendrick y Jessica Biel. GTRES

Sarah Jessica Parker es otro elemento digno de mención y que en sí misma encarna lo que sí y lo que no debemos escoger a la hora de ir a una entrega de premios. Mientras que su conjunto pasa sin pena ni gloria por los anales de la historia de los Globos de Oro, su recogido viene a ser el Doctor Jekyll y Mister Hyde de la gala. ¿Qué es eso de que solo quede bonito cuando posa de lado?

Sarah Jessica Parker, el dilema. GTRES

Moños altos que suman automáticamente 150 años, una coleta como la del gimnasio o el moño de estudiar fueron otros peinados que debemos evitar.

Maisie Williams, Sienna Miller y Elsa Pataky. GTRES

Y es que no necesitas dejarte una pasta en la peluquería para ir bien peinada a un sitio. Unas ondas medio desechas, la melena totalmente lisa gracias a la plancha o un recogido sencillo son opciones mucho más recomendables.

Priyanka Chopra, Sophie Turner y Emma Stone. GTRES

El amarillo, el color temido por los artistas, fue uno de los más vistos en los premios. Aunque cada invitada lo adaptó a su estilo, algunas lo combinaron con más gracia que otras. Natalie Portman eligió un modelo suelto que le permitiera lucir cómodamente su tripa de embarazada (bebé Portman is coming) mientras que Maisie eligió un corte de cuello recto que le hacía parecer aún más bajita.

Emily Ratajkowski, Natalie Portman, Maisie Williams y Kerry Washington. GTRES

Por supuesto no podían faltar las que, en mi opinión, patinaron con sus conjuntos, como es el caso del vestido-dibujo-animado de Felicity Jones (¿un monstruo vino a verla cuando estaba eligiendo ropa?), la especie de cuello rosa que parece fruto de un obseso por la papiroflexia de Carrie Underwood, el vestido-transparente-plumero-chic de Nicole Kidman (Nicole, queremos que vuelvas), o la especie de museo Guggenheim de Bilbao que lleva Naomi Campbell por vestido

Felicity Jones, Carrie Underwood, Nicole Kidman y Naomi Campbell. GTRES

El escandaloso vestido de Chrissy Teigen que dañó mental y físicamente

Nadie, y repito, absolutamente nadie recuerda el paso de John Legend por los American Music Awards de este año, y es que su mujer, la modelo Chrissy Teigen acaparó la atención con su diseño de Yousef Akbar.

Siendo 100% sincera, lo que acaparó la atención fue la abertura del vestido que de no ser por un imperdible le habría llegado a la axila. La modelo ya lo advertía en su cuenta de Twitter, que se había depilado por encima de las rodillas porque podía ser un gran día. La depilación, láser por lo visto según aclaró posteriormente, llegó hasta la zona genital ya que a pesar de lo cuidadosa que fue a la hora de moverse con el vestido, un fotógrafo cazó de pasada el interior de la raja (de la falda) y zasca, escándalo al canto.

INSTAGRAM

INSTAGRAM

Mientras que las críticas florecieron en las redes como zombies en The Walking Dead,  hubo incluso quien le recriminó que aquello no era “comportarse como una dama”. Eh, ¿perdón? Estamos en 2016, esos comentarios se quedaron en 1940. Pero como a Chrissy le importaba bastante poco la polémica que se había creado en torno al modelito, le respondió divertida que si algo había dejado claro fue que era una dama.

En mi caso, y hablo también poniendo como ejemplo a amigas mías, la ropa interior no es del todo imprescindible. Ya fuera por cuestión de comodidad o porque el diseño no permitía que se me disimularan las bragas, las he dejado alguna vez en casa. Y ya de paso también el sujetador, por lo que he ido “marcando” o desbragada sin sentirme menos “dama”.

Francamente lo que a mí me parece una vergüenza es que las criticas que recibió por ese despiste captado por un fotógrafo avispado le hicieran sentir lo bastante presionada como para llegar al punto se disculparse en su cuenta personal de Instagram por, y cito textualmente, “los que fueron dañados mental o físicamente por mi hooha“.

En primer lugar, cuando eliges ese tipo de vestido, sabes a lo que te expones. Es como cuando vas a una boda con un escote de palabra de honor o cuando llevas una falda corta y subes unas escaleras. Puede que no te haga mucha gracia pero asumes con toda la naturalidad que puedes acabar enseñando algo y ‘palante’.

En segundo lugar, vivimos en un mundo con empresas que superan constantemente los límites de emisiones de dióxido de carbono, en el que una mujer muere asesinada cada día, en el que la corrupción se practica impunemente, en el que acaecen atentados terroristas un mes sí y otro también (y estos solo son unos ejemplos); por lo que me parece un poco fuerte que una persona tenga que disculparse porque le cazaran un plano en el que se le veía ligeramente el asunto, que a fin de cuentas es algo de su propio cuerpo.

Por último, me gustaría señalar que todos, TODOS, tenemos genitales y en algún momento, los hemos mostrado sin querer, ya fuera haciendo pis en algún sitio público (no vayáis de dignos, que todos lo hemos hecho), en la playa víctimas de alguna ola traicionera o bajándonos del coche cuando llevamos falda corta.

Sí, el tema del vestido de Chrissy Teigen es una vergüenza, pero no por ella, sino por el hecho de que sigamos escandalizándonos por un cuerpo y no por otras cosas que son realmente inmorales.