Entradas etiquetadas como ‘zara’

La nueva colección unisex de H&M: copiando a Zara con un año de retraso

Parece ser que el meteórico fracaso de Zara presentando la primera colección Ungendered en España no ha amedrentado a H&M a la hora de seguir sus pasos con United Denim.

Si la niña de los ojos de Inditex sacó una colección chandalera, simplona y poco favorecedora basada en el algodón (camisetas, pantalones…), H&M ha hecho lo mismo pero con otro tejido como protagonista: el denim.

H&M

Camisas vaqueras hasta las rodillas, cazadoras, pantalones rectos y petos para él y para ella. Vaya, qué innovador todo, ¡cuánta originalidad! ¿Eso es lo que se considera ‘unisex’? ¿Poder llevar los mismos pantalones vaqueros?

No veo una ruptura de la barrera ni un paso más allá en la industria de la moda pensado especialmente para aquellos que no se consideran pertenecientes a un género o a otro. Veo poco esfuerzo y mucho marketing en una maniobra hábilmente pensada para seguir vendiendo ropa y, ya de paso, crear una buena reputación basada en una supuesta apertura de miras del negocio.

Para mí una verdadera colección unisex debería incluir una falda, un vestido, unos calzoncillos, una pajarita… Prendas que, por lo general, tenemos asociadas a uno de los dos géneros para ser llevadas por ambos, no coger una prenda que ya llevamos y en vez de hacer la distinción, de ponerla en una parte de la tienda o en otra, en función de si es para él o para ella, compartirlas.

Las sandalias de Inditex que hacen que quieras cortarte los pies

Todas sabemos que el verano y el cambio de armario vienen de la mano con las rozaduras de las sandalias. Es así. Puedes tratar de negarlo, pero la semana de adaptación en la que florecen en los pies las ampollas y las farmacias hacen caja con las tiritas, es una cosa real. Tras ese tiempo, puedes usarlas cómodamente el resto de la temporada.

Sin embargo, no todas las sandalias se comportan de la misma manera, un modelo en concreto, el de tiras con forma de aspa compuestas de poliuretano de Inditex, están sembrando el terror en los pies de las mujeres.

Sandalias. FACEBOOK ELSA SARMIENTO

Sandalias para sadomasoquistas. FACEBOOK DE ELSA SARMIENTO

Este modelo, elaborado por el propio Satán en persona, provoca unas heridas que ríete tú de las torturas de la Santa Inquisición. Vamos que si te dan a elegir entre la rueda y andar una hora con este calzado, la rueda se te asemeja a una sesión de spa con masaje.

Noelia Pérez, es una de las afectadas por estas sandalias: “Me las compré el viernes por la mañana y me las puse para ir a trabajar. A los 10 minutos ya tenía rozadura y cuando llegué al trabajo, herida. Me compré tiritas pero se me despegaban. Tuve que trabajar descalza“.

Sandalias Stradivarius. MARA MARIÑO

Sandalias de Stradivarius. MARA MARIÑO

“Para volver casi me corto los pies. Llegué a mi casa sangrando. Al día siguiente fui a Stradivarius y les dije de cambiarlas porque no me valían. Me dijeron que no las podía cambiar porque las había usado y les había quitado la etiqueta. Dije que las había usado pero me habían hecho heridas en los pies, que con ellas no se puede caminar. Les pedí que por lo menos tuvieran la decencia de cambiármelas y no quisieron. Fui tonta porque tenía que haber pedido la hoja de reclamaciones” relata Pérez.

Rozaduras por el centro del pie, por los dedos… Clara Salgado, otra víctima de las sandalias, cree que el problema se debe al material: “En cuanto el pie te suda un poco, te quema. Hace ampollas que se explotan. Siempre las llevo con tiritas y parezco la momia”.

Lo que no se entiende, según Salgado, es “que te gastes 40 euros en unas sandalias que no son de un material muy bueno”. Porque honestamente, cuando te compras unas sandalias del chino de 10 euros sabes a lo que te expones por ese precio. Que seguramente saldrán malas y no verán otro verano, pero claro, te has gastado en ellas una cuarta parte que si te las llevas de tienda.

Por lo pronto, el modelo de sandalia de Zara ha sido retirado. Traté de encontrarlo en algunas tiendas y no solo no estaba sino que se había eliminado del catálogo online. Las de Stradivarius, en cambio, siguen encontrándose a la venta.

Sin embargo, debemos plantearnos hasta qué punto confiamos a ciegas en una marca sin preocuparnos de lo que pueda venir detrás. Inditex ha jugado con la garantía de calidad media que se da por hecho en sus productos cuando han producido problemas cuyas secuelas no desaparecerán fácilmente, ya que las marcas de las heridas, una vez curadas, siguen a la vista en la piel.

Secuelas. FACEBOOK

Secuelas en la piel. FACEBOOK

Que sí, que tengo claro que lo que vende Inditex no va a durar para siempre, que también está hecho en China o Bangladesh, pero, entonces, que no se aprovechen del nombre y lo vendan al precio al que lo encuentras en los chinos cuando están hechos de los mismos materiales.

Es una vergüenza que además de sangrarte los pies te sangre también el bolsillo.

 

“Conseguir que Inditex haga más tallas es algo difícil”

Es un día cualquiera por la mañana. Vas camino al trabajo pensando en tus cosas cuando algo llama tu atención en un escaparate. Los maniquís no son delgados, son lo siguiente. Te resulta increíble que el grosor de sus piernas se asemeje más al de tus propios brazos que al de tus piernas.

Así se sintió Anna Riera cuando pasó por delante de un Lefties que le impulsó a abrir una petición en la plataforma Change.org pidiéndole a Inditex que retirara aquellos figurines que flaco favor (literalmente) le hacían a nadie. “Me quedé impactada por aquellas piernas extremadamente delgadas. Lo primero que pensé fue si realmente alguien las tendría así”.

Más de 100.000 firmas después, aquellos maniquís desaparecían del escaparate: “Inditex se comprometió a quitar los maniquís diciendo que estaban descatalogados y que había sido un error“.

Lo que parecía una guerra ganada, se convirtió para Anna en la primera victoria de sus dos batallas, pues a la de los maniquís le siguió la de las tallas. El nuevo objetivo de la estudiante de psicología es que Inditex aumente el tallaje a partir de la talla 42 (si, señores de Zara, hay vida más allá).

Cosas a tener en cuenta. TWITTER

Cosas a tener en cuenta. TWITTER

¿Por qué el imperio de Amancio se queda ahí cuando más del 50% de las mujeres en España usan una talla 40? “Creo que no les interesa, pero eso no es lo que me importa. Me importa que se den cuenta que es beneficioso para ellos también hacer más talla” dice Anna.

La joven de 18 años, pese a las peticiones no ha cambiado su relación con la tienda: “No quiero ir en contra de Inditex, me gusta la ropa de Zara, de Berhska… pero hay sitios que no están haciendo bien para nuestra salud mental. Pido cambios como consumidora para cambiar la vida de todos“.

Pese a lo loable que me parece su cruzada, es acusada por más de uno de promover la obesidad al reivindicar mayor tallaje: “No intento promover la obesidad sino algo que esté dentro de lo sano. Muchas mujeres tienen una 44 o 46 y son personas que si las ves no piensas que tengan un problema de salud”.

No se muestra muy convencida sobre si su petición conseguirá cambiar el tallaje en Inditex: “Creo que para eso se necesitan más firmas porque es un cambio difícil. Esta decisión no depende de mí”. Pero la marca no se ha pronunciado al respecto. Ni ante ella ni ante medios que han intentado entrevistarla, porque, como reconoce Anna “Lo importante de la petición no es el número de firmas sino que te conteste la persona o empresario“.

Una espera que sigue agraciando beneficios al imperio. Y es que, pese a las demandas y peticiones, este  miércoles se reveló un crecimiento del 15% de Inditex, la mayor subida desde 2012. Anna se muestra rotunda al respecto: “No lo veo mal, al final la decisión de si compras en Zara o no es del propio consumidor. Puedes pensar que Zara promueve la explotación infantil pero tú decides comprar o no.”

No sabe si logrará que algo cambie, pero para ella, ser la mujer que cambió los tallajes de Zara “sería fenomenal” no por reconocimiento “sino porque es un privilegio poder representar mujeres que han tenido problemas con la talla. Me alegra poder ayudar”.

Y es que, a su edad, tiene claro que una talla no determina a la persona: “Mi personalidad y las cosas que hago son lo que me definen”.