Entradas etiquetadas como ‘unisex’

Maquillaje unisex para romper los estereotipos

Había un chico en mi colegio que tenía muchos granos (pocos afortunados se escapan del acné adolescente) y para disimularlos usaba base de maquillaje.

BOTHWAYS

Debe ser que la cogía de alguien con un tono de piel diferente al suyo porque, mientras que la mitad de su cara era blanca, la otra era rosa, y claro, el día que una de las chicas de la clase hizo la observación en alto, se hizo un silencio de esos que preceden a la tormenta.

Un chico llevaba maquillaje. Las burlas por parte de sus amigos no se hicieron esperar.

Sin embargo, tanto yo como muchas de mis compañeras lo veíamos como algo perfectamente normal. Nosotras éramos las primeras en usar los correctores para disimular granos, ojeras de estar con el Messenger hasta las mil y chupetones indiscretos en el cuello en las comidas familiares.

¡Lo raro nos parecería en todo caso que existiendo cosméticos que dejan la piel tan estupenda, ellos no se beneficiaran también!

Más adelante sugerí a mi hermano o a mi novio usar un poco de corrector para disimular granos inesperados ya que ambos trabajan de cara al público, y fue algo que repitieron en otras ocasiones.

No estamos hablando de maquillaje con purpurina o barras de labios (que hay hombres que se maquillan así y también van estupendos como es el caso de Manny Gutierrez) sino de cosméticos para el día a día que ayudan a disimular imperfecciones y a darnos un empujoncito si la ojera es, no ya ligeramente oscura sino color violeta.

Esto lo debió de pensar una de las ex concursantes de Geordie Shore (no sé si veis ese tipo de realities terriblemente malos de los cuales soy un poco adicta), Marnie Simpson, que ha creado con su pareja la línea Bothways, que es, precisamente como indica su nombre, una selección de cosméticos para hombres y mujeres que se preocupan por su aspecto.

Dentro de su tienda podemos encontrar correctores, base o cepillo para marcar las cejas, que son algunos de sus productos unisex estrella (entiendo que el kit de contouring no tiene por qué irle a todo el mundo).

Para la celebrity inglesa “las mujeres no son las únicas que podemos llevar maquillaje. Si un hombre se maquilla no tiene por qué esconderlo como si fuera un secreto. Todos podemos disfrutar la sensación de lucir perfectos”.

Aunque no es necesario ir a marcas exclusivas genderfree para que el maquillaje sea una cosa de todos, la idea es que con este tipo de iniciativas nos animemos a romper el estereotipo (#breakthestereotype) y podamos disfrutar todos de los cosméticos.

La nueva colección unisex de H&M: copiando a Zara con un año de retraso

Parece ser que el meteórico fracaso de Zara presentando la primera colección Ungendered en España no ha amedrentado a H&M a la hora de seguir sus pasos con United Denim.

Si la niña de los ojos de Inditex sacó una colección chandalera, simplona y poco favorecedora basada en el algodón (camisetas, pantalones…), H&M ha hecho lo mismo pero con otro tejido como protagonista: el denim.

H&M

Camisas vaqueras hasta las rodillas, cazadoras, pantalones rectos y petos para él y para ella. Vaya, qué innovador todo, ¡cuánta originalidad! ¿Eso es lo que se considera ‘unisex’? ¿Poder llevar los mismos pantalones vaqueros?

No veo una ruptura de la barrera ni un paso más allá en la industria de la moda pensado especialmente para aquellos que no se consideran pertenecientes a un género o a otro. Veo poco esfuerzo y mucho marketing en una maniobra hábilmente pensada para seguir vendiendo ropa y, ya de paso, crear una buena reputación basada en una supuesta apertura de miras del negocio.

Para mí una verdadera colección unisex debería incluir una falda, un vestido, unos calzoncillos, una pajarita… Prendas que, por lo general, tenemos asociadas a uno de los dos géneros para ser llevadas por ambos, no coger una prenda que ya llevamos y en vez de hacer la distinción, de ponerla en una parte de la tienda o en otra, en función de si es para él o para ella, compartirlas.

Ni para ella, ni para él: la ropa sin género

El otro día, un domingo cualquiera por la tarde, paseaba con mi novio por un centro comercial y como buenos fashion victims, nos parábamos en cuanto escaparate interesante veíamos. Frente a uno de ellos, viendo la ropa que llevaban los maniquíes masculinos mi pareja saltó:

“¿Pero es que quieren que nos pongamos vuestros pantalones?”-dijo fijándose en las piernas como alambres de la figura que lucía las prendas- “Esas medidas no son reales”.

Pantalones skinny: podrás entrar, no garantizamos que puedas salir

Siendo sinceros, ambos somos de buen comer y de buena pierna, rollo jamón serrano, de estas que parecen columnas y hacen enjugarse una lagrimilla de orgullo a las abuelas. Por lo que esos pitillos ultra mega skinny anorexic posiblemente solo le habrían servido para abrigarse un par de dedos.

Empieza a desdibujarse la frontera entre armarios. Cada vez encuentro más chicos mirando prendas en la sección femenina y más chicas comprando felizmente sudaderas y camisas en la sección masculina. Y, por lo visto, no soy la única que se ha dado cuenta de esto:

Las camisetas escotadas, los bolsos, las sudaderas o las pajaritas son ahora por y para todos. Damas y caballeros, nos dirigimos al armario sin género.

Pero no os imaginéis a Miguel Bosé con sus faldas como concepto de “armario unisex“, no me refiero a eso. Muchas firmas están sacando colecciones no gender mientras que otras tienen líneas especialmente dedicadas esto como es el caso de Agender, Notequal o The Corner (si eres de los que se queja de que la ropa de hombre es muy cara, espérate a ver los precios de esta tiendas). Esto no es nuevo. Llevamos ya dos años desde el boom de la androginia en la moda con la irrupción tanto en pasarelas como en shows televisivos (se me vienen a la mente Andrej Pejic y Ruby Rose levantando pasiones en ambas aceras).

http://vh1.tumblr.com/post/133036155494/we-are-crushing-on-ruby-rose-pretty-hard-right

¿Es un "él"? ¿Es una "ella"? No, es un #agender (AGENDER)

¿Es un “él”? ¿Es una “ella”? No, es #genderless (AGENDER)

Pero algo huele a gato encerrado. Mientras que los diseñadores aparentemente han empezado la cruzada por la defensa de la construcción de identidad sin delimitarse por el sexo, la moda libre de estereotipos no es ni para ti ni para mí. Si los precios fueran asequibles, sería la primera en apoyar la iniciativa, sin embargo, viendo el precio de las prendas, más que una moda libre, esto sigue siendo un negocio. No nos equivoquemos. Las marcas tienen que vender y han encontrado en aquellos cuyo punto de partida de identidad de género es la moda, un hueco en el mercado totalmente virgen para explotar sin límites.

No estoy criticando la moda neutra. Creo que, si algo te gusta, no importa en qué sección esté colgado siempre y cuando tengas la confianza para llevarlo. Me resultaría más creíble si diseñadores como Rad Hourani, David Delfín o Rick Owens a la vez que rompen etiquetas de identidad de género, lo hicieran con la del precio.