BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘cabra’

Descubre el misterio de los mensajes de piedra escritos en El Hierro

Hoy te invito a dar un gran salto sobre el Océano Atlántico para viajar a la isla del Meridiano, El Hierro, la más occidental y remota de Canarias. Este periplo haría las delicias de Iker Jiménez y todos sus amigos de las ciencias ocultas y las civilizaciones perdidas.

Pero para mí, cual Ulises despistado camino de Ítaca, lo que me apasiona es el viaje. Voy en busca de un misterio irresoluble que, por supuesto seré incapaz de ayudarte a solucionar. Ni los letreros de El Julan son el enigma de la Esfinge ni yo (ya me gustaría) soy Edipo. Pero ver de cerca esos mensajes en piedra y romperte la cabeza tratando de buscarle un sentido a sus jeroglíficos o lo que sean esos signos extraños sin duda merecerá la pena.

Como hay que llegar pronto he pasado la noche en la preciosa casa rural de La Jarita. El acceso a la vivienda hay que hacerlo a pie. Ascender por un estrecho y empinado sendero, empedrado con rocas de lava, tiene su recompensa. Vistas increíbles hacia el Naciente desde donde cada mañana la vida te regala unos amaneceres con sabor a Borges:

“Ya la luz raya el aire”.

Lee el resto de la entrada »

La incultura declara la guerra al amenazado cuervo canario

Cuervo canario fotografiado en la isla de Fuerteventura.

Cuervo canario fotografiado en la isla de Fuerteventura.

Todos contra el cuervo canario. ¿Nuestros políticos están locos o son tan sólo unos incultos?

Nota oficial del Cabildo de Fuerteventura (las negritas son mías):

El Gobierno de Canarias se ha puesto como objetivo reducir el nivel de protección del cuervo para hacer frente a la proliferación de estos animales y los daños que están provocando a agricultores y ganaderos de Fuerteventura. Así se lo ha trasladado la viceconsejera de Medio Ambiente, Blanca Pérez, al presidente del Cabildo de Fuerteventura, Marcial Morales, a quien ha comunicado que ha urgido la finalización del estudio de campo realizado por técnicos de la Consejería y que fue acordado durante la última edición de Feaga.

“Preocupa mucho en el sector primario los daños que producen los cuervos. En estos momentos están destrozando cosechas y en unas semanas se teme que se ceben con los baifos”, asegura Marcial Morales, que espera el inicio inmediato de medidas de control sobre la población del Corvus corax canariensis.

Hagamos un mínimo análisis a tan vergonzoso texto. En primer lugar hablemos de la especie: Lee el resto de la entrada »

¿Te imaginas que una cabra se comiera un Velázquez?

Cabra

Imagina que una cabra hambrienta se cuela en el Museo del Prado y se zampa un buen trozo del cuadro Las Meninas de Velázquez. Imagina que el director del Museo anuncia que la culpa no es de la cabra sino del dueño que la dejó escapar. Y que el derecho a comer prevalece por encima del arte. Es más. El director se confesaría entusiasmado ante la asombrosa capacidad del animal para sintetizar proteína de un lienzo pintado, explicaría las vicisitudes personales del caprino a lo largo de su vida (desarraigo, malos tratos, incomprensión) y el gravísimo estrés que supondría sacarlo del museo y retirarle de la dieta tan jugoso bocado.

Por si fuera poco, el buen director se reconocería impotente para impedir que el indefenso animalito siguiera solazándose por nuestra pinacoteca nacional, mordisqueando goyas, grecos, tizianos, rubens o caravaggios, rascándose el lomo en las esculturas romanas o defecando sobre el tesoro del Delfín.

Luego vendrían otras cabras, varios rebaños, pero ¿qué quieren que hagamos? ¿Matarlas? ¿Cazarlas? Sí sí, cazarlas. Tendrían que ver cómo corren y saltan las muy condenadas por las galerías de Villanueva. No hay quien las agarre. Lee el resto de la entrada »

Los músicos de Bremen se van a Fuerteventura

Burrito cabra

Sira es una cabrita de costa, de esas que aún viven salvajes y asalvajadas en los cotarros de Fuerteventura, manejadas por los ganaderos como ya lo hacían los aborígenes canarios hace 2.000 años: en apañadas, lo más parecido a rodeos pero a pie, para recogerlas en corrales de piedra (gambuesas), marcarlas (golpes lo llaman) y volver a soltarlas.

Pero Sira tuvo mala suerte, o buena según se mire. Nació sin lengua, aunque es posible que se la arrancara un cuervo, quién sabe. El caso es que su madre la abandonó, pues el pobre animal era incapaz de mamar.

Luis y Sofía se la encontraron medio muerta. Y en lugar de dejársela como merienda a los buitres (guirres) decidieron adoptarla. Tienen sitio de sobra en su casa, un precioso centro dedicado al turismo rural entre las montañas de los Cuchillos de Vigán y las lavas del Malpaís Grande.

Luego llegó Lola, otra cabrita pero ésta de las de corral. Y hace unos meses se incorporó a tan curioso grupo Nene, un burrito de ocho meses, peludo y suave como Platero. Ningún problema. Es tal la armonía natural de ese sitio que cabritas y borrico han hecho piña. Tanto, tanto, que el asno ha terminado por creerse cabra.

No te puedes imaginar la escena cuando salen juntos, triscando felices por los caminos de Tenicosquey (Antigua). Lola enseñando a tragar a Sira, quien debe inclinar al máximo su cabeza para que el alimento caiga al estómago por gravedad, mientras Nene las imita como un caprínido más, saltando alborozado entre los olivos e incluso tratando de ponerse sobre dos patas para llegar a los brotes más jugosos.

Si juntamos a estos tres con el gallo, el perro bardino y alguno de los gatines remolones de la casa de huéspedes, ya tenemos asegurado un concierto exclusivo de los músicos de Bremen. Perdón, de los músicos de Tenicosquey.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras: