BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘cuervo’

Esta foto no te gustará, pero la naturaleza es así de dura

La foto sin duda es desagradable y más de uno me va a afear el haberla publicado. Pero nos guste o no, la naturaleza es así de dura.

Muestra una escena inusual. El instante en el que un cuervo canario (Corvus corax canariensis) caza de un certero picotazo a una ardilla moruna (Atlantoxerus getulus). ¿Un cuervo cazador?

La imagen está tomada en la isla de Fuerteventura. Y desmiente la creencia que tienen muchos en Canarias de que estos córvidos son dañinos, tan solo hacen mal. Lee el resto de la entrada »

¿Te imaginas que una cabra se comiera un Velázquez?

Cabra

Imagina que una cabra hambrienta se cuela en el Museo del Prado y se zampa un buen trozo del cuadro Las Meninas de Velázquez. Imagina que el director del Museo anuncia que la culpa no es de la cabra sino del dueño que la dejó escapar. Y que el derecho a comer prevalece por encima del arte. Es más. El director se confesaría entusiasmado ante la asombrosa capacidad del animal para sintetizar proteína de un lienzo pintado, explicaría las vicisitudes personales del caprino a lo largo de su vida (desarraigo, malos tratos, incomprensión) y el gravísimo estrés que supondría sacarlo del museo y retirarle de la dieta tan jugoso bocado.

Por si fuera poco, el buen director se reconocería impotente para impedir que el indefenso animalito siguiera solazándose por nuestra pinacoteca nacional, mordisqueando goyas, grecos, tizianos, rubens o caravaggios, rascándose el lomo en las esculturas romanas o defecando sobre el tesoro del Delfín.

Luego vendrían otras cabras, varios rebaños, pero ¿qué quieren que hagamos? ¿Matarlas? ¿Cazarlas? Sí sí, cazarlas. Tendrían que ver cómo corren y saltan las muy condenadas por las galerías de Villanueva. No hay quien las agarre. Lee el resto de la entrada »

Vuelve el cuervo surfero

Cuervo1

En mayo de 2009 nos quedamos asombrados con las fotos logradas por el soriano José Luis García Larred. A modo de intrépido surfero, un cuervo se subió a la espalda de un buitre leonado como quien se monta en la grupa de un caballo, para sorpresa de la rapaz carroñera, y cabalgó sobre ella.

La historia parecía irrepetible… pero se ha repetido, aunque no en España.

La noticia y las fotos llegan de Seabeck, una pequeña localidad del Estado norteamericano de Washington. El fotógrafo aficionado Phoo Chan apenas tuvo unos segundos para inmortalizar el momento, pero lo logró.

Estaba fotografiando un águila calva (Haliaeetus leucocephalus) que volaba en busca del desayuno, cuando de repente un cuervo americano (Corvus brachyrhynchos) se acercó al águila por detrás en lo que parecía la típica maniobra de los córvidos de molestar a las grandes rapaces.  Lee el resto de la entrada »

Los músicos de Bremen se van a Fuerteventura

Burrito cabra

Sira es una cabrita de costa, de esas que aún viven salvajes y asalvajadas en los cotarros de Fuerteventura, manejadas por los ganaderos como ya lo hacían los aborígenes canarios hace 2.000 años: en apañadas, lo más parecido a rodeos pero a pie, para recogerlas en corrales de piedra (gambuesas), marcarlas (golpes lo llaman) y volver a soltarlas.

Pero Sira tuvo mala suerte, o buena según se mire. Nació sin lengua, aunque es posible que se la arrancara un cuervo, quién sabe. El caso es que su madre la abandonó, pues el pobre animal era incapaz de mamar.

Luis y Sofía se la encontraron medio muerta. Y en lugar de dejársela como merienda a los buitres (guirres) decidieron adoptarla. Tienen sitio de sobra en su casa, un precioso centro dedicado al turismo rural entre las montañas de los Cuchillos de Vigán y las lavas del Malpaís Grande.

Luego llegó Lola, otra cabrita pero ésta de las de corral. Y hace unos meses se incorporó a tan curioso grupo Nene, un burrito de ocho meses, peludo y suave como Platero. Ningún problema. Es tal la armonía natural de ese sitio que cabritas y borrico han hecho piña. Tanto, tanto, que el asno ha terminado por creerse cabra.

No te puedes imaginar la escena cuando salen juntos, triscando felices por los caminos de Tenicosquey (Antigua). Lola enseñando a tragar a Sira, quien debe inclinar al máximo su cabeza para que el alimento caiga al estómago por gravedad, mientras Nene las imita como un caprínido más, saltando alborozado entre los olivos e incluso tratando de ponerse sobre dos patas para llegar a los brotes más jugosos.

Si juntamos a estos tres con el gallo, el perro bardino y alguno de los gatines remolones de la casa de huéspedes, ya tenemos asegurado un concierto exclusivo de los músicos de Bremen. Perdón, de los músicos de Tenicosquey.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

El cuervo se extingue en Canarias

???????????????????????????????

En Canarias no hay lobos. Pero hay cuervos. Y a estos pobres pájaros les ha caído en el Archipiélago el sambenito de la mala fama que en otros lares tiene el perseguido cánido salvaje.

Negros, ladrones y muy inteligentes, lo tienen todo para sufrir el desprecio de un mundo rural que, desde la llegada de los europeos hace cinco siglos, se ha empeñado en su aniquilación. En estos momentos están a punto de lograrlo.

Las actas del Cabildo de Fuerteventura de abril 1773 lo dejaban muy claro:

“Entendido el daño que causan los cuervos en las criaciones y sementeras [acordaron] se libren despachos circulares para que cada vecino traiga cuatro cabezas de cuervo en cada mano en todo el mes de agosto, so pena de cuatro reales cada uno, que se les sacarán irremisiblemente”.

Como no eran tontos, los supervisores de la carnicería estaban obligados a cortarle los picos a los animales para que no les volvieran a traer de nuevo las mismas cabezas.

No ha cambiado mucho su mala fama desde entonces. Todavía hoy se le acusa de atacar y matar cabritos, comerse los huevos de las perdices, perseguir a los gazapos, arramplar con la fruta de los árboles, el maíz de los sembrados, la uvas de los viñedos; robar pollos a las gallinas, bocadillos a los excursionistas ¡y hasta ropa y llaves del coche a los turistas!

Los últimos censos demuestran lo efectivo de esta persecución. Sólo las islas de Fuerteventura y El Hierro, las más ganaderas, mantienen unas poblaciones cercanas a las 100 parejas. En las demás está a punto de desaparecer. Gran Canaria ha pasado en 30 años de tener 150 parejas a quedarse con tan sólo 13; Tenerife de 80 a 12; La Palma de 50 a 21; La Gomera de 100 a 9.

En toda Canarias, que es como decir en todo el mundo, pues se trata de una subespecie endémica exclusiva del Archipiélago (Corvus corax canariensis), tan sólo hay en estos momentos 365 parejas.

Para complicar aún más las cosas, un reciente estudio genético demuestra que no todos los cuervos de Canarias son iguales. Los de La Palma, por ejemplo, conforman un linaje diferente al resto que impide poder traer aves de otras islas a modo de refuerzo poblacional. Y en la Isla Bonita tan sólo sobreviven 21 parejas, la mayoría confinadas al Parque Nacional de la Caldera de Taburiente.

Pero ¿por qué se extinguen los cuervos canarios? Al contrario de lo que piensan algunos, la culpa no la tienen los escopeteros. Quedan tan pocas aves que dispararlas es ya casi imposible en muchas islas donde son más raras que un perro verde. Las principales razones son las habituales a otros carroñeros amenazados:

  • Venenos. Contra ellos y contra perros asilvestrados. O raticidas igual de envenenadores. También el venenoso plomo de los perdigones, involuntariamente ingerido cuando se alimentan de un conejo o paloma abandonado en el campo por los cazadores.
  • Tendidos eléctricos. Por electrocución o choque. Contra cables eléctricos o contra las aspas de los aerogeneradores.
  • Falta de comida. Por estabulación de la cabaña ganadera o cierre de los vertederos.

¿Se puede hacer algo para impedirlo? Como siempre, la mejor herramienta es la educación. Mientras sigamos viéndolo como un animal a eliminar, al final lograremos eliminarlo. Sólo tendrá futuro si logramos verlo como un verdadero aliado del campo, eliminador de animales muertos, controlador de enfermedades, sembrador de bosques, pieza fundamental de los ecosistemas; también como un importante elemento de la cultura popular.

En los próximos 15 días voy a recorrer Canarias dando charlas dedicadas al cuervo. A técnicos y a campesinos. Es mi personal contribución para tratar de salvar a la especie como siempre me ha gustado hacer, divulgando su importancia. Forma parte de una campaña de la Dirección General de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Canarias, organizada por TragsatecSEO/BirdLife, para informar, concienciar y sensibilizar acerca de la terrible situación en la que se encuentran las escasas poblaciones de cuervo canario en las islas.

¿Lograremos salvarlo? Al menos lo vamos a intentar.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Detenidos por poner venenos en la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria

Pocas veces una mala noticia me ha parece tan buena noticia. Esta vez lo es. Dos hombres han sido detenidos como presuntos autores de poner cebos envenenados en el parque rural del Roque Nublo, en una zona declarada Reserva de la Biosfera de Gran Canaria.

La Guardia Civil ha informado este sábado de estas detenciones, y en un comunicado señala que la investigación que llevó a ellas se inició después de que el coordinador del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, Pascual Calabuig, denunciase que en la zona de Llanos de la Pez había varios cebos de carne supuestamente envenenada. Al final descubrieron a uno de ellos con el veneno en el coche, un abuelo de 77 años. El otro es vigilante de un coto de caza privado próximo al lugar en el que se colocaron los cebos envenenados.

¿Y por qué es una buena noticia?

En primer lugar, porque a esos dos envenedadores de ratoneros, cuervos y perros se les ha acabado la impunidad, pues por lo que yo sé debían llevar años poniendo venenos en el municipio de Tejeda, en una zona de alto valor ecológico, con la excusa de que les molestaban. Por de pronto han debido pasar la noche en el cuartelillo, tiempo suficiente para recapacitar, tener miedo y jurarse que nunca más volverán a hacer tales barbaridades.

En segundo lugar, su detención supone una actuación ejemplar que logrará salvar cientos de vidas de animales en Canarias, pues tras hacerse pública la noticia, y al margen de la sentencia final, muchos salvajes se lo pensarán dos veces antes de poner veneno en el campo por miedo a las consecuencias. No debemos olvidar que esta práctica está tipificada como delito por el Código Penal y por lo tanto lleva aparejada importantes sanciones económicas e incluso penales.

Finalmente, la noticia confirma el buen hacer de la Asociación Veterinaria para la Atención de la Fauna Exótica y Salvaje (AVAFES-Canarias), un grupo de entusiastas que junto con la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente celebraron en junio del año pasado el primer Seminario contra el uso ilegal de sustancias tóxicas en el medio natural de Canarias, en cuya organización tuve el honor de participar. Porque gracias a esta reunión se sentaron las bases para que Guardia Civil, Agentes de Medio Ambiente, cazadores y ecologistas se tomaran muy en serio el grave problema del veneno. Y se comprometieran a desarrollar escrupulosamente un protocolo que permita llevar a la justicia a los envenenadores con todas las certidumbres legales. Así se ha hecho esta vez y ahí están los frutos.

La ponzoña del veneno, como la calificaba Félix Rodríguez de la Fuente, sigue provocando la muerte de miles de animales al año. Sólo uniéndonos todos contra esta lacra lograremos erradicarla.

Foto: El Roque Nublo, en cuyas proximidades han sido detenidos los envenenadores.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

El cuervo surfero

En España tenemos la suerte de contar con algunos de los mejores fotógrafos de la Naturaleza del mundo, cada vez más y más impresionantes. Gracias a su exquisito trabajo, no hay día en que no nos sorprendan con increíbles instantáneas captadas en el campo, de forma natural, sin interferencias. La última es la de este extravagante “cuervo surfero” captada por el soriano José Luis García Larred.

No hay truco ninguno, el cuervo se subió a la espalda de un buitre leonado como quien se monta en la grupa de un caballo, para sorpresa de la rapaz carroñera, y cabalgó sobre ella.

He encontrado esta insólita imagen en el blog Revuyon, donde se explica aduciendo a la teoría desarrollada por el biólogo Jose Antonio Valverde respecto a que el ahorro energético prima en la supervivencia de los animales. En definitiva, que este cuervo prefiere viajar a lomos de buitre para no malgastar fuerzas.

Yo no estoy de acuerdo. En mi opinión el cuervo es uno de los seres más inteligentes que existen sobre la faz de la Tierra, pero también de los más puñeteros, y disfrutan tocando las narices al prójimo sólo por jugar con ellos. Los he visto mil veces haciendo cosas de estas con todo tipo de animales. En este caso, estaría incordiando al sufrido buitre leonado, posándose encima y tirándole de las plumas, ¿o es que creéis que a los bichos no les gusta también divertirse?

Restaurante para cuervos

Los herreños se han reconciliado con los cuervos. Después de muchos siglos viéndolos como enemigos de sus ganados, persiguiéndolos e, incluso, en la época del hambre, comiendo sus pollos, ahora los protegen y hasta les dan de comer. La iniciativa es tan original como única.

Así ocurre en el área recreativa de El Morcillo, en el corazón de su pinar.

En un descampado, cerca de las mesas y las barbacoas, la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo ha instalado un singular comedero para las aves carroñeras. Por su concepción y filosofía, es único en el mundo. “Se trata de que la gente que viene aquí a merendar deposite en los cuencos la comida que le ha sobrado en lugar de tirarla a la basura. De esta manera, se reciclan los residuos de la mejor forma posible, ayudando a los cuervos“, explica el agente Andrés García.

Realizados en madera, están colocados en las ramas de un pino seco. “Así les es más fácil emprender el vuelo y se sienten más seguros”, señala García.

Cristóbal Morales, nacido hace 56 años en El Pinar, es actualmente uno de los encargados de la vigilancia del área recreativa. Un lugar que conoce desde niño, cuando venía aquí a trabajar en lo que entonces eran tan sólo campos de labor, pues el bosque había desaparecido hacía siglos. A la sombra del Pino Viejo, un gigantesco ejemplar con cerca de 500 años de antigüedad, Morales recuerda que “en este pino criaban todos los años los cuervos y la gente claro, subía a coger los cuervines para comer”. Ante la cara de asombro del periodista, justifica con sencillez: “El hambre hace eso”.

Cristóbal hace ahora justo lo contrario que de niño, protege los cuervos. A pesar de que la especie tiene aquí las densidades más altas de toda Canarias, como ocurre con el resto de las islas, su número cada vez es menor. El peligro de extinción se cierne sobre ellos. Todo lo que se haga para ayudarlos les vendrá muy bien.

(En la imagen, Andrés García muestra el singular comedero para los cuervos instalado en la isla de El Hierro)