BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Ni para ella, ni para él: la ropa sin género

El otro día, un domingo cualquiera por la tarde, paseaba con mi novio por un centro comercial y como buenos fashion victims, nos parábamos en cuanto escaparate interesante veíamos. Frente a uno de ellos, viendo la ropa que llevaban los maniquíes masculinos mi pareja saltó:

“¿Pero es que quieren que nos pongamos vuestros pantalones?”-dijo fijándose en las piernas como alambres de la figura que lucía las prendas- “Esas medidas no son reales”.

Pantalones skinny: podrás entrar, no garantizamos que puedas salir

Siendo sinceros, ambos somos de buen comer y de buena pierna, rollo jamón serrano, de estas que parecen columnas y hacen enjugarse una lagrimilla de orgullo a las abuelas. Por lo que esos pitillos ultra mega skinny anorexic posiblemente solo le habrían servido para abrigarse un par de dedos.

Empieza a desdibujarse la frontera entre armarios. Cada vez encuentro más chicos mirando prendas en la sección femenina y más chicas comprando felizmente sudaderas y camisas en la sección masculina. Y, por lo visto, no soy la única que se ha dado cuenta de esto:

Las camisetas escotadas, los bolsos, las sudaderas o las pajaritas son ahora por y para todos. Damas y caballeros, nos dirigimos al armario sin género.

Pero no os imaginéis a Miguel Bosé con sus faldas como concepto de “armario unisex“, no me refiero a eso. Muchas firmas están sacando colecciones no gender mientras que otras tienen líneas especialmente dedicadas esto como es el caso de Agender, Notequal o The Corner (si eres de los que se queja de que la ropa de hombre es muy cara, espérate a ver los precios de esta tiendas). Esto no es nuevo. Llevamos ya dos años desde el boom de la androginia en la moda con la irrupción tanto en pasarelas como en shows televisivos (se me vienen a la mente Andrej Pejic y Ruby Rose levantando pasiones en ambas aceras).

http://vh1.tumblr.com/post/133036155494/we-are-crushing-on-ruby-rose-pretty-hard-right

¿Es un "él"? ¿Es una "ella"? No, es un #agender (AGENDER)

¿Es un “él”? ¿Es una “ella”? No, es #genderless (AGENDER)

Pero algo huele a gato encerrado. Mientras que los diseñadores aparentemente han empezado la cruzada por la defensa de la construcción de identidad sin delimitarse por el sexo, la moda libre de estereotipos no es ni para ti ni para mí. Si los precios fueran asequibles, sería la primera en apoyar la iniciativa, sin embargo, viendo el precio de las prendas, más que una moda libre, esto sigue siendo un negocio. No nos equivoquemos. Las marcas tienen que vender y han encontrado en aquellos cuyo punto de partida de identidad de género es la moda, un hueco en el mercado totalmente virgen para explotar sin límites.

No estoy criticando la moda neutra. Creo que, si algo te gusta, no importa en qué sección esté colgado siempre y cuando tengas la confianza para llevarlo. Me resultaría más creíble si diseñadores como Rad Hourani, David Delfín o Rick Owens a la vez que rompen etiquetas de identidad de género, lo hicieran con la del precio.

 

 

2 comentarios

  1. Dice ser Ángel Carmona

    Cuanta razón! A este paso los chicos de tallas grandes acabaremos buscando prendas en las típicas tiendas para embarazadas!

    13 Noviembre 2015 | 13:25

  2. Dice ser Laia

    Tienes razón. Lo importante es sentirnos bien chicos/chicas , con lo que llevamos puesto. Los diseñadores de la ‘igualdad de género ” deberían como tu dices, romper con la etiqueta del precio y diseñar para todo tipo de piernas, hombros,;caderas cinturas,etc.

    13 Noviembre 2015 | 22:54

Los comentarios están cerrados.