Entradas etiquetadas como ‘alta costura’

Si Star Wars fuera una colección de alta costura

Como buena apasionada de la moda y buena apasionada de la saga Star Wars (sí, incluso de la séptima entrega. No me peguéis) me enamoré de la obra de Guillermo Meraz. El artista mejicano ha combinado en sus ilustraciones ambos mundos:

Star Wars Couture Collection is over. Which was your favourite design?

A photo posted by Guillermo Meraz (@guillermo_meraz) on

Independientemente de las explosiones, persecuciones y luchas con espada láser a las que se tiene que enfrentar la protagonista de El Despertar de la Fuerza, el ilustrador ha querido diseñarle un modelo escaso y vaporoso a partes iguales.

Star Wars Couture by Guillermo Meraz. Rey

A photo posted by Guillermo Meraz (@guillermo_meraz) on

 

Con un corpiño a lo Beyoncé en la Superbowl es como se imagina al famoso cazarecompensas Boba Fett.

Star Wars Couture by Guillermo Meraz. Boba Fett

A photo posted by Guillermo Meraz (@guillermo_meraz) on

 

La túnica de la maestra Yoda es muy semejante a la original. Lo mejor es el remate de las sandalias de ramas al más puro estilo de la vegetación del planeta Dagobah.

Star Wars Couture by Guillermo Meraz. Master Yoda

A photo posted by Guillermo Meraz (@guillermo_meraz) on

 

Para Chewbacca (ningun wookie perdió la vida en la creación de este abrigo) el ilustrador ha querido plasmar en los accesorios lo armado que iba siempre el copiloto del Halcón Milenario.

Star Wars Couture by Guillermo Meraz. Chewbacca.

A photo posted by Guillermo Meraz (@guillermo_meraz) on

 

¿Matar rebeldes, aniquilar casi toda la orden jedi o cortar la mano de uno de tus hijos? Esta Darth Vader puede hacer todo eso sin perder una pizca de estilo.

Star Wars Couture by Guillermo Meraz. Darth Vader

A photo posted by Guillermo Meraz (@guillermo_meraz) on

 

Mi favorita es sin duda la interpretación haute couture del robot C3PO como una mezcla entre el corset de Gaultier de Madonna y unas gafas que parecen salidas del mismo tocador de Lady Gaga.

Star Wars Couture by Guillermo Meraz, C3PO

A photo posted by Guillermo Meraz (@guillermo_meraz) on

 

El vestido que viste a R2D2 cuenta con dos accesorios a los lados simulando los brazos del robot.

Star Wars Couture by Guillermo Meraz, R2D2

A photo posted by Guillermo Meraz (@guillermo_meraz) on

 

Para el diseño del vestido BB8, la característica forma redondeada del robot se ve reflejada en la abombada falda.

Star Wars Couture by Guillermo Meraz: Bb8

A photo posted by Guillermo Meraz (@guillermo_meraz) on

 

Antes de terminar, me gustaría recordaros que si tenéis un blog de moda o belleza podéis inscribiros en los Premios 20Blogs dando de alta vuestro blog para participar en la X edición del concurso de 20minutos. Como premio podrás ganar hasta 5.000 euros para gastarte en una maratón de rebajas salvaje e incluso ser blogger del diario.

Tienes hasta el 10 de febrero para leer las bases del concurso e inscribirte aquí. ¿Te animas a compartir tu talento?

Alta costura en París (II): Elie Saab y Zuhair Murad ganan la liga

Segundas partes nunca fueron buenas. Creedme. Ni siquiera cuando Valentino o Gaultier están en el cartel. La sensación que tengo, tras haber seguido la semana de la Alta Costura, es de que las casas han ido a medio fuelle, como cuando vas a spinning y sales de la clase sin haber sudado una gota. Diseños atrevidos, apuestas arriesgadas y tendencias cuestionables que, en la mayoría de los casos, no puedo imaginarme en la alfombra roja. ¿Creéis que exagero?

Maison Margiela

Cosas indefinibles y un homenaje a Bowie de Maison Margiela. GTES

De verdad que por mucho que llevo un rato dándole vueltas a la colección de Maison Margiela no sé como describirla. ¿Es un pájaro? ¿Es un avión? ¿Es punk? ¿Es rock? ¿Y por qué desfila una modelo con un arrecife como abrigo? Y lo que es más importante: ¿dónde está la otra manga? Por favor, si conocéis algún desencriptador que pueda ayudarme a entender qué se le pasaba a Galliano por la mente cuando ideó este desfile, os estaría agradecida.

Elie Saab

La india parisina de Elie Saab. GTRES

La versión fashion de El libro de la selva es la propuesta de Elie Saab para la alta costura de primavera verano 2016. Pero a diferencia del estruendoso colorido del país, el diseñador libanés se queda con los colores más fríos aderezándolos con abalorios y pedrerías. ¿Lo mejor del desfile? Los bolsos inspirados en las maletas de la época colonialista. Francia encaja otra goleada de la selección visitante.

Jean Paul Gaultier

Le Palace de Gaultier. GTRES

Soy fan de Gaultier. El tío es único. ¿Que las faldas son para las mujeres? Pues él se las pone a los hombres. ¿Que hay que hacer una colección de Alta Costura? Pues el enfant terrible de la moda se inspira en la discoteca parisina Palace y te monta una fiesta disco que, de no ser por la ausencia de drogas, ya habrían querido en 1983. Y aunque sigo pensando que es una colección más de Semana de la Moda que de Alta Costura, tiene mérito que se inspirara en el famoso club. No descarto que en 20 años algún diseñador español sacara una colección inspirada en los modelitos que llevan algunas en Copérnico, Penélope, la Inn o algún sitio de mala muerte madrileño.

Viktor & Rolf

Picasso&Viktor&Rolf. GTRES

No es muy difícil adivinar el artista que los diseñadores holandeses han usado como inspiración. Creo que la colección de Viktor&Rolf plantea un debate interesante, ¿hasta que punto la moda es arte? Porque a decir verdad, la mayoría de los diseños podrían formar una exposición perfecta para cualquier museo de arte moderno, pero ‘ponibles’, lo que se dice ‘ponibles’…pues no son. O al menos no los que llevan en la cara esas máscaras gigantescas que parecen salidas de un desfile de Gigantes y Cabezones.

 

Valentino

Diosas griegas y un kimono en Valentino. GTRES

A Valentino, las lecciones de geografía se la vienen a traer un poco al fresco. ¿Que se nos queda la colección que parece salida del vestuario de Troya? Metemos un kimono y aquí no pasa nada. Está preocupado el italiano con sus yates y su bronceado anaranjado que le dura todo el año. Y ojo, que aunque la colección de los vestidos griegos me encanta (me recuerda a la versión de Amanda Seyfried de Mamma Mia) la veo más de hacer turismo por Mykonos con el “jroña que jroña” que de photocall de Oscars.

Y para acabar, otro de la selección libanesa que arrasa con la ciudad de la moda. ZUHAIR MURAD (así, en mayúsculas) convirtió el miriñaque en la prenda para llevar por dentro dejándose ver por fuera. Diría aquello de “su colección parece salida de un cuento” pero mentiría como una bellaca. Su colección parece salida de todos: tenemos el vestido rosa de la Bella Durmiente, el amarillo de Bella, el azul con cristales de Cenicienta, el verde de Tiana…si me apuras tenemos el de Elsa de Frozen y hasta de María Antonieta. En definitiva, si quieres acabar con buen sabor de boca de lo que ha sido la Semana de la Alta Costura no te pierdas echarle un ojo (y litros de babas que se caen viéndolo) al desfile de Zuhair Murad.

Alta costura en París (I): los diseñadores británicos e italianos brillan más que las casas francesas

Desde diseños que tiraría a la Fosa de las Marianas a vestidos para ponerles un piso en el Barrio de Salamanca. Así ha sido la primera parte de los desfiles de Alta Costura Primavera-Verano 2016 que empezaron el domingo en París.

Abre Versace. GTRES

Versace, perfecto para amantes de la alta costura o del bondage. GTRES

Versace fue el encargado de romper el hielo…y las costuras. Su colección, deportiva y dejando más carne al aire que el trikini de Borat, estaba compuesta de lo que parecían retales unidos por cuerdas anudadas. Francamente, yo no me gastaría 1.000 euros por un trapo que parece salido de mercadillo, pero vamos, ni 1.000 ni 100 ni 10. Además no veo muy práctico lo de los nudos estratégicamente colocados para no quedarte con un pecho al aire. Me pregunto si el vestido que le regalaron a Rita Ora, asistente del front row, venía con manual de instrucciones para anudar.

Para abrir boca Schiaparelli. GTRES

Para abrir apetito: el marisco de Schiaparelli. GTRES

Schiaparelli por otro lado, no sé si sin querer o a propósito, emuló una especie de banquete al más puro estilo de La Bella y la Bestia en el que platos y bandejas blancas hacían de fondo de la pasarela. La colección, con estampados de rosas, candados y pájaros o de alimentos daban la sensación de que Lumière iba a salir de un momento a otro cantando “Qué festín, qué festín, un banquete de postín…”

Dior sin Simons no es Dior. GTRES

¿Dior o Desigual? GTRES

Dior mío pero qué es esto. Desde la despedida de Raf Simons allá por octubre, Dior tenía la oportunidad perfecta de re-debutar, de decir “No está Simon, pero seguimos siendo Dior, algo casi tan representativo de Francia como la Torre Eiffel o los croissants“. Pero Simons no solo se fue con la música y las flores a otra parte, sino que parece que se ha ido con las telas, dejándoles trozos de estampados que han unido aprisa y corriendo la noche de antes para salir del paso. Donde muchos ven innovación y osadía yo veo que la casa está dando más tumbos que un pollo sin cabeza.

Nubes de tul Giambattista Valli. GTRES

Nubes de tul de Giambattista Valli (me pido el rosa). GTRES

Giambattista Valli y su nueva colección, protagonizada por kilos y kilos de tul, han dejado el pabellón por las nubes. Anda que tiene narices que tenga que ser un italiano el que eclipse la atención en París. Eso tiene que doler. Es como si llega Italia y le mete cuatro goles a Francia en el Parque de los Príncipes.

Texturas y estampados florales de Ralph&Russo. GTRES

Texturas y estampados florales de Ralph&Russo. GTRES

La de Ralph&Russo es otra colección que puedo imaginarme perfectamente en una alfombra roja (no como otras…ejem ejem, Versace y Dior, no quiero mirar a nadie). La primavera de los londinenses se asemeja a una oda a la arquitectura. Las texturas y los cortes junto a los estampados de flores van acompañados del rose quartz y azul serenity, colores del 2016.

Un clásico reconvertido por Lagerfeld. GTRES

Un clásico reconvertido por Lagerfeld en el desfile de Chanel. GTRES

Chanel (y la varita mágica del ‘hado’ Lagerfeld) le ha dado una vuelta de tuerca al tradicional traje de tweed haciéndolo de alta costura con lentejuelas y demás añadidos brillantes. Innovan, sí, pero a medias, pues apenas se atreven a salir del binomio beige-negro de la casa. Y vale, que es icónico de Chanel, lo entiendo, pero me esperaba algo más de caña. No sé, lleváis desde 1910 con el mismo, igual es el momento de cambiarlo un poco. Por otro lado, no sabemos si oportunamente inspirado por el estreno de El despertar de la Fuerza, los diseños más futuristas de la firma se dan un aire al vestuario de la saga, ¿no os parece?

Stéphane Rolland. GTRES

Joyas arquitectónicas de Stéphane Rolland. GTRES

Stéphane Rolland viene a ser a la Semana de la Moda de Alta Costura como un vaso de agua fría en medio del desierto. Cuando mis esperanzas en las grandes maisons estaban perdidas, llega el diseñador con sus faldas de relieves impensables. Cada prenda de la colección tiene detalles que desafían toda lógica y gravedad hasta el punto de que tengo claro que me cortaría un dedo del pie por alguno de sus vestidos (hasta dos si fuera necesario en el caso del rojo). Mientras haya Rolland hay esperanza.

La serenidad de Armani. GTRES

La serenidad de Armani. GTRES

Giorgio Armani Privé y su colección se ha visto muy influenciada por la elección del azul serenity como segundo color del 2016 según Pantone. Y cuando digo “muy influenciada” me refiero a que han arrasado con todas las telas en ese color del mercado. ¿El resultado? Juegos de texturas que, aunque por separado podrían parecernos peor idea que mezclar nocilla con mejillones, dan lugar a combinaciones originales en la línea del chaos magic, otra tendencia de este año. Aunque siendo un poco quisquillosa si que echo en falta alguna pincelada de (cualquier otro) color.

Grandes cagadas y grandes obras de arte. ¿Veremos en los Oscar alguno de estos diseños?