La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘rata’

La noche no les sienta igual de bien a todos los búhos

A pesar del ruido de la fuerte lluvia que caía pude oírle la pasada noche, potente, inconfundible, en el cortado rocoso de un pequeño valle burgalés. Era un macho de búho real (Bubo bubo), el “gran duque” como lo llamaba Félix Rodríguez de la Fuente, marcando su territorio; presto a iniciar una nueva temporada de cría en este año que acaba de comenzar.

Hacia 1980 detectar uno de estos machos cantarines resultaba muy díficil, pues sus poblaciones eran escasas y se encontraban muy desperdigadas. Últimamente resulta fácil escuchar su impresionante ulular en el campo español, incluso en lugares insospechados. Su facilidad para adaptarse a un paisaje agrario en continua transformación donde abundan las ratas y otros micromamíferos parece ser parte de la clave de su éxito imparable.

Lo mismo ocurre con los cárabos (Strix aluco), los señores nocturnos del bosque. En su caso, el éxito se relaciona con el aumento de las masas boscosas en las cada vez más numerosas tierras agrarias marginales.

Pero la noche no le sienta igual de bien al resto de las rapaces nocturnas españolas. Gracias al programa Noctua de SEO/BirdLife, que estudia el estado de las poblaciones de aves nocturnas por toda España y en el que participan 700 voluntarios dentro de un gran esfuerzo de “ciencia ciudadana”, sabemos que mientras las poblaciones de búho real, búho chico y cárabo van en aumento, las de lechuzas, mochuelos y autillos están a la baja. De estos últimos hay ahora entre un 10 y un 15% menos que en 2006.

La conclusión resulta evidente:  Las rapaces nocturnas asociadas a los medios agrarios están en declive, mientras que prosperan las asociadas a medios forestales y arbustivos. El programa Noctua (Tendencia de las aves nocturnas) es una herramienta excelente para conocer cómo les va, año tras año, a las aves de la noche.

Participar en él es tan sencillo como interesante. Escuchar el misterioso reclamo de la lechuza en medio de la oscuridad, cuando todo parece dormido, supone una emoción indescriptible. Comprobar que la noche sigue viva cuando todo se apaga. ¿No te parece interesante?

Si te apetece participar en Noctua, puedes probar tu habilidad con este “vídeo sonoro” preparado para SEO/BirdLife por el naturalista y experto en grabación de sonido Carlos de Hita. En el montaje aparece primero un coro nocturno formado por todas las aves a la vez. Pasados los primeros segundos, empiezan a aparecer individualizadas una por una y con el nombre rotulado bajo el sonograma, para que puedas aprender a distinguir cada una de ellas. De ahí y al campo sólo hay un paso… y la noche.

Foto: Búho Real. Wikimedia Commons.

Otras entradas relacionadas:

Las ratas abandonan la isla de los dragones

Muchos me escribís criticando que en La Crónica Verde demos demasiadas malas noticias. La culpa no es mía sino de la realidad, tozuda frente a nuestros abundantes y comunes despropósitos ambientales. Pero al menos hoy tenemos una buena noticia para alegrarnos el día. Marinera y mediterránea.

La pardela balear (Puffinus mauretanicus) ha logrado volver a sacar pollos en la paradisíaca isla de Sa Dragonera, en Baleares, gracias a una exitosa campaña de desratización que parece haber logrado eliminar a los voraces roedores de todo el islote. Es la primera vez en más de 10 años que las crías y adultos de virot petit (qué nombre local tan bonito) no mueren depredadas. Todo gracias al plan de bioseguridad aprobado por la autoridad de gestión del Parque Natural, que trata de evitar por todos los medios la llegada al islote de polizones no queridos como son las ratas y los gatos.

Tengo una especial debilidad por Sa Dragonera. Amenazada hacia 1980 por un estrambótico proyecto urbanístico que pretendía convertirla en una isla de Capri más, con casino y villas de lujo incluidas, logró despertar mi conciencia ecologista y la de muchos de mi generación. Dragonera pels dragons! Dragonera para los dragones, para sus lagartijas endémicas. Ese fue el grito unánime de la sociedad balear, capaz de lograr no sólo el abandono del faraónico proyecto, sino de que en 1987 el Consejo Insular de Mallorca comprara todo el islote y que en 1995 fuera declarado espacio protegido.

Ahora eran las ratas las que amenazaban el parque natural, poniendo en peligro a una de las escasas colonias de una de las pardelas más amenazadas de extinción del mundo. ¿No os parece una excelente noticia?

En este vídeo se puede ver el terrible efecto de las ratas en las colonias baleares de ésta y otras aves marinas a pesar de los arriesgados enfrentamientos de algunos adultos.

El incierto futuro del lagarto gigante de Tenerife

Hasta 1996 no sabíamos que existía. Descubierto por el naturalista Efraín Hernández y descrito para la ciencia junto con los profesores Aurelio Martín y Manuel Nogales, el lagarto moteado canario (Gallotia intermedia) o ‘lagarto gigante de Tenerife’ (1.400 ejemplares en todo el mundo) está menos amenazado que sus vecinos del Hierro (300 ejemplares) y la Gomera (un centenar de ejemplares), pero su futuro es igualmente incierto.

Vive encarcelado en inexpugnables riscos a donde sus enemigos, las ratas y los gatos, no llegan. Sobrevive con dificultad en un hábitat que no es el suyo, extremo, pero antes de que llegáramos los humanos y nuestros animales ocupaban toda la isla. En cuanto salen de esos refugios mueren.

En peligro de extinción, su presencia molesta a las autoridades canarias, que sin consultar ni a Dios ni al diablo acaban de rebajar su categoría de En peligro crítico a una supuesta situación de vulnerable, antesala de su desprotección. Su futuro depende de un Plan de Recuperación que todavía no tiene. Ni tiene visos de que algún día lo vaya a tener.

En este artículo de la plataforma de noticias científicas SINC puedes saber más sobre tan increíbles y olvidados animales.

También puedes pedir al Ministerio de Medio Ambiente que proteja a ésta y otras especies a las que el Gobierno de Canarias ha bajado de categoría. Se ha abierto un trámite de participación pública del Proyecto de Real Decreto para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPE) y del Catálogo Español de Especies Amenazadas (CEEA) al que puedes presentar tus alegaciones pinchando en este enlace. Para que no se extingan por puros intereses mercantilistas que ahora maquillan como intereses políticos.


Foto: Lagarto moteado canario en libertad en los acantilados de Teno, Tenerife (Aurelio Martín /SINC).

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Premiado con un televisor por matar 80.000 ratas

Parece una noticia loca, pero viene firmada por la agencia Associated Press (AF). Un agricultor de Bangladesh ha sido elegido como el mejor cazador de ratas de 2009, tras matar más de 80.000 en un mes. Pulverizó así el récord del año pasado, establecido en 40.000 ratas, aunque el número exacto no pudo ser confirmado. Como reconocieron los funcionarios de la oficina de Agricultura,

“no pudimos contar todas las colas debido al hedor que desprendían”.

Mokhairul Islam, el nuevo flautista de Hamelín o kill rats, recibió como premio un televisor a color de 14 pulgadas durante una ceremonia celebrada en la capital del país, Dhaka, ante más de 500 personas.

En realidad, Mokhairul Islam es un acaudalado granjero que posee unas 120 hectáreas de tierra y seis granjas de aves cerca de la capital. No tuvo por lo tanto reparo en reconocer que para lograr el premio contó con la decidida colaboración de sus trabajadores.

“Éste es un momento emocionante” reconoció Mokhairul al recibir la tele y un diploma. “Seguiré matando ratas”, prometió a sus vecinos.

El Ministerio de Agricultura estima que los roedores destruyen cada año en Bangladesh de 1,5 millones a 2 millones de toneladas de alimentos, tres cuartas partes de los que este empobrecido país debe importar del extranjero para luchar contra el hambre. Acabar con las ratas es para ellos un asunto de vida o muerte.

El problema es el método utilizado: veneno.

Los raticidas no son tan inocuos como las multinacionales químicas que los fabrican se empeñan en hacernos creer. Acaban matando a las aves rapaces que se alimentan de estas ratas (esas que de forma natural les ayudarían a luchar contra ellas) e incluso pueden afectar a la población humana. Pero si nos los usan el hambre les mata igual.

Es el eterno conflicto de los desequilibrios naturales provocados por el hombre y tiene difícil solución.

Los animales también se drogan

Hace años, durante uno de mis primeros paseos por la siempre cautivadora laurisilva canaria, me llevé una increíble sorpresa. En el cerrado sendero me salió al paso una rata negra (Rattus rattus) que caminaba dando trompicones contra raíces y piedras, ajena a mi presencia. Tan confiada estaba que incluso pude tocarla sin que se inmutara. Normalmente ariscas, huidizas y hasta peligrosas, su extraño comportamiento tenía una única explicación: estaba drogada. Su vicio habían sido los frutos y brotes jóvenes del acebiño (Persea indica), un árbol propio de estas selvas atlánticas con propiedades alucinógenas.

No era un caso aislado. En realidad, más de 300 especies animales se drogan de una forma u otra y, en contra de lo que pueda pensarse, lo hacen de manera intencionada, sabiendo los efectos que esas plantas u hongos les producirán en el organismo. Y como a nosotros, tal elección les trae más problemas que ventajas, pues les deja indefensos ante los depredadores. Veamos algunos casos:

Los ejemplos son numerosísimos y harto curiosos. En Madagascar, los lemures negros (Eulemur macaco) utilizan una secreción venenosa de un milpiés como eficaz insecticida para su piel, pero acaban completamente colocados. Lo podéis ver en este documental.

El jaguar (Panthera onca), directamente se droga con las hojas de una enredadera. Y los indígenas le imitan consumiendo la misma sustancia, en la ilusión de obtener parte de las prodigiosas dotes de cazador de este poderoso felino americano.

En el Círculo Polar Ártico también hay sitio para los estupefacientes. En esas frías tierras los renos (Rangifer tarandus) se han aficionado a los placeres emanados de comer una seta, la Amanita muscaria, cuyo efecto en los humanos, los samis, un pueblo lapón, es el de tener la impresión de volar. Probable origen, no os lo vais a creer, de los renos voladores de Papá Noel.

Otra especie golfa es el elefante, adicto a a la fruta fermentada del marula o amarula (Sclerocarya birrea), un árbol propio del Sahel africano del que se extrae un famoso licor parecido al Bailys. Algo que yo no me creía (deben hacer falta centenares de kilos de esa fruta para tumbar a uno de estos grandiosos animales), pero que el siguiente vídeo parece demostrar. Me vais a perdonar el chiste fácil pero ¿vendrá de esta afición de los elefantes al amarula lo de agarrarse una trompa?


www.Tu.tv

En todo caso, parece quedar claro, no todo en la Naturaleza es tan perfecto como podíamos pensar.