La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘bangladesh’

Premiado con un televisor por matar 80.000 ratas

Parece una noticia loca, pero viene firmada por la agencia Associated Press (AF). Un agricultor de Bangladesh ha sido elegido como el mejor cazador de ratas de 2009, tras matar más de 80.000 en un mes. Pulverizó así el récord del año pasado, establecido en 40.000 ratas, aunque el número exacto no pudo ser confirmado. Como reconocieron los funcionarios de la oficina de Agricultura,

“no pudimos contar todas las colas debido al hedor que desprendían”.

Mokhairul Islam, el nuevo flautista de Hamelín o kill rats, recibió como premio un televisor a color de 14 pulgadas durante una ceremonia celebrada en la capital del país, Dhaka, ante más de 500 personas.

En realidad, Mokhairul Islam es un acaudalado granjero que posee unas 120 hectáreas de tierra y seis granjas de aves cerca de la capital. No tuvo por lo tanto reparo en reconocer que para lograr el premio contó con la decidida colaboración de sus trabajadores.

“Éste es un momento emocionante” reconoció Mokhairul al recibir la tele y un diploma. “Seguiré matando ratas”, prometió a sus vecinos.

El Ministerio de Agricultura estima que los roedores destruyen cada año en Bangladesh de 1,5 millones a 2 millones de toneladas de alimentos, tres cuartas partes de los que este empobrecido país debe importar del extranjero para luchar contra el hambre. Acabar con las ratas es para ellos un asunto de vida o muerte.

El problema es el método utilizado: veneno.

Los raticidas no son tan inocuos como las multinacionales químicas que los fabrican se empeñan en hacernos creer. Acaban matando a las aves rapaces que se alimentan de estas ratas (esas que de forma natural les ayudarían a luchar contra ellas) e incluso pueden afectar a la población humana. Pero si nos los usan el hambre les mata igual.

Es el eterno conflicto de los desequilibrios naturales provocados por el hombre y tiene difícil solución.