La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘libertad’

Resucita el árbol más triste de la Tierra

El árbol de Ana Frank ha rebrotado desde las raíces. © Foundation Support Anne Frank Tree

El árbol más triste del mundo ya no existe. Se partió por la mitad en 2010, al no servir para nada la chapuza de armazón que a modo de muletas le habían instalado. Era un castaño de Indias y tenía 170 años. Su fama le llegó no por la edad, sino por su simbólica pena. Fue el árbol de Ana Frank. La niña del famoso diario.

En los dos años largos en que Ana estuvo escondida en Ámsterdam, su único contacto con la naturaleza y la libertad fue la pequeña ventana del desván. Desde allí, asomada a hurtadillas a un patio interior, Ana podía ver el cielo, los pájaros y ese castaño cuajado de flores en primavera.

Quería ser escritora. Pero acabó muriendo a los 15 años en un campo de concentración, enferma, con la cabeza rapada, semidesnuda, sola y asustada, quizá acordándose de ese árbol florido, de esa vida que el destino terrible le negó.

Tenía que ir a verlo. Y ha sido una de las experiencias más sobrecogedoras de mi vida. Hacer la larga cola para entrar en la casa-museo. Llegar frente a la estantería giratoria. Atravesar la puerta secreta. Ver su habitación vacía, adornada en las paredes con fotos de estrellas de Hollywood. Subir por esa misma escalera donde esperó muerta de miedo la entrada de los nazis que pusieron fin a su escondite y su vida. Alcanzar el segundo piso pero no poder subir al ático, cerrado a las visitas. Tan sólo un espejo te permite vislumbrar, muy de lejos, esa ventana de esperanza con vistas al castaño desaparecido. Aunque algo vi. Tras el cristal asoman unas hojas. Parecen de un olmo. Y sí. Al verlas lloré.

Entonces las víctimas fueron los judíos. Hoy son los palestinos. Muchos morirán recordando un árbol, una flor, un beso. Pero hay esperanza. Contra todo pronóstico, el castaño de Ana Frank ha rebrotado. Inicia una segunda vida. En unos años volverá a poder verse desde el desván. Una segunda oportunidad. ¿Nos la damos todos?

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Una ballena asesina salta al cine para denunciar su cruel cautiverio

04-blackfish

El 31 de octubre se estrena en España el documental Blackfish (pez negro), donde se narra la terrible historia de Tilikum, un macho de orca o ballena asesina  (Orcinus orca) famoso por haber hecho honor a su horrible nombre matando a tres personas. Pero sobre todo la película obliga a reflexionar al espectador sobre las consecuencias de mantener animales tan grandes e inteligentes en cautiverio con el único fin de convertirlos en tristes estrellas de circo.

El documental hace honor al gran cetáceo blanquinegro pues no deja a nadie indiferente. Aquí no hay grises, sólo blancos y negros de una industria indigna, la de los animales marinos en cautiverio. Como explican en SOS Delfines, con Blackfish empieza un impulso imparable hacia un cambio. Hacia un rechazo generalizado a la cautividad y la exhibición de orcas, hacia la búsqueda de un entretenimiento más ético y respetuoso con los animales.

En 1983, a la edad de dos años, Tilikum fue capturado cerca de Islandia para ser trasladado ocho años después a SeaWorld, en Florida, donde comienza a ser uno de los protagonistas del show de animales marinos del parque zoológico. Antes de llegar a allí ya había provocado la muerte de una entrenadora en el parque canadiense de Sealand, donde la orca creció hasta hacerse adulta. En 1999, la aparición de un cadáver en la piscina de la orca asesina vuelve a aterrorizar a los entrenadores y llama la atención de la prensa. Y aunque no se encontraron signos de violencia ni manchas de sangre en esta segunda víctima, no se descarta que fuera otro ataque del cetáceo.

Un último incidente en 2010 termina con la muerte de Dawn Brancheau, una entrenadora con 16 años de experiencia en SeaWorld que falleció al ser ahogada por Tilikum en pleno show bajo la aterrorizada mirada de docenas de turistas. Tilikum fue retirado durante un año, pero en 2011 volvió a la gran piscina del parque bajo la impotencia de los defensores de los derechos de los animales.

También se explica en el documental la historia de Keto, una orca macho de 5.000 kilos que el 24 de diciembre de 2009 mató a Alexis Martínez, de 29 años, durante un entrenamiento rutinario en el zoológico Loro Parque de Puerto de la Cruz (Tenerife). La tragedia no impidió que el espectáculo previsto se celebrara una hora después en la misma piscina. Loro Parque posee 6 de las 48 orcas que existen en el mundo en cautividad.

Blackfish ha sido dirigido por Gabriela Cowperthwaite y fue estrenado con gran éxito en el Festival de Cine de Sundance el 19 de enero de 2013. En España cuenta con el apoyo de SOS Delfines y ANDA.

Otras entradas relacionadas:

‘Libertad’, una novela que advierte de los peligros del ecologismo radical

De las varias novelas que he leído este año, Libertad, del narrador estadounidense Jonathan Franzen, ha sido sin duda la más interesante. Si no la habéis leído aún os la recomiendo vivamente como lectura ideal para este verano.

Son más de seiscientas deliciosas páginas fáciles de leer, donde se realiza una radiografía íntima a los sentimientos personales y sociales de varias generaciones. Imposible no verse reflejado en alguno de los espejos de sus personajes.

En mi caso me sentía una extraña mezcla entre Walter Berglund y Richard Katz. Los que habéis leído la novela seguro que entendéis el porqué.

Frazen es muy aficionado a la ornitología. Miembro de The American Bird Conservancy, colabora con la asociación colombiana Pro Aves en la protección de las aves migratorias que crían en Estados Unidos y pasan el invierno en las selvas de Sudamérica. Como la famosa Reinita cerúlea (Dendroica cerulea) de la novela.

Buen conocedor del movimiento ecologista y conservacionista, perfila a Walter con todas las contradicciones de una filosofía de vida que a la larga le empujará a odiar profundamente la sobrepoblación planetaria, el consumo salvaje y hasta los gatos.

En realidad, se trata de una clara advertencia a los peligros del ecologismo integrista. Advertencia sobre la que, personalmente, tomo buena nota. No me gustaría acabar nunca en esos radicalismos excluyentes.

Para muestra de lo que os cuento bien vale, no un botón, sino un fantástico párrafo de esta novela. Lalitha y Walter deciden comer en un restaurante, pero sus convicciones se tambalean a la hora de elegir el menú. Cualquier parecido con la realidad es eso, pura realidad:

(…) y luego, no sin sufrimiento, examinó la carta. Entre los horrores del metano expelido por el ganado bovino, las cuencas hidrográficas devastadas por los lagos de excrementos que generaban las granjas de cerdos y pollos, la catastrófica sobreexplotación pesquera de los océanos, la pesadilla ecológica de las gambas y el salmón de vivero, la orgía antibiótica de las centrales lecheras y el combustible derrochado por la globalización de la producción agrícola, eran pocos los platos que podía pedir sin remordimiento de conciencia salvo patatas, judías y tilapia criada en agua dulce.

-A la mierda –dijo Walter, cerrando la carta-. Voy a pedir el entrecot.

Libertad

Nº de páginas: 672 págs.
Editorial: SALAMANDRA (PUBLICACIONES Y EDICIONES SALAMANDRA, S.A.)
Lengua: ESPAÑOL
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 978-8-498-38397-3
Año edición: 2011
Precio 25 euros

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

 

La osa “Güela” es capturada para acabar en un geriátrico

¿Os acordáis de la Güela, la hembra de oso pardo salvaje más vieja de España? Esa desdentada viejilla (unos 25 años) estuvo a punto de morir este verano, pero se decidió rescatarla y recuperarla antes de volver a soltarla en el monte para ofrecerle “una muerte digna y en libertad“.

La decisión no estuvo exenta de polémica, por cuanto significaba inmiscuirse en el natural devenir de la naturaleza. Una acción que ahora sabemos no ha servido de nada, pues acaba de ser capturada de nuevo. Su muerte será finalmente en un triste geriátrico para osos, ese extraño Parque de la Naturaleza de Cabárceno donde varias decenas de los de su especie viven en manada para espectáculo de turistas.

Muchos daban por segura la rápida muerte de la Güela una vez reintegrada en el medio natural, pero se equivocaron. Contra todo pronóstico seguía vivita y coleando. Es más, recuperadas las ganas de vivir se ha pasado estos meses vagabundeando entre Cantabria y Palencia, buscando un lugar apropiado donde hibernar con tranquilidad. Muy probablemente lo habría hecho en el Valle de Liébana, donde hay comida abundante para ella y multitud de refugios para encamarse.

Todo esto lo sabíamos gracias al collar GPS instalado en su cuello y que enviaba a los técnicos de la Junta de Castilla y León su posición exacta cuatro veces al día. Pero también que su comportamiento era muy raro. Había comenzado a odiar a los hombres y a mostrar un comportamiento “a la defensiva” ante su proximidad,  fruto del trauma provocado por su captura y cautiverio temporal.

Guillermo Palomero, presidente de la Fundación Oso Pardo (FOP) en declaraciones a El Diario Montañés, ha justificado así esta decisión:

“Había dado un par de sustos a algunos paisanos y todas las partes implicadas decidimos que lo mejor era evitar que de un susto se pasara a un disgusto”.

Ante el peligro de un ataque no quedó más remedio que volver a capturar a la vieja osa. Podía haber entrado con poco peso en fase de hibernación y haber sufrido una muerte dulce, mientras dormía soñando con esas montañas de los Picos de Europa por donde crió tantos y tan bellos esbardos, pero no ha podido ser así. Ahora quedará recluida en Cabárceno. Allí unos buenos servicios veterinarios garantizarán que no le falte de nada, aunque le faltará lo más importante: la libertad.

A toro pasado es fácil pero también inevitable hacer críticas. Yo soy partidario de intervenir lo menos posible en la naturaleza. ¿Y tú, qué opinas? ¿Fue acertado capturar a la Güela y devolverla recuperada al campo? ¿Habría sido mejor dejarla morir de vieja este verano?

Os dejo aquí el vídeo con la noticia de su liberación este verano.

También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share