BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Medio siglo de paraíso helado

Hace 50 años se puso en marcha uno de los tratados más revolucionarios de nuestra historia reciente. En medio de una inestable guerra fría que amenazaba con un tercer gran conflicto mundial, nos pusimos extrañamente de acuerdo para convertir a la Antártida en una gigantesca reserva natural, la menos poblada y contaminada del planeta.

Con la entrada en vigor el 23 de junio de 1961 del  Tratado Antártico, los 48 países firmantes reconocen que

“es en interés de toda la humanidad que la Antártida continúe utilizándose siempre exclusivamente para fines pacíficos y no llegue a ser objeto de discordia internacional”.

Desde entonces es el único continente sin fronteras, desmilitarizado, desnuclearizado y dedicado en exclusiva a la cooperación científica internacional. De momento hay un acuerdo mundial para prohibir toda explotación de sus ingentes reservas mineras y petrolíferas hasta el año 2040. También para preservar esa capa de hielo de más de 2,5 kilómetros de espesor en donde se atesora el 80% de toda el agua dulce del planeta. Paradójicamente, en este mismo continente helado se localiza el lugar más árido del planeta, los Dry Valleys, donde hace miles de años que no llueve por culpa de sus terribles vientos catabáticos.

Por supuesto, tan virginal espacio no está exento de peligros. El más grave de todos es el cambio climático, responsable de que precisamente en este último medio siglo la Antártida se haya calentando el doble de rápido que el resto del planeta y registre preocupantes procesos de deshielo. También sufre los efectos de la sobrepesca y de la inaceptable caza de ballenas.

A estas agresiones se ha añadido en los últimos tiempos una nueva amenaza: el turismo. El creciente flujo incontrolado de turistas que visitan en barco o sobrevuelan en aviones el continente antártico empieza a pasar factura ambiental. Más de 50.000 personas en el último verano austral. Y es que no somos capaces de dejar en paz ni los desiertos helados más protegidos del planeta.

Para refrescaros, nada más bello que este increíble documental sobre los pingüinos antárticos. Que lo disfrutéis.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

7 comentarios

  1. Dice ser Borja

    Hasta que no acabemos con todos los recursos del planeta y desaparezcamos, hecho que no creo que tarde mucho en producirse, el planeta no podra volver a empezar a recuperarse y a volver a ser el que era.

    23 junio 2011 | 22:54

  2. Y lo poquito que vamos a tardar en cargárnosla.

    http://corruPPto.elbruto.es

    23 junio 2011 | 23:17

  3. Dice ser Sherlock

    no es del todo cierto que no haya fronteras. Varios paises poseen su porcion y bases permanentes. Un caso curioso es el de Uruguay, ya que su porción de Antártida, aun siendo pequeña, es mucho mayor que la del propio pais

    24 junio 2011 | 01:30

  4. Dice ser Carla

    Poco a poco se van acercando las pirañas. Primero son empresas turísticas, luego serán empresas petroleras disfrazadas de unidades científicas para plantar sus bases, y luego …

    Con la de cosas que hay que mejorar en nuestros viejos continentes!!!

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    24 junio 2011 | 11:00

  5. Dice ser Porlajeta

    Los intereses económicos se ciernen sobre el Antartico, espero que el mundo tenga suficiente cabeza y no consintamos destrozar ese maravilloso lugar

    salu2

    http://porlajeta.es/ecologia/1602-diez-cosas-de-la-antartida.html

    24 junio 2011 | 11:00

  6. Dice ser Lola M

    Estupendo reportaje. Gracias por informarnos y divulgar importantes noticias. El planeta es el lecho en el que nuestra especie de ser humano, y todos los animales que habitan en el planeta tierra, debemos conservar, es único y nos debemos a él para nuestra subsistencia.
    Mi apoyo a tu labor divulgativo.

    27 junio 2011 | 13:27

  7. Dice ser Alejandro

    Excelente que existan lugares aun en donde el ser humano no ha tocado y que especialmente lo estén protegiendo, sin embargo a veces cuando uno piensa que lo protege existen otros factores que también lo alteran, como haces mención acerca de las visitas turísticas y otras, aunque estas deben ser controladas. Es por eso que el eco-turismo debe ser muy importante ahora.
    Aquí también dejo un artículo que me pareció interesante.
    http://blogs.funiber.org/medio-ambiente/2011/06/03/nasa-estudiara-oceanos-y-las-corrientes-de-aire/

    27 junio 2011 | 23:13

Los comentarios están cerrados.