Entradas etiquetadas como ‘atracción’

No, las mujeres no se tocan el cabello para seducirte #8M #DiaInternacionalDeLaMujer

En el estudio del lenguaje corporal hay muchos mitos de género, más si cabe cuando se asocia al tema de la seducción. Solo hay que poner en un buscador de internet ‘mujeres que se tocan el pelo’ para comprobar que este gesto, por ejemplo, se relaciona directamente con el coqueteo, flirteo, persuasión o interés. Mucho de lo que se publica acerca de la comunicación no verbal no tiene ningún rigor científico y se basa en generalizaciones que pueden llevan a error.

Fotografía Pixabay Free License

En un día como hoy, conviene recordar la cautela a la hora de interpretar las ‘señales’ de la atracción íntima. Por supuesto que nuestro cuerpo comunica, las emociones básicas faciales (sorpresa, miedo, asco, ira, alegría y tristeza) no dan lugar a la duda, su configuración en el rostro es genética y universal, con los gestos no ocurre lo mismo; su significado depende de la persona, del contexto, de la cultura… en definitiva, con los gestos no hay reglas y menos de género.

De hecho, los estudios sociológicos demuestran que en esta pauta en concreto, hombres y mujeres con una significativa longitud similar en el cabello, ‘juegan’ con éste por igual. Es una cuestión de presencia, el pelo largo está en la cara, es visible, y por tanto al alcance de nuestra mano, acudimos a tocarlo, acariciarlo o enredarlo en los dedos con mayor facilidad  que las personas con pelo corto. Se hace como gesto automanipulador, con ello nos relajamos, nos concentramos, descargamos tensión o lo hacemos porque nos sentimos cómodos o aburridos, o como un tic habitual.

Os animo a que leáis mi entrada de hace justo un año: El lenguaje corporal de la mujer ¿igual que el del hombre? 

Siempre que me preguntan ¿Qué consejos darías  para mejorar el lenguaje corporal de una persona? Mi respuesta sería exactamente la misma para un hombre y una mujer. Al final, el mejor consejo que se puede dar es que uno crea con convicción en su mensaje, si uno cree en lo que dice y está seguro de lo que va a contar, su lenguaje corporal fluirá naturalmente con la palabra y transmitirá seguridad, el problema es cuando mentimos, no pensamos realmente lo que decimos o queremos ‘forzar’ nuestra corporalidad para que supuestamente sea mejor. Ahí es donde aparecerán las incongruencias (nuestro cuerpo contradice a nuestro discurso) y transmitiremos falta de honestidad.

 

Hombres y mujeres pueden ser amigos, sí, pero “sólo si el otro es un cardo”

habitos-de-un-caballero-1Esta radical afirmación proviene de Michael Nast, autor de La generación de los incapaces, o Sin compromisos. Nast ha puesto, recientemente, el foco sobre la generación millenial (alude a los nacidos entre 1980 y el año 2000), a la que define, en una amplia mayoría, como incapacitados emocionales que “entienden el amor como una borrachera de ego para reafirmarse”.

Lo cierto es que, según he estado investigando, este autor no es psicólogo ni sociólogo, y aunque alude a la biología en sus ensayos, no referencia estudios científicos que refuten sus ideas; él mismo se define como un simple ‘narrador’, así que aunque tal afirmación pueda ser cierta en parte, volvamos a la ciencia, que da respuesta a esta gran cuestión: ¿Puede existir la verdadera amistad entre hombres y mujeres?

Un grupo de investigadores de la Universidad de Wisconsin, en Estados Unidos, ha decidido dedicar sus esfuerzos a descubrir la respuesta a esta duda existencial, con el elocuente título: Benefit or burden? Attraction in cross-sex friendship, ¿Beneficio o carga? La atracción en la amistad entre sexos y que ha sido publicado en la prestigiosa revista: Journal of Social and Personal. Ya os adelanto que la conclusión apunta (de una forma más sutil) al titular de esta entrada; la amistad entre individuos de distinto sexo es imposible al constatar que una de las partes, cuando no las dos, acaba por desarrollar en algún momento un grado distinto de atracción sexual.

Lo interesante de tal afirmación es que mucha de la responsabilidad de que esto suceda recae en la percepción de las señales no verbales y en su mala interpretación a la hora de relacionarnos con el sexo opuesto, especialmente en el caso de los hombres (lo siento chicos). En este sentido se ha detectado que, en determinadas actitudes cotidianas, como por ejemplo aquella en la que el hombre le presta la chaqueta a una mujer cuando hace frío, ella percibe únicamente lo buen amigo que es, mientras que él no está sino enviando una clara señal de la atracción que siente.

La investigación determina que son los hombres los que sienten una mayor atracción por sus amigas, con la sensación, además, de que este sentimiento es correspondido. Sin embargo, ellas, suelen interpretar las actitudes gentiles y amables de sus pares como una consecuencia directa de la relación de amistad que les une, lo que las convierte en menos proclives al malentendido amoroso con sus amigos.

En esta misma línea, durante el proceso de investigación, los psicólogos que formaron parte de este trabajo detectaron que cuando los varones envían mensajes sexuales a una amiga, ésta los interpreta habitualmente como un signo de simpatía, mientras que cuando ellas se muestran especialmente simpáticas, ellos interpretan su comportamiento como un primer signo de atracción sexual.

 

*Fuente de Referencia: Diego Bermejo para F5 (Estudios)

También te puede interesar:

Ni en el físico, ni en el interior… El verdadero secreto de la atracción

amorYa tratamos con anterioridad el funcionamiento de algunos de los mecanismos psicológicos que se activan en el amor. Es inquietante pensar el motivo por el que nos podemos sentir atraídos en concreto por una persona y no por otra… ¿Qué nos atrae? ¿Qué nos ‘engancha’? Algunos piensan que su fijación se basa en unas determinadas características físicas, otros creen que su interés es provocado por ciertos rasgos de personalidad o por la inteligencia.

La ciencia ahora nos revela curiosos resultados al respecto. Para que alguien nos resulte atractivo tenemos que ser capaces de leer sus emociones. Es decir, cuanto más capaces somos de descifrar los sentimientos de alguien, más atractiva nos parecerá esa persona. Así lo apunta, al menos, un nuevo estudio de la Universidad de LübeckLa clave del atractivo reside en el cerebro y en nuestra capacidad para comprender las emociones e intenciones de los demás.

“Ser capaz de comprender las intenciones y emociones de otra persona es esencial para una interacción social exitosa”, explica el autor del estudio, la profesora de Neurociencia Social y Efectiva de la Universidad de Lübeck, Silke Anders. “ Para llegar al éxito común, las personas deben entender y continuamente actualizar las informaciones sobre las intenciones y emociones de sus parejas, anticiparse al comportamiento de los otros y adaptar su propio comportamiento en consecuencia”, resume la profesora Anders.

Los científicos querían explorar si realmente existe un mecanismo neuronal que marca la capacidad de una persona para detectar e interpretar las emociones de los demás y sentirse atraído por ellos. Con este objetivo realizaron el siguiente experimento:

Eligieron una muestra de 90 personas y les pusieron vídeos de mujeres expresando miedo o tristeza. A continuación, los participantes debían adivinar cómo se sentía la mujer y qué nivel de confianza tenían en sus respuestas. Mientras realizaban esta tarea, los investigadores medían la actividad cerebral de los sujetos del estudio. Llegaron a la conclusión que cuanto más certero era el análisis de las emociones, más atraídos se sentían por la mujer. Es decir, leer las emociones de los demás correctamente hace que nos resulten más atractivos. Niveles altos de certeza y atracción activaban el área de recompensa del cerebro, por tanto, cuando desciframos el pensamiento y las emociones de alguien sentimos placer.

Lee el resto de la entrada »

El secreto no verbal de las flechas de Cupido

Psique reanimada por el beso del Amor

Psique reanimada por el beso del Amor

Hoy 14 de Febrero, como no podía ser de otro modo, toca hablar de amor. Lo haremos de una forma muy especial, y es que vamos a descubrir hasta qué punto el enamoramiento está condicionado por determinantes psicológicos y claves no verbales de nuestro comportamiento. Pero no quiero romper la magia, esclarecer cuestiones como ésta de un modo científico no debe implicar ni la pérdida ni la disminución del hermoso halo que aporta el amor a nuestras vidas.

En palabras de Antonio Damasio “Conocer la fisiología de la digestión no nos impedirá saborear un buen bistec”.

En psicología nos gusta definir el enamoramiento como una ‘explosión emocional’ causante de una reacción fisiológica muy intensa, gracias a esta alta potencia se generan en nuestro cuerpo reacciones o patrones repetidos que se filtran a través de nuestra mirada, cara, gestos y acciones.

El enamoramiento se caracteriza por dos tipos de emociones, una de tipo romántico y otra de tipo erótico, que aparecen por la atracción hacia el otro, requisito fundamental para que se origine posteriormente el sentimiento estable del amor. Es indudable que el primer criterio del que disponemos para sentir atracción es de índole no verbal, la apariencia, la seducción física será fundamental para inducir la fascinación necesaria que ayude a que nazca el sentimiento más profundo. No se trata solo de una cuestión superficial o frívola, es que tanto animales como humanos estamos configurados para acercarnos a lo que nos resulta bello y agradable, es más, culturalmente asociamos lo hermoso con lo bueno, con el éxito personal y profesional, e incluso con la felicidad.

Lee el resto de la entrada »