BLOGS
Lo que no nos cuentan Lo que no nos cuentan

"Cerré mi boca y te hablé de mil maneras silenciosas". Rumi

El lenguaje corporal de la mujer ¿igual que el del hombre? #DiaInternacionalDeLaMujer

Mujeres y hombres viendo un partido de fútbol.

Mujeres y hombres viendo un partido de fútbol.

El post de hoy proviene de una conclusión extraída del libro ‘Presence‘, en éste, su autora Amy Cuddy asevera que hay determinadas miradas, posturas, gestos, que aportan confianza en uno mismo y que además la transmiten a los demás. Se trata de una especie de ‘posturas o poses de poder’ con las que es posible influir en nuestro interlocutor. Además, afirma que si una mujer adoptara ciertas posturas masculinas ganaría confianza en sí misma, lo cual, podría ser muy útil en general, pero especialmente práctico en los casos de entrevistas de trabajo, discursos con público, citas personales, etc.

En mi opinión, no existe como tal una comunicación no verbal propia masculina y otra femenina, hombres y mujeres pueden utilizar (y lo hacen) los mismos gestos. Pero sí que hay una tendencia a usar determinados gestos de una forma más asidua en hombres y otros en mujeres, esta diferencia en primer lugar, puede venir determinada por la fisionomía distintiva del género, por ejemplo, las mujeres que jugueteamos con el cabello, por manía, interés en alguien o aburrimiento, o mantener posturas más de cierre que los hombres, cruzamos más las piernas por el atuendo que solemos llevar (falda o vestido) o la costumbre que ya tenemos aun cuando no lo llevamos.

Pero también esta tendencia viene determinada por las pautas educativas y culturales diferenciadas que tradicionalmente hemos tenido hombres y mujeres. Las mujeres somos más expresivas emocionalmente que los hombres, nuestra cara refleja un amplio abanico de sentimientos continuamente, y es que en nosotras esta expresividad ha estado mejor valorada que la expresión de sentimientos en un hombre. Las mujeres también usamos más gestos de contacto, abrazos o besos, que los hombres, que suelen limitarse al apretón de manos en las interacciones sociales. Las mujeres utilizamos más los gestos relacionados con la escucha activa en una conversación, expresiones de interés y gestos de asentimiento o desaprobación con la cabeza, por ejemplo.

niñosSegún la doctora Cuddy, la mujer podría ganar autoestima si se “sentara como un hombre”, es decir, si sustituyera algunas de sus posturas “femeninas” por otras más “masculinas”. Es un hecho que nuestra gestualidad y postura envía mensajes a nuestro cerebro según los que adoptemos. Difiero en una visión meramente reduccionista del genero en esta afirmación de Cuddy. Un hombre también puede tener interiorizados patrones gestuales de cierre, de debilidad, de aflicción por estar pasando una mala situación, por una depresión, o por su personalidad, y también sería recomendable seguir estas mejoras, estos cambios, para ganar autoestima. Tanto hombres como mujeres deben empoderar su lenguaje corporal para transmitir a su cerebro que todo va bien, que nos sentimos enérgicos, vitales, poderosos y nuestro cuerpo responderá en consecuencia.

Si pensamos en una postura ideal para transmitir seguridad sería exactamente igual en el caso de hombres y mujeres, ésta podría seguir la siguiente pauta: (imaginemos la situación de tener que hablar en público, por ejemplo) Lo más adecuado es mantener una postura erguida, mirada en constante movimiento por el auditorio para conectar y captar la atención de todos, manos y brazos en movimiento ‘ilustrando’ el mensaje para transmitir credibilidad, piernas rectas, ligeramente separadas (de 15 a 20 cm de distancia de un pie a otro) firmes al suelo, sin balanceos, ni apoyos laterales en la cadera. Es la figura que más seguramente pueda transmitir confianza en uno mismo o en una misma.

Siempre que me preguntan ¿Qué consejos darías  para mejorar el lenguaje corporal de una persona? Mi respuesta sería exactamente la misma para un hombre y una mujer. Al final, el mejor consejo que se puede dar es que uno crea con convicción en su mensaje, si uno cree en lo que dice y está seguro de lo que va a contar, su lenguaje corporal fluirá naturalmente con la palabra y transmitirá seguridad, el problema es cuando mentimos, no pensamos realmente lo que decimos o queremos ‘forzar’ nuestra corporalidad para que supuestamente sea mejor. Ahí es donde aparecerán las incongruencias (nuestro cuerpo contradice a nuestro discurso) y transmitiremos falta de honestidad.

 

 

4 comentarios

  1. Dice ser Gonzalo

    Una vez leí un libro sobre lenguaje corportal y no mencionaba diferencias entre hombres y mujeres. Lo que si que diferenciaba es que los hombres focalizamos nuestra visión en un punto y las mujeres tienen una visión más global y por eso interpretaban mejor el lenguaje corporal:

    Ejemplo: un hombre observa a una chica en una disco y ve que está sonriendo y no ve más….una chica vería todo, cara, brazos, cuerpo y tendría una visión más completa de lo que está diciendo esa persona…

    08 Marzo 2016 | 9:54 am

  2. Dice ser Yoigo

    Interesante artículo y aún más sus conclusiones. yo tampoco creo que los gestos sean propios de hombres o de mujeres..ambos pueden compartirlos en determinadas situaciones sin necesidad de que por ello se pierda femineidad o masculinidad

    08 Marzo 2016 | 1:16 pm

  3. Dice ser Fran

    Hay muchísimos libros sobre comunicación no verbal que demuestran los comportamientos diferenciados entre ambos sexos. Si bien es completamente lógico que las mujeres tengan los mismos derechos sociales y laborales que los hombres, es completamente estúpido decir que son iguales que ellos. Siempre han sido y siempre serán diferentes de forma innata.

    08 Marzo 2016 | 2:40 pm

  4. Dice ser a ver

    Amy Cudy lo observa desde un punto de vista poco mediterráneo, muy pragmática ella. Lo que disciernen quienes se dedican a todo eso que empieza por psi hay que saber interpretarlo en que contexto cultural, social, ideológico, etc, surge.

    Toda esta gente también es humana, con todo lo que ser humano implica, y ya se sabe, cada cual cuenta como le va la fiesta. Los psi también tienen problemas, dudas, se equivocan, etc.
    Stephen Joseph Bergman lo recrea perfectamente en Monte Miseria, por lo tanto ojito con creer a pie juntillas todo lo que se lee, hay que contrastar, lo digo por esa gente que lee un día un libro y bla bla bla. No callan, oiga.

    10 Marzo 2016 | 12:22 am

Los comentarios están cerrados.