Entradas etiquetadas como ‘seducción’

¿Se puede simular el amor? Depredadores emocionales

Hoy tengo en mi blog firma invitada. Es todo un lujo que la afamada jurista y criminóloga, Paz Velasco, colabore con esta interesante entrada sobre los perfiles psicopáticos que sé que tanto os intrigan. 🙂

Ya se ha hablado en múltiples ocasiones de que el perfil cognitivo-conductual del psicópata integrado (hombres y mujeres) es multifacético. Y una de las facetas más sorprendentes, crueles y peligrosas es su simulación del amor. Sabemos que miente de forma brillante y que a los ojos de los demás es encantador, incluso parece una buena persona. Esa capacidad de fascinar a los demás es el medio que utilizan para captar el interés de potenciales “parejas-víctimas”. La seducción es la clave de todo.

Tiene una extraordinaria habilidad para captar las necesidades y apetencias de la otra persona, de modo que actuará como un eco de esas necesidades, llegando a convencer a su “víctima” de que él, es el hombre de su vida. Con el tiempo convierten a su pareja en un ser sumiso, dependiente, vacío de sí mismo que gira y gira cual satélite alrededor de él llegando a perder su propia identidad. Un psicópata no busca una relación sentimental auténtica ni un plan real de futuro juntos, solo comodidad, interés y beneficio. Busca a alguien a quién explotar emocional, sexual, financiera y/o socialmente. Porque el psicópata no quiere en absoluto a su pareja (ni a nadie). Solo se quiere a sí mismo. Y esta es su maldición: no son capaces de sentir.

Lleva a cabo una intensa labor de desgaste y una progresiva destrucción de su pareja a la cual elige, sin que en ningún momento intervengan sentimientos, sino perspectivas utilitarias. Eros (más conocido como Cupido) aquí, no tiene nada que ver. Ni una sola flecha le alcanza. Tras ese fingido amor, llega el abandono, la ausencia, la indiferencia y la pareja-víctima no entenderá nada, incluso llegará a pensar que es culpa suya. No se trata de una relación que se ha ido deteriorando con el tiempo. Nunca hubo nada, nunca fue real. Simplemente utilizó una serie de tácticas para que esa persona confiara, amara y compartiera su vida con un depredador emocional.

“Son incapaces de mantener un compromiso porque la fidelidad, el respeto y el amor no tienen para ellos ni valor ni significado. Son emociones que cognitivamente entienden desde el punto de vista social, pero no pueden sentirlas ni ponerlas en práctica, lo que hace que el sufrimiento de sus víctimas sea agónico, lento y dilatado en el tiempo” [del Libro Criminal-mente]

El proceso de seducción del psicópata pasa por varias fases: Desde un principio idílico y perfecto hasta el inevitable y amargo final para la víctima.

1.- Evaluación de víctimas potenciales (assessment phase). Utiliza su agudo sentido para detectar puntos débiles y seleccionar a la víctima idónea, desplegando todos sus encantos para conquistarla. La vulnerabilidad de algunas personas para ser “parasitadas” es algo irresistible para estos psicópatas. Harán preguntas para saber cuáles son sus necesidades, sus sueños, sus fantasías, sus ilusiones atrayéndolas con la promesa de ofrecerles justo lo que están buscando. La víctima hablará, será sincera, le abrirá su corazón mientras él observa y analiza cuidadosamente cada una de sus palabras y de sus emociones. Ve a la víctima como una “panolis” que se cree todo lo que le está contando y se jacta interiormente de lo fácil que es engañarla. Lo hace tan bien, se esfuerza tanto, que es muy fácil confundir esta manipulación emocional con el amor y por supuesto con la pasión.

2.- Manipulación (manipulation phase). Es la fase más halagadora para la víctima y la más placentera para él porque utiliza todo su encanto para engañarla disfrutando intensamente de cada momento. Hay un auténtico bombardeo de amor (adulaciones, mensajes, mails, regalos, declaraciones de amor…) lo que provoca una intensa euforia emocional que hace bajar la guardia a la víctima, llegando a idealizarlo. Sin embargo todo está deliberadamente fabricado. Todo es artificial. Primero crean la ficción psicopática, una máscara o segunda piel, un personaje que se adapta a la perfección a las necesidades de su víctima, enviándole constantemente un claro mensaje “soy tu alma gemela”. La ha estudiado, observado y simplemente copia y pega lo que ha visto y escuchado convirtiéndose en una imagen especular de su víctima. Temporalmente, las víctimas representan el objeto de su deseo y de sus anhelos, el amor de su vida y la clave de su felicidad y así se lo hacen ver, pero todo tiene una premeditada fecha de caducidad. El psicópata crea un personaje clonando a la víctima: utiliza sus sueños, sus deseos, sus necesidades y lo peor de todo, sus sentimientos. Algunas máscaras son extremadamente elaboradas, de modo que se puede tardar años en descubrir a este depredador emocional.

Cuando la víctima está “perdidamente enamorada”, el psicópata se quitará la máscara, porque ya ha conseguido su objetivo. Comienzan los engaños, las estafas, el maltrato psicológico, las humillaciones, la negación de sus sentimientos utilizándola para los fines por los que fue elegida. En estos momentos puede llegar a ser cruel, desconsiderado, grosero e incluso en algunos casos violento. Pero la víctima siempre lo disculpará. Solo alguien desde fuera verá quien es verdaderamente ese sujeto pero sus esfuerzos para quitarle la máscara son inútiles: la víctima no creerá ninguno de los comentarios ni de las advertencias acerca del hombre al que considera el amor de su vida. El psicópata intervendrá modificando su máscara (pedirá perdón, simulará tristeza, fingirá que llora o planeará una velada romántica) para restar credibilidad a los comentarios de ese enemigo. Y la víctima le creerá una y otra vez, porque para ella, todo es real.

3.- Abandono (abandonment phase). La víctima ha sido explotada y vaciada. El psicópata ya ha obtenido todo lo que quería de ella o encuentra a otra víctima mucho más interesante. Entonces, simplemente desaparece dejándola sumida en la desesperación con sentimientos de culpabilidad, de vergüenza y a veces con deseos de venganza.

Decía Séneca que el amor no se asusta de nada. Y es cierto. Si el amor tuviera miedo, estos depredadores emocionales jamás entrarían en la vida de miles de personas.

 

*Fuente: Babiak, P. y Hare, R. (2006). Snakes in Suits: When Psychopaths Go to Work. New Yok: Ed. Harper Collins Publishers, pp. 42-84.

*También te puede interesar:

Así es la mujer de un psicópata

¿Conoces a algún psicópata? Doce señales no verbales para identificarlos

El irresistible atractivo del psicópata (según un estudio)

“No amo a mi hijos”. Soy psicópata

 

No, las mujeres no se tocan el cabello para seducirte #8M #DiaInternacionalDeLaMujer

En el estudio del lenguaje corporal hay muchos mitos de género, más si cabe cuando se asocia al tema de la seducción. Solo hay que poner en un buscador de internet ‘mujeres que se tocan el pelo’ para comprobar que este gesto, por ejemplo, se relaciona directamente con el coqueteo, flirteo, persuasión o interés. Mucho de lo que se publica acerca de la comunicación no verbal no tiene ningún rigor científico y se basa en generalizaciones que pueden llevan a error.

Fotografía Pixabay Free License

En un día como hoy, conviene recordar la cautela a la hora de interpretar las ‘señales’ de la atracción íntima. Por supuesto que nuestro cuerpo comunica, las emociones básicas faciales (sorpresa, miedo, asco, ira, alegría y tristeza) no dan lugar a la duda, su configuración en el rostro es genética y universal, con los gestos no ocurre lo mismo; su significado depende de la persona, del contexto, de la cultura… en definitiva, con los gestos no hay reglas y menos de género.

De hecho, los estudios sociológicos demuestran que en esta pauta en concreto, hombres y mujeres con una significativa longitud similar en el cabello, ‘juegan’ con éste por igual. Es una cuestión de presencia, el pelo largo está en la cara, es visible, y por tanto al alcance de nuestra mano, acudimos a tocarlo, acariciarlo o enredarlo en los dedos con mayor facilidad  que las personas con pelo corto. Se hace como gesto automanipulador, con ello nos relajamos, nos concentramos, descargamos tensión o lo hacemos porque nos sentimos cómodos o aburridos, o como un tic habitual.

Os animo a que leáis mi entrada de hace justo un año: El lenguaje corporal de la mujer ¿igual que el del hombre? 

Siempre que me preguntan ¿Qué consejos darías  para mejorar el lenguaje corporal de una persona? Mi respuesta sería exactamente la misma para un hombre y una mujer. Al final, el mejor consejo que se puede dar es que uno crea con convicción en su mensaje, si uno cree en lo que dice y está seguro de lo que va a contar, su lenguaje corporal fluirá naturalmente con la palabra y transmitirá seguridad, el problema es cuando mentimos, no pensamos realmente lo que decimos o queremos ‘forzar’ nuestra corporalidad para que supuestamente sea mejor. Ahí es donde aparecerán las incongruencias (nuestro cuerpo contradice a nuestro discurso) y transmitiremos falta de honestidad.

 

#SanValentin “Técnicas y reglas para seducir”… ¡Cuidado!

Quería escribir hoy un artículo sobre el amor y la comunicación no verbal, pero hablaré de la ‘precaución’ de esta relación. Ya os avancé hace unos años en un post titulado: ‘El secreto no verbal de las flechas de Cupido‘, que sí, que hay símbolos de la atracción reconocidos y estudiados por la ciencia pero que lo más importante de todo para detectarlos es el sentido común y el contexto.

De hecho, lo que nos muestra también la investigación social es que a los hombres les resulta difícil interpretar las señales sutiles en el lenguaje corporal de las mujeres, y tienden a confundir la amabilidad con interés sexual. Ojo.

La investigación antropológica muestra que el coqueteo se encuentra, de alguna forma, en todas las culturas y sociedades de todo el mundo. El coqueteo es un instinto básico, parte de la naturaleza humana. Esto no es sorprendente: si no iniciamos el contacto y no expresamos interés en los miembros del sexo opuesto, no progresaremos hacia la reproducción y la especie humana se extinguiría. Esta es nuestra base evolutiva.

Dicho esto, me crispan muchísimo artículos que he encontrado por la red del tipo: cómo tener a una mujer en el bote con solo una mirada, cómo seducir a una mujer sin hablar (y viceversa), los gestos que enamoran, si quieres ligar con éxito sigue este manual

El arte de la seducción no es más que la comunicación entre dos personas, dos personas, no se trata de una acción unilateral. Está claro que tener buenas habilidades verbales, seguridad, inteligencia, buen físico y una bonita sonrisa ponen las cosas fáciles para gustar pero también puede que no. Y puede que un gesto como tocarse el pelo con los dedos y una larga mirada puedan indicar que le gustas, pero también puede que no.

Reglas y técnicas. Me chirría cuando se habla de conquista, de seducción o de amor. No todo se prepara y se organiza, hay que sentir y dejarse llevar, si tu interés en otra persona es real se transmite sin normas, recuerda que la comunicación no verbal siempre fluye de un modo inconsciente en consonancia con las emociones que experimentamos. Si una persona te despierta positividad, ilusión, interés, curiosidad, en definitiva, te atrae, tu cuerpo hablará por ti de una forma natural, espontánea y sincera. Y si es recíproco ídem, tu cerebro captará de inmediato el feeling y la conexión creada entre ambos.

Considero que lo importante para seducir es poner el foco en el otro y no estar tan pendiente de nosotros y de nuestros gestos. Detecta qué le importa, escucha más que habla, empatiza, conecta con sus necesidades e intereses, hazle sentir importante y especial a los demás. Si finalmente no llegáis a una conexión íntima siempre generarás al menos una buena impresión, tu impronta será positiva y quién sabe. Siempre es mejor centrarte en lo que el otro te comunica a ti, en ese momento concreto, que prestar atención a las generalidades o creencias populares.

La seducción debe estar bien lejos de la manipulación o de atacar en los puntos débiles o vulnerables del otro (qué horror) a través del lenguaje verbal o no verbal. Tampoco escondas o reprimas los tuyos, la verdadera seguridad no tiene miedo de mostrar vulnerabilidad. Las barreras físicas o mentales solo las puedes crear tú, sé natural y todo entrará en sincronía y armonía, la conversación, los gestos… la magia…  Feliz día del Amor a tod@s!! 🙂

 

 

 

¿Tienes una voz seductora?

Un gran aporte a la comunicación no verbal lo representa la propia voz. Parece una contradicción, pero no lo es. La voz también tiene un segmento de información no verbal llamado ‘paralenguaje’, éste se refiere a los cambios en la tonalidad, timbre, ritmo, pausas, silencios, etc, que hacemos al hablar. Es un patrón único de cada persona, una huella individual e irrepetible que sufre alteraciones dependiendo de nuestras intenciones, emociones, estados de ánimo… Esto es: ‘No es lo que digas sino cómo lo digas‘.

Para hablar sobre el tema he pedido la colaboración de una verdadera maestra. Carmen Acosta es psicóloga, experta en comportamiento no verbal y máster en logopedia. Cuenta con más de 25 años de experiencia uniendo estas dos áreas, trabajando con la voz de actores y profesionales de la comunicación en OHLAVOZ.com

¡Todo un lujo! Os dejo aquí el primero de sus artículos:

Diversas investigaciones demuestran que del mismo modo que nos engalanamos para seducir, también “maquillamos” a nuestra voz para resultar más atractivos. Pero ¿qué voces son las que más nos atraen? Parece que hay acuerdo entre los distintos investigadores que tanto hombres como mujeres preferimos las voces ligeramente graves y de intensidad (volumen) suave. En el caso de las mujeres esto puede resultarnos chocante, ya que asociamos las voces agudas a la feminidad y parece lógico que manifestarse femenina sea una condición.

Sin embargo, dado que los tonos agudos también evocan infantilidad, nerviosismo o mayor distancia entre los interlocutores, está claro que hablar agudo deja de resultar una buena estrategia. Un ejemplo extremo de esto es lo que ocurre en Japón, donde las mujeres que ocupan puestos de atención al cliente se ven forzadas a utilizar voces extremadamente agudas con el fin de resultar impersonales, es decir: nada seductoras. (ver vídeo: a partir del minuto 19)

Ello motiva que, según nos explica Hughes (2010), cuando las mujeres entran en el juego de la seducción también tiendan a modificar su tono haciéndolo un poco más grave. A ello se suma que, por cuestiones anatómicas, ese agravamiento va acompañado de cierto escape de aire que le da a la voz una textura más aterciopelada y sensual. Terciopelo, cercanía, sensualidad… ¡buen cóctel para seducir!

Si piensas en el estereotipo de voz sexy y pruebas a imitarlo, verás como tu voz baja de tono, de volumen y se envuelve de aire. Quizá tu voz esté sonando similar a la de la reina de la seducción: Marilyn Monroe cantando el famoso “Cumpleaños Feliz” al presidente Kennedy. Aire y voz. ¡Pura seducción sonora!

Un dato curioso: esta característica “aireada” se produce entre mujeres en edad fértil, mientras que está ausente en mujeres postmenopáusicas (Linville, 1992). Así que probablemente esa información sonora actúe en el inconsciente del mismo modo que lo hacen las feromonas, embriagándonos de estímulos, imantándonos hacia alguien, aún cuando conscientemente no sepamos por qué.

Así que si te escuchas a ti misma o escuchas a tu chica hablando con una voz suave, un poco grave y con aire, ya sabes: disfruta del instinto de seducción. Y si tu voz es muy aguda y no sabes cómo encontrar tus graves, no te preocupes, los logopedas podemos ayudarte.

En la próxima entrada os contaré cómo los hombres “maquillan” su voz en el cortejo.

 

*Fuente de consulta: “ La voz posee un gran atractivo y puede constituir un elemento decisivo a la hora de elegir pareja”, ( Sebastián Serrano (2004): El instinto de seducción. Ed. Anagrama)

La explicación científica de por qué las mujeres guapas los prefieren feos

Nicolas Sarkozy y Carla Bruni. (EFE)

Nicolas Sarkozy y Carla Bruni. (EFE)

¿Qué habrá visto Carla Bruni en Sarkozy? ¿Por qué hay chicas muy guapas que prefieren a hombres no tan agraciados físicamente? La explicación clásica es que ellos son los que más se fijan en el físico a la hora de elegir pareja, mientras que las mujeres miran lo que se denomina la belleza interior.

James McNulty, un investigador de la Universidad de Tennessee (EEUU), decidió buscar otra explicación científica. Los resultados apuntaron a que las guapas se juntan con feos porque así las parejas funcionan mejor. McNulty, psicólogo especialista en relaciones maritales, decidió dar un paso adelante con respecto a los estudios que demuestran que los rasgos físicos son determinantes en la etapa de seducción y estudiar el papel de la belleza en las relaciones consolidadas.

Para ello, reclutó a 82 parejas que habían contraído matrimonio en los últimos seis meses, y que antes de eso habían estado juntas al menos tres años. A las mujeres las clasificó según la belleza de sus rostros en una escala del 1 al 10. Consciente de que la belleza es un valor subjetivo, McNulty se basó en estudios previos que establecen pautas universales.

Un tercio de las parejas respondían al modelo de mujer más guapa que el hombre; otro tercio, al de hombre más guapo que ella. En el tercio restante había equilibrio. A partir de ahí, la consigna que recibieron fue: “discutan”. Fueron peleas de 10 minutos grabadas en vídeo sobre temas personales, que McNulty analizó luego para comprobar hasta qué punto los maridos respaldaban a sus esposas.

En términos generales, los esposos que se portaban bien tenían a las mujeres físicamente más sobresalientes. Pero esa no fue la única conclusión: McNulty descubrió que en las parejas de hombres más guapos ninguno obtenía del otro el respaldo que esperaba.

El científico formulaba la siguiente teoría:

El hombre físicamente menos atractivo que su esposa tiene la sensación de estar disfrutando de algo más de lo que podría esperar, está obteniendo algo mejor de lo que él mismo puede proporcionar a ese nivel, así que trabaja duro para mantener la relación“. En otras palabras, se esfuerza por compensar.

¿Qué os parece? Por vuestra experiencia, ¿estáis de acuerdo con estas insólitas conclusiones?