Entradas etiquetadas como ‘psicología’

¿Qué tipo de personalidad tienes?

Según los estudios científicos, parece que los seres humanos somos más parecidos de lo que pensamos, ya que solo establecen 4 categorías distintas para explicar los estilos de personalidad existentes en la sociedad. Hay que explicar que los principales rasgos de la personalidad son genéticos y bastante estables, se van modulando con el tiempo, la experiencia, el aprendizaje, o las relaciones interpersonales, pero es improbable que se transformen en un rasgo totalmente opuesto (por ejemplo, pasar de ser extrovertido a introvertido) a no ser que haya enfermedades graves o hechos traumáticos de por medio.

Dicho esto, todos somos diferentes, ¿cómo puede ser? Hay que ver a cada uno de los cuatro grupos de personalidad como una nube de puntos en la que todos nos distribuimos con diferentes puntuaciones en la misma categoría (por ejemplo, dos personas son neuróticas, pero una puntuará con un 58 en la escala y la otra con un 87, son iguales pero diferentes a su vez).

Un reciente estudio del año 2018 ha constatado los resultados con una muestra de casi dos millones de personas de todo el mundo. Todos ellos cumplimentaron pruebas estandarizadas de los cinco principales factores de la personalidad: neuroticismo, amabilidad, conciencia, extraversión y apertura a la experiencia.

Tras el análisis, los autores establecen los siguientes 4 estilos de personalidad: El ‘promedio’, el ‘reservado’, los ‘modelos a seguir’ y el ‘egocéntrico’.

  1. Promedio: La mayoría de las personas son ‘promedio’, como es de esperar: son relativamente extrovertidas pero también algo neuróticas. Además, se encuentran relativamente cerrados a nuevas experiencias, prefiriendo atenerse a lo que saben, en lugar de ser curiosos.
  2. Reservado: Las personas reservadas tienden a ser emocionalmente estables pero más introvertidas. También son agradables y concienzudos, personas silenciosas, discretas, dispuestas y confiables.
  3. Modelo de roles: Los que pertenecen a esta categoría tienden a tener emociones estables y son altos en apertura a la experiencia, amabilidad, conciencia y extroversión. Esto se traduce en que son personas amables, trabajadoras, extrovertidas y curiosas. Es una categoría ideal para asignarles por ejemplo la coordinación y gestión de personas y proyectos. Son líderes positivos natos. El estudio demostró además que en este grupo se encontraban las personas de mayor edad de la muestra y encontraron una mayor propensión también en mujeres.
  4. Egocéntrico: Las personas egocéntricas son extrovertidas pero bajas en niveles de franqueza, amabilidad y conciencia. Los varones adolescentes son particularmente propensos a pertenecer a este tipo de personalidad. Y tienden a serlo menos las personas de avanzada edad.

Los rasgos más oscuros de la personalidad

Seguro que te has preguntado alguna vez cómo alguien puede cometer tal crimen o por los límites a los que puede llegar la maldad humana. El comportamiento cuestionable desde el punto de vista ético, moral y social forma parte de la vida cotidiana, en la historia y en todas las culturas se pueden encontrar fácilmente comportamientos implacables, egoístas, sin escrúpulos o incluso francamente malvados.

En psicología se utiliza el término de “rasgos oscuros” o “factor D” (la D proviene de la palabra inglesa Dark – oscuro)  para agrupar los rasgos de personalidad que están vinculados a esta clase de conductas, principalmente: maquiavelismo, narcisismo y  psicopatía.

Fotografía Pixabay License

Fotografía Pixabay Free License

Este Factor D se define comoLa tendencia general a maximizar la utilidad individual de uno, ignorando, aceptando o provocando maliciosamente la inutilidad de los demás, acompañada de creencias que sirven como justificaciones.  En pocas palabras, D, describe la tendencia a perseguir despiadadamente los propios intereses, incluso cuando esto perjudica a otros (o incluso por dañar a otros), mientras que tiene creencias que justifican estos comportamientos.

Ahora, una reciente investigación llevada a cabo por un equipo de psicólogos de Alemania y Dinamarca sugiere que características como el egoísmo, el rencor o el sadismo comparten un mismo denominador común. Y aunque nos parezca mucho más habitual que una persona pueda ser egoísta antes que psicópata, lo cierto es que el estudio demuestra que todos los aspectos oscuros de la personalidad humana están estrechamente relacionados y se basan en una misma tendencia.

En otras palabras: si tienes uno de estos rasgos, es muy probable que puedas desarrollar alguno de los otros. Según los investigadores, si una persona exhibe un comportamiento malévolo específico (como el gusto por humillar a otros) tendrá una mayor probabilidad de participar también en otras actividades malévolas como hacer trampa, mentir o robar.

“Los rasgos oscuros tienen mucho más en común que lo que los diferencia. Y el conocimiento sobre este ‘núcleo oscuro’ puede jugar un papel crucial para los terapeutas que trabajan con personas con estos rasgos específicos. Lo vemos, por ejemplo, en casos de violencia extrema, incumplimiento de normas, mentira y engaño en los sectores corporativos o públicos. Aquí, el conocimiento sobre el factor D de una persona puede ser una herramienta útil para evaluar la probabilidad de que la persona vuelva a delinquir o participe en conductas más dañinas“, afirma Ingo Zettler, uno de los investigadores y profesor de psicología en la Universidad de Copenhague, Dinamarca.

Según los expertos, su investigación demuestra cómo este factor D está presente en nueve de los rasgos oscuros de la personalidad más estudiados:

  • Egoísmo: preocupación excesiva sobre la propia ventaja a expensas de la de los demás.
  • Maquiavelismo: actitud manipuladora e insensible y la creencia de que los fines justifican los medios.
  • Desconexión moral: estilo de procesamiento cognitivo que permite comportarse sin ética y sin sentir angustia.
  • Narcisismo: excesivo ensimismamiento, sentido de superioridad y una extrema necesidad de recibir atención de los demás.
  • Derecho psicológico: creencia recurrente de que uno es mejor que los demás y merece un mejor trato.
  • Psicopatía: falta de empatía y autocontrol, combinada con un comportamiento impulsivo.
  • Sadismo: deseo de causar daño mental o físico a otros para el propio placer o para beneficiarse a sí mismo.
  • Interés propio: deseo de promover y resaltar el propio estado social y financiero.
  • Rencor: disposición para causar daño o destruir a otros, incluso si uno mismo se daña en el proceso.

 

*Referencias:

Moshagen, M., Hilbig, BE y Zettler, I. (2018). El núcleo oscuro de la personalidad. Revisión psicológica, 125 , 656–688. ( doi: 10.1037 / rev0000111 )

https://www.bbc.com/mundo/noticias

http://www.darkfactor.org/

 

¿Sabemos distinguir las sonrisas verdaderas de las falsas?

La respuesta es que sí, independientemente del lugar del mundo al que pertenezcamos. Ya sabíamos que la expresión emocional de la alegría es una emoción básica/primaria universal, una sonrisa tiene el mismo significado seas del genéro o de la cultura que seas. Aún así, Greg Bryant, investigador de Universidad de California, se preguntaba si en todas las culturas seríamos capaces de saber reconocer cuándo la risa estaba asociada a una alegría sincera o si era una mera pose.

El experimento ha durado más de una decada y sus resultados afirman que sí somos capaces de discernir la sonrisa genuina de la fingida. Trabajando con la premisa de que la risa es una poderosa y universal “señal de juego” que permite a las personas predecir el comportamiento y la afinidad, Bryant, junto con Daniel Fessler, profesor de antropología evolutiva de la UCLA, y sus coautores, expandieron sus hipótesis previas para incluir 884 participantes en el estudio de EEUU de otros 20 países y que representaban ya a los seis continentes.

Para la risa real, los investigadores extrajeron risas de conversaciones grabadas entre pares de amigos y amigas de habla inglesa. Para las falsas, tomaron la risa producida por mujeres a las que se les pidió que se rieran a la orden. En todas las culturas, los oyentes pudieron aseverar con un nivel superior a lo esperado por azar si la risa era real o no. Pero había alguna variación. Por ejemplo, los oyentes de Samoa solo obtuvieron la respuesta correcta el 56% de las veces, mientras que los oyentes japoneses obtuvieron la respuesta correcta el 69%.

También, y en general, los participantes de las sociedades más pequeñas y menos industrializadas fueron más precisos en la identificación de risas falsas. Los investigadores comentan que el resultado sugiere que en lugares donde las relaciones sociales profundas y complejas son críticas para la supervivencia, las personas están más en sintonía con el compromiso emocional de los demás, y es más probable que utilicen esas señales para predecir el comportamiento de otras personas.

Ma-ra-vi-llo-so 🙂

Mañana continuremos con la segunda parte de la investigación y tendréis alguna muestra auditiva de sonrisas para comprobar vuestra pericia!

 

 

 

*Fuentes de consulta:

http://journals.sagepub.com/doi/full/10.1177/0956797618778235

http://newsroom.ucla.edu/releases/ucla-s-laughter-guy-dissects-features-of-counterfeit-chortling

¿Detestas ruborizarte con facilidad? Quizás cambies de idea…

verguenzaQué fastidio cuando nos ponemos rojos, y además nos lo dicen. La situación empeora entonces, porque más bochorno nos da y más rojos nos ponemos. El solo hecho de que nos adviertan que estamos sonrojándonos, aunque esto no sea cierto, ya es suficiente para provocarnos esta reacción fisiológica, según las últimas investigaciones.

El rubor facial es un indicador no verbal de que la persona está experimentando la emoción de pudor o vergüenza intensa en presencia normalmente de otras personas. Percibimos cierta incomodidad y temor a hacer el ridículo y nuestro sistema nervioso simpático se hiperactiva, el ritmo cardíaco se acelera y el calor invade nuestro rostro. También está asociado a ciertos niveles de sorpresa, ira, alegría y excitación sexual.

Para algunas personas es ciertamente un problema grave y desarrollan una conducta fóbica (eritrofobia) que les impide relacionarse con facilidad y condicionan sus vidas por miedo a la ansiedad que les produce ruborizarse. Tal es el grado de terror ante esta situación que muchos se deciden por una intervención quirúrgica para evitarlo, mediante la simpatectomía endoscópica torácica (¡ahí es nada!), normalmente utilizada también para paliar la hiperhidrosis (exceso de sudoración).

Lo que quizás no sepan estos sufridores es que sonrojarse tiene ciertas ventajas sociales, concretamente en cómo nos perciben los demás cuando lo hacemos. Y es que este enrojecimiento tiene tres características que lo hacen especial: no lo podemos controlar, es imposible de fingir y es una característica únicamente humana; no hay animal en el mundo que se sonroje cuando sienta pudor.

Lee el resto de la entrada »

Bienvenidos al blog en el que aprender de comunicación no verbal

Tras el análisis sobre comunicación no verbal de nuestros principales líderes políticos durante el período electoral, recupero el blog para quedarme, ampliando la lupa para profundizar ahora en los secretos del lenguaje corporal  y abriendo el abanico de personas a analizar.

Todos estamos muy interesados en conocer qué hay más allá de las palabras, de lo que no nos cuentan las personas de nuestro entorno, de qué significa esa cara, esa mirada o ese gesto, y la respuesta a todo ello siempre será “depende”, ya que debemos tener en cuenta numerosas circunstancias que darán buena cuenta de lo que realmente está ocurriendo en cualquier interacción.

Pero está solución siempre debe estar bien fundamentada y para ello debemos acudir a fuentes válidas, científicas, investigaciones fiables y a materias consolidadas, como la psicología cognitiva o la psicología social. La verdad es que sería estupendo que os pudiera contar que, por ejemplo, si alguien se toca la nariz mientras nos cuenta una historia nos está mintiendo, y así lo podemos encontrar en diferentes sitios, pero debemos separar la literatura comercial y la fantasía de lo que realmente se ha estudiado sobre la comunicación no verbal y su significado por académicos prestigiosos y con un método riguroso.

Si alguien os dice alguna vez que podemos detectar mentiras a través de la conducta no verbal o de cualquier otro método con una eficacia del 100%… os están mintiendo al 100%. Lee el resto de la entrada »