Entradas etiquetadas como ‘San Valentín’

Del amor al odio hay solo un paso (la ciencia lo confirma) #SanValentin

No hablo de parejas que se desgastan por la rutina, relaciones en las que el amor se desvanece poco a poco hasta que el sentimiento pasional desaparece. Hablo de dos personas que se quieren con intensidad y tras un episodio más o menos grave se instaura una semilla venenosa de odio que crece sin remedio, en forma de rabia explosiva, ira, reproches, venganzas y desprecios.

Aunque no lo parezca, odio y amor no son dos estados tan opuestos, realmente lo contrario del amor sería la indiferencia.

Cuanto más profundo es el amor, más profundo será el odio cuando la relación se rompa, así lo demuestra el estudio publicado en la revista Frontiers in Psychology; y es que tanto el amor como el odio comparten algo muy importante: la intensidad emocional.

Ambos sentimientos son muy fuertes y están involucrados en el mismo procesamiento neuronal en el cerebro, conocido como el ‘efecto de excitación de la emoción‘. Esto es, las emociones más potentes y voraces comparten una misma vía de recorrido en el cerebro y por ello es sencillo ir de un extremo a otro, se procesan por el mismo circuito.

Lo vemos continuamente, del amor al odio hay sólo un paso, por lo que no es extraño que algunas de las estructuras cerebrales que se activan para el odio lo hagan también cuando las personas se enamoran románticamente. Utilizando la resonancia magnética funcional el neurocientífico Semir Zeki estudió a 17 personas elegidas por profesar odio a alguien, como a un ex-amante, a un compañero de trabajo, o incluso a un político.

Observó que estructuras como el putamen y la  ínsula se activaban en el cerebro de esas personas tanto para estímulos relacionados con el odio como para estímulos relacionados con el amor romántico, lo que podría justificar al menos en parte y biológicamente la relación entre ambos. Curiosamente, el putamen se activa también en la preparación de conductas agresivas en el contexto amoroso.

Pero no todo son coincidencias, pues también se ha observado que la corteza prefrontal asociada al juicio y razonamiento que se desactiva en el amor, no lo hace tanto cuando lo que sienten las personas es odio. Como si el odio requiriera conservar la capacidad de razonar para calcular mejor cómo proceder contra el odiado, o para mantener los pensamientos que lo alimentan y lo incrementan.
Zeki dice que, mientras en el amor romántico, el enamorado suele ser menos crítico y juzga menos al amado, es más probable que en el contexto del odio el odiador ejercite juicios y cálculos para herir, injuriar o vengarse. 
Feliz día de San Valentín enamorados y enamoradas de lo que sea o de quién sea… 🙂

El secreto no verbal de las flechas de Cupido

Psique reanimada por el beso del Amor

Psique reanimada por el beso del Amor

Hoy 14 de Febrero, como no podía ser de otro modo, toca hablar de amor. Lo haremos de una forma muy especial, y es que vamos a descubrir hasta qué punto el enamoramiento está condicionado por determinantes psicológicos y claves no verbales de nuestro comportamiento. Pero no quiero romper la magia, esclarecer cuestiones como ésta de un modo científico no debe implicar ni la pérdida ni la disminución del hermoso halo que aporta el amor a nuestras vidas.

En palabras de Antonio Damasio “Conocer la fisiología de la digestión no nos impedirá saborear un buen bistec”.

En psicología nos gusta definir el enamoramiento como una ‘explosión emocional’ causante de una reacción fisiológica muy intensa, gracias a esta alta potencia se generan en nuestro cuerpo reacciones o patrones repetidos que se filtran a través de nuestra mirada, cara, gestos y acciones.

El enamoramiento se caracteriza por dos tipos de emociones, una de tipo romántico y otra de tipo erótico, que aparecen por la atracción hacia el otro, requisito fundamental para que se origine posteriormente el sentimiento estable del amor. Es indudable que el primer criterio del que disponemos para sentir atracción es de índole no verbal, la apariencia, la seducción física será fundamental para inducir la fascinación necesaria que ayude a que nazca el sentimiento más profundo. No se trata solo de una cuestión superficial o frívola, es que tanto animales como humanos estamos configurados para acercarnos a lo que nos resulta bello y agradable, es más, culturalmente asociamos lo hermoso con lo bueno, con el éxito personal y profesional, e incluso con la felicidad.

Lee el resto de la entrada »