Coronavirus: Por qué los sanitarios no son héroes

Tercera ola y España es ya uno de los países del mundo con más profesionales sanitarios contagiados por coronavirus, pero poco se habla del alto coste en su salud mental. Los resultados preliminares ya ponen de manifiesto que alrededor del 50% de los trabajadores de la salud presentan estrés postraumático, casi el 80% manifiesta sintomatología compatible con trastornos de ansiedad.

Ilustración de Mauricio Muñoz San Román para el libro "Se hizo el silencio".

Ilustración de Mauricio Muñoz San Román para el libro “Se hizo el silencio”.

El ser humano tiene la tendencia a no creer en lo que no ve. Ellos sí lo ven, a diario, con la visión más cruel y desagradable posible de este virus, lo conocen con sus cinco sentidos y experimentan el sufrimiento, la soledad, la desesperación, el miedo, la muerte. Y nuestros sanitarios van sumando cicatrices, invisibles pero imborrables.

Debemos tomar conciencia de que la cantidad de personas que sufre una conmoción a nivel emocional después de tales vivencias suele ser bastante mayor y más duradera que las personas con secuelas físicas.

La angustia moral, la preocupación y el miedo excesivos que padecen ocurren por las difíciles decisiones que deben tomar y por sentirse ‘en guardia’ todo el tiempo, sin desconexión y con pensamientos recurrentes que limitan su vida diaria fuera del entorno hospitalario.

En mi libro, “Se hizo el silencio: las 22 claves para entender la pandemia“, doy algunas pautas para el auto-cuidado psicológico destinado a todo el mundo, pero con un capítulo exclusivo dedicado al personal sanitario, y es importante, pero no por ello debe abandonarse la atención de la prevención y el tratamiento psicoterapeútico por parte de las Instituciones y Organismos Oficiales.

Los sanitarios no son héroes, ni ángeles, son como tú y como yo, no les hacemos ningún bien con ese calificativo que, aunque bien intencionado, solo aumenta la presión y la autoexigencia que ya sienten, parece que tienen que asumir la precariedad de sus condiciones y sacrificarse hasta tal punto de morir luchando contra el virus.

Adornar su imagen con un halo sobrenatural puede provocar más culpabilidad e incluso bloquea o anula su capacidad para expresar o reconocer cómo se sienten realmente, que en la mayoría de ocasiones pasa por encontrarse muy alejados de la victoria, el orgullo o el triunfo de un ‘héroe’.

*Te puede interesar:

3 comentarios

  1. Dice ser Felicidades

    Muy bien por decir verdad. Todos podemos ser víctimas algún día de esta pandemia, pero ellas y ellos lo son todos los días.

    29 enero 2021 | 2:11 pm

  2. Dice ser Hola

    Porque los de las funerarias somos los grandes olvidados?
    Qué somos los apestados de la pandemia!
    Alguno entiende que con los familiares de los fallecidos hablamos nosotros, que las familias tienen que confiar que el que está en el féretro es su padre, hermano, abuelo…. Porque una vez que salen del hospital no se les puede ver, ni siquiera yo veo su cara.
    Qué somos de riesgo de no riesgo, nadie nos lo ha dicho, con todos los sanitarios que e hablado me dicen lo mismo, vosotros tampoco lo estaréis pasando bien.
    LOS GRANDES OLVIDADOS LOS FUNERARIOS

    29 enero 2021 | 6:30 pm

  3. Dice ser 2 player games

    El trastorno de ansiedad puede ser debilitante, pero se puede tratar con la ayuda adecuada de médicos calificados.

    03 febrero 2021 | 10:51 am

Los comentarios están cerrados.