Archivo de la categoría ‘psicología’

Qué puede decirte un beso

Tal y como dice un antiguo escrito védico de hace 3500 años escrito en sánscrito: Besar es el acto de inhalarse el uno al otro el alma.

El Beso de Gustav Klimt

El Beso de Gustav Klimt

Un beso comunica, forma parte de un lenguaje no verbal poderoso y ancestral. No solo es un gesto sexual, un beso nos transmite sabores, olores y texturas que generan sensaciones muy intensas en nuestro interior. Incluso podemos perfilar a través de este contacto ciertos rasgos de la personalidad, como la sensibilidad, la impulsividad, percibir si una persona es más agresiva, pasional, delicada, segura, expresiva…

Un beso tiene tanto poder que puede marcar una potencial relación de pareja, inconscientemente o no, puede provocarnos un rechazo inmenso hacia a alguien que en principio sí que nos gustaba, o todo lo contrario, pueden hacernos caer en una espiral de atracción y deseo irrefrenable por el otro. En este útlimo caso, tu cuerpo se altera, se acelera el ritmo cardiaco y se liberan hormonas como la oxitocina, asociada al amor y al apego entre las personas.

Es complicado comprobar si el acto de besarse es del todo universal, los primeros estudios antropológicos concluían que el 90% de las culturas utilizaban el beso, el beso en general, de padres a hijos o entre amigos. Si solo nos referimos al beso como acto íntimo, con connotaciones sexuales, el porcentaje se reduce a un 46% según un estudio de 2015 del antropólogo William Jankowiak, quién asegura que “en algunas sociedades ni siquiera lo desean y algunas tribus lo consideran repugnante, como es el caso de los Menihaku de Brasil”.

El reino animal también es un buen indicador para verificar la universalidad de cualquier comportamiento humano, en este sentido, los besos tal y como los conocemos nosotros son poco frecuentes entre animales, sí que demuestran que necesitan del contacto, por ejemplo, los elefantes entrelazando sus trompas. Sin embargo, los simios, bonobos y chimpacés, sí que se dan besos realmente pasionales entre ellos, muy similares a los humanos.

Probablemente, el sentido está en que los animales no necesitan acercarse tanto para obtener información, junto al hecho de que no han desarrollado un lenguaje afectivo tan complejo como los grandes simios. El sentido del olfato de la mayoría de los primates es pobre comparado al que poseen otros mamíferos, lo que nos obliga a acercarnos más. Al final, es una conducta más que nuestro cerebro nos impulsa a realizar con el objetivo de comunicarnos, de conectar, de sentir, de adivinar al otro… puro lenguaje no verbal.

*Referencia:
La inteligencia emocional de los animales – Pablo Herreros Ubalde

Si me encantas te creo #HablarEnPublico

Cuenta la leyenda que hablar en público es uno de los mayores miedos que tenemos en la sociedad actual, no sé si esto será tanto así, pero es cierto que en la mayoría de consultas que recibo el pánico a dirigirse a una audiencia y la inquietud por cómo superarlo suele ser muy habitual. Ya he compartido anteriormente algunas claves para potenciar nuestra habilidad de hablar en público (las recopilo de nuevo al final de esta entrada). La preparación y un buen texto es importantísimo pero como podréis adivinar la comunicación no verbal también juega un papel muy protagonista en el desarrollo de esta competencia, hoy nos centramos en la voz.

Canta tu discurso y encantarás a tu audiencia. Es la máxima de nuestra ya conocida psicóloga, logopeda y experta en lenguaje corporal, Carmen Acosta, fundadora de OhLaVoz. Os dejo con una aportación genuina para aumentar la calidad en vuestras presentaciones:

“Encantar” nace del latín “cantare” y en principio se usaba para referirse a las fórmulas cantadas de las que se servían los hechiceros. Al cantar nuestra voz se mueve por distintas notas o tonos, y ese movimiento musical tiene un gran poder evocador y disparador de emociones. Aunque en el habla el número de notas o tonos que utilizamos es menor, no por ello nuestra forma de hablar debería renunciar a aprovechar los poderes de la música.

Cuando hablamos siempre buscamos atraer y mantener la atención, porque solo si contamos con la atención de nuestros interlocutores podremos convencer, enseñar, demostrar, vender, transformar, “hechizar”Nuestra atención se activa ante la novedad; lo previsible, conocido, o repetitivo no activa a nuestro sistema reticular, que es el responsable de “despertar” al cerebro. Así que si queremos ser escuchados tendremos que capturar la atención de los oyentes y para ello hay que pasar el filtro de sus sistemas reticulares.

¿Cómo? dándoles novedades que los sorprendan. Y una forma excelente es a través de la música de las palabras. La música nos emociona, nos transporta, nos mueve y conmueve, desencadena imágenes, sensaciones… Por ello cuando la forma de hablar es rica en melodías nuestro cerebro se mantiene activo, despierto: atento. Sin embargo, cuando el habla es monótona, es decir, que utiliza pocos tonos, por interesante que sea el tema del que trate, la limitada variedad tonal producirá en nosotros un efecto de adormecimiento, de previsibilidad, de aburrimiento, provocando falta de atención.

Por otro lado, a un orador monótono siempre le atribuiremos menos credibilidad, porque esa falta de compromiso emocional que traduce la ausencia de melodía nos lo hará percibir como no implicado o no comprometido con su mensaje. Y es que todos sabemos que cuando estamos verdaderamente comprometidos con nuestro mensaje, las emociones y flujos de intenciones mueven a nuestra voz , colorean nuestra pronunciación, impregnan a nuestras pausas, marcan con fuerza los acentos y tiñen a las palabras con cambios tímbricos que les aportan sentido.

Si quieres que tus intervenciones encanten: aprovecha el potencial de la música y aléjate de la monotonía.
Aquí te dejo algunas estrategias muy útiles:

  • Ensaya tus intervenciones mientras bailas para que tus melodías se contagien de los movimientos de tu cuerpo.

  • Exagera las inflexiones.

  • Imita a personajes de dibujos animados.

  • Canta tu discurso.

  • Alterna distintas longitudes de las frases.

  • Juega con cambios en el volumen de tu voz.

También te puede interesar:

¿Pánico a hablar en público? Estos trucos (no tan típicos) pueden ayudarte

#HablarEnPublico Cómo corregir las muletillas que te quitan autoridad

Claves para hablar en público: el sonido también importa

¿Cómo resultar convincente? Diez claves no verbales

 

Cómo influyen las emociones de tu inconsciente

Cada día, a todas horas, recibimos una ingente cantidad de información emocional y la procesamos sin darnos cuenta. Las palabras subliminales afectan a la forma de expresarnos y de tomar decisiones, según demuestra una investigación de la Universidad Complutense de Madrid.

“Gran parte de la información emocional la procesamos de forma inconsciente y afecta a nuestra manera de pensar. Es decir, razón y emoción se combinan en nuestra vida cotidiana, sin que seamos conscientes de ello”, explica Manuel Martín Loeches, profesor de Psicobiología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y coordinador de la sección de Neurociencia del centro que ha llevado a cabo el estudio.

Según los autores del experimento, “las palabras emocionales infiltradas en una oración afectaron al procesamiento sintáctico–la estructura misma de una oración que estemos procesando y las decisiones que tomaron los individuos analizados.”

Para llegar a estas conclusiones, publicadas en Frontiers in Human Neuroscience, los investigadores midieron la actividad eléctrica del cerebro de 24 participantes. Su tarea consistía en leer cada una de las 180 oraciones presentadas en una pantalla de ordenador y a continuación decidir si la oración conscientemente percibida contenía o no un error sintáctico. Al final de la tarea, ante la sorpresa e incredulidad de los participantes, se comprobaba que éstos no habían sido conscientes en ningún momento de la existencia de dicha información emocional subliminal.

La comprensión del lenguaje, y en particular el procesamiento sintáctico, estaban influidos por la información emocional subliminal, dado que se veía afectado el patrón de actividad eléctrica cerebral más automático y temprano ligado al procesamiento de la información sintáctica (LAN).

Es decir, “sus cerebros habían procesado la información, como demuestra la aparición de un patrón de actividad eléctrica característica del procesamiento emocional”, señala Laura Jiménez Ortega, investigadora del departamento de Psicobiología de la UCM y coautora principal del trabajo. Jiménez añade que “los participantes presentaban más problemas de los habituales en decidir si la oración era incorrecta”, por lo que dedujeron que estas palabras subliminales afectan de forma directa a la toma de decisiones.

(Pincha aquí para acceder al estudio completo)

 

*Fuente: Universidad Complutense de Madrid

La ira en el dolor

El dolor está estrechamente relacionado con las siete emociones básicas. En este sentido, se exploraron las conexiones existentes entre el dolor y la ira en un revolucionario estudio de 2008 publicado en el Journal of Behavioral Medicine. En ese estudio, la Dra. Jennifer Graham y un equipo de investigadores analizaron el papel de las intervenciones de control de la ira para ayudar a quienes sufren de dolor crónico. Esto implicó un análisis experimental de más de cien pacientes con dolor que trataron de lidiar con la lucha de una enfermedad crónica.

Su hipótesis principal: el manejo de la ira puede contribuir al manejo emocional y también al dolor, tiene sentido dados los efectos comunes de la enfermedad crónica. Aquellos golpeados con una condición tan dolorosa a menudo enfrentan la posibilidad de perder su trabajo e incluso sus sistemas de apoyo social. Esto puede causar y perpetuar un sentimiento de ira e injusticia.

Además, la búsqueda de intervenciones efectivas para el dolor crónico es un objetivo necesario. Muchas personas que se enfrentan al dolor crónico luchan por encontrar la atención pertinente entre los profesionales de la medicina, y las investigaciones anteriores indican un marcado aumento de la depresión y la ira después del dolor, lo cual no es particularmente sorprendente.

A partir de esta investigación, la Dra. Graham y su equipo estudiaron a un grupo de 102 voluntarios, los cuales habían asistido recientemente a un centro de dolor y habían experimentado dolor durante al menos los últimos seis meses, aunque en promedio habían sentido dolor durante aproximadamente 3 años . Después de una serie de evaluaciones y entrevistas de admisión, cada paciente fue asignado al azar al tratamiento o al grupo de control.

En este contexto, se pidió al grupo de tratamiento que completara un par de tareas de escritura dedicadas a expresar y lidiar con los sentimientos de enfado, mientras que al grupo de control se le asignaron más tareas de escritura emocionalmente neutrales. Después de completar estas tareas durante 2,5 semanas, los sujetos fueron entrevistados nuevamente.

Luego se compararon estas entrevistas para ver si los voluntarios informaron diferentes niveles de dolor, control personal y depresión. Se encontró que el grupo de tratamiento había reducido significativamente los niveles de depresión y los sentimientos de pérdida del control personal después de someterse al proceso de escritura.

Aunque lamentablemente estos esfuerzos no redujeron el dolor, pero la conexión entre las expresiones de ira y la mejora de la salud mental de los involucrados resultó sorprendente. Esto sugiere no solo el beneficio de expresar las emociones de uno, sino que también ayuda a dilucidar los vínculos complejos entre los sentimientos de depresión, ira y dolor.

Al comprender mejor las emociones de las personas , ya sea el enfado, la tristeza o el dolor, podemos actuar con más compasión hacia quienes en sus vidas padecen de dolor crónico.

 

*Referencias:

https://www.humintell.com/news/davids-blog/

Effects of written anger expression in chronic pain patients: making meaning from pain. January 28, 2008 / Published online: 6 March 2008 Springer Science+Business Media, LLC 2008

Claves para hablar en público: el sonido también importa

La mayoría de consultas privadas que me hacéis tienen que ver con cómo mejorar nuestra comunicación verbal y no verbal cuando hablamos en público. Nos inquieta porque no nos han entrenado para ello y cada vez más tenemos que utilizar este recurso en el trabajo a modo de formaciones, conferencias o reuniones con clientes. Anteriormente en este blog hemos dado ya algunos tips para que no cunda el pánico y desarrollar las habilidades necesarias para brillar en cualquier tipo de exposición (os dejo el recopilatorio al final de este artículo).

Fotografía de Wikipedia

Hoy os traigo una clave más de la mano de una magnífica psicóloga, experta en comunicación no verbal y logopedia, Carmen Acosta, fundadora de OHLAVOZ, nos recuerda que el sonido también es importante a la hora de proyectar y transmitir nuestro mensaje:

Una voz en mal estado, débil, apretada, estridente, sin la agilidad para modular de manera rica el habla, o unos órganos articulatorios que se mueven imprecisa o arrebatadamente, pueden mermar el valor de cualquier discurso. De la misma manera que un atuendo arrugado o lleno de manchas no es la opción más adecuada para presentarse en público, tampoco lo es, aunque sea menos evidente, hacerlo con una voz monótona, rota o con un habla imprecisa.

Cuando hablamos en público elegimos el vestuario y los complementos que consideramos producirán una imagen de nosotros acorde con nuestros deseos. Habitualmente también preparamos el contenido de nuestra intervención, es decir, vestimos a nuestras ideas con las palabras que consideramos las van a favorecer más. Sin embargo, con mucha frecuencia, el proceso de acicalado se queda ahí, descuidando un aspecto decisivo: el sonido con en el que vamos a decir esas palabras.

Si bien las palabras son las encargadas de transmitir las ideas, los conceptos, los argumentos… en el momento en que esas palabras escritas o pensadas cobran relieve sonoro, ya no solo van a denotar el contenido, sino que van a comenzar a delatar al emisor. Y es que, aún cuando no se realice un análisis consciente, la voz dispara automáticamente en el cerebro de nuestros interlocutores todo un conjunto de atribuciones sobre nuestros rasgos de personalidad, intenciones y emociones , que van a modular el sentido de las palabras que estamos diciendo, incluso a determinar si resultamos o no creíbles.

Mantener la voz y el habla en buenas condiciones es imprescindible para que ambas colaboren en la transmisión de nuestras ideas y no es más complicado que mantenerse en forma, de hecho la voz y la pronunciación son el resultado de una actividad muscular, igual que lo es andar o correr. Estas son 3 claves fundamentales:

  1. Hidrata: bebe 2 litros de agua al día y respira aire húmedo cada vez que puedas: vaporizadores, peceras, paseos a la orilla del mar…
  2. Logra que tu musculatura esté elástica y flexible: canta, baila, imita voces, cuenta cuentos…¡juega con la voz!
  3. Logra que tu musculatura se mantenga tonificada: habla al menos 4 horas diarias. Sí, así es, igual que tus piernas se fortalecen al caminar, también tu voz se fortalece al usarla.

De la misma manera que el entrenamiento físico no está reservado a los deportistas, tampoco el entrenamiento vocal está reservado a los cantantes o actores. Si mejoraras el atractivo de tu voz lograrás mejorar tu comunicación ¡vale la pena!

*Te puede interesar:

¿Pánico a hablar en público? Estos trucos (no tan típicos) pueden ayudarte

#HablarEnPublico Cómo corregir las muletillas que te quitan autoridad

¿Por qué interrumpimos a los demás?

Lo que todos los políticos deberían decir en sus discursos (miedo me da contarlo)

Tu voz puede acercarte o alejarte de los demás

 

La comunicación no verbal también golpea en la violencia de género

No solo los golpes duelen. A veces, las palabras o los gestos pueden provocar un daño profundo, irreparable. No es una agresión visible ni parece que esté tan condenada socialmente, es una conducta menos punitiva, pero sus consecuencias pueden ser nefastas. El lenguaje verbal y no verbal violento hiere y deteriora las relaciones, una vez que se pronuncian o se hacen, una relación ya no volverá a ser la misma. Cuando se traspasa la barrera del respeto ya podemos hablar de violencia.

Las víctimas, normalmente, sí que son conscientes de la agresión física, sin embargo, no lo son tanto de los tonos de voz, las expresiones y gestos de desdén y desprecio, la limitación del espacio, el control de su vida social, las miradas, la indiferencia, los silencios…

La expresión verbal del que agrede está hiperbolizada, es decir, comunican sus sentimientos de forma poco realista, teatralizada. No sienten la emoción primaria de ira, experimentan furia y rabia, llevan las emociones negativas a la máxima potencia, puro instinto animal, no hay racionalización de las emociones. No saben gestionarlas y al no tener esta capacidad también tienen problemas para entenderlas en los demás. Por eso, tienen tantas dificultades para empatizar. Si no son capaces de detectar las emociones en sí mismos, no llegarán a entender el impacto que tienen sobre los demás.

Eligen el modo más extremo de manifestar lo que sienten, pero su objetivo no es transmitir sus emociones, sino violentar al otro. Sin embargo, nunca consiguen el efecto deseado, ya que estas hipérboles generan lo opuesto a lo que buscan y en lugar de llamar la atención o impresionar (al principio sí que lo consiguen), los demás, al final, terminan por insesibilizarse, lo que genera aún más frustración en ellos y van aumentado su escala de violencia.

Los agresores utilizan además un discurso reiterativo, repiten hasta la saciedad las mismas frases para estigmatizar al otro y marcar ‘su realidad’ (“es que ya no me quieres como antes y por eso no haces lo que te pido”, “si me dejas no quiero vivir”, “lo hago porque te quiero”). Es una forma de manipulación que traspasa la responsabilidad y la culpa al otro, este intento se realiza por la vía más primaria: inocular las palabras en la conciencia del otro; y por eso precisamente anula al interelocutor.

Suelen ser personas con muy baja autoestima e intentan por todos los medios disminuir la de su pareja, de aislarla, para retenerla. A través de su forma de hablar, suelen hacer uso de la ironía para dar pie a la ambigüedad a lo que hacen o dicen. Con su lenguaje corporal intimidan a la víctima a través de los gestos y apoyándose en amenazas verbales acompañadas por gritos que responden al perfil del estilo comunicativo de una persona agresiva. Pero tan pronto abofetean e insultan como abrazan, lloran e imploran perdón. Y eso es lo peor, el refuerzo intermitente, ya que combinan estás agresiones con gestos de amor, regalos, caricias, piropos… mantienendo así la relación en el tiempo.

Por último, quería destacar una forma de manipulación muy típica y silenciosa de este tipo de agresores, y es la de ‘hacer luz de gas‘. Esta estrategia consisiste en provocar que alguien dude de sus propios sentidos, de su razón, e incluso de la realidad. El agresor hace que su víctima dude de sí misma, a través de la asunción de información falsa como verdadera, de la negación de la realidad “yo nunca te empujé, solo te estaba sujetando para que te calmaras”, “jamás he dicho eso”, “¿de verdad no recuerdas que todo esto lo empezaste tú?”.

En mi opinión, es una de las formas más peligrosas y sibilinas de anulación, la víctima realmente siente que está perdiendo la cordura y es capaz de cuestionar su culpabilidad y responsabilidad en las agresiones que recibe. Quien hace luz de gas es capaz de afirmar que ocurrieron cosas o no con una seguridad y una firmeza tal que resultan creíbles y la víctima comienza a pensar que “igual soy yo que exagero”, “puede que no tenga razón”, “quizá no recuerdo bien lo que pasó”. El agresor quiere inocular en el otro la sensación de histerismo, puede conseguir anular la voluntad del otro y distorsionar la realidad sin que su víctima se de cuenta.

Es muy difícil ser consciente de que podemos ser víctimas de esta manipulación tan sutil. En la terapia con las víctimas se les sugiere anotar todos los detalles de lo que ocurrió, palabras, expresiones, gestos, acciones, sentimientos, etc, antes y después de la agresión, elaborar una especie de diario que les haga registrar la secuencia conflictiva de un modo fiel a la realidad y tendrá argumentos para defenderse con firmeza de que los hechos ocurrieron de una determinada manera aunque la otra persona insista.

El amor no duele, no te humilla, no provoca ansiedad, histeria, no hace que pierdas la cordura. El amor debe ser calma, libertad, equilibrio, un refugio seguro…

 

 

 

¿Tienes inteligencia emocional?

Es un concepto muy de moda, aunque lo cierto es que ya el psicólogo Edward Thorndike, en el año 1920 y con el término de inteligencia social, estableció las bases”para comprender y dirigir a las personas y actuar sabiamente en las relaciones humanas. Si bien, el mayor precursor es el psicólogo estadounidense Daniel Goleman quien en 1995 publicó el libro ‘Emotional Intelligence’.

Fotografía Pixabay

Todos creemos tener este tipo de inteligencia, pero no es tan habitual como pensamos. Lo bueno es que se puede trabajar y desarrollar si no somos emocionalmente inteligentes de un modo innato. La Inteligencia Emocional (IE) es una habilidad, una capacidad que todos podemos ‘activar’ para identificar, entender y gestionar las emociones correctamente. Las personas con alta IE no se asocian con una ausencia de emociones negativas, siempre decimos que éstas también son útiles y necesarias, sin embargo, son capaces de manejarlas de un modo constructivo para superar las adversidades.

La IE es importante para el desarrollo vital en diferentes áreas, los resultados de la investigación en la materia son sorprendentes, ya que correlacionan la IE con el mejor desempeño escolar, laboral, y por supuesto con una red de relaciones sanas y exitosas. Vamos a ver si te sientes identificado con los rasgos que caracterizan a las personas con alto índice de IE:

  • Actitud empática: Entender la postura de los demás y vivir como propios sus sentimientos.
  • Los valores y emociones que dirigen sus vidas son positivos y negativos a partes iguales: Utilizan lo positivo para no caer en la crítica improductiva y lo negativo para aceptar la realidad y detectar dificultades objetivas cuando las haya. Por esto, prácticamente su autoestima nunca se daña.
  • Expresan sus emociones: Tanto verbal como corporalmente tienen la capacidad de transmitir sus sentimientos a los demás para pedir ayuda o para reforzar y compartir sus estados más pletóricos.
  • Toleran mejor la frustración y aceptan el cambio: Son personas persistentes y concienzudas con lo que se propongan, canalizan muy bien el miedo al cambio y no permiten que éste les paralice.
  • Saben decir ‘sí’ o ‘no’ firmemente: El autocontrol y la asertividad les caracteriza. Son concretos en sus decisiones, reduciendo así el estrés que produce la incertidumbre.
  • No solo pretenden conseguir recompensas inmediatas: No se dejan llevar por el refuerzo a corto plazo si son conscientes que a la larga la decisión no resultará fructuosa.

Y tú… ¿tienes inteligencia emocional?

*También te puede interesar:

Las emociones sí que ayudan a tomar mejores decisiones

Los gestos pueden revelar si nuestras emociones son positivas o negativas

Edgar Allan Poe nos dio la clave para ‘leer’ las emociones de los demás

“Solo respira”: los niños nos enseñan en 3 minutos cómo gestionar las emociones

‘Todo el bien y todo el mal’: una novela con el lenguaje corporal como protagonista

“¿Cree que habría llegado hasta aquí si tuviera que plantearme todas y cada una de las decisiones que tomo?” -piernas cruzadas, manos juntas sobre las rodillas, ausencia casi absoluta de gesticulación- 

(…) Nunca se debe interrumpir al candidato cuando habla, hay que dejar que se explique, pero es importante apuntar las incoherencias que detectemos en su discurso.

 

En el último post os recomendé un documental sobre el lenguaje del cuerpo, hoy os traigo una joya en forma de historia: Todo el bien y todo el mal, de la autora Care Santos.

La protagonista de la novela, Reina, sabe leer a las personas, está entrenada para ello y las empresas más importantes del mundo se sirven de sus habilidades para seleccionar al candidato ideal. Es toda una delicia aprender sobre comunicación no verbal recreando situaciones tan cotidianas como una entrevista de trabajo, tal y como podemos apreciar en el párrafo que introduce este artículo.

A pesar de la capacidad de la protagonista y el manejo exitoso de situaciones y negociaciones críticas en su trabajo, también se desmorona cuando debe afrontar un grave acontecimiento familiar que le demostrará de la peor manera posible hasta qué punto es vulnerable. La trama se desarrolla en una atmósfera de verdades y mentiras, de decisiones que marcaron un camino difícil de reconducir y de secretos que salen a la luz tambaleando los cimientos del hogar.

Os confieso que es uno de los proyectos más enriquecedores en los que he participado, el interés de la autora por el asesoramiento en psicología emocional, la comunicación no verbal y la detección de la mentira ha dado como fruto un relato muy didáctico integrado en una trama fascinante que te atrapa desde el principio. Ha sido todo un honor aportar un pedacito de mí a este magnífico trabajo.

Epero que lo disfrutéis y me contéis vuestras impresiones.

 

El robot que transmite sentimientos acaba de ‘nacer’

La Universidad de Osaka se encuentra a la vanguardia de los avances en robótica. Los investigadores son muy conscientes de la importancia del comportamiento no verbal a la hora de recrear la comunicación humana, esto se ha convertido en su mayor reto. Ya en el año 2011 realizaron la primera publicación sobre unos modelos de cabezas robótizadas capaces de simular las expresiones emocionales básicas en el rostro (alegría, miedo, ira, tristeza, sorpresa y asco). Ahora en 2018 vuelven a realizar una revisión de la primera versión y el resultado es sorprendente (pincha aquí para acceder al estudio completo).

La reciente actualización hace que sus expresiones sean más infantiles y puedan transmitir sentimientos de manera efectiva. Por lo tanto, tienen una gama más alta y más profunda de emociones que pueden conducir a una mejor interacción con los humanos.

Los estudios fueron exhaustivos en la investigación de las expresiones faciales de Affeto (así se llama el ‘muñeco’ en cuestión). Para marcar las expresiones tomaron como referencia hasta 116 puntos faciales diferentes de un modo tridimensional, estudiando la deformación y contorsión facial para que el movimiento fuera más preciso. Finalmente, midieron estos movimientos a través de un modelo matemático para cuantificar los datos en patrones de movimiento.

La versión actual de esta cara de robot infantil se crea con el objetivo de mostrar las expresiones de un niño de uno a dos años. Se está utilizando para estudiar las primeras etapas del desarrollo humano en el contexto social.

Como comentamos, la recreación de este rostro se reveló por primera vez en 2011. Sin embargo, éstos no tenían una apariencia realista de la cara de un niño, por lo que afectó enormemente a la interacción. En muchos casos, las personas no podían hablar naturalmente con los robots como lo harían con los humanos. Ahora, con esta nueva cabeza androide infantil, los investigadores esperan superar este desafío y avanzar en la relación humano-robot.

No os perdáis el vídeo porque es impresionante. ¿Qué os parece? Da bastante miedito, ¿no?

 

 

*Fuente:

Universidad de Osaka

The article, “Identification and Evaluation of the Face System of a Child Android Robot Affetto for Surface Motion Design” was published in Frontiers in Robotics and AI at DOI: https://doi.org/10.3389/frobt.2018.00119.