BLOGS
Lo que no nos cuentan Lo que no nos cuentan

"Cerré mi boca y te hablé de mil maneras silenciosas". Rumi

Archivo de la categoría ‘comunicación’

Paula Echevarría confirma verbal y no verbalmente la crisis con David Bustamante

No soy muy seguidora de la prensa rosa pero he recibido un aluvión de propuestas para analizar el comportamiento no verbal de Paula Echevarría hablando de su situación actual con David Bustamante tras las filtraciones de crisis/ruptura. Lejos de la rumorología  y demás valoraciones, me han parecido ciertamente muy interesantes las imágenes y declaraciones de la actriz en rueda de prensa, ya que son el vivo ejemplo de lo que estudiamos en detección del engaño.

La filtración fisiológica es una de las más visibles que he visto nunca. Sonrisa nerviosa, boca seca (constantemente se moja los labios), sudor, tartamudeo, al inicio se detectan hasta microexpresiones de miedo. Estaba muy, muy, exaltada y aterrada, a lo largo de su aparición también se detectan numerosas expresiones reales de intensa tristeza, sobre todo, al hablar del seguimiento de la prensa y de su hija.

Podemos ver algunos ejemplos de análisis de contenido (aunque daría para cuatro post). Ante la pregunta clave de ¿Qué pasa entre Paula y David? Ella dice que “nada, no pasa nada” para luego añadir “pasan cosas en mi casa“, es decir, admite que hay un acontecimiento novedoso, el caso es que no utiliza nombres calificativos (crisis, separación, etc), evita palabras con impacto emocional, dolorosas para ella en este momento. Continúa con “ese tema”, “si eso es así lo sabréis”, “yo no sé nada”, “cosas que se dicen”, “probablemente sea así”… podría llenar párrafos enteros con frases evasivas, palabras generalizadoras que eluden la verdad.

“Mientras David y yo no hablemos… mmmm… creo que…” (la interrumpen). Rotundamente afirma que, efectivamente, no hay comunicación entre ambos, que no se hablan. A la pregunta ¿Hay separación entre Paula y David? Ella responde: “Yo no he sido la que he sacado esa noticia”. Evidentemente, no está respondiendo a lo que le preguntan y además añade que “hay partes que se han publicado que sí son ciertas”. “David ha ido a su casa…” en ningún momento habla de nuestra casa.

No suelo mentir“… no parece muy creíble entonces el argumento, no suele pero lo hace (?). “El tiempo lo dirá”, se presenta como sujeto pasivo a los acontecimientos, evitando así la responsabilidad e implicación en lo que ocurra. El discurso en general es incoherente, denota falta de credibilidad de principio a fin y es un claro ejemplo de testimonio incongruente.

¿Aun alguien tiene alguna duda? Porque no hay ni un canal de comunicación que transmita unión entre la pareja… Por supuesto está en todo su derecho de no decir lo que no quiera decir, pero lo mejor en estos casos es: o no exponerse o prepararse muy bien un monólogo. La improvisación da lugar a que tu cuerpo y los lapsus respondan por ti…

El lapsus de Angelina Jolie al hablar de su divorcio con Brad Pitt

Angelina Jolie ofreció recientemente una entrevista a BBC World News ‘sincerándose’ sobre el duro trance sentimental que está atravesando tras su divorcio de Brad Pitt, podéis ver el momento clave de la entrevista en este vídeo:

No podemos saber si las preguntas de la periodista están ya pactadas previamente o realizadas de forma espontánea, lo cierto es que Angelina no se sorprende al escuchar la primera pregunta sobre el tema pero también lo es que se toma su tiempo para responder. En primer lugar, suspira profundamente para seguidamente apartar su mirada, es el único instante de la entrevista que lo hace de forma tan prolongada.

Puede interpretarse como incomodidad, ya que hasta se aprecia como aprieta la mandíbula, pero luego lo aprovecha para pensar, mira hacia abajo, cierra los ojos, se concentra para responder exactamente lo que quiere, su parpadeo y su cuerpo se paralizan, hay una carga cognitiva visible, controla y racionaliza perfectamente las palabras que va a pronunciar, aunque al final no puede evitar el lapsus inconsciente que realmente refleja el verdadero sentir de la actriz.

Angelina muy emocionada afirma que: “No quiero decir mucho acerca de esto, excepto que es un momento muy difícil. Somos una familia y siempre lo seremos. Pasaremos por este momento y esperemos ser una familia más fuerte” En este breve discurso muy pensado utiliza el plural de forma constante, quiere proyectar unidad, núcleo familiar permanente y que la separación les servirá como refuerzo.

Pero ante una nueva pregunta de la periodista, la actriz responde de forma más rápida y entonces manifiesta: “Mucha gente se encuentra en esta situación. Mi entorno, mi familia… todos estamos pasando momentos difíciles. Estoy centrada en mis hijos… nuestros hijos… y mi objetivo es encontrar este camino”.

En esta frase de repente se distancia del hecho, utilizando generalizadores (mucha gente está en esta situación). Pero además, tiene que corregirse a sí misma, puesto que lo que expresa es que está centrada en ‘sus hijos’, y aquí ya no hay unión, ni armonía, ni núcleo familiar; tras el lapsus, consciente de esta contradicción, se autorectifica enseguida con “nuestros hijos”.

Parece entonces que los lazos familiares no son tan idílicos como pretenden hacer ver al público, la separación está ahí, ya no hay ‘nosotros’ ni ‘nuestros’, que deja paso al ‘yo’ y al ‘mi’… vamos, lo habitual en una separación, pero ¡que no nos vendan lo que no es!

 

 

Las doctoras tienen una ventaja (no verbal) #DiaInternacionalDeLaMujer

Captura de un capítulo de la serie ‘Anatomía de Grey’

Fuera del contexto médico, las diferencias en el estilo de comunicación entre hombres y mujeres está bien documentada. Las mujeres revelan más información acerca de sí mismas en una conversación, tienen un estilo más cálido y más comprometido en su comunicación no verbal, alientan y facilitan a otros a hablar con ellas con mayor libertad y de una manera más cálida e íntima. A pesar de las diferencias de género en la conversación rutinaria, se especula sobre si estas diferencias son extrapolables al ámbito laboral.

He descubierto una investigación muy curiosa, se titula ‘Los efectos de género en la comunicación médica‘, de los autores Roter, Hall y Aoki, de la Universidad de Northeastern (Boston, Massachusetts). Y es que el género en el ámbito médico ha sido percibido como una posible fuente de variación en los aspectos interpersonales de la práctica médica, con la hipótesis de que las médicas facilitan el intercambio más abierto e igualitario, así como un ambiente terapéutico diferente al de los médicos.

Según la revisión de los investigadores, las doctoras se involucran mas proactivamente con el paciente, su charla contiene un lenguaje más positivo, y se dirigen a los demás con un enfoque más emocional. No hubo, sin embargo, diferencias de género evidentes en la cantidad, calidad, o la forma en la que se ofrece la información estrictamente médica. Respecto a la gestualidad, el estudio demostró que las médicas refieren los niveles más altos de sonrisas espontáneas y de escucha activa (asentir con la cabeza de forma sincera y natural).

Las visitas médicas con las doctoras son, en promedio, 2 minutos (10%) más largas que las de los médicos hombres. Curiosamente, encontramos la excepción en Obstetricia y Ginecología, especialidades en las que los hombres presentan un patrón diferente del que manifestaban en atención primaria, los médicos de sexo masculino demuestran los niveles más altos de discurso emocional, comparados con sus colegas femeninas.

¿Pero, y todo esto en que nos influye? Los estudios han relacionado directamente las habilidades de comunicación de los médicos con una variedad de resultados positivos, por ejemplo, con los niveles de adherencia a las recomendaciones terapéuticas, la mejora de los indicadores fisiológicos de control de la enfermedad, y la mejora del estado de salud física y mental del paciente.

Y me encantaría terminar con la reflexión (fundamental) que manifiestan los autores del análisis:

No sugerimos que todas o incluso la mayoría de las doctoras estén centradas en el paciente y los médicos varones no lo estén; existe un terreno mucho más común entre ambos que diferencias en sus patrones de comunicación. Por otra parte, los médicos, tanto hombres como mujeres, que son hábiles comunicadores pueden lograr rentabilizar sus tiempos con una entrega al paciente de calidad, una atención exclusiva y proactiva, incluso en marcos temporales restringidos.

Los médicos tienen la capacidad de mejorar sus habilidades de comunicación de manera significativa a través de la auto-conciencia, el auto-monitoreo, y la formación. Lo importante aquí es el reconocimiento del poder que ejerce el estilo de comunicación en la relación médico-paciente y de que ambas partes pueden beneficiarse de esta influencia, no se merecen menos…

 

¿Poner o no poner foto en el curriculum?

Una de las cuestiones que más me preguntan mis queridos lectores es por la relación que existe entre la comunicación no verbal y el trabajo. Cómo hacemos un curriculum para destacar, cómo comportarnos en una entrevista de trabajo, qué pequeños trucos corporales podemos realizar para incrementar nuestra seguridad… y ahora… ¿ponemos foto o no en el curriculum?

Actualmente, trabajo en recursos humanos, en mi rutina habitual me enfrento a la revisión de más de cien currículum diarios para diferentes puestos y diferentes perfiles, y sí, definitivamente agradezco muchísimo poder ver caras en pilas de papeles o en formato digital. Sin embargo, existen países como Gran Bretaña que no aceptan el uso de foto en el CV por su creencia en que el candidato puede ser rechazado por falta de rigurosidad o conocimiento del reclutador.

No estoy de acuerdo con ello por varias razones. Y no solo es mi opinión personal, si nos centramos por un momento en lo que pasa en nuestro país,  según una encuesta realizada por Infojobs, entre las empresas que publican las ofertas en el portal, los currículum con foto son tres veces más vistos por los reclutadores que los currículum que no incluyen foto.

Yo contrato personas no papeles, y es algo innato en el ser humano. Estudios científicos reafirman que la primera impresión es básica. Además, para hacernos esta impresión no podemos hacer otra cosa que fijarnos en un rostro. Esto se produce por la necesidad de comunicarse del ser humano, necesidad de no tener que decidir algo sin conocer físicamente al otro, aunque sea a través de una sola imagen y una pequeña historia de vida profesional a la que acompaña ese rostro. Queremos captar la mayor cantidad de información posible para no equivocarnos en nuestra selección y tener a una persona delante parece que ayuda. Y no es que el cerebro se base en prejuicios, lo que intenta es hacer una predicción.

Pero no solo esto, es que ver tu fotografía en el papel nos ayuda a recordarte. En un proceso de selección hablamos por teléfono con bastantes personas y a continuación, conocemos personalmente en entrevista a otras tantas. Si a esto le añades que estamos gestionando varios procesos a la vez… Al final has ves a mucha gente y, aunque tomes apuntes en todas las tomas de contacto con los candidatos, mirar un cv que tiene foto nos ayuda a recordar a la persona y cómo lo hizo en la entrevista.

De este modo, te diferenciarás del resto de candidaturas. Puede que haya dos cv muy parecidos en cuanto a contenido pero nunca dos caras podrán ser iguales. Es una forma de desmarcarse, de llamar la atención, causando el mismo efecto que si cuidamos el diseño de nuestro CV para hacerlo más atractivo.

Por último, hay que tener en cuenta que con tu imagen tienes una oportunidad más de mostrar tu lado más profesional de forma natural. Para ello la fotografía debe estar cuidada en esta línea, nada de una foto de la graduación, de fiesta, de viaje, o en el coche (sí, suele ser muy común, no sé por qué). Acude a un fotógrafo profesional especificando que usarás la imagen para incluirla en el CV, suele dar muy buen resultado.

Ya que sabemos que va a dar información de nosotros, aprovechemos para dar una buena imagen. Que sea profesional, que transmita energía, dinamismo, cordialidad o aquello que requiera la profesión a la que optamos.

También te puede interesar:

Cómo triunfar en una entrevista de trabajo a través de videollamada

La comunicación no verbal durante la entrevista de trabajo

No seas puntual en una entrevista de trabajo

¿Qué palabras son las mejores y las peores para incluirlas en el currículum?

Cómo triunfar en una entrevista de trabajo a través de videollamada

A día de hoy las entrevistas de trabajo, a través de plataformas como Skype, son cada vez más frecuentes. Gracias a la tecnología es mucho más fácil y funcional para ambas partes (reclutador y candidato) contactar y conocerse en un face to face, sin necesidad de desplazamientos físicos.

Este procedimiento puede tener muchas ventajas, sobre todo para el aspirante al puesto de trabajo, ya que estará cómodo en su casa o en un ambiente conocido, menos nervioso, menos agobiado por circunstancias externas que puedan complicar la puntualidad a una cita, etc. Estos tips pueden parecer muy obvios, pero os aseguro que llevo unos cuantos procesos de selección realizados a través de este medio, y veo errores repetidos que enturbian la imagen que proyecta el candidato.

  • En primer lugar, comprueba que tengas una buena conexión y el correcto funcionamiento de la aplicación que vayas a usar, diseñando también la luz, el enfoque, la distancia, etc. Una hora antes de la entrevista, por ejemplo, puedes contactar con un conocido para corroborar que todo marcha a la perfección.
  • Coloca el pc o la cámara a la altura de tus ojos o nariz. Este es uno de los errores más comunes, normalmente la gente se pone frente al portátil que se encuentra apoyado encima de una mesa, en ese caso se te verá desde abajo, es una perspectiva bastante pésima para tu imagen, ya que tu cara aparecerá distorsionada y hará que tu postura se encorve. Lo ideal es mantener una horizontalidad con la cámara que simule un encuentro real con otra persona.
  • Mantén una postura recta y erguida, pero con los hombros relajados, ayúdate siempre para ello de una silla con respaldo.
  • ¡Cuidado con el fondo que elijas! Sí, ya, parece una tontería, ¿no? Pues he llegado a ver pósters de grupos de música, imágenes de contenido político, fotografías familiares y demás efectos personales que no interesa mostrar. Elige un fondo liso y cuidado para no comprometernos de forma íntima con el entrevistador.
  • Mantén la mirada con la cámara, no mires constantemente tu imagen en el ‘cuadrito’ que sale en la pantalla. Es cierto que es incómodo mirar al objetivo, porque no podemos evitar desviar la mirada a la imagen del reclutador o a la nuestra propia, pero hay que intentarlo, al menos, la mayor parte del tiempo.
  • Vístete como si fueras a una entrevista al uso. No por estar en tu casa debes perder la formalidad y sobriedad del momento; evita también brillos o prendas y complementos que destellen en la pantalla.
  • No hagas movimientos o gestos bruscos. Asiente levemente y utiliza ilustradores pausados, la captura del movimiento no es como en la realidad y la velocidad se transforma en una mancha borrosa de la imagen.
  • Por último, ejecuta un ‘apretón de manos virtual‘. Ya que no hay contacto físico, debes cuidar una amplia y espontánea sonrisa al inicio y al final de la entrevista, acompañada de una leve reverencia con la cabeza, leve, muy leve. De esta forma regulamos el flujo de la conversación sin el contacto físico de por medio.

Y ahora… ¡a ponerlo en práctica!

También te puede interesar:

La comunicación no verbal durante la entrevista de trabajo

No seas puntual en una entrevista de trabajo

¿Cuántos segundos dura ‘la primera impresión’? (Y cómo conseguir que ésta sea buena)

¿Qué palabras son las mejores y las peores para incluirlas en el currículum?

El color de ojos da pistas sobre cómo somos

Científicos de la Universidad de Orebro en Suecia estudiaron a 428 sujetos para ver si su personalidad se relacionaba con el iris del ojo. Encontraron que nuestro color de ojos se ve afectado por los mismos genes que forman nuestros lóbulos frontales, por lo tanto hay comportamientos que comparten las personas con iris similares.

El Dr. Anthony Fallone de la Universidad de Edimburgo ha estudiado los vínculos entre los ojos y la personalidad.  “El ojo está tan estrechamente ligado neurológicamente al cerebro que se podría decir que es la única parte de nuestro cerebro que se puede ver desde el exterior. Parecen dar pistas vitales de nuestra función cerebral“.

(Worthy, 1999), realizó un estudio sobre el color de ojos tanto en humanos como en no humanos y llegó a la conclusión de que las personas con ojos oscuros se especializan en conductas que requieren sensibilidad, velocidad y respuestas reactivas, por ejemplo, son mejores defensas de fútbol y bateadores de béisbol.

Mientras que aquellos individuos de ojos claros se especializan en conductas que requieren vacilación, inhibición y respuestas autorreguladas, serán por ejemplo buenos jugadores de medio campo, encestadores en tiro libre en baloncesto y magníficos lanzadores de béisbol.

Lee el resto de la entrada »

#BlueMonday Hoy es el día más triste del año ¿soluciones (no verbales)?

Hoy 16 de enero es el día más triste del año según una fórmula matemática elaborada en el año 2005 por Cliff Arnal, de la Universidad de Cardiff (Reino Unido).

El frío y las precipitaciones, así como la necesidad de pagar impuestos y el deterioro del estado de ánimo después de las vacaciones navideñas son los aspectos principales que contribuyen a la mala fama del ‘Blue Monday’, calculado a través de la fórmula [W+(D-d)]xTQ/MxNA, que se basa en factores como el tiempo atmosférico (W), la deuda (D), el sueldo mensual (d), el tiempo transcurrido desde Navidad (T), el tiempo transcurrido desde que alguien trata de abandonar un mal hábito (Q), los bajos niveles de motivación (M) y la necesidad de actuar (NA).

Además, a diferencia de años anteriores, el ‘Blue Monday’ de 2017 será “aún más deprimente”, advierte el autor de la teoría.

“Los factores de la depresión estacional convergen el ‘Blue Monday’ y las preocupaciones adicionales hacen que el de 2017 sea aún más deprimente que en los años anteriores”, sostiene Arnal, citado por ‘The Telegraph’. Los factores extra se deben a la incertidumbre y los temores sobre Donald Trump y el ‘Brexit’, explica Arnal, que también ha señalado que la gente está preocupada por la muerte de muchas personas famosas, lo que “les recuerda sobre su propia mortalidad”.

A pesar de la ciencia real o no que haya en el diseño de esta controvertida fórmula, lo cierto es que al final se convierte en profecía autoincumplida al centrar nuestro pensamiento en la negatividad de estos factores que hemos comentado.

Para darle la vuelta a este día juega un papel decisivo todo lo que transmitimos sin palabras, a los demás y a nosotros mismos. Practicar un lenguaje corporal positivo y empático aumenta automáticamente nuestro bienestar interior y actúa como facilitador de todo tipo de relaciones.

Sonríe aunque no te apetezca. Se ha demostrado científicamente que sonreír, aunque tu estado afectivo o sentimientos no sean de alegría, ayuda a cambiar dicho estado emocional. Un estudio de Strack, Martin y Stepper concluyó que la pose facial determina la intensidad del estado afectivo. Es decir, aunque finjas una sonrisa, poniendo un lápiz entre tus dientes tu cerebro interpretará una expresión facial positiva y producirá las hormonas y neurotransmisores que correspondan con ese estado placentero.

La técnica del lápiz tiene una explicación sencilla: cuando se sujeta el lápiz con los dientes se favorece la activación de los dos músculos faciales llamados cigomáticos de la cara (que son los implicados en la sonrisa). En cambio, cuando se sujeta con los labios se impide su activación, y se activa un músculo contrario, el orbicular de la boca, las comisuras caen y favorecería la tristeza.

No olvidemos tampoco nuestro cuerpo, ¿recordáis las posturas de poder? Ya vimos cómo estos podían aplicarse a una entrevista de trabajo para transmitir más seguridad, o a la docencia para comunicar autoridad. Hoy también, ayúdate cambiando tu corporalidad. ¿Cómo? Levanta, abre, y mueve los brazos, camina erguido/a (a lo John Wayne) , ponte tu canción favorita y baila, o incluso salta durante unos segundos,  Y si, además de todo esto, practicas ejercicio aeróbico conseguirás liberar las ansiadas hormonas de la felicidad. ¿No es precisamente lo que necesitas hoy más que nunca?

El olor y el sabor dulce. Lo confirmó un estudio llevado a cabo por el Rensselaer Polytechnic Institute de Troy (Nueva York): el olor a dulce te pone de buen humor (lo comprobaron con personas que estaban cerca de bollos de canela y otros dulces). Y tal y como pensábamos, los expertos explican que hay alimentos que inciden directamente sobre la serotonina en el organismo.

Este neurotransmisor afecta zonas del cerebro relacionadas con la sensación de confortabilidad, de tranquilidad, de relajación, o de todo lo contrario. Cuando está baja en sangre, lo habitual es buscar cualquier alimento dulce, con harina, azúcar, chocolate o dulce de leche. Este mecanismo natural se da porque los hidratos de carbono ayudan a subir el nivel de serotonina. Por eso dicen que el chocolate da placer y funciona como un antidepresivo.

Para acabar, os dejo una reflexión de Teresa Baró, experta en lenguaje corporal, y aunque no comulgo con mucho de lo que enseña sobre esta materia, debo reconocer que esta clave sobre comunicación es fundamental para un día como hoy:

La comunicación de calidad se basa en la generosidad. Cuando ponemos el acento en el otro y no en nosotros mismos, cambia todo. En el momento en que los pensamientos, las ideas, las emociones o el ser completo del otro me interesan más que los míos propios dejo de pensar egoístamente en mi y esto es percibido por el otro, que estará más predispuesto a imitar mi actitud que a levantar barreras.

¡Sean felices! 🙂

¿Alguna vez una mirada te ha dejado sin habla?

Si la respuesta es afirmativa no te preocupes, la ciencia nos demuestra que esto es muy normal. Un estudio realizado por los psicólogos Shogo Kajimura y Michio Naumura (Departamento de psicología cognitiva de Universidad de Kyoto, Japón), y publicado recientemente en la revista Cognition, concluye que mantener contacto visual interfiere en la realización de otras actividades como mantener una conversación. La rapidez y correcta elección de las palabras parece verse mermada cuando miramos o nos miran a los ojos. El experimento deja entrever que existe la posibilidad de que ambas acciones compartan recursos cognitivos.

Pero ¿Por qué al iniciar una conversación lo correcto es mirar a los ojos al interlocutor? Es la única forma que tenemos de conectar con alguien desconocido, los ojos de una persona nos indican hacia dónde dirige la atención. El contacto visual es una de las herramientas más potentes de la comunicación no verbal, y un elemento clave de la escucha activa. Funciona como un interruptor: enciende y apaga nuestra conexión con los demás, y nos hace parecer accesibles, atentos, seguros y confiables.

Aunque parezca contradictorio el sentido de la vista resulta fundamental a la hora de escuchar realmente a los demás. La ausencia de contacto visual nos hace invisibles y transmite que no deseamos comunicarnos, muestra indiferencia, inseguridad, falta de interés o vergüenza. El contacto visual es un comportamiento regulador de la comunicación y, frecuentemente, se convierte en comunicación por sí mismo. La mirada puede ser ‘el mensaje’ y prescindir de palabras para transmitir una idea o un sentimiento, hay miradas de seducción, cómplices, pícaras, de pena, miradas que amenazan, que preguntan o responden, que nos dicen todo sin articular palabra.

¿Cuánto hay de cultural y cuánto de fisiológico? Existe un componente cultural importante, está claro que en la mayoría de culturas las personas se sienten más cómodas si la mirada es recíproca y relativamente constante durante una conversación, pero en algunas culturas el contacto visual directo se considera irrespetuoso.

Y también una raíz significativamente biológica. La zona de los ojos, en concreto, es especialmente expresiva, porque está rodeada de pequeños músculos muy sensibles que reaccionan ante cualquier reacción de nuestro sistema límbico, la parte del cerebro más relacionada con los sentimientos. Además, encontramos su importancia también en el mundo animal. Cuando nos mira un extraño durante mucho tiempo podemos percibir amenaza y experimentar ansiedad o miedo. Esta reacción es muy frecuente en los animales, que se sienten amenazados si un humano los observa fijamente a los ojos.

 

 

Chuleta de lenguaje corporal para escritores

Si bien es cierto que todos apreciamos la información que se transmite a través de los gestos o el tono de voz, también lo es que no somos del todo conscientes de lo mucho que comunica el lenguaje corporal cuando expresamos una interacción de forma escrita o la representamos a través de una interpretación ficticia. Guionistas y escritores diseñan cuidadosamente la escena, la trama y el perfil de los personajes, pero introducir pequeños matices sobre la conducta no verbal marcará la diferencia y potenciará la credibilidad inconsciente del relato.

La tarea por tanto será la de imaginar que pasa una tarde con su personaje principal, su objetivo es darse cuenta de todo lo posible: todos los detalles que pudo no haber pensado a priori y considerar cómo se reflejan, no sólo de cómo el personaje se ve a sí mismo, sino también de cómo quiere ser visto, de lo que proyecta, y preguntarse, ¿está enviando el mensaje que se propone?

Para no alargar demasiado el post, dejaré al final unos links interesantes para tener en cuenta a la hora de describir las interacciones de los personajes. Lo importante es que todos los canales sean coherentes y vayan en el mismo sentido, o no, si lo que queremos provocar en el lector es que hay algo que no encaja en él para evocar misterio o sospecha. La apariencia, el tono de voz y las expresiones faciales serán fundamentales (sobre todo las emociones básicas), una constante a lo largo de la historia para transmitir las emociones; al igual que los gestos.

Una mayor participación del cuerpo en el relato genera en el receptor una experiencia afectiva más fuerte, facilitando la sensación de presencia en el entorno de la trama. Permite aspectos afectivos propios de las relaciones humanas y desencadena el afecto positivo propio de la emoción. La expresión corporal no solo será un elemento que nos ofrezca señales sobre la emoción de la persona que la realiza, sino también sobre determinados rasgos de su personalidad. Algunos ítems de interés:

  • Hombres y mujeres con un alto nivel de poder miran a su interlocutor a los ojos mientras hablan, pero no lo hacen mientras escuchan, e invaden el espacio personal de los demás.
  • En cuanto a la postura corporal, se percibe como personas con un alto nivel de poder a aquellas con una postura erguida del cuerpo y ligeramente inclinada hacia adelante; también interrumpen más las conversaciones.
  • Con carácter general, respecto de la expresión corporal, gestual o postural, parece quedar demostrado que la percepción de estímulos aversivos se asocia con la extensión muscular, mientras que los estímulos apetitivos con la flexión.
  • En la persona que genera la expresión, por tanto, los gestos relativos a la emoción de ira serán extensivos, de apertura del cuerpo, dada la naturaleza aversiva de dicha emoción y en el caso de la expresión de miedo, se generarán movimientos musculares de flexión produciéndose un encogimiento del cuerpo dado el carácter afiliativo que se pretende a través de la expresión corporal de miedo.
  • Importantes también los gestos reguladores, me acerco a lo que me interesa, me alejo de lo que me causa rechazo. Os dejo aquí un ejemplo de análisis de una escena de la serie Homeland, (el artículo no me gustó porque contiene datos erróneos, pero sí el ejemplo analizado).
  • Indispensable, tener en cuenta las peculiaridades de comunicación de cada cultura, etnia o región.

Espero que esta información os resulte útil y tengáis en cuenta ciertos patrones fiables sobre la comunicación no verbal que potencien el diseño de vuestros personajes y el desarrollo de la narración:

Hans, el insólito caballo capaz de leer el lenguaje corporal

El caballo Hans durante una actuación

El caballo Hans durante una actuación

Mi amigo Sergio Colado me enviaba hace unos días una de las historias más bellas que he leído jamás sobre comunicación no verbal, con un caballo como protagonista. Clever Hans era un caballo alemán que gozó de fama mundial en los inicios del siglo XX.

Este caballo fue entrenado por Wilhelm Von Osten, profesor de matemáticas y frenólogo, para que, mediante golpes de la pata delantera, llevara a cabo cálculos matemáticos en un público. El caballo hizo grandes presentaciones públicas donde le hacían consultas matemáticas sobre sumas, restas, multiplicaciones y divisiones, y el animal “respondía” correctamente pateando en el suelo.

Von Osten comenzó enseñándole a Hans los símbolos que representan los números del uno al diez escribiéndolos en una pizarra, de forma que el caballo pudiera reproducirlos golpeando el suelo con sus cascos. Después de ser adiestrado durante algún tiempo Hans era aparentemente capaz de resolver problemas básicos de matemáticas. Con el tiempo llegó a decir la hora, calcular el calendario y distinguir tonos musicales.

Ante las dudas de los científicos sobre la supuesta inteligencia animal se creó una comisión especial encabezada por el psicólogo Oskar Pfungst en 1907. Descubrieron que Hans contestaba correctamente si las personas a su alcance visual sabían la respuesta. Esto era debido a que los observadores adoptaban una postura de expectación y aumentaban la tensión del cuerpo mientras Hans pensaba o empezaba a contar. Cuando llegaba al número correcto de golpes, los observadores se relajaban y hacían un ligero movimiento con la cabeza que era para el caballo la señal de dejar de golpear.

Pfungst descubrió en su metodología de investigación, que el caballo respondía directamente a señales involuntarias en el lenguaje corporal del entrenador humano, que tenía las facultades para solucionar cada problema. El entrenador era completamente inconsciente de que él proporcionaba tales señales. Esto se debía a que el adiestramiento al que había sido sometido Hans le hacía responder y dejar de golpear el suelo con sus cascos en función de sutiles e inconscientes señales corporales de Von Osten ‒cambios en la postura, expresiones faciales e incluso el ritmo de la respiración‒. Con cada uno de los golpes de Hans la tensión de Von Osten parecía ir en aumento y cuando llegaba a la respuesta correcta desaparecía por completo, algo que no ocurría cuando Von Osten desconocía la respuesta.

Para demostrar su teoría Pfungst asumió el papel de Hans y trató de responder a problemas matemáticos basándose únicamente en el lenguaje corporal. Además, al taparle los ojos a Hans se acabaron las respuestas. Entonces se dieron cuenta de que la inteligencia de Hans no residía en su capacidad de comprender órdenes verbales, sino en su capacidad para responder a movimientos casi imperceptibles e inconscientes de su entrenador. Era un experto en lectura del comportamiento no verbal de Von Osten.