Entradas etiquetadas como ‘apego’

Sexo, amor y apego, ¿todo junto o por separado? #SanValentin

Os recuerdo la frase de Antonio Damasio “Conocer la fisiología de la digestión no nos impedirá saborear un buen bistec”. No dejaremos de paladear el sentimiento más hermoso del que disponemos los humanos (y los animales) si profundizamos sobre los mecanismos cerebrales que hacen que se produzca. Porque sí amig@, el amor está en el cerebro.

Y gracias a Fisher sabemos además que no es una emoción. Helen Fisher es una de las investigadoras que más ha estudiado la neurobiología del amor. Tras sus experimentos ha reconvertido las concepciones más arraigadas sobre el amor, y repetiré mil veces la palabra amor porque no tiene sinónimos, los que aparecen en el diccionario (pasión, ternura, apego, cariño, aprecio, idolatría… etc) son otra cosa, tienen un matiz diferente que no consiguen englobar todo lo que significa el amor.

Antes se consideraba que el amor sólo implicaba una gama de distintas emociones que abarcaban desde la euforia hasta la desesperación. Tras sus investigaciones, Fisher llega a la conclusión de que el amor es un poderoso sistema de motivación, un impulso básico de emparejamiento. Pero, ¿Por qué es un impulso y no una emoción?

  • El amor romántico se centra en obtener la gratificación de una recompensa específica: el ser amado. Por el contrario, las emociones están ligadas a infinidad de objetos, tal como puede ser el miedo, que se asocia a la oscuridad, a las alturas, a la soledad, e infinitos temas de fobia.
  • No existe una expresión facial concreta para el amor, al contrario que las emociones básicas y sociales. Sí que puede contener una serie de patrones de comportamiento habituales (ya os las conté en el post: El secreto no verbal de las flechas de Cupido) pero éstos dependen de la cultura, el género, la personalidad, el aprendizaje… algo que no ocurre con las emociones.
  • Por último, el amor romántico constituye una necesidad, un ansia, un impulso por estar con el ser amado.

Para Helen Fisher, el amor romántico evolucionó en el cerebro para orientar toda nuestra atención y motivación sobre una persona específica. Pero esto no termina aquí. Para volver más complejo el amor, este sistema cerebral que genera una fuerza tan intensa como el amor romántico también se encuentra intrínsecamente relacionado con otros dos impulsos básicos para el apareamiento: el impulso sexual (deseo) y la necesidad de establecer vínculos profundos con la pareja (apego). 

Amor, deseo y apego son ‘controlados’ por tres sistemas cerebrales y circuitos neuronales distintos, también por diferentes neurotransmisores y producción de hormonas. Cada uno de estos tres sistemas cerebrales evolucionó para cumplir una función específica para el apareamiento. El deseo evolucionó para permitir la reproducción sexual con casi cualquier pareja más o menos adecuada. El amor romántico permitió que los individuos se enfocarán en una sola pareja a la vez, de tal modo que se ahorrase tiempo y energía el tiempo considerable para el cortejo. Y el apego dio lugar a que hombres y mujeres estuviesen juntos durante el tiempo suficiente para la crianza de un hijo.

Según Fisher, tales sistemas no siempre se dan en este orden, ni con una misma persona. Es posible sentir atracción sexual por una persona, amor romántico por otra y un profundo apego por otra distinta. Esta teoría abre un interrogante al intentar explicar una conducta tan interesante como la infidelidad. Pero esto da para otro post… 🙂

¡Feliz día del Amor! Libre, cómplice, propio, generoso y sin chantajes.

 

 

*Referencia: Psicología y Mente.

 

 

El vínculo entre humanos y perros es muy similar al de padres e hijos

He conocido gente que se mofa y le parece exagerado el trato que algunas personas les dan a sus perros, gente que, claro está, no tiene en casa animales; solo aquél que tiene en su familia un animal sabe lo que se les llega a amar.

Estudios realizados por científicos del departamento de Ciencia Animal y Biotecnología de la Universidad Azabu, en Sagamihara (Japón), demuestran que la oxitocina, conocida popularmente como la hormona del amor, es la responsable de que la conexión que se establece entre un perro y su humano sea tan fuerte como la que se crea a nivel biológico entre padres e hijos.

Simplificando mucho, el simple contacto visual es suficiente para crear ese amor. Cuando una madre mira a su bebé a los ojos, los niveles de oxitocina del bebé aumentan, lo que hace que el bebé vuelva a mirar a los ojos de su madre y que esta a su vez libere más oxitocina, desencadenando una retroalimentación positiva que, según estudios, crea un fuerte vínculo emocional entre la madre y el niño, lo que contribuye a la supervivencia de la especie.

Los investigadores del equipo japonés liderado por Takefumi Kikusui querían averiguar si ocurría lo mismo con los perros. En el experimento, los propietarios debían mostrarse afectuosos, acariciar a sus animales, hablar con ellos y mantener contacto visual constante.

Pues bien, en este caso, los niveles de oxitocina de ambas especies también aumentaron tras el contacto visual prolongado. Cuanto más contacto visual, mayor aumento muy significativo en los niveles de la hormona en el cerebro. Las conclusiones del estudio son contundentes: “El mismo mecanismo de conexión, basado en el aumento de la oxitocina al mirarse, que fortalece los lazos emocionales entre las madres y sus hijos, ayuda a regular también el vínculo entre los perros y sus dueños.”

*Fuente: The Objective.

¿Tú también has sentido vibrar el móvil sin que hubiera llegado nada? Tiene explicación

Lo has sentido y lo sabes. Estás convencido de escuchar o notar cómo tu móvil vibraba o incluso sonaba pero cuando consultas la pantalla no hay ninguna notificación nueva.

adicto-movilHoy por hoy la comunicación es verbal, no verbal y telefónica. Es una realidad y tenemos que aceptarlo, todos estamos enganchados al móvil, ya sea por motivos personales o laborales no podemos pasar sin él. Este nuevo hábito ha desarrollado una serie de síndromes hasta ahora desconocidos para la psicología.

A esta novedosa ‘patología’, surgida de la era digital, se la conoce como Síndrome de la Vibración Fantasma. Un reciente estudio, realizado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan, ha determinado que ciertos tipos de personas son más propensas a sufrir este síndrome. La investigación, en la que han participado más de cuatrocientos estudiantes de la Universidad de Michigan, buscaba determinar si las personas con ansiedad del apego (es decir, aquellos que constantemente anhelan sentirse reafirmados por sus amigos) eran más propensas a sufrir el síndrome a diferencia de las personas que intentan evitar la intimidad social.

Pues bien, sus hipótesis iniciales fueron confirmadas: las personas con mayores niveles de ansiedad sufrían el síndrome que les hacía sentir vibraciones, notificaciones y llamadas.  Por supuesto, la relación entre ansiedad y un uso excesivo del móvil no es nada nuevo. El año pasado, un grupo de científicos de la Escuela de Medicina de Dow Internacional exploró una posible relación entre los trastornos del sueño, la ansiedad y el síndrome de la vibración fantasma.

Más de cien estudiantes de medicina fueron encuestados sobre sus hábitos de sueño; el 93% dijeron que utilizan su teléfono antes de ir a dormir, y el 59% aseguraron que se despiertan durante la noche cuando escuchan el timbre del móvil. Casi todos los que respondieron, revelaron haber experimentado el síndrome de la vibración fantasma en algún momento de sus vidas.

Nadie tiene por qué alarmarse pero tendremos que hacer examen de conciencia para poner remedio a este insólito padecimiento… A mi me ha pasado un par de veces… ¿y a vosotros?

*Fuente: PlayGroundNoticias