Entradas etiquetadas como ‘show’

Las razones por las que deberías ver ‘Maestros de la costura’

Sí, RTVE ha copiado la fórmula de Masterchef en su último estreno cambiando los fogones por las máquinas de coser, los cuchillos por las tijeras y la chaquetilla por el acerico.

El acerico del que os hablaba. RTVE

Es tan parecido que solo han tenido que cambiar el “¡A cocinar!” por el “¡A coser!”. Pero qué le vamos a hacer, si algo gusta se repite y punto.

Ya te interesen o no los concursos televisivos, Maestros de la costura tiene algunas cosas por las que merece la pena verla (o al menos, esta es mi opinión después de su estreno anoche) si te gusta la moda:

  • Por el jurado: Lorenzo Caprile, Maria Escoté y Alejandro Gómez Palomo (Palomo Spain) son los tres miembros del jurado. Tres diseñadores que representan la tradición, la creatividad y el genio.
  • Por las ideas que nos da el programa para transformar cosas que tenemos por casa y seguir utilizándolas. Cortar una manga y ponerle volantes, decorar el cuello de una sudadera bordando un hilo o añadir una sobrefalda a un vestido son algunas cosas de las que tomé nota para reciclar prendas.
  • Por lo que aprendemos: términos como “bies” u “ojete”, cortes y anchuras que nos quieren sonar de las reseñas de las pasarelas o alfombras rojas pero que no llegamos a conocer del todo…
  • Por los estilismos de la presentadora, jueces e invitadas. En el estreno, por ejemplo, Raquel Sánchez Silva empezó el programa con un David Delfín para pasarse después a un Pertegaz vintage.
  • Por Lorenzo Caprile, que te dará entre mucha risa y mucho miedo. Te reirás de sus ocurrencias (“¡Esto no son los Ángeles de Charlie!”) y al segundo te paralizará con sus cortes.
  • Por los concursantes que cantan o rezan mientras cosen. Cada uno se concentra como puede.
  • Por Eduardo Navarrete, que te sonará por ser el diseñador de uno de los vestidos más llamativos de la pasada edición de los Goya (el de Pepa Charro, que puedes ver aquí).

Pero para mí, el motivo más importante es porque debemos apostar por la moda española, porque el programa se centra en los diseñadores nacionales y porque ya era hora de darle a la “Industria del trapo”, palabras de Caprile, un espacio en la pantalla.

Cuando Victoria´s Secret se cargó el sujetador de dos millones de dólares

Más de 9 meses de planificación, un presupuesto para llevarse las manos a la cabeza y algunas de las mujeres más bellas del mundo sobre la pasarela. El martes por la noche tuvo lugar la grabación del desfile de Victoria´s Secret, y aunque tendremos que esperar hasta ver el show completo, la nueva colección de lencería ya ha venido para hacernos, a hombre y mujeres, la boca agua.

Boho-psychedelic. GTRES

La polémica de este año la trajo Kendall Jenner, que, a diferencia del resto de modelos que acudieron al casting, fue elegida sin tener que presentarse.

Todo apunta a que esta selección de último momento fue lo que provocó que Rihanna decidiera que no iba a cantar en el show ya que el fichaje de último momento podría haber dejado fuera a la veterana Jourdan Dunn. A la hora de promocionar el desfile, resulta mucho más jugoso (mediáticamente hablando) que el clan Kardashian-West se encuentre en el front-row en vez de la de Barbados sobre el escenario.

La conflictiva Kendall para Portrait of an Angel. GTRES

La conflictiva Kendall para Portrait of an Angel. GTRES

 

exotic butterflies

Exotic butterflies. GTRES

Ice Angels. GTRES

Ice Angels. GTRES

 

Pink USA. GTRES

Pink USA. GTRES

Pero el apocalipsis, el caos y la hecatombe estallaron en el último segmento cuando la modelo elegida para llevar el Fantasy Bra, Lily Aldridge, desfiló con ropa interior roja debajo del sujetador de dos millones de dólares (que si hubiera sido bonita pues pase, pero parecían de estas de lycra que venden en los puestos de mercadillo).

Parece ser que ese tipo de ‘lencería interior’ se coloca cuando el conjunto no se ajusta al cuerpo de la modelo a la perfección (algo que ya pasó con Gisele Bündchen). Desgraciadamente, el sujetador más caro del desfile se rompió mientras colocaban la otra pieza.

 

Fireworks. GTRES

Fireworks. GTRES

Protestas por las newbies, Behati Prinsloo abriendo el desfile por segunda vez, falta de originalidad (muchos modelos son repetidos de otros desfiles), fichajes en el último momento, artistas que se niegan a cantar, sujetadores millonarios que se rompen…un vigésimo aniversario que la firma difícilmente, podrá olvidar.

http://vicsecretmodels.tumblr.com/post/132958436621/2015-finale

 

Lo que no te atrevías a preguntar (pero deberías saber) sobre Victoria´s Secret

Roy Raymond, el fundador de Victoria´s Secret, quería crear la primera tienda de lencería en la que un hombre no se sintiera incómodo cuando fuera a comprarle prendas a la parienta (en serio, ¿habéis ido alguna vez a una tienda de lencería con un hombre? Si queréis pasar un buen rato, os lo recomiendo). La firma lencera más famosa del mundo le debe su nombre a la reina Victoria I de Reino Unido. Y no, el secreto de Victoria al que Raymond se refiere no eran las bragas de la reina, sino el corsé, esa prenda que se puso tan de moda en la época victoriana que servía para ensalzar los pechos las virtudes de quienes lo llevaran.

Su éxito comenzó cuando la marca fue comprada por The Limited, los que empezaron a realizar los Victoria´s Secret Fashion Show, o, en otras palabras, el único evento televisivo dedicado a una marca. Para el desfile, que requiere más de nueve meses de planificación, se seleccionan modelos en función de lo atractivas que les parezcan a otras mujeres, ya que el 98% de las clientas son féminas (somos consumidoras, pero no tontas). Y ojo, qué buen gusto tenemos, y sino, echadle un vistazo a algunas candidatas de este año:

http://allthingsvs.tumblr.com/post/125379795583


La estrella del desfile es, nada más y nada menos que, el Fantasy Bra, el sujetador del millón de dólares. “¿Pero por ese precio también plancha?” que preguntaría mi madre (según la buena mujer si algo es caro, debe ser muy útil, y por lo visto, nada más útil que planchen por ti). Pues no, no plancha, no está a la venta y se tardan más de 680 horas en confeccionarlo.

El Fantasy Bra forma parte de la segunda categoría de sujetadores, hay dos categorías: los ‘sujes’ que se hacen para llevar con ropa y los que se hacen para llevar sin ropa (guiño guiño). Es el sujetador más famoso del mundo al haber pasado por los pechos por las manos de varias modelos: Claudia Schiffer, Tyra Banks, Heidi Klum, Gisele Bündchen o Alessandra Ambrosio. Este año, la pieza le pertenece a Lily Aldridge (que digo yo que ya que es tan caro podían haberlo hecho un poco menos hortera).

http://allthingsvs.tumblr.com/post/132507283653/fireworks-fantasy-bra

Esta pieza de lencería, al igual que el largo de las faldas, puede predecir épocas de crisis y de crecimiento económico según un estudio realizado por CNBC. El de este año ‘solo’ cuesta 2 millones de dólares (calderilla en comparación con el de 15 millones que llevó Gisele en el 2000).

Imagino que os preguntaréis quién puede permitirse el sujetador. Nadie, literalmente. Estas piezas, que valen más que tu armario y el mío juntos, son diseñados exclusivamente para el desfile, después son desmontadas para volver a construir nuevos modelos, ya que tienen miles de piedras preciosas.

Aunque solo un Fantasy Bra fue vendido (el de 2012 por 2.5 millones), está el caso del sujetador que llevó Candice Swanepoel en 2013, único en la historia de Victoria´s Secret en comercializarse (un gran error en mi opinión. Si hubieran puesto un poco más de ganas y recursos igual les habría quedado una pieza con menos aspecto de ‘Todo a cien’).

A la izquierda, el Fantasy Bra (GTRES). A la derecha el primo lejano del Fantasy Bra (Victoria´s Secret)

A la izquierda, el Fantasy Bra (GTRES). A la derecha el primo lejano ‘choni’ del Fantasy Bra (VICTORIA´S SECRET)

El equivalente a la réplica del Fantasy Bra en el mundo de la repostería (PINTEREST)

Ahora que ya conoces el mundo de Victoria´s Secret solo te queda ver el desfile y, como el 95% de las mujeres, sentirte mal por no tener ese escultural cuerpo. Aunque… ¿y lo bien que sabe esa cerveza con las amigas? Eso, queridas mías, no puede dártelo ningún sujetador, por muchos millones que valga.