La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘murcielago’

Ingenieros españoles inventan aerogeneradores sin palas

Vortex-Bladeless-el-aerogenerador-español-sin-aspas

Una empresa española, Vortex Bladeless, ha desarrollado un prototipo de aerogenerador eléctrico sin palas. En lugar de capturar la energía eólica a través del movimiento rotatorio de una turbina, Vortex aprovecha lo que se conoce como vorticidad, un efecto aerodinámico que se produce cuando el viento choca contra una estructura sólida.

La solución supone un gran avance pues evita los accidentes por colisión de aves y murciélagos, al tiempo que reduce el impacto paisajístico y sonoro de este tipo de instalaciones. Paralelamente permite reducir la distancia entre molinos, lo cual implica una reducción de la superficie del parque eólico y con ello de la pérdida de hábitat. Y más aún. La no utilización de aceites y lubricantes reduce tanto los riesgos de vertidos de sustancias contaminantes, que pueden afectar al suelo como a las aguas subterráneas o superficiales, como las tareas de mantenimiento que disminuyen la presencia y trasiego de personas disminuyendo las molestias a la fauna. Por si fuera poco, reduce hasta un 40% el coste de generación de energía eólica convencional. Lee el resto de la entrada »

Talan valiosos robles centenarios de Salamanca “por motivos científicos”

Genestosa

Da igual que el robledal de La Genestosa sea un espacio protegido y un bosque catalogado como Monte Emblemático de Castilla y León, Lugar de Interés Comunitario (LIC), espacio natural protegido Red Natura 2000, Área de Importancia para las Aves incluido en el Plan de Recuperación de la Cigüeña Negra y que además atesore un importante yacimiento arqueológico altomedieval.

Da igual que esté considerado uno de los bosques de robles melojos (Quercus pyrenaica) mejor conservados de Europa Occidental. Da igual que sea el hogar de especies amenazadas como el ciervo volante, el murciélago ratonero forestal o el milano real. Da igual que sea muy querido por los ciudadanos de la comarca.

Da igual todo esto a la Junta de Castilla y León, cuyos responsables forestales han autorizado la tala de miles de robles en este bosque mágico localizado en las faldas de la Sierra de Gata, entre Salamanca, Cáceres y Portugal. Y duele aún más la venta específica de 150 robles centenarios por la ridícula cifra de 1.445 euros, de los que el 30%, 45 árboles en total, son cedidos de forma gratuita a la Fundación Cesefor para la “promoción, investigación y formación forestal”.

¿Cuáles son los usos científicos que se darán a estos pobres robles centenarios? Todo parece indicar que, mayoritariamente, servirán para experimentar su uso en duelas de tonelería: se convertirán en barricas de vino.

En realidad estos aprovechamientos no tienen otro objeto que el meramente recaudatorio, magro ingreso a cambio de destruir un bosque maduro único.

“Son trabajos propios de la ordenación forestal”, ha aclarado el Gobierno regional, quien minimiza el impacto de las labores al calificarlas como meros aclareos del bosque hechos para favorecer el desarrollo del arbolado joven, más productivo en metros cúbicos de madera pero más pobre en biodiversidad. Un esquema obsoleto propio de los tristes tiempos franquistas del antiguo ICONA que obvia la importancia ecológica del arbolado singular, viejo y maduro.

Si quieres protestar por esta tala injustificable, une tu firma en Change.org.

Tienes más datos sobre el viejo robledal en este enlace.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Genestosa2

¿Qué nombre le ponemos?

Este murciélago medio calvo, frugívoro y con nariz de tubo existe desde hace cientos de miles de años, pero no teníamos ni idea. De hecho carece hasta de nombre, común o científico. ¿Cómo lo llamaremos?

Este murciélago es una de las cerca de 200 extrañas especies encontradas durante dos recientes expediciones científicas desarrolladas en Papúa Nueva Guinea por la organización Conservation International.

Papúa Nueva Guinea es el paraíso escondido, el arca de Noé de la biodiversidad. Sus selvas impenetrables, altas montañas, islas paradisíacas, caudalosos ríos atesoran una impresionante flora y fauna endémica hasta el momento prácticamente desconocida. De hecho, está considerado uno de los 17 países megadiversos del planeta, así distinguidos por albergar el mayor índice de biodiversidad de la Tierra.

Por desgracia, la destrucción acelerada de la selva en ese país de Oceanía para su conversión en gigantescas plantaciones dedicadas a la producción de aceite de palma está poniendo en grave peligro toda esta inconmensurable riqueza natural.

Como ha señalado el jefe del equipo científico Stephen Richards, estos descubrimientos nos revelan lo poco que sabemos del mundo en el que vivimos.

“Existe mucha preocupación, con toda razón, sobre la pérdida de la biodiversidad, el cambio climático y su impacto en nosotros. Pero luego hacemos proyectos como éste y descubrimos: ‘Hey, ni siquiera sabemos cuánta biodiversidad hay en el mundo”’.

Pero a este paso de rápida destrucción medioambiental no nos va a dar tiempo a poner nombre a las nuevas especies. Porque antes de situarlas taxonómicamente ya se habrán extinguido.

Mientras tanto podemos cerrar los ojos a la realidad y jugar a ser Adán y Eva. ¿Qué nombre le ponemos a estos bichos?

Una nueva especie de saltamontes verde con ojos de color rosa.

Un raro ratón con la cola blanca.

Una bella zarigüeya de cola plumosa.


Puedes acceder a más información sobre el proyecto, con numerosas fotos y vídeos (en inglés) pinchando en este enlace.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Biberón para un murciélago

Todo amante de la naturaleza debería de ser un forofo de los murciélagos, los únicos mamíferos capaces de volar (qué envidia), y encima hacerlo de noche gracias a su prodigioso sistema de geolocalización por ultrasonidos, el mismo que les hemos copiado en los radares. Mayoritariamente insectívoros, nos ayudan a controlar las plagas de insectos. Son además silenciosos y discretos. Pero los odiamos. Una injusta leyenda negra trufada de fantasías los persigue allí donde se refugien: que si son seres diabólicos, que si se enredan en el pelo, que si atacan,…

En realidad son criaturas tiernas, delicadas, limpias y mucho menos peligrosas que algunos de los animales que conviven con nosotros, tanto salvajes como incluso domésticos.

También están gravemente amenazados, pues entre nuestra manía hacia ellos y la destrucción de sus hábitats naturales, junto con la masiva utilización en el campo de insecticidas y pesticidas, estamos acabando con sus poblaciones: el 75% de las 29 especies diferentes que viven en España están amenazadas de extinción.

Por suerte hay gente que ama los murciélagos. Que los cuida y protege. Como los administradores de la página Barbastella, la mejor para saber todo sobre estos fascinantes animales.

O los miembros del GOB Menorca, cuyos voluntarios del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre han logrado salvar la vida a una preciosa cría huérfana de murciélago común (Pipistrellus pipistrellus). Como nos recuerdan desde su página, a pesar de la mala fama que los murciélagos tienen en el imaginario popular por culpa de las películas de vampiros, son animales pacíficos que no atacan a las personas. Hace falta, sin embargo, dejarlos libres y no querer cogerlos, ya que al sentirse atrapados se defienden mordiendo.

Mira el vídeo y disfruta. El diminuto huérfano es tan pequeño que todavía no le ha salido pelo y se puede ver a través de su piel traslúcida la leche que acaba de beber a través de un palillo. ¿No os parece una preciosidad?

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share


Los murciélagos también cantan canciones de amor

No sólo nosotros. Ni nosotros y las ballenas. Son muchos más los mamíferos machos que cantan bellas canciones románticas para lograr los favores de las hembras. Como por ejemplo los murciélagos. Aunque las melodías de estos mamíferos alados sean inaudibles para nosotros, incapaces de distinguir esos ultrasonidos que también les sirven para volar a oscuras usándolos como radar natural.

Al menos los murciélagos de cola de ratón (Tadarida brasiliensis) lo hacen, según acaba de confirmar un grupo de científicos de las universidades de Texas A&M y Austin tras publicar sus resultados en la revista “Plos One“. El estudio tiene el prosaico nombre de “Versatilidad y esterotipia en las canciones del murciélago de cola de ratón”, pero los periodistas, más dados a la humanización de la Naturaleza, rápidamente lo han explicado como que “los murciélagos más románticos cantan canciones de amor mientras se aparean”.

El caso es que, por vez primera, ha quedado demostrado que estos murciélagos machos emplean específicamente unas sílabas y frases durante la fase de apareamiento como canciones de amor para atraer a las hembras y, en otros casos, advertir a otros machos para que se mantengan al margen de la relación. Diferentes tipos de frases, piadas, zumbidos y trinos, con las que componen melodías de clara intencionalidad sexual, como unos ruiseñores cualquiera.

Aunque a mí este descubrimiento no me sorprende. Un ratón que es capaz de volar a oscuras, de vivir bocabajo e incluso de aletargarse en invierno, cómo no va a ser capaz de cantar bellas canciones a su novia.

¿Fuman tabaco los murciélagos?

¿La estupidez humana se hereda? Sin lugar a dudas. Se comprende así que las mismas barbaridades que hacían nuestros abuelos con los animales las sigamos repitiendo miméticamente ahora nosotros.

Ocurre con los pobres murciélagos. Las mismas risas tontas, los mismos miedos inútiles para cazar a uno de estos fascinantes seres de la noche, crucificarlo en el tronco de un árbol y meterle un cigarro en su pequeña boca para obligarlo a fumar.

La primera vez que vi en mi vida un murciélago fue así, martirizado, fumando compulsivamente en un intento imposible por aspirar oxígeno entre tanto humo dañino. Sentí una pena enorme por él. Tendría cinco años, estaba en el pueblo y esa visión me dejó aterrorizado durante mucho tiempo.

¡Cuántos murciélagos siguen hoy en día fumando en nuestros pueblos!

Tan popular es esta salvajada que hemos acuñado la frase de “fumar como un murciélago” para señalar a aquellos que, como los pobres quirópteros, fuman sin parar hasta reventar.

Insectívoros, sigilosos, inofensivos, aliados nuestros, a lo largo de la historia de la Humanidad los murciélagos sólo han recibido nuestro rechazo. ¿Por ser feos pero poder volar incluso en la noche más oscura? ¿Les tenemos envidia o sólo asco?

Confieso que a mi me apasionan. Por eso me duele tanto comprobar que todavía ahora, en pleno siglo XXI, seguimos torturándolos, acusándolos de ser aliados del demonio, de enredarse en el pelo largo de las mujeres, de chupar la sangre, de contagiar la rabia.

¿No te gustan los murciélagos? Pues déjalos vivir en paz, no se meten contigo y están protegidos.

¿Te parecen preciosos? Pues aprende a conocerlos, a identificar sus muchas especies incluso por la frecuencia de sus ultrasonidos, disfruta viéndolos salir por la noche a la caza de esos insectos que tanto nos incomodan.

Pero por favor, nunca les pongas a fumar.

¿Te lo había dicho? Los murciélagos no fuman. En eso son más listos que la mayoría de nosotros.

Os dejo aquí un vídeo de YouTube, donde unos bestias se empeñan en hacer fumar a un pobre murciélago.