La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘gaviota’

Ven a catar la espectacular naturaleza de O Grove

Mirador de A Siradella y playa de A Lanzada, en O Grove.

Hoy te propongo un viaje muy especial. Una cata de paisaje a un lugar increíble, hermoso, lleno de matices, sonidos, aromas y colores. Hoy te invito a degustar las maravillas naturales de O Grove (Pontevedra), la joya de las Rías Baixas gallegas. Lee el resto de la entrada »

Farolillo rojo de amenaza mundial para la tórtola europea

Tórtola

Cada vez hay más equipos peleando por escapar del farolillo rojo de las especies amenazadas. Pero cada vez hay más entrando en esta infausta selección de lo peor de lo peor, los últimos de la clasificación general. Cuando se habla de aves no es un farol de los científicos. Se trata del grupo animal del que más información tenemos, por su facilidad de observación e interés popular. Y cuando se asegura que tal o cual pájaro está en peligro no o dudes. Está en peligro. Lee el resto de la entrada »

Las águilas sufren el “mobbing” de las gaviotas

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Esta que os dejo aquí sin duda es una de ellas. Un poderosísimo pigargo europeo (Haliaeetus albicilla), el águila de mayor tamaño de Europa, sufre con crudeza el fiero ataque de una gaviota cana (Larus canus) en pleno vuelo.

¿La razón? El haberse acercado demasiado a una colonia de gaviotas. Y éstas, como acostumbran, valientes hasta el suicidio, no dudan en lanzarse contra un ave que podría destrozarlas con sus garras y que las tiene en su habitual lista alimenticia.

Este violento “mobbing” es normal en las especies coloniales, quienes “todas a una” defienden con fiereza sus espacios de cría frente a cualquier amenaza exterior. Y les funciona.

Personalmente he sufrido numerosos ataques de gaviotas cuando anillamos sus pollos, que incluyen vuelos en barrena, algún picotazo y su arma más mortífera, el lanzamiento de excrementos y vomitonas contra el intruso. Pero nunca hasta la fecha había visto una fotografía como ésta, donde a la fiereza de la gaviota se une la paciencia del pigargo, como diciendo: “Qué habré hecho yo para merecer esto”.

Foto: Markus Varesvuo/naturepl.com. Visto en New Scientist.

<También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

 

Los pájaros aprenden a pescar

Imagínese que es usted una garza poco hábil pero muy inteligente. Que ha llegado al lago de un parque urbano cualquiera, repleto de jugosos pececitos difíciles de capturar. Que ve allí a los humanos urbanitas arrojando kilos y kilos de pan al agua sólo para ver cómo los pescaditos suben a la superficie en busca de tan abundante alimento. Podría acercarse a ellos para aprovechar la concentración piscícola, pero los hombres ya se sabe, son peligrosos. ¿Qué haría entonces? Muy sencillo: Imitarnos.

Lo acaba de comprobar asombrado el ornitólogo Samuel Peregrina en el Parque del Oeste, en pleno centro de la capital malagueña. Allí pudo ver cómo una garceta común (Egretta garcetta) cogía migas de pan que la gente tira a los patos y a las palomas, para usarlas como cebo con el que atraer hacia sí a los numerosos alevines de carpa (Cyprinus carpio) del estanque para luego poder pescarlos con comodidad.

Y el nuevo método de pesca se ha extendido entre las aves. Pues como nos muestra Samuel en su blog Naturaleza Salvaje, también lo han aprendido las siempre inteligentes gaviotas patiamarillas (Larus michaellis).

Reproduzco aquí su misma serie de fotografías y sus comentarios, un increíble documento gráfico que, si no lo ves, no te lo puedes creer.

La gaviota mira a la persona que tira el pan, con el fin de hacerse con un trozo. Muestra especial interés y no deja de observar al humano.

Aquí vemos a la gaviota colocando el pan cerca de ella, con el fin de atraer a los peces.

El pájaro lanza varios ataques contra los peces que ya están comiendo el pan…

… hasta que obtiene la merecida recompensa a tan sofisticado sistema de pesca.

¿Impresionante verdad? También Samuel ha localizado un vídeo en YouTube donde puede verse el mismo comportamiento nada menos que con un martinete (Nycticorax nycticorax). Igualmente os lo cuelgo pues parece mentira.

Sólo espero que las aves no nos copien otras barbaridades nuestras porque, queridos animales, no somos un buen ejemplo.


Naturaleza gore

(ADVERTENCIA: ESTE ARTÍCULO INCLUYE IMÁGENES CUYA DUREZA PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD DE QUIEN LAS VEA)

En el mundo más friki de las leyendas urbanas tiene un puesto de honor Mike, la gallina que logró vivir 18 meses sin cabeza. Su dueño la decapitó para comérsela, pero al ver cómo el animal seguía corriendo tan tranquilo por el corral decidió mantenerla con vida. Al carecer de pico, la daba de comer metiendo directamente el pienso por el esófago. Y si murió fue sólo por un accidente, al atragantarse con el bolo alimenticio.

Pero lo que les voy a contar ahora no es una leyenda. Es la pura realidad, fiel reflejo de la dureza de un mundo natural donde la vida y la muerte es tan sólo una lucha sin cuartel por la supervivencia. Ocurrió la semana pasada en Sonderborg, en la costa sureste danesa. Allí la fotógrafa de la naturaleza Christine Raaschou-Nielsen captó una escena estremecedora. El ataque de un halcón peregrino (Falco peregrinus) a una gaviota cana (Larus canus). El excepcional documento gráfico obtenido y colgado en la página de la Dansk Ornitologisk Forening (DOF) pone los pelos de punta. La rapaz se asustó y abandonó a la presa dejándola malherida. ¿A dónde va esa gaviota descarnada? Pobre animal. Acabó como la gallina Mike.