La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

El salmón y los langostinos que terminan en tu plato esconden un sucio secreto

Salmón en una pescadería. Foto: Freepik

Muchos piensan que consumiendo pescados criados en piscifactorías (salmón, lubina, dorada, langostinos, truchas,…) protegemos nuestros ríos y océanos. El aumento de la sobreexplotación de los caladeros y descenso de las capturas parece que no nos deja otra salida.

Pero esos peces de criadero no son vegetarianos. Se alimentan mayoritariamente de harinas y aceites de pescado extraídos masivamente de los mares de manera industrial e insostenible. Casi una quinta parte de los desembarcos mundiales de pescado se utilizan actualmente para producir esos extractos de pescado que abastecen a la ganadería industrial y a la acuicultura. Nada menos que 15 millones de toneladas de pescado, mayoritariamente sardinas, arenques y anchoas.

Algo tendremos que comer, ¿no es verdad? Sin duda. Pero habría que replantearse qué y cómo. Desde 1961 el incremento de consumo de pescado ha doblado al crecimiento de la población humana. Y España lidera este incremento con un 4,2% anual, donde el 72,7% del pescado se compra en supermercados.

Suspenso a los supermercados

Un informe de la ONG holandesa Changing Markets Foundation sobre la distribución en España de pescado procedente de la acuicultura pone de manifiesto el preocupante impacto de este sector alimentario en la salud de los ecosistemas marinos y las implicaciones sociales que conlleva en muchos países en desarrollo.

Las 10 cadenas de supermercados españolas analizadas obtienen una puntuación en su sostenibilidad acuícola inferior al 13%, muy por debajo de los primeros puestos en otros países europeos como Reino Unido o Alemania.

Clasificación sostenibilidad acuícola de los supermercados (respecto al 100%)

Para obtener esta puntuación se ha desarrollado una metodología propia donde se valora que el operador tenga entre sus objetivos la reducción, y en última instancia la eliminación del pescado salvaje a los piensos para acuicultura, que haya información a los consumidores sobre el origen de esos piensos (de cría/salvaje, país de producción, empresa e instalación industrial) y que su modelo de marketing no promueva productos poco sostenibles con los océanos.

Según Changing Markets Foundation, en todo ello han fallado las empresas españolas, que en muchos casos no les han facilitado información.

Asumir responsabilidades

La investigación Atrapados [descargar en este enlace] revela que los españoles están consumiendo mucho más pescado salvaje del que creen debido a que el pescado de piscifactoría se alimenta, en gran medida, de pescado extraído industrialmente de los mares.

Y los supermercados, de acuerdo con este estudio, no asumen la responsabilidad de garantizar que los productos vendidos no tienen un impacto negativo en la salud de los océanos.

Vendedora de pescado en Gambia. Foto: Tim Webster/Reelmedia Film

Empobreciendo el mundo

Este modelo industrial de pesca masiva para hacerla directamente puré, para convertir en aceite y harina miles de toneladas de pequeños pescados con los que alimentar pescados más grandes y con mayor interés comercial no solo está empobreciendo los mares sino a millones de personas de los países ya de por sí más pobres del mundo.

“Los productos del mar cultivados, incluidos el salmón y las gambas, contribuyen al colapso de las poblaciones de peces silvestres y están acaparando una fuente clave de proteínas de las comunidades más pobres del mundo bajo la falsa apariencia de que es un sector más sostenible”, señala Juan-Felipe Carrasco, portavoz del informe Atrapados.

Urge un cambio

Para garantizar que no se excedan los límites naturales de las poblaciones de peces, la investigación concluye que el sector de la acuicultura y los supermercados deben comprometerse a eliminar de sus cadenas de suministro harinas y aceites que procedan de pescado salvaje antes de 2025 para cambiarlos por otros productos que no generan impactos y producen los mismos nutrientes.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

15 comentarios

  1. Dice ser Uno

    Cualquier animal que acaba en un plato esconde un sucio secreto. Crueldad, tortura, asesinato, deforestación, crisis climática, contaminación y destrucción de ríos y océanos, pandemias y destrucción de la salud humana…

    O acabamos con la ganadería y la pesca o se acaba la vida en el planeta.

    18 diciembre 2020 | 10:09

  2. Dice ser Sebas191

    Mucho interés de una ONG holandesa, por como nos alimentamos en España. No sé cómo se puede estar tan interesado por lo que hacen otros paises, a no ser que haya algún interés, nada transparente, detrás. Y estoy a favor de la sostenibilidad, pero creo que ninguna ONG puede dar, en general, lecciones de nada.

    18 diciembre 2020 | 10:46

  3. Dice ser Sociologo Astral

    “Debemos salvar al mundo”. el viejo lema hippy fallido de personalidades como Felix Rodriguez de la Fuente, Jaques Cousteau o Carl Sagan. en los años 70 ya habia que salvar al mundo y nunca se salvó al mundo. el mundo va a ser sobre explotado hasta que ya no se pueda mas. cuando todo esté roto, sucio, inservible, agotado…entonces se pretenderá salvar al mundo. mientras tanto a vivir la vida lo mejor posible los que estamos aqui.

    18 diciembre 2020 | 11:18

  4. Dice ser Hipocresia

    Menuda panda de cínicos e hipócritas los de esta ONG holandesa, no sé qué intereses ocultan, pero los nórdicos con sus vacas locas no están para dar lecciones a nadie, que se metan con China que tienen flotas enteras piratas pescando ilegalmente en caladeros argentinos, pero con esos no hay huevos.

    18 diciembre 2020 | 11:27

  5. Dice ser Portaco

    Estamos hasta la coronilla de comernos todos los marrones y toda la culpabilidad del mundo por ser blancos occidentales. Que empiecen por los paises “emergentes” que nosotros ya vamos lastrados de más con tanta gaita ecologista.
    Quiero decir que o ecologeteamos todos, o la ecología al rio.

    18 diciembre 2020 | 11:30

  6. Dice ser no ni na

    Yo no conozco peces vegetarianos.

    18 diciembre 2020 | 12:24

  7. Dice ser Dos

    Cualquier animal que acaba en un plato no deja de ser el destino que la naturaleza nos ha deparado, Somos omnivoros y comemos de todo y hemos llegado a ser lo que somos gracias a la ingesta de carne y pescado entre otras cosas.Si no fuera por esa ingesta de carne a traves de los siglos todavía estaríamos aullando en la copa de un árbol y rascándonos los cataplines como un mandril.
    Señor vegano, la naturaleza es cruel aunque usted no lo quiera ver y los animales como nosotros se devoran unos a otros y los que están arriba de la escala evolutiva no suelen ser comidos.
    O acabamos con los veganos y su oscura biblia o involucionaremos y nuestro cerebro se quedará sin las neuronas de las que ellos carecen.
    A pastar con Dios!!!

    18 diciembre 2020 | 12:32

  8. Dice ser Angel

    Pues, sinceramente, el problema creo que es el Ser Humano, no el comer más o menos pescado o carne. El problema es que somos demasiados y comemos hasta hartarnos (sin contar la cantidad de comida que se desperdicia y tira a la basura). La solución que proponen veganos y animalistas de no comer carne y pescado, no sirve para nada, sigue haciendo falta comida (aunque sea vegetal) y se desforestan bosques para hacer campos de cultivo que se fumigan con pesticidas que matan a todos los animalillos que pasan por ahí, además de contaminar acuíferos, cursos de agua y destruir ecosistemas.
    Estamos jodidos…

    18 diciembre 2020 | 12:46

  9. Dice ser Ruben

    Pues no comais, las ong hace años que se convirtieron en lobbys blanqueadores de dinero y sirvientes de intereses de terceros mediante pagos, como el periodismo español que cada dia es mas vergonzoso

    18 diciembre 2020 | 12:50

  10. Dice ser Tu vecino

    La parte de nuestra especie que más contamina, explota a sus semejantesde todas las formas posibles, destruye e ignora cualquier tipo de sufrimiento serán los primeros que se vayan en cuanto la tecnología lo permita, dejando su rastro de destrucción, suciedad, tortura y miseria para comenzar el ciclo en otro lugar. ¡Ah!, los lamec-los y palmeros de estos no tendrán, lógicamente, hueco en esa “huída” y aun así seguirán, desde aquí, aplaudiendo y alabando a sus míseros “dioses” creyendo que vendrán a por ellos.

    18 diciembre 2020 | 15:02

  11. Dice ser Nada es verdad

    Los veganos son culpables de matar plantas con sentimientos. Un estudio demostró que sufren..

    18 diciembre 2020 | 15:35

  12. Dice ser Carlos Dmys

    Vale, comemos menos pescado, comemos menos carne, comemos menos vegetales que también se desforestan bosques. ¿Y eso resuelve el problema o es una patada adelante?

    Porque a 200.000 bocas nuevas al día, esa “sostenibilidad” va a durar menos que un caramelo a la puerta de un colegio.

    Y estaremos todos comiendo gusanos y grillos y alguien dirá que no hay nutrientes suficientes para criar tantos insectos. Que hay que comer tierra directamente.

    ¿No será que la solución no es “putear” a Europa principalmente, que es un continente poco poblado y con un crecimiento demográfico casi nulo y fijarse en las bombas demográficas que llenan otros continentes?

    Porque lo que realmente es insostenible es que la población humana crezca hasta el infinito. Pero eso no lo oigo nunca.

    18 diciembre 2020 | 17:14

  13. Dice ser Josean

    Los que coméis bichos de piscifactoría sois unos miserables
    La gente de bien come besugo de pincho, sabroso y ecológico.

    18 diciembre 2020 | 18:25

  14. Va a ser por eso por lo que desde hace unos años las truchas me revuelven el estomago.

    18 diciembre 2020 | 18:26

  15. Dice ser desmontandolotodo

    Podrías haber empezado diciendo que no son frescos. Yo sólo como fresco….y no se te ocurra hablarme de mercurio…y menos de plutóng.

    18 diciembre 2020 | 20:30

Los comentarios están cerrados.