Entradas etiquetadas como ‘pantone’

Pantone escoge el “greenery” como color para 2017

Ahora que ya te habías hecho con todos los complementos en ‘rosa cuarzo’ y ‘azul serenidad’, Pantone vuelve a cambiarnos el color de los armarios.

Combinando el "greenery". PANTONE

Combinando el “greenery”. PANTONE

Para el 2017, la empresa ha declarado el greenery (una especie de verde amarillento) como color del año. “Una refrescante y revitalizante sombra que simboliza los nuevos comienzos” han declarado en el comunicado.

“Es un fresco y picante verde que evoca los primeros días de primavera, cuando el verde de la naturaleza revive renovado. Atribuye a los consumidores del color a coger aire profundamente, oxigenarse y revigorizarse”.

Queridos empleados de Pantone, tras comprobar en mi armario que no tenía ni una sola prenda en este color, más que nada porque no soy muy fanática de los verdes, la bocanada de aire tan profunda que sugerís he tenido que tomarla para no mandaros improperios por Twitter.

En palabras de la directora ejecutiva, Leatrice Eiseman, no debo desesperar porque el color “satisfará nuestro deseo de crecimiento, rejuvenecimiento y revitalización”. Palabras que parecen recién salidas de una estrategia publicitaria de zumos detox.

A la hora de combinarlo, podremos mezclar el greenery con colores neutros, brillantes, sombras oscuras, pasteles, metálicos e incluso, según Pantone, los colores del 2016, por lo que no los desterréis tan pronto de las perchas.

Ahora solo nos queda estudiarlo correctamente para evitar que vayamos en el metro con el tono de verde equivocado.

Y mi opinión:

No, tampoco tienes nada en Rosa Cuarzo, el color del 2016 según Pantone

Vivo con miedo de los colores que saca Pantone cada año. Para los que no la conozcáis, es una empresa que, como dice en su página web, es “la máxima autoridad del color” y cada año (no sé basándose en qué) sacan un color que es a por el que los diseñadores se tiran en plancha. Lo utilizan desde los calcetines más sencillos hasta el vestido que llevarán las actrices nominadas en la gala de los Óscar 2016. Lo que diga Pantone va a misa. Y no se te ocurra llevar la contraria, criticarlo o ignorarlo. Es el color oficial y debe ser respetado. No seguir el Pantone del año sería como negarte a cantar el himno americano si eres un estadounidense que vive en Texas.

El año pasado el color elegido fue el Marsala, o como lo conoces tú ‘ese marrón rojizo tan parecido a las manchas de vino del mantel cuando lo vas a meter a la lavadora al día siguiente de la comida familiar’. El Marsala lo hemos visto en todas partes, cuando ibas con tu novia de compras y decías “Pero cariño, ¿no tenías ya un abrigo marrón?” y tu novia, resoplando para sus adentros preguntándose por qué no fue de compras con su madre, que al menos se sabe los colores, replicaba “Amor mío, no es marrón, es MARSALA“. Sin embargo lo mejor de todo son las explicaciones que ofrece Pantone de cada color:

Interesante a su manera y un maravilloso contraste de otros matices, el Marsala sirve como fundación de la paleta primavera verano 2016. Sensual y descarado, el delicioso Marsala es un atrevido tono que alimenta, exuda confianza y estabilidad mientras alimenta el cuerpo, la mente y el alma…

Y ahí lo voy a dejar. Quiero decir ¿sensual y descarado? ¿En serio? ¡Porque lo último que me imagino leyendo eso es un color! Me suena más bien a la descripción que harían de un anuncio de ropa interior protagonizado por David Beckham (Oh…David…).

El de 2016 será el color Rose Quartz, el rosa claro de toda la vida de Dios. Aunque claro, no vende lo mismo un esmalte de uñas “Rose Quartz” que un esmalte color “Rosa claro de toda la vida de Dios”. Según la directora ejecutiva de Pantone, Leatrice Eiseman, el Rose Quartz

7495cfb7d50467826e0c13cac33c39d6

Rose Quartz. PINTEREST

Es un persuasivo y apacible color en el que convergen la compasión y un sentido de tranquilidad. Como un sereno atardecer, una mejilla sonrojada o un capullo en flor.

Pero esta gente…¿qué hace con los pigmentos de los colores? ¿Se los fuma? Toma sarta de cursilerías. Ni en el armario de Barbie hay tanta purpurina. Esta clase de descripciones son las responsables del 80% de los vómitos de arcoiris en el mundo.

Las autoridades del color (de verdad que no puedo con lo de ‘autoridades del color’, no puedo dejar de imaginarme a un policía deteniendo a un ancianito por la calle “Señor, ese jersey es del Pantone 2014, le ruego que se lo quite, no me obligue a pedir refuerzos”) ya han tomado su decisión. Solo nos queda mandar al exilio todo cuanto rosa que no sea quartz tengamos en el armario y aprender a combinarlo antes de que llegue la primavera.

(Esta blogger está mezclando con Rose Quartz el Bubblegum Pink. Que alguien haga algo. Repito, ¡QUE ALGUIEN HAGA ALGO!)

De todas formas, me parece súper fascinante lo de Pantone. ¿Cómo decidirán el color que se lleva? ¿Quemarán las papeletas humedecidas para que salga una fogata negra por la chimenea de la empresa mientras la multitud de fieles del color se lamenta de que aún no hayan logrado llegar a un acuerdo? ¿Prorrumpirán en aplausos tratando de contener las lágrimas de alborozo cuando les comuniquen que ya hay un ganador? Ni idea.

HABEMUS PANTONEN