Entradas etiquetadas como ‘arrugas’

Carta a mi yo de 50 años (para cuando los tenga)

Querida yo de 50 años:

Antes que nada, lo siento.

Lo siento porque no me estoy echando crema de protección 50 todos los días antes de salir de casa. Ambas sabemos que lo he intentado, pero que soy un desastre y me acabo olvidando. Lo siento porque no soy capaz de beber los famosos dos litros de agua que recomiendan al día. Lo siento porque no consigo eso de pedirme un té verde cuando hay plan de cañas con los amigos en un bar.

@meetingmara

Te diré que llevo 25 años vistiendo como me da la gana y espero que, 25 años después, sigas haciéndolo. Me dan lo mismo los artículos de “Prendas que no deberías llevar a partir de los 30” o “Las reglas para maquillarte si tienes más de 40”. No lo sigas, no hagas caso, viste, calza y maquíllate como te salga de las narices, como te sientas favorecida y a gusto contigo misma a pesar de que vaya en contra de lo que te recomienden.

Lo siento porque no tienes cientos de amigos de la infancia. Supongo que aprendí demasiado pronto que mi tiempo era una inversión y que no merecía la pena emplearlo en todo el mundo. Pero si has sido lo bastante lista, algo de lo que no tengo duda, conservarás esas pocas amistades que he ido coleccionando a lo largo de los años. Esas que sabes que se han ganado el derecho de ser amigos, y de las que tienes la gran suerte de poder llamarles así. Los que, a falta de más hermanos, espero que sean los posibles tíos postizos si has tenido hijos. Que si no los has tenido, tampoco pasa nada. Vale que molaba la idea de ser madre, pero oye, allá tú con nosotras.

Espero que estés haciendo deporte. No digo que seas la amante del gimnasio que soy ahora, pero que andes, que corras, que no pases el día sentada, que nos dijeron que nuestro metabolismo va de lento casi hacia atrás y que si no tienes el tiroides ya parado del todo ambas sabemos que acabará sucediendo. No te pido que estés delgada, musculosa o con la tripa plana, pero sí que estés sana. Que el cuerpo es patrimonio de ambas.

Espero que sigas sonriendo cada día de tu vida porque encuentres un motivo para hacerlo. Que le den por culo a las arrugas de expresión. Acuérdate de mamá y de lo guapa que nos ha parecido siempre. También te pido que no te niegues pequeños placeres: bebe una copa de vino de vez en cuando, coge una onza de chocolate negro a escondidas y sigue disfrutando de cómo se deshace en la boca.

Quiere, quiere mucho. Sigue queriendo sin miramientos aún cuando puedan hacerte daño. Tienes un corazón así que aprovéchalo al máximo. Quiere incluso cuando no sea correspondido, cuando sepas que se va a acabar o a miles de kilómetros, pero quiere.

No dejes de formarte, de aprender, no pierdas la curiosidad por lo que te rodea. Sigue creciendo, sí, con 50. Si algo nos enseñó el abuelo es que la juventud reside en mantener la mente fresca aún cuando el cuerpo va en silla de ruedas. No dejes esa buena costumbre de leer unas páginas de un libro antes de irte a dormir. Dedícate tiempo a ti, que lo necesitas y no tiene nada de malo ni de egoísta encontrarlo.

En definitiva, siento si estás “pagando” alguno de mis desaciertos, pero lo bueno de que tengas 50 años es que verás las cosas con perspectiva y sabrás que hemos vivido cada segundo de estos años. Recuerda que te quiero. Siempre lo he hecho y nunca dejaré de hacerlo.

Mara

¿Te afeitarías la cara para tener menos arrugas?

Estás flipando solo de imaginarte a tu marido/novio/”que no mamá, que solo es un amigo”/llamémoslo X afeitándose por la mañana delante del espejo mientras tú le robas la espuma de afeitar y empiezas a hacer lo mismo (si se afeita con maquinilla la imagen no tiene tanta gracia).

Suena raro pero afeitarse tiene una serie de beneficios además de hacer desaparecer el vello facial. Pasar una cuchilla por la cara tiene un efecto exfoliante que logra eliminar las células muertas ayudando a su regeneración. Además aumenta la producción de colágeno, lo que reduce las arrugas.

Afeitarse con cuchilla es uno de los trucos de las make up bloggers para que el maquillaje les quede perfecto. Ya que, como todas sabemos, basta la más mínima imperfección para que la base se vea con volumen haciendo montañitas. Pero no solo el maquillaje queda mejor sino que las cremas, lociones y demás hidratantes también se absorben mejor.

Según un artículo del Daily Mail, el afeitado es el motivo por el que la piel de los hombres entre los 30 y los 40 años parece más tersa que la de las mujeres (os reto a fijaros en los treintañeros que os rodean, ¿está su piel más tersa? A mi no me lo parece, pero ¿quién soy yo para llevarle la contraria al Daily Mail?).

Ahí es cuando saltas “Eh, eh, un momento. ¿Qué hay de cómo te crece el vello después de pasar la cuchilla?”. A todas nos ha pasado, por lo general en la adolescencia, de afeitarnos alguna parte del cuerpo ingenuamente y no volverla a ver nunca más de la selva amazónica que creció en su lugar.

Michael Prager, el esteticien londinense entrevistado para el artículo mantiene que “las creencias de que el pelo vuelve a crecer más grueso son erróneas”, algo que, por muy esteticien que sea y muy de fiar me parezca su clínica, no termino de creerme viendo los cañotos de pelo que florecen después del afeitado. Y no solo eso, sino que cualquier tipo de depilación supone los terribles pelos enquistados. Una cosa es tenerlos en las piernas, donde puedes taparlos llevando pantalones, y otra cosa es que te salgan en toda la cara.

En el artículo aparecen testimonios reales de mujeres que han probado este método. En concreto una de ellas, Angela, habla de que su pareja de 41 años, aunque sabe de sus quehaceres, lo mantiene en secreto. La buena mujer no solo está segura de que su pareja lo sabe sino que se siente agradecida de que sea lo bastante inteligente como para no comentarlo.

“Se despierta antes que yo, por lo que nunca me pilla haciéndolo” revela la mujer avergonzada como si, en vez de afeitarse, asesinara polluelos en la encimera de la cocina siguiendo un ritual satánico. Pues hija, si tu pareja de 41 años no puede asumir que te afeites la cara, igual deberías plantearte la relación. En serio, las declaraciones de este artículo me ponen muy nerviosa: “Sé que afeitarse no es muy femenino…”. No, no es nada femenino, en realidad lo femenino y lo natural sería ir por la vida con nuestros pelos largos tal y como llegamos el mundo, que nunca han hecho nada malo a nadie y nos protegen del frío en invierno.

Cómo llevar pelo sin dejar de ser femenina. FUNSCRAPE

Si soportas la visión de tu pareja meando sin subir la taza del váter dejándola con más salpicaduras que los manteles del Titanic, ¿tan terrible va a ser que te vea quitándote cuatro pelitos? Tanto porno está haciendo creer a las nuevas generaciones que las mujeres venimos sin pelo, como los gatos egipcios calvos.

Si por lo que sea estás tan loca eres tan atrevida como para probarlo, hazlo con varios días de antelación si quieres lucir tu afeitado en una fecha destacada, ya que, tanto para hombres como para mujeres, la cuchilla provoca rojeces, irritación y enrojecimiento de la piel.