Entradas etiquetadas como ‘abuela’

Iconos de moda mayores: cuando tu abuela es una estrella en la red y tiene más seguidores que tú

La moda no entiende de género. Ni de edad. Y si no que se lo digan a nuestras abuelas, que lo parten en todos los bautizos, bodas y comuniones familiares con sus outfits de fiesta.

Aunque la mayoría de las it girls que nos rodean tienen entre 20 y 30 años, porque la verdad es que nos obsesiona la juventud. O al menos hacen que vivamos obsesionadas con ella. Parece que hacerse mayor es una lucha a la que debemos enfrentarnos toda nuestra vida. ¿Exagero? Pon la tele, verás qué poco tardan en venderte una crema multirreparadora skin power matizadora combatiente de los signos de la edad.

Pero HACERSE MAYOR MOLA. Mola ir al cine por 3 euros, molan los viajes esos de la Inserso en los que rulan más pastillas que en una discoteca ibicenca y mola cebar a tus nietos con bocatas de chorizo del tamaño de un rifle de caza.

Todos sabemos que a la moda le gustan las minorías para hacerse la progresista: que si una curvy por aquí, que si una asiática por allá… Y ahora, mujeres maduras!

No solo campañas de Celine o Yves Saint Laurent apuestan por mujeres de tercera edad como imagen de sus productos, sino que también triunfan en blogs y redes sociales.

Son nonagenarias, canosas y con millones de seguidores a sus espaldas. Que Olivia Palermo y Alexa Chung se agarren sus bolsos creados en exclusiva porque estas abuelas vienen a quitarles el puesto.

Iris Apfel, de 93 años, encabeza el ranking. No solo le dedicaron una exposición en el Museo de Arte Metropolitano de Nueva York sino que cuenta con su propio documental. Aunque ha inspirado desde desfiles hasta bolsos, lo mejor de ella es su lema: “Es mejor ser feliz que estar bien vestida”.

Iris Apfel. INSTAGRAM

Iris Apfel. INSTAGRAM

 

Otra abuela estilosa es la japonesa Yayoi Kusama. Aunque toda su carrera se ha basado en el arte ha hecho colaboraciones en el mundo de la moda con Louis Vuitton y Lancome. Pese a que sus collages puedan parecer excéntricos han tenido una gran acogida cuando han llegado a la pasarela.

Yayoi Kusama. TUMBLR

Yayoi Kusama. TUMBLR

Yayoi Kusama. TUMBLR

Yayoi Kusama. TUMBLR

Baddie Winkle es el ejemplo perfecto de cómo se puede ser octogenaria y seguir molando. Personalidad de Internet con 88 años y más de un millón de seguidores con su vídeo musical. En sus camisetas promociona la legalidad de la marihuana y frases como “Sé una p***, haz lo que te apetezca”. Su fama llegó después de que su nieta compartiera su foto en las redes y a los 86 fue protagonista de la campaña de la agencia Grit Creative Group.

Baddie Winkle, quitándote el novio desde 1928. TUMBLR

Baddie Winkle, quitándote el novio desde 1928. TUMBLR

Más rebelde que tu prima adolescente. INSTAGRAM

Más rebelde que tu prima adolescente. INSTAGRAM

Daphne Selfe, también de 88 años, con unas arrugas y una melena que ya quisiéramos o tú o yo. No solo es la modelo que lleva más tiempo desfilando (su último desfile fue la semana pasada) sino que participó en el videoclip de la nueva canción de Paul McCartney.

Daphne Selfe. TUMBLR

Daphne Selfe. TUMBLR

Daphne Selfe. TUMBLR

Daphne Selfe. TUMBLR

Por último la grandísima Vivienne Westwood, que además de gobernar desde hace décadas la pasarela británica es la reina del punk. La conocemos por delante, por detrás, con ropa y hasta sin ella. Sin límites de ningún tipo, irreverente y provocadora lleva escandalizando desde los 70. Después de conocer a estos iconos ¿a qué esperas para hacer famosa a tu abuela?

Vivienne Westwood. INSTAGRAM

Vivienne Westwood. INSTAGRAM

Vivienne Westwood. TUMBLR

Vivienne Westwood. TUMBLR

Lo que deberías saquear del armario de tu abuela (o de tu madre)

Estamos acostumbradas a verlas con la bata de franela, algún que otro rulo en el pelo y las zapatillas de borreguito. Pero es la misma mujer que aparece en las fotos de Torrevieja en 1976 con un conjunto playero que no tendría nada que envidiar a Brigitte Bardot en sus años mozos. Tu abuela era ‘fashionista’. Qué digo era…¡es ‘fashionista’! Solo tienes que echarle un vistazo a su colección de lacas de uñas, sus innumerables pañuelos o a cómo le gusta arreglarse el pelo.

Es por eso que en los roperos de nuestras abuelas se encuentran auténticos tesoros. Su fondo de armario vale su peso en foie gras. ¿Recuerdas ese modelito tan mono con el que tu abuela sale en las fotos? Es el momento de preguntarle por él, porque ahora, esa prenda es vintageVINTAGE! Que es casi como decir que algo es tan sagrado como las vacas en la India).

Tumblr Foreverblog

Posando muy casual. Tumblr Foreverblog

Si tienes la suerte de que tu abuela fuera una fashion victim en los 70 hay tres cosas básicas que tuvo que llevar: un mono, unos acampanados y un bolso.

El mono es algo que todas han usado, por lo general sin sujetador, que te permitirá ir felizmente libre sin sentirte oprimida (una filosofía muy setentera). Los pantalones acampanados posiblemente estarán como si hubieran salido de la fábrica ayer, ya que antiguamente la ropa era tan buena que habría resistido radiación nuclear si se hubiera dado el caso. Por último, pídele un bolso, te va a dar igual el estilo o el color, ¡Estamos hablando de un bolso setentero auténtico! Va con cualquier cosa que vayas a ponerte.

Las tres prendas eran un básico de la época y aunque en España no necesitaron un Woodstock para abrazar las tendencias hippies, algunas abuelas conservan estas perlas en sus armarios. Así que corre a su casa, distráela con la telenovela y cuando hayas terminado con el saqueo pregúntale si te da esas prendas que ya no se pone (son abuelas, con un pucherito y besos te van a dar hasta su rosario más preciado).

¡Pero ojo! Que nuestras madres también vivieron una época de la que podemos rascar. De los ochenta podemos rescatar también prendas en previsión de la moda futura. En primer lugar, deberías hacerte con unos buenos pendientes ochenteros, esos tan grandes que te dejaban los lóbulos de las orejas como un Buda. Si tu madre era una ochentera auténtica posiblemente tendrá pendientes de clip. Aunque en un primer momento parecen una buena idea, a la media hora de llevarlos te palpitan las orejas y te provocan una jaqueca con náuseas incluidas (true story).

Otra prenda representativa de la época es un pantalón de cintura alta. Creedme, lo que llamamos ahora ‘cintura alta’ es, en comparación a los ochenta, un pantalón de cadera. Cuanto más sobaqueros y más te marquen el ‘asunto’ más trendy. Y por último, TODAS LAS MADRES QUE VIVIERON LOS OCHENTA CONSERVAN ALGO CON HOMBRERAS, por hortera que sea hoy en día (menos mi madre, que más que ‘algo’ conserva un 80% de las prendas con hombreras que lanzaron al mercado en esa época. Gracias, mamá). Cuánta más hombrera, mejor. Que aunque ya la vimos volver hace un par de años y ahora están de capa caída, como todas las modas, las hombreras regresarán algún día a la pasarela (y por tanto a nuestros armarios).

Abuelas, madres, tías…GRACIAS.