BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Estos son los errores (que no sabías) que cometes al maquillarte

1. Sabemos que siempre vas con prisas, entre que el novio te espera abajo o que pierdes el autobús, no tienes tiempo de pararte frente al espejo. Pero es importante que antes de maquillarte prepares tu piel. Un lavado de cara y una crema hidratante conseguirán que el maquillaje quede uniforme.

2. El corrector, aunque solemos ponerlo antes que la base, en realidad se debe utilizar después ya que su efecto será más duradero. Es importante elegir el tono que tape nuestra ojera de manera natural. Un tono más oscuro nos hace parecer más cansadas y un tono más claro provoca el efecto mapache.

3. La base, esa gran enemiga. Cuando es verano siempre se nos queda demasiado clara y en invierno queda demasiado oscura. Lo ideal sería tener nuestros dos tonos (a no ser que te guste lo de que parezca que te has maquillado con Cola Cao). La base de nuestro tono es aquella que, al extenderla en el dorso de la mano, no se nota que se lleva.

4. Echarte colorete como si estuvieras pintando la pared de tu cocina . No es tanto la cantidad como aplicarlo en la zona adecuada. Debemos echarlo sobre las ‘manzanitas’ (las manzanitas son esos mofletes tan achuchables que se te ponen cuando sonríes sin enseñar los dientes) y extender el trazo con la brocha siguiendo la línea del pómulo.

5. Frotar un labio contra otro después de pintarlos los labios. Vale que es como llevamos haciéndolo toda la vida, pero si está mal hecho, está mal hecho. Para retirar el exceso, debemos meter el dedo por la zona central y sacarlo arrastrando el pintalabios que sobre.

6. Maquillarse la línea de agua cuando buscamos unos ojos más grandes. Esa línea disminuye el tamaño de nuestro ojo, por lo que debemos evitarla si el efecto que buscamos es el de ampliar la mirada. Maquillar el párpado móvil y, muy ligeramente, el extremo de fuera del inferior, será nuestro aliado.

7. El menos es más también se puede aplicar al maquillaje. Debemos elegir si queremos resaltar la mirada o la boca. Unos ojos cargados deberían ir acompañados de una boca discreta, al igual que unos labios de un color llamativo, deberían llevar un maquillaje de ojos sencillo, más acorde. Nunca destaques ambas.

8. Rizarte las pestañas con la máscara ya aplicada. Aquí, mis pestañas tamaño pelo de mosca y yo, somos las primeras en cometer este error. Para utilizar el rizador, la pestañas debe estar limpia, ya que sino corremos el riesgo de partirla. Aplicarnos varias capas de máscara es otra equivocación muy frecuente, ya que en vez de hacerlas pareces más largas, quedan apelmazadas y llenas de grumos.

9. Aunque te mueras de sueño porque has llegado a casa a las 6 am o de cansancio porque has bailado hasta en el metro de camino a casa NO PUEDES IRTE A DORMIR SIN DESMAQUILLARTE. Además de que el maquillaje tapa los poros de la cara, si no te limpias antes de dormir, cuando te despiertes, corres el riesgo de parecerte a esto:

1 comentario

  1. Dice ser Pebbles

    ¡¡¡ Gracias!!!
    Nunca te acostarás sin saber una cosa más … Y mejor nueve que solamente una!!!
    Primer compromiso para el 2016…cuidarme la piel todos los días!!!…ahora me hace falta creerme el compromiso y cumplirlo.
    Gracias por este post-guía sobre maquillarte y desmaquillarte

    15 Diciembre 2015 | 09:02

Los comentarios están cerrados.