Entradas etiquetadas como ‘maquillarse’

Ideas de maquillaje para despedir el año

Seamos sinceras, el maquillaje de Nochevieja es esa criatura en peligro de extinción que luce perfecta desde que te sientas a cenar a la mesa hasta que llegas al garito de turno en el que vas a empezar incumpliendo tus propósitos de Año Nuevo (aunque todos sabemos que el día 1 de enero no comienza hasta que te despiertas después de la noche toledana por lo menos).

Sudor, las copas en las que vas dejando las marcas de pintalabios, el cansancio… Sales de casa como para presentar la gala de los Óscar y vuelves como un personaje de Tim Burton después de un año en galeras. Pero que te quiten lo bailao y lo mona que sales en las fotos familiares junto a los langostinos y el jamón.

Para inspirarte, aquí tienes algunas ideas para partirlo con tu maquillaje.

Menos es más o el maquillaje para esas que no quieren maquillarse pero tampoco cubrir los canapés con sus ojeras de panda:

Get ready with #BobbiRemedies

A photo posted by Bobbi Brown Cosmetics (@bobbibrown) on

we can't wait for tomorrow 🎅🎄🎁 #essencelove

A photo posted by essence cosmetics (@essence_cosmetics) on

Verde aterciopelado, una tendencia que he visto recientemente y me APASIONA. No tengo pintalabios verde pero sí una sombra que con un poco de vaselina puede hacerme el apaño:

Es una de nuestras Glitter Queens favoritas. @alessaberry con un #lotd 🔝 usando nuestros Face &a Body Glitter 👌 #nyxcosmetics_es

A photo posted by NYX Professional Makeup España (@nyxcosmetics_es) on

Elegante, ojos discretamente ahumados en negro o en marrón acompañados de un pintalabios que se lleve el protagonismo será posiblemente mi elección para esa noche:

Dorados, para las más atrevidas, porque…¡qué narices! Solo se vive una vez:

Line it up with Bobbi's Long-Wear Liquid Liner, available at @Sephora #TrendingAtSephora #Metallic

A photo posted by Bobbi Brown Cosmetics (@bobbibrown) on

Maquillaje y trucos de belleza con una cuchara

Porque maquillarse con brochas, esponjas y pinceles, está ya muy visto.

Os dejo mi segundo vídeo (si tenéis curiosidad por el primero, tenéis el enlace aquí) en el que os cuento las cosas que podéis hacer con una cuchara fuera de la cocina.

Hacedme saber (si os decidís a probarlo) si lo veis útil o si, como yo, seguiréis dejando la cuchara para el plato sopero y los postres.

El maquillaje ideal para hacer deporte o ir al gimnasio

Basta que pongas en Google “maquillaje” para que el buscador te devuelva decenas de resultados.

“Maquillaje para una boda”, “maquillaje para noche”, “maquillaje para adolescentes”, “para agrandar los ojos”, “para personas con la piel blanca” y mi favorito… maquillaje para el gimnasio.

Aquí me podéis ver llevando mi maquillaje especial para hacer deporte: ninguno.

Aquí me podéis ver llevando mi maquillaje especial para hacer deporte: ninguno.

Esto coincidió con una publicación que vi en Instagram de una seguidora mía que quiso compartir unos tips de cómo ir al gimnasio maquillada. Porque según ella “ir al gimnasio no significa que dejes de ser femenina“.

En primer lugar me gustaría dejar claro que bajo mi punto de vista ligar el maquillaje con la feminidad es un error garrafal. Es como si dijéramos que un coche es un coche por tener asientos. Pues mira, no. No mezclemos churras con merinas.

La feminidad es algo que te viene de serie solo por ser mujer, puedes potenciarlo más o menos pero está en tu ADN. Maquillarte para hacer deporte es una elección en cambio.

Si ya de por sí soy poco partidaria del maquillaje, pienso que no hay nada mejor que sentirse bien con una misma sin necesidad de echarse nada, ni os cuento para ir al gimnasio.

Debemos partir de la base universal de que al gimnasio se va a hacer ejercicio. Me parece importante remarcarlo ya que luego me encuentro a mujeres más arregladas para hacer deporte que yo asistiendo de invitada a una boda.

El maquillaje no es higiénico por la sencilla razón de que ir al gimnasio significa sudar (a no ser de las que va en la cinta dando un paseo). Al sudar nuestros poros se abren y lo que hace el maquillaje es obstruirlos. Traducción: cutis sucio. La piel necesita respirar.

Solo he ido una vez maquillada porque me tocó ir directa después de un trabajo de azafata y recuerdo que acabé la clase como un oso panda, con los ojos totalmente emborronados.

Que aunque para mí el maquillaje perfecto para el gimnasio sean una cara lavada y las ganas, cada una es libre de ejercitarse como quiera. Pero vamos, bastante nos exigimos a nosotras mismas normalmente como para no poder desconectar ni haciendo deporte.

Y os diré algo más, cuando voy con mis pelos de loca, empapada de sudor y oliendo a ‘choto’ no me siento menos femenina, me siento todo lo contrario: fuerte, poderosa y capaz de tumbar cualquier cosa que se me ponga por delante.

Estos son los errores (que no sabías) que cometes al maquillarte

1. Sabemos que siempre vas con prisas, entre que el novio te espera abajo o que pierdes el autobús, no tienes tiempo de pararte frente al espejo. Pero es importante que antes de maquillarte prepares tu piel. Un lavado de cara y una crema hidratante conseguirán que el maquillaje quede uniforme.

2. El corrector, aunque solemos ponerlo antes que la base, en realidad se debe utilizar después ya que su efecto será más duradero. Es importante elegir el tono que tape nuestra ojera de manera natural. Un tono más oscuro nos hace parecer más cansadas y un tono más claro provoca el efecto mapache.

3. La base, esa gran enemiga. Cuando es verano siempre se nos queda demasiado clara y en invierno queda demasiado oscura. Lo ideal sería tener nuestros dos tonos (a no ser que te guste lo de que parezca que te has maquillado con Cola Cao). La base de nuestro tono es aquella que, al extenderla en el dorso de la mano, no se nota que se lleva.

4. Echarte colorete como si estuvieras pintando la pared de tu cocina . No es tanto la cantidad como aplicarlo en la zona adecuada. Debemos echarlo sobre las ‘manzanitas’ (las manzanitas son esos mofletes tan achuchables que se te ponen cuando sonríes sin enseñar los dientes) y extender el trazo con la brocha siguiendo la línea del pómulo.

5. Frotar un labio contra otro después de pintarlos los labios. Vale que es como llevamos haciéndolo toda la vida, pero si está mal hecho, está mal hecho. Para retirar el exceso, debemos meter el dedo por la zona central y sacarlo arrastrando el pintalabios que sobre.

6. Maquillarse la línea de agua cuando buscamos unos ojos más grandes. Esa línea disminuye el tamaño de nuestro ojo, por lo que debemos evitarla si el efecto que buscamos es el de ampliar la mirada. Maquillar el párpado móvil y, muy ligeramente, el extremo de fuera del inferior, será nuestro aliado.

7. El menos es más también se puede aplicar al maquillaje. Debemos elegir si queremos resaltar la mirada o la boca. Unos ojos cargados deberían ir acompañados de una boca discreta, al igual que unos labios de un color llamativo, deberían llevar un maquillaje de ojos sencillo, más acorde. Nunca destaques ambas.

8. Rizarte las pestañas con la máscara ya aplicada. Aquí, mis pestañas tamaño pelo de mosca y yo, somos las primeras en cometer este error. Para utilizar el rizador, la pestañas debe estar limpia, ya que sino corremos el riesgo de partirla. Aplicarnos varias capas de máscara es otra equivocación muy frecuente, ya que en vez de hacerlas pareces más largas, quedan apelmazadas y llenas de grumos.

9. Aunque te mueras de sueño porque has llegado a casa a las 6 am o de cansancio porque has bailado hasta en el metro de camino a casa NO PUEDES IRTE A DORMIR SIN DESMAQUILLARTE. Además de que el maquillaje tapa los poros de la cara, si no te limpias antes de dormir, cuando te despiertes, corres el riesgo de parecerte a esto: