La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘mapaches’

Los cerdos vietnamitas amenazan a los jabalíes españoles

pot_bellied_pig

La culpa la tuvo George Clooney. Como él, muchos quisieron tener de mascota un cerdito vietnamita. Con apenas 5 kilos, tiene pinta de no haber roto un plato en su vida. Pero vaya si los ha roto. Los imitadores del actor no se pararon a pensar que compraban un cerdito, cer-di-to. Una cría que con el paso del tiempo se convirtió en adulto ganando peso y tamaño. No como nuestros cerdos blancos, que pueden llegar a pesar 300 kilos, pero sí casi los 100. ¿Les parece posible tener un bicho así trotando por el pasillo? El original regalo de Reyes pronto se convirtió en un tormento. Pero sus dueños no podían convertirlos en chorizos, así que optaron por “liberarlos”.

Viet-na-mi-ta. Procedente de Vietnam. Ni de Móstoles ni de L’Hospitalet. Muchos no lo han entendido así. Y han soltado sus cerditos glotones por el campo español.

“No harán daño a nadie”, pensará más de uno. “Podrán vivir salvajes, igual que un jabalí”. Exactamente, ahí está el problema. Estos cerdos asiáticos, una raza de otro continente, se han adaptado perfectamente a nuestros montes. Incluso han hecho tan buenas migas con los jabalíes que se han reproducido con ellos dando lugar a extraños híbridos, como demuestra un reciente estudio científico publicado en la revista Animal Biodiversity and Conservation.

¿Divertido? En absoluto. Es una catástrofe ecológica. Su presencia pone en peligro la pureza genética de nuestros jabalíes autóctonos. Sin miedo al ser humano aumenta el peligro de que produzcan daños en la agricultura. También provocarán accidentes de tráfico. Y todo por no tener un poco de cabeza sus dueños.

Mapaches, serpientes, coatís, galápagos, cotorras,… Nos estamos cargando la naturaleza a golpe de liberaciones descabelladas. Cuando lo fácil sería acudir a una protectora de animales y dar hogar a alguno de tantos perros y gatos abandonados, dejando a cerdos vietnamitas y al resto de este zoo loco de exóticas en sus países de origen.

Foto: Pets clan

Otras entradas relacionadas:

Un enmascarado americano amenaza a la naturaleza española

Valen unos 500 euros cada uno y a mucha gente parece haberle entrado la fiebre por tener uno en el jardín del adosado. Son los mapaches y están de moda. Se acabaron las vulgaridades de tener un perro o un gato. Los mapaches son mucho más cool. Famosos por las series de dibujos animados norteamericanas, el bello carnívoro enmascarado de cola anillada puede comprarse sin problemas a través de Internet. Aseguran sus vendedores que son unos animales “cariñosos, simpáticos y fáciles de educar”, pero son unos mentirosos. Educar a un animal salvaje es casi imposible. Aunque se críe a biberón desde pequeño, al final le puede el instinto. El precioso osito de peluche crece y se convierte en un voraz problema de 8 kilos de peso. Muerde, ensucia con sus heces incluso donde come, abre la nevera y se zampa todo lo que pilla dentro, trepa por las estanterías y sufre sobrepeso debido a la falta de ejercicio. Resultado: adiós mascota adiós.

Los más cívicos lo llevan al veterinario y lo eutanasian. Los más descerebrados los sueltan en el campo.

La irresponsable acción de estos últimos está provocando un serio problema ecológico en toda Europa. En Alemania y Francia son ya una plaga, con poblaciones cada vez más numerosas que desplazan a las especies autóctonas y provocan la extinción local de otras.

Aquí en España se ha detectado ya su presencia en las afueras de Madrid, Valencia, Barcelona y Cantabria (Santoña). En el madrileño Parque Regional del Sureste son desde hace tres años una gravísima amenaza. Comen igual patos que huevos, pájaros que conejos, cangrejos que basura de las urbanizaciones. Y crían sin problemas. Se pensaba que sólo había tres o cuatro, pero en los últimos meses se han capturado ya 15 de todas las edades. Este invierno los responsables del valioso espacio natural seguirán intentando el descaste. Sin embargo, sus esfuerzos serán inútiles mientras el personal siga empeñado en soltar en el campo mapaches comprados como mascotas. Dicen que son unos animales inteligentísimos. Ellos quizá sí, pero sus dueños lo dudo.