Entradas etiquetadas como ‘falda’

Las faldas de volantes son para este verano

Corría la primavera de 2009 cuando llegó el tail hem a nuestras vidas, esa falda que era más corta por delante y más larga por detrás que nos permitía lucir jamón pero tapándonos el culo cuando subimos las escaleras del metro.

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

Falda megadivina de la muerte que quieres desde hoy. CAROLINE CONSTAS

Ahora, aquel corte que nos acompañó el mismo año que Loba de Shakira lo petaba en las listas de éxitos (sin Maluma de por medio), ha vuelto.

Lo ha declarado con una imagen Chiara Ferragni (porque una foto vale más que mil palabras y un post de Instagram ni te cuento).

Lo que se pone la empresaria italiana va a misa. Pero A MISA. Bueno, quizás no todo. Todavía recuerdo aquella sudadera rosa de Hello Kitty que no me habría puesto ni para ir al gimnasio en Tokio.

Obviamente no ha sido la única en tenerla, y es que si tú con tu hermana eres “culo veo, culo quiero”, las blogueras de moda entre ellas ni te cuento. Y si no fíjate lo que ha pasado con los aguacates, que ahora todo el mundo los quiere en la mesa.

Lo mejor de las faldas de volantes (además del mencionado efecto “tapaculos”) es que las puedes llevar en clave formal, porque tienes la cena preboda de tu mejor amigo, con unas sandalias de tacón o para hacer turismo este verano con tus chanclas de la piscina.

La pongas como la pongas, ten por seguro que siempre, SIEMPRE, va a quedar bien (¿que no me crees? Mira las fotos de abajo).

Eso sí, recuerda que al ser altas, la clave, por lo que demuestran las amantes de la moda, es combinarlas con partes de arriba que vayan ajustadas a la cintura (en este saco entran también los crop tops o camisas anudadas. Todo lo que tengas por el armario vale).

¿Te seduce la prenda? Seguro que tienes por casa alguna falda del estilo que te puede hacer el apaño (o puedes hacer como yo y preguntarle directamente a tu madre).

Can’t help me – loving this island so much 〰️ #aylinkoenigtravels

A post shared by A Y L I N (@aylin_koenig) on

B&W

A post shared by Ángela Rozas Saiz (@madamederosa) on

Lost my ♥️ in Ibiza 🇪🇸 #constantlyktravels

A post shared by k a r i n teigl (@constantly_k) on

Midi, el largo que te permite subir escaleras sin enseñar las bragas

A todas las que compraron temerosas la falda con corte midi esta temporada rezando porque la tendencia continuará la próxima primavera-verano, están más que de enhorabuena: ¡el largo midi ha venido para quedarse! Lo bueno de este largo es que tiene algo que nos gusta a todas: funcionalidad.

Este corte, que por lo general queda un poco por debajo de la rodilla, te permite subir las escaleras del metro de tres en tres sin que vayas con el miedo de ir enseñando las bragas y puedes sentarte en cualquier lado con la seguridad de que te las tapará, pero, sobre todo, ¡te permite llevar media pierna sin depilar! Lo cual es ideal para esas veces que piensas “Oh no, hoy no puedo ponerme nada corto ¡no estoy depilada del todo!”. Falda midi y problema resuelto, ya solo necesitas darte una pasada rápida hasta las rodillas (esto es opcional).

Pero no todo iba a ser La vie en rose, porque este largo, como la mayoría de las tendencias, no está al alcance de todas. Si mides más de metro setenta puedes disfrutarlo sin problema y sentir como el corte te estiliza la figura, pero si mides menos, te recomiendo que huyas sin mirar atrás.

Sé lo que es que te apasione una tendencia y que no te favorezca a la figura, ver la prenda colgada en la percha y pensar que quizás esta vez sea distinta y esa anchura te siente bien. Admitámoslo, no, no todo nos sienta bien. Y sino que se lo digan a todas las faldas de vuelo por las que he suspirado y nunca me he comprado. Pero es lo que tiene tener un culo respingón que llena maravillosamente las faldas tubo como si hubiera nacido para ello.

Volviendo al midi. Si mides menos de metro setenta solo corres el riesgo de que la falda te llegue tan por debajo de la rodilla que te quede tipo pirata y te haga parecer más bajita (además de los 20 años que te va a echar encima modo ‘abuelita con un traje dos piezas’). Pero no es el fin del mundo, hay minifaldas monísimas y faldas largas preciosas que servirán de consuelo para las que tengan que rechazar este corte.

La falda midi es como una buena camisa blanca, en función de lo que le añadas puede ser una prenda informal, elegante, rockera o si me apuras, de alfombra roja. Mi recomendación para esos días de universidad u oficina es que la combines con tops de flores o rayas con zapatos planos. Y si eres una criatura de la noche que quiere sacar la midi a paseo, coge unos heels (decir tacones ya está demodé) y un cubata para ir no solo con faldas, sino también a lo loco, que por mucho que bailes y desfases que cometas, tu midi te garantiza que no te dejará con el culo al aire.