La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘pieles’

¿Conoces el sufrimiento que hay en un abrigo de piel?

Abrigos de pieles

© Equanimal

Tener a mano una buena ropa de abrigo cuando llega el frío es fundamental para sentirse bien. Durante milenios usamos las pieles de los animales. Pero ahora hay tejidos infinitamente mejores, más confortables, más baratos y menos sangrientos. Porque para lucir un triste abrigo de piel es necesario sacrificar 60 visones, 20 linces, zorros o tejones, 15 crías de foca, 10 perros mapache, 8 lobos, 6 leopardos. Todo a mayor gloria de una moda asesina, cruel e inútil, además de pelín hortera.

Cada año son cazados cerca de 20 millones de animales con el único fin de utilizar sus pieles. Con trampas para no estropearlas, provocando con ello terribles tormentos a las agonizantes víctimas. Otros 40 millones son criados en granjas, la mayoría europeas, donde las condiciones de cautiverio y sacrificio son igualmente terribles. Si se escapan o son estúpidamente liberados por grupos con demasiada sensibilidad y poco cerebro, el daño al medio ambiente resulta catastrófico.

Dando más valor a su piel que a su vida, los animales de granja son gaseados o electrocutados por vía bucal, anal o vaginal; o desnucados a palos. Algunas veces ni siquiera están totalmente muertos cuando se les despelleja. Los restos de su cuerpo se transforman luego en alimento para perros y gatos o en abonos. Un terrible sin sentido.

Si compras este tipo de prendas eres parte del problema, pues la fuerza del consumidor es la única capaz de acabar con la industria peletera. Es verdad, cada vez se usan menos los abrigos de pieles en Europa pero, a cambio, su consumo encandila ahora por millones a chinos y rusos, el nuevo mercado emergente para las pieles de lujo. El horror no acaba. Y es que como decía el filósofo Schopenhauer, “el hombre ha hecho de la Tierra un infierno para los animales”.

Pieles

© Anima Naturalis

A continuación os dejo tres vídeos no aptos para personas sensibles, tan terribles como la realidad que cuentan. Tienes más información en: www.StopModaCruel.org y www.SinPiel.org


Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Stop a la moda más cruel

Conejo

© Joanne McArthur / Igualdad Animal

Ni te imaginas el sufrimiento que hay detrás de la ropa. No sólo por las condiciones miserables en las que viven algunos de los trabajadores que hacen posible la fast fashion, la moda rápida y barata, ambientalmente insostenible y socialmente inaceptable. También por el maltrato al que sometemos a los animales que nos abastecen de pieles y cuero. Pero algo está cambiando entre los consumidores.

Más de 60.000 personas en tan sólo tres días han firmado la petición de la campaña “Stop Moda Cruel”, de la organización internacional  Igualdad Animal, instando a grandes firmas de moda  a que dejen de vender pieles.

Después de llevar a cabo una investigación encubierta de dos años de duración en granjas de conejos de España, Igualdad Animal ha descubierto que numerosos diseñadores compran pieles obtenidas a base de métodos crueles y salvajes. Igualdad Animal lanza ahora una campaña para instar a estas firmas a que dejen de vender prendas fabricadas en piel. Algunas tan famosas como Burberry, Dior, Armani, Yves Saint Laurent, Louis Vuitton, Marc Jacobs, y Diane Von Furstenberg.

Igualdad Animal ha creado una página web www.StopModaCruel.org  así como un vídeo con imágenes terribles que muestra la brutalidad que se ejerce en estas granjas y que os dejo al final de este post.

Los voluntarios de Igualdad Animal han documentado un maltrato muy extendido en las granjas, como por ejemplo granjeros golpeando a conejos enfermos hasta la muerte delante de sus aterrados compañeros de jaula. A otros conejos lisiados, enfermos o con graves heridas se les dejaba sufrir sin proporcionarles tratamiento médico.

Estos animales que son altamente sensibles son obligados a vivir en pequeñas jaulas con suelos hechos a base de barrotes de metal duro y no se les permite ni un momento de consuelo durante sus cortas vidas. Cuando los conejos alcanzan los dos años de edad, se les mata y despelleja.

“Más de 60.000 personas en tan sólo tres días han firmado nuestra petición pidiendo a estas grandes firmas que dejen de vender pieles. Esto es reflejo de la sensibilización de la sociedad y de su rechazo a que en pleno siglo XXI se siga maltratando a los animales para hacer prendas de piel. Esperamos que estas firmas dejen de apoyar el maltrato animal y apuesten por un moda sin crueldad hacia los animales, ha manifestado a través de un comunicado de prensa Javier Moreno, coordinador internacional de Igualdad Animal.

Yo ya he firmado. Las pieles ni son bellas ni abrigan más que otros tejidos. ¿Firmas también tú?

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

 

Horror: despellejan vivos a los animales

Llevo semanas dando vueltas a la difusión del vídeo más horripilante de cuantos he visto en mi vida. Imposible de terminarlo tras varios intentos terroríficos, me censuré a mi mismo su publicación en La Crónica Verde. Pero al final he llegado a la convicción de que no se puede silenciar una salvajada así.

Investigadores camuflados de la Sociedad Suiza de Protección de los Animales (Swiss Animal Protection, SAP) lograron filmar el modo en que se sacrifican cientos de perros mapache o Tanukis (Nyctereutes procyonoides) en las granjas de peletería de la provincia china de Hebei, donde cada año se venden 35 millones de pieles, más del 60 % de este comercio en China. Fue así como descubrieron horrores más allá de sus peores pesadillas, de los que se ha hecho eco la asociación internacional PETA (People for the Ethical Treatment of Animals). Una bestialidad (con perdón de las bestias) que justifica por qué estas granjas tienen prohibida la entrada a los extranjeros.

La vida de estos pobres animales en cautividad es un infierno, pero su muerte es aún mucho peor. No hay una regulación sobre los sacrificios y los criadores matan a golpes a las pobres bestias, rematándolas contra el suelo, y despellejándolas cuando todavía están vivas.

Como explica uno de los testigos de la asociación suiza,

“las condiciones de las granjas peleteras chinas son una burla a las más elementales normas de bienestar animal. En su vida y sus indignas muertes, a estos animales se les ha negado incluso el más simple acto de bondad”.

La globalización del comercio de pieles hace imposible conocer el verdadero origen de las materias primas utilizadas. Los productos peleteros pasan a través de casas de subastas internacionales y se compran y distribuyen a los fabricantes de todo el mundo, desde donde luego son exportados como prendas de lujo. China es el mayor exportador mundial de pieles, un mercado en alza gracias a sus bajos precios, apoyados en mano de obra barata y ausencia de una legislación sobre bienestar animal. Incluso si una prenda de pieles señala en la etiqueta que se hizo en un país europeo, los animales pudieron ser criados y sacrificados en otro lugar muy lejano, posiblemente en una granja china no reglamentada.

Debido a que el origen de las pieles no puede ser rastreado, desde PETA se presenta como la única manera para prevenir ese tipo de crueldad inimaginable el no usar nunca pieles naturales. Y tienen razón. Sin mercado no habrá industria peletera. Aunque mientras tanto, puedes firmar aquí para exigir el final de estas atrocidades, indignas de personas civilizadas en pleno siglo XXI.

Os dejo a continuación el terrorífico vídeo que ha dado pie a esta campaña. Pero nuevamente os aviso: ES TERRIBLE Y CON TODA SEGURIDAD HERIRÁ LA SENSIBILIDAD DE CUALQUIER PERSONA BIEN NACIDA. Si tienes dudas, mejor no lo veas.

Canadá y Noruega subvencionan la matanza de focas

Si no hay mercado, no hay negocio ¿O sí?

Si no compramos abrigos, bolsos y guantes de piel de foca, no se matarán cientos de miles de focas en el mundo ¿O sí?

Si no es rentable la matanza de focas se abandonará. ¿O no?

Pues no, se mantendrá la carnicería polar con subvenciones estatales, tanto del gobierno noruego como del canadiense.

El Gobierno de Canadá autorizó en 2006 la matanza de 335.000 focas, mientras que en 2007 sólo permitió 270.000 ejemplares y este año dará muerte a 275.000. ¿Vamos por el buen camino?

Pues tampoco. No es que se quieran matar menos porque somos más ecologistas o se venden peor las pieles, es que por culpa del cambio climático cada vez quedan menos focas. Por eso entre 1995 y 2001 se han concedido más de 20 millones de dólares en subvenciones a la industria canadiense de la caza de focas para ayudarles a soportar las posibles pérdidas en el negocio. Así que seguimos igual o peor que antes.

Porque aunque países miembros de la UE como Bélgica y Países Bajos ya han prohibido la comercialización de productos derivados de las focas de manera particular, y el resto de los países lo está considerando, el emergente mercado asiático está supliendo con creces nuestra retirada comercial, ávido no sólo de pieles, sino también de la grasa y hasta de unos genitales a los que asigna supuestas propiedades afrodisíacas.

En Noruega son más magnánimos. Sólo matan unas 50.000 focas al año. Pero no se vayan ustedes a pensar que lo hacen por interés comercial, en absoluto. Su actividad es una desinteresada contribución a la biodiversidad del Polo Norte. O al menos eso dicen.

El gobierno noruego, en su portal oficial para España, lo considera una gestión adecuada de los recursos. Porque, nos explican sin que les crezca la nariz, en el Nordeste Atlántico,

“la foca de Groenlandia consume ella sola más arenques de lo que es capaz de pescar toda la flota pesquera noruega”.

Y si hay que controlar las capturas de alguien, por supuesto que sea la de las focas, faltaría más. Foca buena, foca muerta. O vegetariana.

Por todo ello no sólo se permite esta caza, sino que como en Canadá, la salvaje actividad recibe periódicamente ayuda estatal. Que el propio Gobierno justifica como una necesidad

“para asegurar la regulación adecuada de los stocks de focas y para mantener las tradicionales técnicas de caza y para poder seguir controlando convenientemente la población de focas”.

¿Les parece una solución cruel? En absoluto, es pura humanidad. Copio aquí las tranquilizadoras palabras del Ministerio de Asuntos Exteriores noruego sobre el humanitario sistema de caza utilizado.

Según la ley, se debe matar a los animales con rapidez, humanidad y con el menor sufrimiento posible. Los únicos instrumentos que se pueden utilizar son los rifles y los hakapik (un tipo de arpón). Las focas adultas se cazan con el rifle, mientras que los cachorros se cazan con el rifle o con el hakapik. El hakapik puede parecer primitivo, pero es una herramienta eficaz que aturde inmediatamente al animal y lo mata rápidamente. La legislación noruega no permite la caza de lactantes, es decir, cachorros que no han sido abandonados por sus madres.

Se exige a los cazadores que asistan a un curso y a pruebas de tiro cada año antes de la estación de caza. Cada embarcación de caza lleva un inspector a bordo. Los inspectores son, además, veterinarios e informan directamente a las autoridades pesqueras.

¿Se quedan más tranquilos? Dicho de esta manera suena muy bien. Pero comprobado en este vídeo (no recomendable para personas sensibles), la impresión que uno se lleva es exactamente la contraria.

¿Estaremos equivocados?