La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘subvenciones’

La crisis hace menos taurinos a los españoles

A pesar de la crisis, los estadios de fútbol de Primera División han ganado en España medio millón de espectadores en los últimos tres años. Frente a ello, los toros, el antiguo espectáculo rey de los españoles, están de capa caída. Según datos del Instituto IG Investiga, el 67% de los españoles es contrario a las corridas de toros. ¿La razón? Cada vez son menos los aficionados a la sangre y la tortura de animales.

En la capital del Pisuerga no se han enterado aún de este cambio y celebran el Pregón Taurino “Ciudad de Valladolid”. El elegido para tan poco edificante loa ha sido el escritor y periodista José Carlos Arévalo, director del semanario de información taurina “6Toros6”. Un profesional que, de acuerdo con Agroinformación, ha lamentado la “delicada situación” de la ganadería de bravo como consecuencia de la crisis, y la “absoluta indiferencia” con que se asiste a la progresiva reducción de “todo un patrimonio zootécnico” [sic].

Dice Arévalo que se ha reducido de forma importante la cifra de festejos en plazas donde solían reclamar su presencia, generalmente sostenidas con dinero público de ayuntamientos y diputaciones que ahora, por razones presupuestarias, no pueden. No es suficiente, por lo tanto, la aportación que reciben del Estado de más de 600 millones de euros anuales en concepto de subvención, como ha criticado el partido animalista Pacma.

A pesar de ello, o precisamente por ello, mientras el Gobierno recorta en partidas básicas como la educación y la sanidad, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, anuncia que aprobará un plan para el fomento de la tauromaquia. Y no es por nada señor ministro, pero los toros ni son cultura ni son deporte, y hay que tener muy poca educación para hacer lo que le hacen a esos pobres animales.

También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

¿Ayudas del Gobierno para comprar bicicletas?

Gobierno y comunidades autónomas, de la mano de los fabricantes de automóviles, pretenden salvar al sector de la automoción en España con subvenciones de hasta 2.000 euros para los futuros compradores.

Pero una vez más se han olvidado de las bicicletas, el transporte más saludable y ecológico que existe, el más acorde para los tiempos de crisis en que vivimos. ¿Por qué no hay ayudas para comprar una bici? Muy sencillo, porque no interesa.

Como señalan desde Ecologistas en Acción, si lo que se quiere es obtener más empleos y de calidad, la mejor estrategia sería apoyar al transporte público, puesto que genera el doble de empleos que el sector del automóvil.

Si nos fijamos en sus efectos sobre la salud y el medio ambiente, nuevamente el transporte público y las bicicletas ganan por goleada. Como recuerdan de nuevo los ecologistas,

“más de 3.000 personas fallecen cada año en España por accidentes de tráfico, y más de 16.000 por la contaminación del aire que proviene de los tubos de escape de los coches”.

Por no hablar de lo que nos cuesta el mantenimiento de unas carreteras cada vez más atestadas de vehículos, auténticos usurpadores de la inmensa mayoría de los espacios públicos de las ciudades.

Ahora que se ha decidido dar propinas estatales a todos los sectores en crisis, bueno sería que no se olvidaran de promover el uso de las bicicletas como transporte alternativo. Por ejemplo, reduciendo o eliminando el IVA en sus precios, tanto de venta como de reparación.

Una posibilidad que la Comisión Europea pretende aprobar a finales de este año para que la medida pueda entrar en vigor en 2011, luego no estaría de más ponerla en marcha cuanto antes. ¿No os parece?

Canadá y Noruega subvencionan la matanza de focas

Si no hay mercado, no hay negocio ¿O sí?

Si no compramos abrigos, bolsos y guantes de piel de foca, no se matarán cientos de miles de focas en el mundo ¿O sí?

Si no es rentable la matanza de focas se abandonará. ¿O no?

Pues no, se mantendrá la carnicería polar con subvenciones estatales, tanto del gobierno noruego como del canadiense.

El Gobierno de Canadá autorizó en 2006 la matanza de 335.000 focas, mientras que en 2007 sólo permitió 270.000 ejemplares y este año dará muerte a 275.000. ¿Vamos por el buen camino?

Pues tampoco. No es que se quieran matar menos porque somos más ecologistas o se venden peor las pieles, es que por culpa del cambio climático cada vez quedan menos focas. Por eso entre 1995 y 2001 se han concedido más de 20 millones de dólares en subvenciones a la industria canadiense de la caza de focas para ayudarles a soportar las posibles pérdidas en el negocio. Así que seguimos igual o peor que antes.

Porque aunque países miembros de la UE como Bélgica y Países Bajos ya han prohibido la comercialización de productos derivados de las focas de manera particular, y el resto de los países lo está considerando, el emergente mercado asiático está supliendo con creces nuestra retirada comercial, ávido no sólo de pieles, sino también de la grasa y hasta de unos genitales a los que asigna supuestas propiedades afrodisíacas.

En Noruega son más magnánimos. Sólo matan unas 50.000 focas al año. Pero no se vayan ustedes a pensar que lo hacen por interés comercial, en absoluto. Su actividad es una desinteresada contribución a la biodiversidad del Polo Norte. O al menos eso dicen.

El gobierno noruego, en su portal oficial para España, lo considera una gestión adecuada de los recursos. Porque, nos explican sin que les crezca la nariz, en el Nordeste Atlántico,

“la foca de Groenlandia consume ella sola más arenques de lo que es capaz de pescar toda la flota pesquera noruega”.

Y si hay que controlar las capturas de alguien, por supuesto que sea la de las focas, faltaría más. Foca buena, foca muerta. O vegetariana.

Por todo ello no sólo se permite esta caza, sino que como en Canadá, la salvaje actividad recibe periódicamente ayuda estatal. Que el propio Gobierno justifica como una necesidad

“para asegurar la regulación adecuada de los stocks de focas y para mantener las tradicionales técnicas de caza y para poder seguir controlando convenientemente la población de focas”.

¿Les parece una solución cruel? En absoluto, es pura humanidad. Copio aquí las tranquilizadoras palabras del Ministerio de Asuntos Exteriores noruego sobre el humanitario sistema de caza utilizado.

Según la ley, se debe matar a los animales con rapidez, humanidad y con el menor sufrimiento posible. Los únicos instrumentos que se pueden utilizar son los rifles y los hakapik (un tipo de arpón). Las focas adultas se cazan con el rifle, mientras que los cachorros se cazan con el rifle o con el hakapik. El hakapik puede parecer primitivo, pero es una herramienta eficaz que aturde inmediatamente al animal y lo mata rápidamente. La legislación noruega no permite la caza de lactantes, es decir, cachorros que no han sido abandonados por sus madres.

Se exige a los cazadores que asistan a un curso y a pruebas de tiro cada año antes de la estación de caza. Cada embarcación de caza lleva un inspector a bordo. Los inspectores son, además, veterinarios e informan directamente a las autoridades pesqueras.

¿Se quedan más tranquilos? Dicho de esta manera suena muy bien. Pero comprobado en este vídeo (no recomendable para personas sensibles), la impresión que uno se lleva es exactamente la contraria.

¿Estaremos equivocados?