La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘valladolid’

Matan en Valladolid a un lobezno de cuatro meses

La Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (ASCEL) y la Asociación para la Conservación y Estudio para la Naturaleza de Valladolid (ACENVA) han denunciado la muerte en Valladolid de un cachorro de lobo ibérico.

Tras la apertura en septiembre del periodo hábil para la caza de la especie, los primeros lobos comienzan a morir por disparos de cazadores. Un ejemplo “vergonzoso“, según lo califican estas dos asociaciones a través de una nota de prensa, ha sido el registrado el pasado sábado 30 de septiembre en la comarca vallisoletana de Tierra de Campos. Ese día un lobezno de apenas cuatro meses fue abatido, en una cacería autorizada por la Junta de Castilla y León, según afirman las mismas fuentes. Lee el resto de la entrada »

Los cazadores acusan a las cigüeñas de dejarles sin caza

La noticia la ha lanzado El Norte de Castilla como una gran exclusiva: La superpoblación de cigüeñas reduce la caza en la provincia de Valladolid.  De acuerdo con los cazadores vallisoletanos, las piezas de caza han mermado allí donde las cigüeñas han incrementado su número. Y esto es así porque, según estos supuestos expertos en el medio ambiente, “desde hace un tiempo relativamente corto [la cigüeña] echa mano de polladas de especies cinegéticas como la perdiz, la codorniz y de gazapos de liebre y conejo para poder subsistir.

Así se lo explica a la periodista un anónimo miembro del coto de Ceínos de Campos:

“Puede que estemos ahora mismo ante el mayor depredador de todos. Estás cosechando y te encuentras con cuarenta cigüeñas detrás de la máquina y según saltan las polladas no dejan ni una”.

Sigo leyendo El Norte de Castilla. La Federación de Caza de Valladolid, presidida por Jesús Hernández, “es consciente de la situación”. Su responsable lo califica como un “depredador oportunista” que en los últimos años ha proliferado de manera importante. “Hay cigüeñas en cualquier parte de la provincia y son animales que tienen que comer, y ahora depredan sobre la perdiz, el conejo y la liebre”, dice Hernández.

¿Será verdad? ¿Son las cigüeñas tan malas como los zorros, los lobos, los topillos y los ecologistas?

Me temo que una vez más los cazadores están dando muestras de su escasos conocimientos en fauna y de su desmedida afición a buscar chivos expiatorios contra los que descargar sus escopetas de ira.  Un ornitólogo murciano se hacía hoy esta reflexión en Avesforum:

“Las 668 parejas de cigüeñas que crían en Valladolid son 1.336 individuos, que a repartir entre 394 cotos salen a unas 3,4 cigüeñas por coto. ¿Pueden 3,4 cigüenas por coto hacer semejante daño a la caza? No lo entiendo. Debe ser que yo no soy tan sabio como ellos”.

Otro naturalista comparaba el impacto de esta población con la de los más de 20.000 cazadores vallisoletanos con licencia. A quienes preguntaba si antes de acusar a las zancudas habían tenido en cuenta la general desaparición de lindes y barbechos en el campo, la quema de rastrojos, el uso de miles y miles de toneladas de pesticidas, herbicidas y abonos químicos, las enfermedades o la sobreexplotación cinegética.

Por cierto, que en el citado coto de Ceinos se produjo el año pasado uno de los peores episodios de envenenamiento en la provincia, provocado seguramente por algún cazador para eliminar depredadores y que provocó la muerte de un número importante de especies protegidas. ¿Lucha biológica?

Y es que como dijo Albert Einstein,

“hay dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana…. y de lo primero no estoy seguro”.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

 

Les cierran el coto por envenenar el campo

La Junta de Castilla y León ha prohibido cazar durante dos años en un pueblo donde esta primavera murieron envenenadas decenas de rapaces protegidas.

La decisión, ejemplarizante, silenciará las escopetas en el coto de La Unión de Campos, en la provincia de Valladolid, donde aparecieron 11 Milanos reales (Milvus milvus), un busardo ratonero (Buteo buteo), dos aguiluchos laguneros (Circus aeruginosus), un milano negro (Milvus migrans) y tres cuervos (Corvus corax) envenenados, aunque los vecinos aseguran que murieron más de 30 rapaces, en su mayoría ocultadas luego por los propios envenenadores.

Los informes del Laboratorio Toxicológico concluyeron que los 18 ejemplares localizados murieron por ingestión de carbofurano, ya que este compuesto se encontraba en las muestras analizadas en concentraciones centenares de veces por encima de la dosis letal para las aves y mamíferos. Un terrible insecticida clasificado como «Muy Tóxico» en la legislación estatal y europea, cuyo empleo está prohibido en toda la Unión Europea desde junio de 2007.

Pagarán justos por pecadores, es cierto, pero es la única manera de parar los pies a tantos salvajes que irresponsablemente emponzoñan el campo, ponen en peligro a nuestra fauna y a nuestra propia salud.

—–

En la imagen, de Carlos Espeso, publicada por el diario El Mundo, el alcalde de La Unión señala el cadáver de un milano real envenenado. Según apuntó a este medio el regidor vallisoletano, bajo estas matanzas se ocultaría un conflicto entre la población local y un grupo de cetreros que pagaron con su vida los pobres animales.