La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

España logra la medalla de oro en biodiversidad europea, con más de 85.000 especies

Parque Nacional de Monfragüe, en Cáceres

Un poco fríos con el medallero en los Juegos Olímpicos de Tokio, los españoles podemos estar muy orgullosos con el resultado de nuestra naturaleza, líder indiscutible en Europa en cuanto a biodiversidad y espacios protegidos, y uno de los países más ricos del mundo en número de especies.

Acoge el 56% de los tipos de hábitats protegidos por la UE y más de 85.000 especies de animales, hongos y plantas, según el primer Informe sexenal sobre el estado del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad en España presentado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) al Consejo de Ministros. Más del 50% de las especies animales europeas y más de 5% de las especies del mundo están en España.

Como principales resultados obtenidos, el documento destaca “la importante mejora” registrada en el conocimiento del patrimonio natural y de la biodiversidad durante el último sexenio.

Parque Nacional de Garajonay, en La Gomera

Más espacios protegidos y especies emblemáticas

Una forma de conservar y proteger el patrimonio natural y biodiversidad es la declaración de espacios protegidos, cuyo número y extensión han aumentado notablemente. Si en 2009 la superficie protegida terrestre era el 31% del total y la superficie marina protegida el 1%, en 2020 han pasado a suponer el 36,2% y el 12,3% del total, respectivamente.

El informe recoge asimismo las numerosas actuaciones de conservación y restauración enmarcadas dentro de los correspondientes planes y estrategias desarrolladas en los últimos años.

Como resultado de todo ello se han conseguido éxitos en la conservación de muchas especies emblemáticas. Los más interesantes son los siguientes:

  • Águila imperial ibérica: con apenas unas decenas de parejas en los años 70 hasta las 520 parejas censadas en 2017
  • Quebrantahuesos: de 22 parejas en 1982 a 133 en 2018, con reintroducción exitosa en los Picos de Europa y en la Sierra de Cazorla.
  • Oso pardo: de unos 100-120 ejemplares en 1989 a unos 310-350 en 2018.
  • Lince ibérico: a finales de 2020 superó el umbral de los 1.100 ejemplares registrados.

Pero crecen las amenazas

A pesar de los esfuerzos de conservación realizados, el Ministerio considera necesario seguir actuando para reducir las presiones sobre la biodiversidad, que también se han acrecentado en el último sexenio.

Los cambios en la ocupación de suelo, la sobreexplotación de especies, la proliferación de especies invasoras y la contaminación son algunas de las principales amenazas a la biodiversidad, sobre las que también incide, directa o indirectamente, el cambio climático.

Preocupación por los incendios forestales

El informe señala que los incendios forestales constituyen el principal elemento de degradación de los ecosistemas forestales, aunque el aumento en la eficacia de la gestión de incendios ha contrarrestado su impacto. En este sentido, destaca la participación efectiva del MITECO en los medios de prevención y extinción de incendios forestales, prestando apoyo a las comunidades autónomas que lo requieren.

Un dato importante es que este año se cumplen 50 años de la llegada a España de los primeros aviones anfibios Canadair, que ha desarrollado una labor esencial de apoyo a las Comunidades Autónomas en las labores de extinción de fuegos.

Las Redes de Daños Forestales Nivel I y II también aportan información sobre el estado de salud y vitalidad de los bosques. Los resultados muestran que el estado general del arbolado experimenta un proceso de retroceso, disminuyendo el porcentaje de árboles sanos, siendo daños asociados con causas abióticos los mayoritarios, principalmente los daños atribuidos a sequía.

El informe indica que el porcentaje de superficie forestal que cuenta con un instrumento de ordenación aprobado ha pasado de aproximadamente un 10% en 2009 a casi un 20% en 2019, constituyendo un avance significativo, pero con cifras aún inferiores a las necesarias.

Recuperación del olmo

Si bien el informe tiene un ámbito sexenal, recoge los frutos de décadas de trabajo en líneas tan relevantes como los programas de conservación y mejora de recursos genéticos forestales. Cabe destacar el Programa español de conservación y mejora de los recursos genéticos de los olmos ibéricos, y la obtención de individuos resistentes a la grafiosis, iniciado en 1986.

Desde 2014 se han suministrado más de 50.000 olmos para recuperar las olmedas naturales perdidas y para su plantación en el medio urbano, donde el olmo está recuperando el papel de acompañar a sus habitantes proporcionando su sombra y su belleza en plazas y paseos.

España, el país europeo más amenazado por el desierto

El Ministerio también ha mostrado su preocupación por el problema de la desertificación. Según sus datos, España es el país de la Unión Europea donde este riesgo es mayor.

Un 18% del territorio español se encuentra bajo riesgo alto o muy alto de desertificación. Los esfuerzos en el seguimiento de los procesos erosivos han culminado en este sexenio con la reciente finalización del Inventario Nacional de Erosión de Suelos. Este catálogo ayudará a comprobar el avance o ralentización de estos procesos tan peligrosos.

Toda la información del IEPNB tiene carácter público y es accesible a través de este enlace

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

1 comentario

  1. ¡Qué maravilla!

    18 agosto 2021 | 21:52

Los comentarios están cerrados.