La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

¿Y sí Arquímedes aprendió física de las urracas?

Urracas en Madrid. Foto: Luis García / Wikimedia Commons

De lo poco que recuerdo de física no es nada aprendido en el instituto sino escuchado desde niño a mi madre. Estudiante de la vieja escuela, se aprendió de memoria muchas sentencias. Una de las que nunca olvida, ni yo tampoco de tanto oírla, es el famoso Principio de Arquímedes: “Todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje vertical y hacia arriba igual al peso de fluido desalojado“.

La explicación venía siempre acompañada de la famosa anécdota de su descubrimiento, cuando el sabio griego se metió en la bañera y el agua rebosó, sencillo experimento para poder conocer la pureza de una corona de oro sin dañarla.

El pequeño incidente doméstico provocó tal alegría al matemático que, según siempre nos contaron (sea verdad o no) salió desnudo por la calle celebrando su hallazgo cual victoria de un equipo de fútbol al grito de ¡Eureka! Que significa ¡Lo conseguí!

Vale, muy bien. Todo eso lo sabemos, pero ¿qué tienen que ver las urracas con esta historia? Pues resulta que mucho antes de Arquímedes (siglo III a.C), hace 50 millones de años, es muy probable que los primeros córvidos ya conociesen el empuje hidrostático y lo utilizaran en su propio beneficio.

Una inteligente urraca china grabada hace unos días en un parque de la ciudad de Zhengzhou muestra al pájaro recogiendo piedras y arrojándolas en una botella de plástico para hacer subir el nivel del agua y así poder beber sin problemas. ¡Alucinante!

Lo hace sin darse importancia, con toda la facilidad de algo extremadamente lógico, como si llevara toda la vida practicándolo. Y te preguntas: ¿Arquímedes aprendió física de las urracas?

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

2 comentarios

  1. Dice ser david

    no cabe duda qu eestas aves son muy inteligentes

    20 noviembre 2020 | 12:50

  2. Dice ser Adela

    No cabe duda, todos los grandes hombres fueron observadores de la Naturaleza que es nuestra mejor maestra.

    20 noviembre 2020 | 17:20

Los comentarios están cerrados.