La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Una mosca parásita está diezmando a los corzos españoles

Macho de corzo. Foto: Pixabay

El corzo, ese pequeño cérvido que tantos confunden con crías de ciervo, se había convertido en uno de los animales más habituales de nuestros paseos. Saltarines, curiosos, es una gozada verlos correr por el campo. Desde finales del siglo pasado sus poblaciones experimentaron una explosión demográfica que multiplicó por diez su número. Pero en apenas una década todo se ha ido al garete. Un fascinante parásito, la moscarda o gusano de la nariz del corzo, los está matando por miles.

La plaga fue detectada por vez primera en Picos de Europa, pero se ha ido extendiendo como una mancha de aceite y ya afecta a animales de todo el norte de España.

No existe un tratamiento posible, ni preventivo ni curativo. Tan solo se debería detener la caza de este animal ante el avance de la enfermedad. Ello permitiría reducir la mortandad actual y que las poblaciones supervivientes se puedan ir recuperando poco a poco.

No está quedando un corzo vivo“, asegura preocupado Marino Saiz, guarda mayor de los agentes de medio ambiente de la provincia de Burgos. En algunos cotos de caza de Asturias se han registrado descensos de hasta el 80 % de la población de corzos entre 2009 y 2015.

Corzo con gusano parásito y detalle de la mosca adulta que lo provoca

¿Qué parásito está matando a los corzos?

Se llama Cephenemyia stimulator. Es una mosca rara, una especie de tábano con una biología fascinante. Como explica maravillosamente bien el veterinario Gerardo Pajares en la revista Trofeo Caza, este díptero deposita sus larvas (sus crías vivas y no los huevos) en el morro de los corzos, que gracias a unos ganchos especiales se cuelan rápidamente dentro de sus fosas nasales.

¿Cómo los mata?

Pueden llegar a introducirse en su aparato respiratorio hasta 100 de estos gusanos. Como resultado, los corzos se debilitan, comen mal, se ahogan e incluso mueren de neumonía.

¿Cómo demonios se meten en sus hocicos?

Cuando las larvas se han hecho grandes en el interior de los animales, salen por el hocico y se entierran entre la hojarasca del monte. Allí se convierten en pupas, de donde saldrán los machos y la hembras.

En su estado adulto no pueden alimentarse pues tienen la boca atrofiada. Tan solo pueden volar a toda velocidad en busca de sexo. Hasta 40 km/h, una barbaridad si se tiene en cuenta que las moscas comunes vuelan a 0,4 km/h, los mosquitos a 3,2 km/h y los tábanos a 22,4 km/h.

Los huevos fecundados eclosionan dentro de la madre. Las moscas preñadas llevan a sus crías recién nacidas en el interior en busca de un animal donde depositarlas.

Implacables en su búsqueda de un hospedador, son capaces de reconocer el diseño en blanco y negro del hocico del corzo, pero también de detectar su olor y hasta el CO2 de su respiración. Una vez repartida la prole entre varios animales, la madre muere.

¿De dónde ha salido el parásito?

Todo apunta que esta plaga viene de fuera. Seguramente de repoblaciones ilegales o muy chapuceras hechas por cazadores con animales contagiados del Pirineo francés.

Los primeros focos se detectaron en Asturias, pero se han ido extendiendo por todo el norte cantábrico y ya ha llegado también a Castilla y León. Las previsiones más pesimistas señalan que acabará afectado a la totalidad de los corzos españoles.

¿A quien perjudica más esta plaga?

Lógicamente, los primeros perjudicados son los cazadores de corzo, que han visto reducirse drásticamente el número de sus capturas.

Pero este descenso afecta también a otras especies animales que dependen de ellos, especialmente el lobo y el águila real. Muchos científicos relacionan directamente la expansión del lobo con el aumento de corzos en el campo.

¿Qué podemos hacer?

Os lo explicaba al principio. Contra este parásito no hay más solución que confiar en que las poblaciones de corzos se acaben inmunizando, aprendiendo a evitar la infestación de la mosca. Y para eso es importante dejar de cazarlos. Solo así se mantendrán poblaciones con un número mínimo de ejemplares capaces de ir haciendo frente al parásito.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

5 comentarios

  1. Dice ser Doovde

    Estoy casi seguro de que esta mosca a llegado de los países nórdicos.

    16 agosto 2020 | 18:56

  2. Dice ser Luis Sanz

    La solución para casi todos los problemas de la Naturaleza, incluso los que hemos creado los seres humanos, es dejarla en paz para que se recupere. En este caso eso significa que esos supuestos amantes de la Naturaleza que son los cazadores dejen de matar corzos y que para variar intenten hacer algo novedoso en sus vidas con sus ratos de ocio, por ejemplo leer algún libro o intentar amar a alguien, persona o animal. Se sorprenderían de lo que estas cosas aportarían a sus vidas.

    19 agosto 2020 | 02:52

  3. Dice ser Cazador

    Luis Sanz propone no hacer nada porque no sabe nada , ni cómo funciona la naturaleza
    La solución es gestionar una naturaleza Muy antropica para que tipos como Luis escriban con su móvil
    Yo leo libros, seguro que más que usted pues soy cirujano y me obliga la profesión y por su puesto amo a mis perros y a mi familia
    Ya cansa tanta tontería y topicazo de gente con conocimientos de naturaleza que tienden a cero
    Un desajuste genera otro , hay que gestionar

    19 agosto 2020 | 11:46

  4. Dice ser Rural

    Claro, claro Jose Luis por eso donde no se caza como en la Sierra de Guadarrama la sarna se encarga de que las cabras mueran bajo terribles dolores y las enfermedades diezmen la población.
    Y que decir de las medidas animalistas como la esterilización de jabalinas!!
    Luego vemos las fotos de esas jabalinas con la marca en la oreja seguidas de sus crías.
    Y el gusano del corzo hay que seguir cazando pues si no se cazara seguramente la mortalidad sería mucho mayor.
    Se demuestra que las “ecosoluciones” de nuestros amigos ecologistas y animalistas solo persiguen una cosa: la subvención.
    Y la naturaleza no se regula sola.
    Quizás desde la ciudad y las redes sociales si, pero desde el mundo rural donde vivimos nosotros es obvio que no.

    19 agosto 2020 | 12:41

  5. El que inventó las moscas fue un grandisimo hijo de 1000 padres.

    19 agosto 2020 | 12:50

Los comentarios están cerrados.