BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

¿Sabes cuál es la autopista donde se atropellan más lobos?

Lobo atropellado en la autovía A-52 el pasado mes de enero.

Los atropellos son el principal factor de mortalidad no natural de la fauna salvaje. Más de 30 millones de vertebrados, la mayor parte de ellos pájaros, perros y anfibios, mueren en las carreteras españolas cada año, según un informe coordinado por la Sociedad para la Conservación de los Vertebrados. 29 linces ibéricos, para una población mundial de poco más de 500 ejemplares, dejaron la vida en el asfalto el año pasado. Y los lobos caen también en ellas por docenas.

Una docena de colectivos ecologistas de Castilla y León y Cantabria acaban de identificar el que está ya considerado el punto más negro de las carreteras españolas para los lobos. Se trata de la autovía A-52 a su paso por el noroeste de Zamora. En ella no dejan de aparecer animales muertos desde su inauguración en 1998. El problema, lejos de solucionarse, se ha agudizado en los últimos meses.

Desde el 10 de noviembre de 2017 hasta el 7 de enero de 2018 tres lobos han muerto atropellados en el tramo de A-52 cercano a Puebla de Sanabria. El 10 de noviembre un ejemplar fue atropellado en el término municipal de Palacios de Sanabria, el 28 de diciembre otro individuo en el km 91.550 y el 8 de enero un tercer ejemplar en el km 78.400.

“Las razones por las que se manifiesta esta problemática son variadas y parecen estar relacionadas con la falta de mantenimiento de la autovía a su paso por este territorio de referencia para el lobo: las comarcas de la Carballeda y de Sanabria”, denuncian los ecologistas.

Vallado deficiente

Por un lado, la valla que bordea la autovía por ambos lados posee 1,40 metros de altura, una medida que no dificulta el acceso a cualquier animal, sea lobo, jabalí, ciervo o corzo, que con un simple salto puede acceder al interior de la vía. De forma general, la situación del vallado se encuentra en mal estado por falta de mantenimiento o porque está combado por la vegetación natural.

Por otro lado, es importante destacar que en este tramo son escasos los pasos específicos para fauna.

Por ejemplo, el único paso de fauna superior construido en toda Sanabria y La Carballeda está ubicado cerca de Mombuey y no tiene ningún tipo de mantenimiento desde hace años. La pantalla de vegetación que debería acompañar a este paso superior para favorecer su funcionalidad y por tanto, la conectividad de la fauna, es prácticamente inexistente.

Como señalan los ecologistas, esta situación puede generar una mayor desconfianza para muchos animales, que no se sienten seguros para cruzar este tipo de accesos y se ven obligados a atravesar la autovía a través de la valla.

Peligro para los conductores

El fácil acceso de lobos y otros animales salvajes al interior de la autovía por donde transitan miles de vehículos cada día supone un enorme riesgo para los conductores.

El choque contra ellos puede provocar graves accidentes. No se trata por tanto solo de preocuparse por los lobos. El peligro para las personas es muy elevado.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

2 comentarios

  1. Dice ser Franciscovalla2012

    Es la eficiencia de los politicos que trazan sus obreros las carretera o autovias y que nadie dice que no es asi, que se debe de mirar por todo ser vivo, no vivales, ¿que se va hacer si nos ha tocado vivir y nacer en este país?

    04 febrero 2018 | 21:10

  2. Dice ser Alex-Madrid

    Sorprendente la verdad. No tenía ni idea de estos datos y me apenan. Es un fantástico animal que como siempre se ve perjudicado por la huella humana. Al final siempre sale perdiendo el mundo animal para nuestro imponente paso. Una lástima.

    Ojalá se puedan implantar sistemas eficaces que permitan reducir estas tasas y podamos conservar nuestros animales lo mejor posible.

    Gracias por dejarme participar y que tengais un excelente día todos 🙂

    05 febrero 2018 | 09:30

Los comentarios están cerrados.