Entradas etiquetadas como ‘marketing’

El éxito del fenómeno influencer explicado por la psicología

Es indudable que las influencers triunfan ya entre diferentes generaciones y sus opiniones, recomendaciones y estilo, marcan tendencias, publicidad y ventas. ¿Pero qué tienen que engancha tanto? ¿Por qué consiguen influir en millones de seguidores?

Tanto la psicología como la comunicación no verbal tienen mucho que decir al respecto.

Tradicionalmente los líderes de opinión solían pertenecer a las clases altas de la sociedad, por su estilo de vida aspiracional y porque obviamente tenían un mayor acceso a la formación y educación más especializada, por tanto, su preparación, relaciones y conocimientos les dotaban de mayor credibilidad.

Hoy esta tendencia ha cambiado, en buena parte gracias al desarrollo de las tecnologías y la conexión que han logrado las redes sociales. El boca a boca es la nueva modalidad del marketing más eficaz.

Los estudios demuestran que ahora percibimos la publicidad convencional como una amenaza, sin embargo, si un influencer se dedica a establecer vínculos y cultivar relaciones de apego con su comunidad, esa persona nos empieza a resulta familiar, ya tomamos su ‘sugerencia’ como si fuera la de un amigo, alguien conocido, de nuestra total confianza.

Y no solo es fundamental lo que nos cuentan, también importa el cómo lo hacen.

Con un lenguaje muy cercano y coloquial, los influencers conectan contigo a través de un directo, de un vídeo, cara a cara, porque nos tienen que mostrar sus emociones, observamos rostros de placer al oler una determinada crema, o felicidad y diversión en un viaje o en tal hotel… Y además lo combinan sutilmente con días malos, también nos enseñan su tristeza, su ansiedad, su agobio o indignación con los haters, esto nos hace ponernos en su lugar, querer ayudarles, nos conectan aún más a ellos.

Casi podemos sentirlo, nos contagian emociones a través de su conducta no verbal y esa es la mejor forma de influir y convencer, pura empatía positiva. Nuestro cerebro se engancha a esa visión y querrá repetir cada día, sin perderse nada.

Porque no podemos olvidar el fenómeno del ‘deseo de pertenencia‘ para cerrar el círculo. El influencer se apoya en las aspiraciones de pertenencia de su audiencia a ese universo ‘mejor’, bello, atractivo, lujoso,  cuando recomiendan una peluquería, un perfume o un determinado restaurante. Su comunidad experimenta la necesidad de imitar en algún sentido ese estilo de vida para sentirse más cerca de ese mundo glam que proyecta.

 

 

Psicología: cómo se explica el efecto Illa

Una de las primeras entradas que escribía para este blog trataba sobre si votamos con la emoción o la razón, los estudios al respecto son claros: los votantes dependen profundamente de las apariencias al elegir el candidato al que votarán.

Salvador Illa / Europa Press

Salvador Illa / Europa Press

Esto significa que, por ejemplo, la mera sobreexposición de una persona puede predecir el éxito político. La familiaridad y la habitualidad nos hacen creer que ‘conocemos mejor’ a un determinado líder. A esto se refiere el tan sonado “efecto Illa“, un ministro que ya no se asocia a la Sanidad sino al coronavirus, una apuesta arriesgada pero que ha funcionado.

Illa no ha sido un candidato más del PSC sino un personaje ampliamente conocido, para bien y para mal, con una artillería de marketing por parte del Gobierno sin precedentes. Pero, muchos se preguntaran: ¿cómo es posible elegir a un candidato que ha cosechado los peores resultados en la gestión para combatir el Covid-19?

Porque las emociones vuelven a tomar protagonismo y surgen dos versiones en el análisis de un mismo hecho, los que ven a Illa como el culpable, responsable del manejo nefasto de la pandemia y los que lo perciben como una víctima, con actitud conciliadora, dialogante y de buena voluntad ante el complicado contexto que le ha tocado afrontar, a través de una lente que dice: ‘no pudo hacer más’.

Las razones del fracaso se saltan a Illa y se centran entonces en los recortes pasados de la sanidad, la falta de recursos y coordinación entre autonomías, sus fallidos asesores, da igual.

En la estética, Illa no destaca por su carisma, tampoco por su sonrisa ni conexión emocional con la ciudadanía, aunque a pesar de su interminable exposición pública en medio de una crisis sanitaria, pocas veces ha perdido los papeles y la neutralidad es capaz de equilibrar la balanza de las pasiones de la audiencia, aprovechando esa imagen tibia en su favor.

Tal y como apunta la tradicional premisa: “la mala publicidad también es buena publicidad”, es preferible tener mala prensa antes que nadie hable de ti. Los datos estadísticos son claros, si se trata de un producto previamente desconocido: con el caldo de cultivo adecuado, una reseña aumenta la notoriedad y la intención de compra, sin importar si la reseña fue positiva o negativa.

 

¿No existe nada bueno tras el fenómeno de los influencers?

El potencial impacto psicológico de las redes sociales en las nuevas generaciones es innegable. Esta nueva actividad es todo un reto para el estudio de la psicología de la influencia y la persuasión, me fascina cómo alguien puede conseguir conectar con millones de personas a través de una pantalla… ¡millones!

Mi inquietud con el tema surge ante la posible dificultad para diferenciar entre mundo virtual y vida real. Ahí llegamos a la figura de los influencers, producto esperable en un contexto generacional muy ligado a una sociedad dominada por la imagen y las tendencias consumistas.

¿Pero no existe nada bueno detrás de este nuevo fenómeno? Yo creo que sí. Hay psicólogos influencers, médicos, nutricionistas, farmacéuticos, humoristas capaces de alegrarte un día malo con uno de sus vídeos, escritores, líderes de la lucha contra el cambio climático, incluso padres y madres que publican su modelo de crianza, todos ellos acercan su sabiduría, su atractivo modo de vida o su talento al gran público y sirven de importantes referentes en muchos casos en los que nos encontramos perdidos y actuamos erróneamente por puro desconocimiento, o, simplemente, nos entretienen, nos hacen desconectar.

En esta ocasión, he acudido a Mohamed El Ben. CEO – Fundador e influencer hunter en ‘Bushido Talent‘ para conocer la opinión de un experto que trabaja en el día a día con esta nueva revolución social imparable.

¿Qué es ser influencer?

Es un término complejo porque no deja de ser alguien que influye o es prescriptor para otras personas. Lo increíble es que, en la era de Instagram, el concepto se ha convertido en una profesión con todos los matices que ello conlleva. La pregunta para reflexionar quizás sería: ¿a partir de qué momento uno es influencer? Y, aunque parezca sorprendente, no depende del número de seguidores o likes, sino de la capacidad de influir en el comportamiento de su comunidad.

¿Por qué algunos triunfan y otros no?

Cuando nos preguntan esto siempre decimos que influyen muchos factores. Lo primero es que hay que tener un talento o carisma y, al mismo tiempo, ser capaz de transmitirlo a través de una foto o vídeos que duran pocos segundos para crear una conexión con tus seguidores. ¡Es realmente complicado! Y, además, están los algoritmos de las redes sociales que cambian frecuentemente y no siempre es sencillo saber qué le gusta a la aplicación para que tu publicación llegue a más personas.

Hoy en día, ¿si no estás en rrss no existes?

En materia de publicidad sí: vivimos en la era digital y no podemos negar que son la principal herramienta para tener visibilidad y comunicar con inmediatez a la mayoría de los consumidores. Pero también es lícito no estar en ellas o tenerlas a modo privado 😊

¿Ventajas e inconvenientes de las rrss?

¡Realmente daría para un libro! Para Bushido Talent tiene muchas ventajas. Nos permite descubrir perfiles interesantes y muy diferentes, desarrollar campañas de publicidad y marketing a través de ellas, segmentar a la audiencia… Desde el punto de vista de la agencia, la parte negativa es que las plataformas cambian muy rápido y obligan a pagar para que los seguidores vean los contenidos; y que también muchas personas se esconden detrás de un perfil para hacer insultar y faltar al respeto.

¿Hay realidad en las rrss o todo es un gran escaparate?

Sí, hay mucha realidad y autenticidad; no podría ser de otra manera. Lo vemos en nuestro día a día como agencia de representación. Las redes sociales sirven para visibilizar causas y conectar a personas, estar informado de las tendencias y nuevos productos, seguir a ese personaje a quien conoces por otras vías… Pero también es cierto que hay quien usa su perfil para contar una vida que no es. Esos casos no son sostenibles a largo plazo y lo vemos cuando alguien confiesa que cierra su cuenta. Al final, tus seguidores buscan verdad e, incluso, a la hora de hacer publicidad, valoran que sea la marca quien se adapte al estilo y al contenido del prescriptor, y no al revés.

Se filtra un informe sobre comunicación no verbal en Podemos ¿acertado?

CapturaLa semana pasada El Confidencial accedió y publicó el acceso a un nuevo dossier interno de la formación política liderada por Pablo Iglesias. [Se puede acceder al informe completo pinchando aquí] Como se observa en el documento casi el total de las recomendaciones se refieren a la comunicación no verbal que utiliza/debe utilizar el secretario general de Podemos. El mismo Pablo Iglesias confirmó la veracidad de la información en el programa de AR, aunque matizó que les hace caso relativamente.

Y es que a pesar de lo que muchos creen (erróneamente en mi opinión) la imagen que proyecta un partido político importa y mucho. No deberíamos escandalizarnos al ver este material de una formación concreta, todos los partidos políticos siguen unas estrategias de marketing específicas para la comunicación no verbal de su ideología, sus asesores dan directrices muy concretas sobre qué y cómo emitir en los discursos. Otra cuestión es el nivel de aceptación o integración de esas pautas, y es que es interesante aprender y mejorar nuestra expresión corporal pero tampoco hay que volverse obsesivo con el tema ya que puede ser contraproducente. Algunos incluso’rechazan’ este tipo de orientaciones, así lo aseguraba, por ejemplo, Alberto Garzón en el programa televisivo de AR por resultarle “demasiado artificial (…), no sería yo”.

En este caso, (y me mojo) me parece que el informe elaborado por los asesores de Podemos, en general, es bastante correcto, justificado y acertado en sus sugerencias, pero que hay que tomarlo como lo que es, una lista de recomendaciones, señales ideales que se debieran emitir, y no asumirlo como unas cláusulas cerradas obligadas a seguir.

Lee el resto de la entrada »