BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Entradas etiquetadas como ‘ojos’

¿De dónde proviene la expresión ‘Ser la niña de sus ojos’?

¿De dónde proviene la expresión ‘Ser la niña de sus ojos’?

Es habitual escuchar a alguien decir que cierta persona (e incluso objeto) es ‘la niña de sus ojos’ para referirse al cariño especial y predilección que le profesa (por encima de cualquier otra).

¿De dónde proviene la expresión ‘Ser la niña de sus ojos’?Pero originariamente esta expresión no era dirigida hacia ninguna persona u objeto sino a una parte de nuestro propio organismo: las pupilas

El término pupila etimológicamente proviene del vocablo en latín ‘pupilla’ diminutivo ‘pupa’ utilizado para referirse a una niña, muchacha e incluso muñeca. Y es que en la antigüedad ya se fijaron que en la obertura que se encuentra en el centro del iris y por donde entra la luz al ojo quedaba reflejada la silueta de la persona a la que se estaba mirando, de ahí que dicha silueta recordara el trazo de un diminuto cuerpo de niña y se le comenzara a llamar de ese modo.

Pero la popularización de la expresión la encontramos en las Sagradas Escrituras, donde en el Salmo 17, conocido como la ‘Oración de David’ podemos encontrar en los versículos 8 y 9 el siguiente texto:

Guárdame como a la niña de tus ojos;
escóndeme bajo la sombra de tus alas,
de la vista de los malos que me oprimen,
de mis enemigos que buscan mi vida.

Aunque originalmente la locución nada tiene que ver con el amor y predilección que se puede sentir hacia alguna persona, con el paso de los siglos acabó usándose para este fin.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de las imágenes: pixnio / filmaffinity

¿Por qué los personajes de los dibujos japoneses tienen los ojos grandes y redondos?

¿Por qué los personajes de los dibujos japoneses tienen los ojos redondos?

Todos sabemos que uno de los rasgos más característicos de las personas de origen oriental son sus ojos rasgados (llamados pliegue epicántico o brida mongólica).

Pero si nos ponemos a observar la gran cantidad de personajes de dibujos que se han creado en Japón (donde sus habitantes tienen este característico ojo mongoloide) vemos que la inmensa mayoría son dibujados con unos grandes y redondos ojos.

Ello se lo debemos a Osamu Tezuka, considerado como el padre del manga y uno de los pioneros de los dibujos animados realizados en el País del Sol Naciente.

‘Maachan no Nikkichō’ fue la primera historieta que dibujó y logró publicar con tan solo 17 años (en 1946) y en ella ya aparecen sus personajes con esos ojos occidentalizados. El motivo de hacerlo así era para darles más expresividad, ya que, tal y como pensaba él, de haberlos dibujado con los ojos rasgados (como hasta entonces se había hecho) esos personajes no expresarían tanto como pretendía.

¿Por qué los personajes de los dibujos japoneses tienen los ojos redondos?Cabe destacar que Tezuka se inspiró para dotar a sus personajes de esos ojos redondos de los que había visto que aparecían en los dibujos de Walt Disney, en aquel momento el máximo exponente mundial de los dibujos animados.

Después llegarían las historietas que realmente harían popular a Osamu Tezuka: Shin Takarajima (La Nueva Isla del Tesoro, 1947), Metropolis (un manga realizado en 1949 basado en el film de Fritz Lang), Janguru Taitei (Kimba, el león blanco -1950-, una versión japonesa de El Rey León en la que se inspiraría cuatro décadas después la factoría Disney) o el personaje que le dio la fama definitiva: Astroboy (1952).

A partir de ahí la carrera de Tezuka fue imparable, siendo un Dios para millones de aficionados al manga de todo el planeta.

Osamu Tezuka se convirtió en el referente de la inmensa mayoría de dibujantes japoneses que se inspiraron en él y copiaron los rasgos de sus personajes.

 

 

 

Lee y descubre en este blog más posts sobre otros Curiosos Personajes

 

 

 

Fuentes de las imágenes: jvel4073 (deviantart) / Wikimedia commons
Nota: El dibujo que he colocado para ilustrar este post y en el que aparece Astroboy no es de la autoría de Osamu Tezuka, debido a cuestiones de licencias libres de derechos de autor

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [5]

Quinta entrega de esta serie de post dedicados a traeros un buen puñado (de docena en docena) de cosas que quizás no sabíais cómo se llamaban en realidad o que conocías con otro nombre muy distinto.

Espero que la selección de palabras que he hecho en esta ocasión sea de vuestro agrado, al igual que ocurrió con las veces anteriores.

Aladar - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [5]

 

 

Aladar: Es el mechón de pelo que cae sobre la sien

 

Huélliga - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [5]

 

 

Huélliga: Es la huella o rastro que deja el pie sobre la arena, tierra, nieve, cemento fresco…

 

 

Acúfeno - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [5]

 

Acúfeno: Sonido, ruido o pitido que escuchamos dentro de nuestro oído y que no corresponde a ningún sonido real exterior. Muchas veces aparece después de haber escuchado la música muy alta (en un concierto, con los auriculares…). Este fenómeno auditivo también es conocido como ‘tinnitus’ y puede llegar a ser bastante molesto

 

 

Cardumen - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [5]

 

Cardumen: Banco de peces (concentración de peces que se desplazan juntos)

 

 

Amusgar - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [5]

 

 

Amusgar: Acto de entrecerrar los ojos con la intención de ver mejor

 

Uxoricidio: Hoy en día este término lo conocemos como ‘violencia de género o machista’. Un uxoricidio es la muerte causada a la mujer por su marido

Prónuba - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [5]

 

 

Prónuba: La madrina de boda

 

Espiráculo - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [5]

 

Espiráculo: El orificio por el que respiran algunos animales, entre ellos los cetáceos (delfines, ballena…)

 

Pareidolia - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [5]

 

Pareidolia: Es el curioso fenómeno por el cual se distinguen rostros en objetos

 

Cayado - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [5]

 

 

Cayado: Bastón usado por los pastores para conducir los rebaños. También se llama así al bastón usado por los obispos (pastores espirituales de los feligreses)

 

Hebdómada - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [5]

 

Hebdómada: Semana. Espacio de siete años.

 

 

Antimacasar - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [5]

 

Antimacasar: Tela o tapete que se coloca sobre el respaldo de la butaca donde se apoya la cabeza

 

 

 

Lee otros post relacionados:

 

 

Fuentes de las imágenes: freestockphoto / public-domain-image / gurucrusher (Flickr) / Wikimedia commons / jamidwyer (Flickr) / Wikimedia commons / heyjude (morguefile) / grendelkhan (Flickr) / meneya (morguefile) / pixabay / Wikimedia commons

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [4]

Cuarta entrega de esta serie de post dedicados a traeros un buen puñado (de docena en docena) de cosas que quizás no sabíais cómo se llamaban en realidad o que conocías con otro nombre muy distinto.

Espero que la selección de palabras que he hecho en esta ocasión sea de vuestro agrado, al igual que ocurrió con las veces anteriores.

 

Asonada - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Asonada: Se trata de una reunión (tipo manifestación) en el que un numeroso grupo de personas intentan conseguir algún objetivo, normalmente de modo violento

 

Fosfeno - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Fosfeno: Sensación visual que se percibe al tener los ojos cerrados fuertemente o tras frotarte los párpados

 

Duela - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Duela: Seguro que habéis visto en más de una ocasión algún barril, pues la duela es cada una de las tablas curvas que lo forman

 

Carúncula - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Carúncula: Modo en que se llama la cresta de algunos animales (gallo, pavo…)

 

Morueco - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Morueco: Carnero utilizado para procrear (semental)

 

Tusígeno - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Tusígeno: Aquello que nos produce tos (humo, un atragantamiento…)

 

Orinque - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Orinque: La cuerda que va desde el ancla fondeada hasta la boya

 

Canana - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Canana: El cinturón en el que se colocan los cartuchos/balas (cartucheras) como el que llevaban los vaqueros en el Viejo Oeste o los revolucionarios mexicanos

 

Estepicursor - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Estepicursor: Y hablando del Viejo Oeste, no podemos olvidarnos de la especie de bola hecha de matojos secos que aparece rodando en las películas, eso es un estepicursor

 

Desbullador - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Desbullador: El tenedor para las ostras

 

Cáncana - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Cáncana: Banqueta o banquillo en la que el maestro solía obligar sentarse al estudiante al que castigaba

Giste - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Giste: Espuma de la cerveza

 

 

 

 

 

 

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons / pdpics / pixabay / Wikimedia commons / pixabay / Wikimedia commons / Wikimedia commons / Wikimedia commons / Wikimedia commons / nickulivieriphotography / arkham-insanity (deviantart) / pixabay

¿Es correcto el uso del término ‘ojiplático’?

¿Es correcto el uso del término ‘ojiplático’?Es frecuente encontrarse expresiones del tipo ‘me he quedado ojiplatico’ (u ojiplática) en el que alguien quiere referirse al acto de estar asombrado por algún motivo, haciendo una referencia metafórica a ‘tener los ojos como platos o muy abiertos a causa de una sorpresa o asombro’ y como sinónimo de atónito, sorprendido, asombrado, pasmado, boquiabierto, patidifuso o alucinado (entre otras palabras).

De hecho, el término está compuesto a partir de juntar las palabras ‘ojos como platos’. A ciencia cierta no existe una evidencia concreta de cuál es el origen de ojiplático y cuándo comenzó a utilizarse, apuntando la mayoría de expertos en que se trata de un vocablo que no debe tener demasiada antigüedad y que se ha popularizado su uso, sobre todo, gracias a las nuevas tecnologías y vías de comunicación.

El término ojiplático no aparece recogido en el Diccionario de la RAE, pero, tal y como apuntan desde Fundeu: por el hecho de que el término no esté recogido no debe hacer pensar que se trata de una palabra incorrecta.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Fuente de la imagen: blogumentary (Flickr)

¿Por qué nos frotamos los ojos cuando estamos cansados?

Tras varias horas trabajando sin parar, estudiando o porque hemos pasado largo tiempo frente al ordenador, nuestro organismo comienza a presentar unos claros síntomas de cansancio, los cuales nos están advirtiendo que debemos reposar un rato.

Es entonces cuando notamos que nuestra vista empieza a estar cansada, los párpados nos pesan y sentimos la irremediable necesidad de frotárnoslos.

El motivo principal por el que realizamos ese acto es debido a que el cansancio nos ha provocado sequedad en los ojos y el frotamiento hace que las glándulas lagrimales se estimulen y segreguen el líquido necesario (lagrimas) para humedecerlos, sintiendo un ligero alivio.

También influye el hecho de que cuanto más cansados estamos más se nos cierran los ojos  y el frotarlos de vez en cuando nos los relaja y mantiene abiertos más tiempo.

Por último, está el reflejo óculo-cardíaco o, dicho de otra manera, la conexión que existe entre los músculos de alrededor de los ojos (extraoculares) y nuestro corazón. La estimulación de esos músculos oculares a través de frotamientos hace que se ralentice el ritmo cardiaco, ayudando a sentirnos algo más relajados y descansados.

 

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 

Fuentes de consulta: sciencefocus / explorecuriocity
Fuente de la imagen: Βethan vía photopin cc

¿Se puede estornudar con los ojos abiertos?

¿Se puede estornudar con los ojos abiertos?Existen dos puntos de vista como respuesta a esta pregunta, el conocimiento popular y el conocimiento médico.

-El conocimiento popular:

Es imposible estornudar con los ojos abiertos, y si se intenta estornudar manteniendo los ojos abiertos se pueden salir los ojos, pero no se sabe el porqué.

-La ciencia médica:

La mayoría de las personas no puede estornudar con los ojos abiertos, sin embargo existen algunas personas que lo pueden hacer. La razón por la que la gente no puede abrir los ojos cuando estornuda es debido a que el estornudo es un reflejo que conlleva el cerrar los ojos, por lo que nosotros no tenemos control de cerrarlos o abrirlos al momento de estornudar. Las personas que pueden estornudar con los ojos abiertos es debido a que han perdido sus reflejos. Los reflejos viajan a través del sistema nervioso, así que alguna falla producida en los nervios que conectan a los párpados y el cerebro puede permitir que se lleve a cabo un estornudo sin cerrar los ojos. Un estudio de la

University College London dirigida por el Dr. West asegura que es posible utilizar técnicas condicionantes” para modificar los reflejos”. En ese sentido, podemos hacer que el estornudo sea más fuerte o más débil, así como más fácil o difícil de evocar. Por lo tanto, podemos hacer que el cerebro modifique el hecho de no cerrar los ojos mientras estornudamos y a pesar de que sea complicado, es posible. Otra creencia que existe, es que uno no puede estornudar con los ojos abiertos porque se nos saldrían. Para que los ojos se salgan, se requiere de una presión muy intensa en las regiones retro oculares, presión que es imposible producir por medio del estornudo.

¿Por qué cerramos los ojos al estornudar?

Los ojos se cierran debido a un mensaje neurológico enviado por la médula oblongota del cerebro a los párpados. Las razones por las cuales se cierran los ojos son las siguientes:

1. Es una consecuencia del reflejo de estornudar.

2. Es un mecanismo de protección de los ojos para evitar que entren partículas y microorganismos producidos por el estornudo.

 

Lee y descubre en este blog más posts con Curiosidades de ciencia

 

(Información extraida a raiz de un estudio realizado por la Universidad Tecnológica de la Mixteca )