Archivo de la categoría ‘Curiosidades Navideñas’

‘The Jolly Swagman’, el curioso trotamundos encargado de entregar los regalos navideños en algunos hogares australianos

En algunos lugares de Australia podemos encontrarnos con «The Jolly Swagman», quien se ha convertido en los últimos años en el encargado de entregar los regalos en la víspera de Navidad.

'The Jolly Swagman', el curioso trotamundos encargado de entregar los regalos navideños en algunos hogares australianos

Muchas son las poblaciones australianas que han sustituido la figura de Santa Claus (entre ellas Adelaida) por este curioso personaje surgido del folklore popular reciente y que encarna la figura de un aventurero trotamundos, algo deslenguado y desaliñado.

La figura de Jolly Swagman apareció a finales del siglo XIX y surgió como representación de aquellos trabajadores que llegaron al país en busca de un nuevo y próspero futuro y que se dedicaron a recorrerlo en busca de empleos esporádicos.

El término ‘swagman’ se ha convertido en sinónimo de trotamundos. Alrededor del mismo se han publicado docenas de cuentos y relatos y ha acabado incorporándose a la historia reciente de Australia. Por tal motivo muchas son las cabalgatas y festejos navideños en los que aparece, acompañado de media docena de pequeños canguros blancos, y recogiendo las cartas de los más pequeños.

 

No te pierdas mi nuevo libro de curiosidades navideñas «Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD».
136 páginas que dan respuesta a un gran número de cuestiones relacionadas con esta celebración y que incluye un útil «Breve diccionario Navideño».
De venta exclusiva en Amazon, se puede convertir en uno de tus regalos sorpresa para estas navidades (ideal para el «Amigo invisible»). Compra a través del siguiente enlace: https://www.amazon.es/dp/8409162520/
 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Los 13 traviesos duendes encargados de entregar los regalos en Islandia

Los 13 traviesos duendes encargados de entregar los regalos en Islandia

En el folklore islandés podemos encontrar que entre las muchas y antiquísimas tradiciones que tienen en esta época existen unos curiosos personajes que, según dicha mitología, se originaron en tiempos pre-cristianos (cuyo fin era celebrar la llegada del solsticio de invierno) y que con el paso del tiempo se han convertido en elementos imprescindibles de la Navidad en Islandia.

Se trata de los «Jólasveinar», también llamados «Yule Lads» o el españolizado «Muchachos Yule», trece criaturas mitológicas cuya característica es que son sumamente traviesas. A pesar de conocerse como muchachos, en realidad se trata de traviesos ancianos.

Aparecen en los hogares, llegando en orden y cada día uno, a partir del 12 de diciembre (el último hace acto de presencia el día de Nochebuena) y se dedican a hacer trastadas en los hogares, haciendo desaparecer utensilios, comida o dar portazos nocturnos, y es que cada uno de los Muchachos Yule es experto en una travesura.

Durante esos días, cuando algo ocurre en un hogar (intencionado o no) suele echarse la culpa a los Jólasveinar.

Eso sí, a pesar de su carácter travieso, estos peculiares personajes también son los encargados de dejar algunos regalos (especialmente dulces) para los más pequeños de la casa.

 

 

Te puede interesar leer también: ‘Jólabókaflód’, la entrañable costumbre islandesa de regalar libros en Navidad

 

 

No te pierdas mi libro de curiosidades navideñas «Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD».
136 páginas que dan respuesta a un gran número de cuestiones relacionadas con esta celebración y que incluye un útil «Breve diccionario Navideño».
De venta exclusiva en Amazon, se puede convertir en uno de tus regalos sorpresa para estas navidades (ideal para el «Amigo invisible»). Compra a través del siguiente enlace: https://www.amazon.es/dp/8409162520/

 

 

 

 

Fuente de la imagen: jswatch

¿Cuál es el origen del turrón?

A través de mi perfil @yaestaellistoquetodolosabe2 en la red social Instagram me consultan cuál es el origen del turrón.

¿Cuál es el origen del turrón?

El origen exacto del turrón es algo confuso y diferentes las posibles respuestas que podemos encontrar en cuanto a su historia e incluso etimología de la palabra (el propio diccionario de la RAE lo indica que es un término ‘de origen incierto’).

Por un lado encontramos quienes señalan que el turrón nos llegó a través de la presencia musulmana que dominó parte de la península ibérica durante nueve siglos y en la que la cocina árabe elaboraba un postre a base de miel y frutos secos.

Pero también podemos encontrar que en la cultura grecorromana también se elaboró un dulce similar con miel, nueces y harina, muy típico de las fechas hibernales (en la Antigua Roma se elaboraba y consumía durante la fiesta de las Saturnales).

Muy posiblemente, la presencia de todas estas culturas en nuestro país trajo este dulce que acabó convirtiéndose en el dulce típico navideño que hoy en día conocemos y que se elabora con numerosos ingredientes y sabores pero que originalmente se realizaba con almendras, avellanas y otros frutos secos, desarrollándose diferentes recetas y variedades según las tradiciones y los gustos de cada región (especialmente en la zona de Alicante).

El origen etimológico del término ‘turrón’ es incierto y hay diferentes teorías al respecto. Una de las hipótesis más aceptadas es que el término derive del latín ‘torreō’, que significa ‘moler’ o ‘triturar’. Según esta teoría, el nombre turrón se refiere a la acción de moler o triturar los ingredientes para elaborar el dulce.

Otra teoría sugiere que  deriva del árabe ‘torón’, que significa ‘torta’. Esta teoría se basa en la influencia de la cultura árabe en la región mediterránea durante la Edad Media, y en el hecho de que el turrón es un dulce que se elabora a base de miel y frutos secos, ingredientes que también se utilizaban en la repostería árabe.

También hay quien señala que el término proviene del catalán ‘torró’, cuyo significado es ‘torrar’, ‘tostar’ y a su vez este del latín ‘torrēre’ (de exacto significado).

 

 

Lee más curiosidades navideñas en este blog y en mi libro «Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD»

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

La aristócrata rusa que puso de moda en España la costumbre de adornar el árbol de Navidad

La aristócrata rusa que puso de moda en España la costumbre de adornar el árbol de Navidad

Frente a la madrileña plaza de Cibeles, en la intersección de la calle de Alcalá y el paseo del Prado, se encontraba el palacio de Alcañices (actualmente desaparecido y en cuyo solar se levantó el edificio del Banco de España). Se trataba de la residencia de una de las familias más importantes de la sociedad aristocrática española y en la que se instaló a vivir, en 1870, José Osorio y Silva (marqués de Alcañices, duque de Sesto y grande de España), quien acababa de contraer matrimonio con Sofía Sergeïevna Troubetzkoy, una joven viuda de origen ruso (hija del príncipe Serguei Vassilievitch Troubetzkoy, aunque las malas lenguas indicaban que en realidad era hija ilegítima del zar Nicolás I).

Sofía Troubetzkoy, como otras mujeres de la alta sociedad europea de la época, era una reconocidísima celebridad, sirviendo de ejemplo para numerosas damas que copiaban todo aquello que hacía y ponía de moda (hoy en día sería denominada como ‘influencer’).

Tras instalarse en su nueva residencia, en el palacio de Alcañices, la nueva duquesa de Sesto se trajo la antiquísima tradición que llevaba varios siglos realizándose en muchos hogares del centro y norte de Europa: adornar un árbol en Navidad.

Se trataba de una costumbre heredada de la mezcla de diferentes tradiciones, entre ellas del pueblo celta y la trasformación a un rito católico por parte de Bonifacio de Maguncia -San Bonifacio-, el gran evangelizador de la mitad norte de continente europeo.

Para la época en la que  Sofía Troubetzkoy se instaló en Madrid, ya existía casos puntuales de personas de ascendencia germana, británica o rusa, que habían decorado sus hogares con un árbol navideño, pero se debe a esta aristócrata el hecho de popularizarlo entre el resto de familias de la alta sociedad española, que copiaron esta costumbre de la considerada como una de las grandes influenciadoras de su época en España.

Cabe destacar que lo sucedido con la duquesa de Sesto en España ya había ocurrido unas décadas antes en el Reino Unido (y otros lugares de Europa y el planeta), por parte de la reina Victoria I, quien adoptó la costumbre de instalar y adornar un árbol navideño en su palacio tras contraer matrimonio, en 1840, con el príncipe alemán, Alberto de Sajonia-Coburgo, trasladándose esa costumbre a aquellos lugares bajo la influencia y dominio británico.

 

 

Te puede interesar leer también los posts:

 

 

Fuente de la imagen: pexels

¿Sabías que en Japón despiden el año con 108 toques de campana?

¿Sabías que en Japón despiden el año con 108 toques de campana?

En occidente estamos acostumbrados a escuchar, en el momento que se acaba el año, suene doce campanadas (y en algunos casos también los cuatro cuartos que las preceden), siendo numerosos y muy diferentes los rituales y celebraciones que se realizan (en España, por ejemplo, nos comemos las tradicionales uvas de la suerte).

Pero en Japón (y algunos países asiáticos como Corea del Sur), en el que el budismo es la religión mayoritaria, tienen una curiosa costumbre para despedir el año y que es llamada ‘Joya no kane’ (除夜の鐘).

Consiste en tocar las grandes campanas (Tsuri-Gane) de los templos un total de 108 veces, ya que éste es un que es considerado como sagrado en la religión budista. Según la misma, las personas tenemos hasta 108 defectos, que deben de ser eliminados del corazón para empezar el nuevo año de cero y limpios de cualquier cosa negativa.

Cada uno de los 108 toques de campana son realizados con un gran mazo de madera (como si de un gong se tratara) y no por el badajo.

El ‘Joya no kane’ se realiza de una manera diferente dependiendo del templo. En algunos se inician los toques una hora antes de medianoche, dando 107 hasta el límite justo de terminar el año y el que hace 108 ya se efectúa dentro del nuevo año. En otros, sin embargo, se dividen en dos partes, dando 54 toques antes de acabar el año y la otra mitad una vez dentro del Año Nuevo. Los menos comunes son los que dan todos los toques a partir de las cero horas y una vez ya habiendo cambiado el año.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

portada YA ESTÁ EL LISTO QUE TODO LO SABE DE LA NAVIDAD

No te pierdas mi nuevo libro de curiosidades navideñas «Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD». 136 páginas que dan respuesta a un gran número de cuestiones relacionadas con esta celebración y que incluye un útil «Breve diccionario Navideño».
De venta exclusiva en Amazon, se puede convertir en uno de tus regalos sorpresa para estas navidades (ideal para el «Amigo invisible»). Compra a través del siguiente enlace: https://www.amazon.es/dp/8409162520/

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Si en Nochebuena te cruzas con un oso que está bailando por las calles de Rumanía es señal de buena suerte

Dentro de las curiosas tradiciones que hay alrededor del mundo, durante el periodo navideño, el que tiene lugar en Rumanía es uno de los más peculiares y divertidos.

Si en Nochebuena te cruzas con un oso que está bailando por las calles de Rumanía es señal de buena suerte

Resulta que los osos han estado considerados a lo largo de muchos siglos como un animal sagrado en este país. Esta es una creencia que proviene de tiempos precristianos, en la que, según indicaba la tradición, si se conseguía hacer bailar a un plantígrado, durante las celebraciones del solsticio de invierno, éste ahuyentaría los malos espíritus.

Con el paso de los siglos, y tras unificarse fiestas paganas con las religiosas, se mantuvo la figura del oso danzante muy arraigada en la cultura y costumbres rumanas y, de hecho, el acto de hacer bailar a un oso amaestrado se convirtió en uno de los números preferidos del público que asistía a los espectáculos ambulantes zíngaros (gitanos centroeuropeos).

Al llegar la Navidad muchas eran las poblaciones rumanas (sobre todo en la región de Bucovina) en las que se instalaba un circo ambulante y siendo la sesión de Nochebuena una de la que más público congregaba. Por tradición quedó muy arraigada la creencia de que aquellas personas que acudían y podían ver al oso bailando tendrían buena suerte para el resto del año.

Por tal motivo y con el paso del tiempo, dicha tradición fue evolucionando y hoy en día podemos encontrar una divertida y a la vez que curiosa costumbre que realizan niños y jóvenes rumanos a lo largo de los días que dura la Navidad: se disfrazan de osos (la mayoría con pieles y cabezas auténticas) y recorren las calles y casas bailando, a la espera de que les den el aguinaldo (al igual que en otros países hacen el recorrido cantando villancicos). Muchas son las personas que, tras recibir la visita de estos curiosos osos danzantes, los invitan a entrar a sus casas para que bailen dentro y, de ese modo ahuyentar los posibles malos espíritus que pueden haber y les traiga un prosperidad y buena suerte para el nuevo año.

 

 

 

Te puede interesar leer otros post sobre curiosidades navideñas

 

No te pierdas mi nuevo libro de curiosidades navideñas «Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD».
136 páginas que dan respuesta a un gran número de cuestiones relacionadas con esta celebración y que incluye un útil «Breve diccionario Navideño».
De venta exclusiva en Amazon, se puede convertir en uno de tus regalos sorpresa para estas navidades (ideal para el «Amigo invisible»). Compra a través del siguiente enlace: https://www.amazon.es/dp/8409162520/

 

 

 

Fuente de la imagen: Captura de YouTube

El curioso motivo por el que en algunos lugares de Perú celebran el día de Navidad a puñetazo limpio

En algunas regiones de Perú tienen una antigua y curiosa manera de solucionar los conflictos y malentendidos entre vecinos: a puñetazo limpio el día de Navidad.

Celebrando el día de Navidad en Perú a puñetazo limpio

Dicha ceremonia se conoce como «Takanakuy», término quechua cuyo significado es «golpearse entre si»  y tiene una duración de tan solo tres minutos.

Durante ese tiempo, aquellas personas que han tenido algún tipo de desavenencia vecinal (e incluso familiar) tienen la oportunidad de arreglarlo participando en la tradición navideña del Takanakuy.

Suele celebrarse en una plaza pública o coliseo habilitado para ello y al que acuden todos los vecinos de la población la mañana del día de Navidad, donde los presentes disfrutan de la gastronomía, bebida y baile tradicional.

Quien tiene algún conflicto pendiente que solucionar se coloca en el centro del coliseo y nombra en voz alta a su oponente, éste deberá presentarse frente a él y durante tres minutos golpearse (están permitidos los puñetazos y las patadas).

Después se irán juntos a beber alcohol, algo que, según quienes realizan esta costumbre, ayuda a mitigar el dolor de los golpes.

El Takanakuy es una tradición indígena que nada tenía que ver en su origen con la Navidad, sino que se realizaba coincidiendo con el solsticio, pero tras la llegada de los evangelizadores mantuvieron esta costumbre junto a las nuevas del catolicismo.

Aunque inicialmente se realizaba sobre todo en el sur de Perú, hoy en día podemos encontrar que la tradición de arreglar los problemas vecinales a golpes el día de Navidad se ha trasladado hasta otros puntos del país, incluso a algunos barrios de la capital.


Lee y descubre en este blog otras Curiosidades Navideñas

 

 

portada YA ESTÁ EL LISTO QUE TODO LO SABE DE LA NAVIDAD

No te pierdas mi nuevo libro de curiosidades navideñas «Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD». 136 páginas que dan respuesta a un gran número de cuestiones relacionadas con esta celebración y que incluye un útil «Breve diccionario Navideño».
De venta exclusiva en Amazon, se puede convertir en uno de tus regalos sorpresa para estas navidades (ideal para el «Amigo invisible»). Compra a través del siguiente enlace: https://www.amazon.es/dp/8409162520/
 

 

Fuente de la imagen: Captura YouTube

¿Sabías que en algunos países el día de Navidad se celebra el 6 de enero?

En un buen número de países, en los que la Iglesia Ortodoxa (una de las ramas del cristianismo) es la confesión oficial y mayoritaria (como por ejemplo Rusia, Armenia, Bielorrusia, Egipto, Etiopía, Georgia, Kazajstán o Serbia), las festividades de Nochebuena y Navidad no se celebran respectivamente el 24 y 25 de diciembre, sino el 6 y 7 de enero.

¿Sabías que en algunos países el día de Navidad se celebra el 6 de enero?

Eso se debe a que los ortodoxos siguen rigiéndose por el «calendario juliano»  (creado por el emperador Julio César en el año 46 a.C.), en lugar del «calendario gregoriano»  que se utiliza en la mayor parte de países de occidente y en la Iglesia Católica (ideado por el papa Gregorio XIII en 1582) existiendo entre ambos calendarios trece días de desfase.

Y es que, originalmente, el día del nacimiento del Mesías (Nochebuena) se celebraba el 6 de enero, junto a la epifanía de los Reyes Magos y el bautismo de Jesús, tres celebraciones que con el paso del tiempo se fue cambiando de fecha en los países que se regían por el calendario gregoriano y que sin embargo continuó manteniéndose en aquellos que siguen rigiendo sus festividades con el antiguo calendario juliano (las comunidades ortodoxas).

Curiosamente nos podemos encontrar con países en el que, con varios siglos de retraso, se acogieron al calendario gregoriano (como es el caso de Rusia, que lo hizo en 1918), pero que siguen manteniendo las fechas antiguas de sus fiestas tradicionales y religiosas.

Eso sí. No solo hay diferencias en las fechas navideñas entre católicos y ortodoxos, también lo hay en la forma de celebrarlas, siendo mucho más austeras las de la Iglesia Ortodoxa en la que los menús no son de abundante comida sino más bien austera y en algunos casos (como en Etiopía) llegando a hacer algún día de ayuno.

Cabe destacar que no todos los ortodoxos celebran la Navidad acorde con el calendario juliano, como es el caso de la griega, chipriota, búlgara o la de Jerusalén.

Los trece días de desfase entre ambos calendarios también provoca que se traslade las fechas de Año Nuevo (13 de enero) y la Epifanía (19 de enero).

 

 

Te puede interesar leer otros post sobre curiosidades navideñas

 

 

No te pierdas mi nuevo libro de curiosidades navideñas «Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD».
136 páginas que dan respuesta a un gran número de cuestiones relacionadas con esta celebración y que incluye un útil «Breve diccionario Navideño».
De venta exclusiva en Amazon, se puede convertir en uno de tus regalos sorpresa para estas navidades (ideal para el «Amigo invisible»). Compra a través del siguiente enlace: https://www.amazon.es/dp/8409162520/

 

 

 

 

Fuente de la imagen: psycatgames

El color rojo no es el único que se utiliza en la ropa interior en otros países para recibir al Año Nuevo

Os explicaba en otro post de dónde surge llevar una prenda de color rojo en Nochevieja, pero el rojo no es el único color predominante en la ropa interior para despedir o dar la bienvenida al año.

El color rojo no es el único que se utiliza en la ropa interior en otros países para recibir al Año Nuevo

En Latinoamérica también es tradicional llevar ropa íntima de algún color determinado y por diversos motivos.

Por ejemplo podemos encontrarnos que en Perú lo tradicional para Nochevieja es llevarla amarilla y, además, muchas personas se la ponen del revés. Este color representa el éxito, la riqueza y la alegría. Así a quienes lo lleven puesto, según la creencia de este país andino, le espera un año de suerte y energía.

En Chile y Colombia también suele utilizarse el amarillo en la ropa interior de Fin de Año y en Argentina podemos encontrar que tienen predilección por el rosa.

Para muchos argentinos este color representa el amor y la fertilidad, así que es usado por aquellas personas que quieren encontrar (o retener) el amor y quienes buscan tener descendencia. La tradición marca que dicha prenda debe ser regalada en Nochebuena. Si se lleva puesta el día de Navidad es con deseo de tener un hijo. Si cuando se estrena la prenda es en Nochevieja entonces lo que se busca es tener un próspero año lleno de amor.

Curiosamente nos podemos encontrar que en México es uno de los lugares donde existe más variedad de colores en el uso de ropa interior para despedir el año. Muchos son quienes la prefieren roja (para tener amor), otros la usan amarilla (para tener dinero) e incluso verde (relacionado con los temas de la salud).

 

 

Te puede interesar leer otros post relacionados con la Nochevieja

 

 

No te pierdas mi nuevo libro de curiosidades navideñas «Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD».
136 páginas que dan respuesta a un gran número de cuestiones relacionadas con esta celebración y que incluye un útil «Breve diccionario Navideño».
De venta exclusiva en Amazon, se puede convertir en uno de tus regalos sorpresa para estas navidades (ideal para el «Amigo invisible»). Compra a través del siguiente enlace: https://www.amazon.es/dp/8409162520/

 

 

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

El bastón de caramelo, el dulce navideño que no suele faltar en ningún hogar con niños

Tiene forma de bastón, su sabor suele ser mentolado y es de color blanco con unas franjas rojas. Conocido popular e internacionalmente, en el mundo anglosajón, como «Candy cane», este caramelo se ha convertido en uno de los elementos imprescindibles de cualquier hogar durante la Navidad.

El bastón de caramelo, el dulce navideño que no suele faltar en ningún hogar con niños

Muchas son las familias que, gracias a la parte arqueada que tienen los «bastones de caramelo», aprovechan para colgar unos cuantos en el árbol de Navidad e irlos repartiendo a los más pequeños de la casa durante todo el periodo de las fiestas.

No se sabe con exactitud cuál es el origen, aunque la mayoría de historiadores apuntan a que surgió en Alemania en la segunda mitad del siglo XVII. Hay quienes lo sitúan en la década de 1670 y más concretamente en la Catedral de Colonia, explicando que el director del coro de dicho templo decidió encargar a un confitero local que le hiciera unos cuantos caramelos con el fin de repartirlos entre los niños asistentes a la Misa del Gallo y así éstos estarían entretenidos y no harían ruido durante la ceremonia religiosa y los cánticos del coro que dirigía.

Hay quien señala que no fue el director del coro quien lo ideó, sino el párroco encargado de oficiar la misa.

Sobre el motivo de la peculiar forma del caramelo también hay algunas divergencias. Unas fuentes indican que fue pedido que se realizara de tal modo para poder llevarlos colgados en el cinto (o cinturón) y así poder cogerlos y entregarlos a los pequeños tal y como iban entrando en la catedral. Otras versiones cuentan que fue petición del religioso el que tuviesen dicha curvatura, ya que de ese modo podía representar el báculo (bastón) empleado por los pastores religiosos (evangelizadores). Tampoco falta quien dice que este dulce no tiene forma de bastón sino que en realidad debería estar girado ya que representa una «J», que es la inicial de «Jesucristo».

También hay constancia de que originalmente estos caramelos eran totalmente blancos y que fue en el siglo XIX cuando se le añadieron las franjas de color rojo. La inmigración hacia América se llevó numerosas tradiciones europeas, tal y como te explico en otras entradas de este libro, y fue en Estados Unidos donde terminó de alcanzar su popularidad.

 

 

Te puede interesar leer otros post sobre curiosidades navideñas

 

 

No te pierdas mi nuevo libro de curiosidades navideñas «Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD».
136 páginas que dan respuesta a un gran número de cuestiones relacionadas con esta celebración y que incluye un útil «Breve diccionario Navideño».
De venta exclusiva en Amazon, se puede convertir en uno de tus regalos sorpresa para estas navidades (ideal para el «Amigo invisible»). Compra a través del siguiente enlace: https://www.amazon.es/dp/8409162520/

 

 

 

 

Fuente de la imagen: snappygoat