¿Por qué si metes en el congelador una botella de una bebida alcohólica el contenido no se congela?

Muchas son las personas que tienen por costumbre guardar las botellas de algún tipo de licor alcohólico (también llamadas ‘bebidas espirituosas’) en el congelador con el fin de que estén bien frías a la hora de servir, sin tener así que utilizar cubitos de hielo que aguaría la bebida.

¿Por qué si metes en el congelador una botella de una bebida alcohólica el contenido no se congela?

Pero es curioso comprobar que, por mucho tiempo que una botella de whisky, ron, ginebra o vodka e tire dentro de un congelador nunca llegará a congelarse (al igual que si rellenamos las cubiteras con el propósito de hacer cubitos de hielo con esas bebidas, nunca lo conseguiremos.

Y es que para que uno de eso licores pudiera llegar a congelarse necesitaríamos una temperatura mínima de -45º y nuestro congelador suele tener (por norma) una temperatura que no baja de los 18º o 20º, motivo por el que es prácticamente imposible conseguir congelar una bebida alcohólica.

Además, mucho más complicado lo tendríamos si lo que queremos es congelar una botella de alcohol de 96º (el típico que tenemos en casa para desinfectar las heridas), ya que en ese estado, prácticamente puro, el etanol (o alcohol etílico) tiene su punto de fusión (o congelación) en los -114º.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: anokarina (Flickr)

¿Sabías que practicar ciertos deportes puede provocar un orgasmo?

Se conoce como ‘abdorgasmo’ y hace referencia a la capacidad que tienen algunas personas (sobre todo mujeres) de llegar al orgasmo a través del deporte, sin necesidad de ningún tipo de estimulación o rozamiento de la parte genital.

¿Sabías que practicar ciertos deportes puede provocar un orgasmo?

Numerosas son las personas que han asegurado haber conseguido llegar al clímax durante una sesión de ejercicio, siendo el momento de las abdominales uno en el que mayor placer han alcanzado y que da nombre a este curioso fenómeno.

Aunque el término abdorgasmo es un neologismo acuñado no hace demasiado tiempo, en realidad sus efectos son conocidos desde hace siete décadas, cuando el célebre sexólogo estadounidense, Alfred C. Kinsey, estudió el tema y publicó sus conclusiones sobre el ‘coregasm’ (modo en el que es conocido este fenómeno fisiológico en inglés) en 1953.

Unas conclusiones que pasaron prácticamente desapercibidas y a las que no se les hizo demasiado caso en aquel momento hasta que, ya entrados en el siglo XXI y con el reciente furor deportivo de muchísimas personas, se fue filtrando y conociendo casos de individuos, mayoritariamente mujeres, que durante sus sesiones de ejercicio conseguían llegar el orgasmo espontáneamente y sin haberlo buscado.

Además de las mencionadas abdominales, otro ejercicio que, según un estudio de la Universidad de Indiana, es propicio para alcanzar el clímax es el spinning.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuentes de consulta: sciencecodex / Indiana University / science20 / ‘Sexual Behavior in the Human Female’ Alfred C. Kinsey (Google Books)
Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Reseña del libro: ‘Mecagüen’ (palabrotas, insultos y blasfemias) de Sergio Parra

Todos sabemos soltar una palabrota o decir un insulto dirigido a alguien, pero no siempre se consigue el efecto deseado, ya que no todas las personas tenemos el don de saberlo hacer correctamente. Podemos proferir una palabra malsonante hacia alguien y ver que éste ni se inmuta y, sin embargo, hay individuos que, por su forma de hablar, intencionalidad e impostar la voz, con un vocablo aparentemente inofensivo pueden llegar a herir el amor propio de cualquiera.

Reseña del libro: ‘Mecagüen’ (palabrotas, insultos y blasfemias) de Sergio ParraY es que hasta para saber insultar o soltar un improperio hay que tener cierto talento y gracia. Quien sabe mucho sobre palabrotas, insultos y blasfemias es mi amigo Sergio Parra, uno de los divulgadores más versátiles y prolíficos de los últimos años, quien acaba de publicar un nuevo libro titulado ‘Mecagüen’ y fantásticamente editado por Vox (ojo, la famosa e importantísima editorial perteneciente al grupo Larousse y que tan maravillosos diccionarios y libros de consulta lleva publicando desde 1944).

El libro está magníficamente ilustrado por José Rubio ‘Malagón’, uno de los ilustradores y humoristas gráficos más conocidos del momento y al que también me une una sincera amistad.

‘Mecagüen’ (palabrotas, insultos y blasfemias) de Sergio Parra (ilustración Malagón)

Ilustraciones realizadas por Malagón pra el libro ‘Mecagüen’ (palabrotas, insultos y blasfemias) de Sergio Parra (Editorial Vox)

Mecagüen es mucho más que un simple libro donde se recopilan centenares de palabras malsonantes; es un cuidadísimo ensayo en el que el autor nos habla del insulto, el acto de blasfemar o las palabrotas desde diferentes variantes: desde la sociológica, la cultural, por grupo de personas, géneros, países, épocas…

Sergio Parra es uno de esos divulgadores que saben explicar casi cualquier concepto y tema, por muy complejo que sea, de una manera fácil y entendible. Además, he de añadir que, con este libro lleno de improperios y palabras malsonantes, consigue que nadie se sienta molesto a la hora de leerlo (evidentemente, sin tener en cuenta a los ‘ofendiditos profesionales o de carrera’, que ya llevan, en su ADN, eso de mosquearse por cualquier cosa).

Como tipo curioso que soy (en todos los sentidos), siempre que leo algún nuevo trabajo de Sergio Parra aprendo un buen número de datos, desconocidos para mí, los cual me proporciona abundante material y, sobre todo, me inspira para futuros posts. Estoy seguro que a vosotros también os sorprenderá el descubrir todo lo que se esconde detrás de todos esos vocablos, sus orígenes y usos.

Tal y como apunta Sergio, el soltar en un momento dado un exabrupto puede llegar a ser incluso hasta terapéutico. Liberamos a través de la palabrota la tensión acumulada (al igual que nos ayuda el llorar de emoción, tanto cuando estamos tristes como eufóricos). También hay que destacar que, a veces, podemos decir una palabra normal y llegarla a convertir en un hiriente insulto, según nuestro tono o intención (por ejemplo, decirle a alguien que es un crack o un genio cuando ha hecho un mal trabajo, tiene toda la mala intención del mundo). Eso sí, para que el insulto sea efectivo, el receptor debe ser consciente de que lo estamos intentando agraviar verbalmente. También hay términos qué según cómo se digan y si se les añade un artículo y, según el contexto, pueden convertirse en injuriantes y humillantes: ‘el gordo’, ‘el enano’, ‘el negro’, ‘el bizco’…

El libro nos adentra en la Historia, explicándonos los orígenes de aquellos términos considerados como ‘tabú’ y que la religión se encargó en estigmatizar haciendo que se convirtieran en palabras injuriosas hacia Dios o la Iglesia (la blasfemia) e incluso con aquellas relacionadas con todo lo relacionado con el sexo.

A destacar el capítulo dedicado a la corrección política de los últimos tiempos, en los que se está tratando de sobreproteger a grupos o minorías sociales, raciales, de diversidad sexual, etc, ha provocado que muchas de las expresiones que se han estado utilizando durante toda la Historia hoy en día se consideren como desafortunadas e hirientes para éstos. Un tema muy delicado pero interesantísimo.

Y no quiero destripar más sobre este fantástico libro, el cual os recomiendo que compréis y leáis, porque además de aprender muchísimas cosas que quizá desconocías disfrutaréis enormemente de él (como ha sido mi caso).

Esta no es la primera vez que publico una reseña o recomendación en este blog sobre alguno de los libros de Sergio Parra (si no me falla la memoria, con este son siete los libros de los que he escrito). Aparte de la gran amistad que nos une debo destacar la gran admiración que siento por él y estoy deseando que llegue el día en el que podamos realizar alguna colaboración conjunta. También debo agradecerle a Sergio el haberme incluido y citado como fuente de consulta.

 

 

‘Mecagüen’ (palabrotas, insultos y blasfemias) de Sergio Parra
Editorial: VOX
ISBN: 9788499743172
https://www.vox.es/libro/mecaguen-palabrotas-insultos-y-blasfemias/

 

 

Podéis leer otras reseñas y recomendaciones de los libros de Sergio Parra, que he publicado en este blog, en el siguiente enlace: http://bit.ly/2JpVWs6

Cinco curiosidades sobre el tomate que quizá te gustaría conocer

Cinco curiosidades sobre el tomate que quizás te gustaría conocer

1) El tomate es una fruta, por la sencilla razón de que posee semillas. El hecho de añadirlo a ensaladas o para acompañar numerosos platos es lo que ha ocasionado que la mayoría de personas crean que se trata de una verdura u hortaliza

2) Su procedencia es azteca y sus semillas fueron traídas a Europa por Hernán Cortés en el siglo XVI, quien encontró las tomateras en los jardines de Moctezuma.

3) El término tomate, etimológicamente, proviene del náhuatl ‘tomatl’, lengua que hablaban los aztecas. Otro modo en que podemos encontrar su denominación (sobre todo en México) es jitomate.

4) Cuando llegaron los tomates a Europa se creía que era una planta decorativa y no comestible. Dicha creencia se originó debido a que se clasificó al tomate en la familia de la ‘Mandragora’, la cuál era considerada altamente tóxica y además tenía mala fama al haber sido utilizada durante la Edad Media en rituales satánicos.

5) Entre las primeras variedades de tomate que llegaron a Europa destacó una que era de color amarillo y que dio lugar a que en Italia se le bautizara con el nombre de ‘pomodoro’, que viene a traducirse como ‘manzana de oro’, aunque para ser exactos sería ‘fruta de oro’ pues originalmente el término ‘pomo o poma’ se utilizaba para referirse a todas las frutas que tenían semillas.

 

También puedes visionar esta curiosidad publicada en mi canal de Youtube https://www.youtube.com/c/AlfredLopez
Te invito a visitarlo, suscribirte, darle a ‘me gusta’ y compartir en tus redes sociales.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: pexels

Este texto formó parte de mi colaboración con el podcast de divulgación ‘Ondas Elementales’, una producción de Laboratorio de Radio y Penélope Saray.

¿Cuál es el origen del popular ‘pan de gambas’ que sirven en los restaurantes chinos?

Raro es el restaurante chino en el que, al sentarte en la mesa y hacer la comanda, no te sirvan como aperitivo, mientras esperas la comida, una cesta conteniendo unas sabrosas cortezas blancas (o de algún color pastel como el rosa o azul celeste) y que son conocidas como ‘pan de gambas’.

¿Cuál es el origen del popular ‘pan de gambas’ que sirven en los restaurantes chinos?

Pero este snack, al igual que otros muchísimos platos que sirven en este tipo de restaurantes, no es originario de la cocina china, sino que son préstamos gastronómicos que los orientales hacen de otras cocinas de países de su entorno, sobre todo del sureste asiático.

Por ejemplo, es muy común encontrar en la carta de los restaurantes chino que sirvan sushi, cuyo origen es japonés, e incluso las famosas ‘galletas de la suerte’, tan vinculadas a los chinos, que, en realidad, son un invento que tiene poco más de un siglo (1909) y que se ideó en un restaurante japonés de San Francisco, tal y como os expliqué tiempo atrás en otro post: https://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/sabias-que-las-galletas-de-la-fortuna-chinas-no-se-inventaron-en-china

Con el pan de gambas ocurre prácticamente lo mismo y la popularización de los restaurantes chinos en occidente, en las últimas décadas, ha hecho que ese aperitivo haya quedado vinculado a su cocina.

Pero en realidad este snack es de origen sudasiático y varios son los países que se disputan ser los creadores del mismo, entre ellos Indonesia, Vietnam o Malasia, siendo los indonesios quienes, con mayor probabilidad, sean sus verdaderos creadores.

Allí se conoce como ‘krupuk’ y el origen de este término es onomatopéyico, ya que hace referencia al sonido crujiente que hace esas cortezas al ser mordidas.

En China, al igual que Malasia y otros países del entorno, es llamado ‘keropok’ e incluso podemos encontrar que son muy populares en los Países Bajos (donde es conocido como ‘kroepoek’) debido a las colonias que tuvieron los neerlandeses en el sureste asiático.

Aquí lo conocemos como ‘pan de gambas’ aunque, a decir verdad, los que nos sirven y comemos, poco o nada de gambas llevan.

Su composición es a base de una masa que se realiza con almidón de patata o tapioca, a la que se le mezcla una pasta realizada con restos de pescado o marisco, muy similar a la usada para hacer los ‘palitos de surimi’ o las conocidas como ‘gulas’ y de la que ya os hable tiempo atrás en otro post: https://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/conoces-el-origen-de-los-famosos-palitos-de-surimi. También suele añadirse algún tipo de sazonador o potenciador de sabor (como el glutamato monosódico) e incluso colorante. Todo ello, bien mezclado, sirve para hacer unos cilindros que, tras cocerse al vapor, son cortados en finos discos para posteriormente ser introducidos en una freidora con abundante aceite hirviendo y en donde cogen la característica forma ondulada y crujiente.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: dragonoriental

La desaconsejada práctica del ‘coitus interruptus’

Cuando una pareja está practicando el acto sexual mediante la penetración y en el momento en el que el varón que penetra siente que está a punto de eyacular, éste retira su pene y vacía fuera siendo conocido este acto como ‘coitus interruptus’ (coito interrumpido).

La desaconsejada práctica del ‘coitus interruptus’

La ‘marcha atrás’, como también es llamado popularmente, es un método anticonceptivo usado por muchísimas parejas; sobre todo cuando son en encuentros ocasionales, esporádicos o ante la falta de otro método de contracepción (como puede ser un preservativo).

La mayoría de expertos desaconsejan realizar el coitus interruptus, debido a que las probabilidades de un embarazo no deseado son bastantes altas (cerca de un 10 %), además de estar desprotegidos ante enfermedades de transmisión sexual.

El hecho de que se produzcan algunos embarazos no deseados a pesar de retirarse y eyacular totalmente en el exterior es debido al ‘fluido preseminal’, un líquido que es secretado por el pene unos instantes antes de llegar el orgasmo (y posterior eyaculación) y que en ocasiones puede ir acompañado de una concentración significativa de espermatozoides (aunque suele ser en muy baja cantidad) pero que pueden ser suficientes para embarazar a una mujer que se encuentre en el periodo fértil de su ciclo ovulatorio.

 

 

Lee en este blog otras curiosidades relacionadas con el sexo

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿De dónde proviene el término ‘zarandear’?

Se conoce como ‘zarandear’ al acto de agarrar a alguien (por los hombros o brazos) y darle una sacudida violenta, moviéndolo de un lado al otro (o de adelante a atrás).

¿De dónde proviene el término ‘zarandear’?

El término lo recibimos del árabe hispánico ‘sarand’ y a éste llegó del persa (escrito de idéntico modo) y que hacía referencia a un cedazo o tamiz, que es el instrumento utilizado desde la antigüedad para tamizar la harina o separar las impurezas del grano y las legumbres (entre otras utilidades), dando como origen el vocablo ‘zaranda’ (otra forma de llamar al tamiz).

El hecho de cribar con la zaranda, moviéndola con energía de un lado al otro, dio lugar al vocablo zarandear para referirse a la sacudida o movimiento que se le hace a alguien de forma violenta.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Fuente de la imagen: peter_roberts (Flickr)

¿De dónde surge la expresión ’No me vengas con pamplinas’?

A través del perfil de Instagram de este blog (@yaestaellistoquetodolosabe2) Susana KG me comenta que su madre tiene por costumbre decir la frase ’No me vengas con pamplinas’ para referirse a alguna tontería o de poca importancia y me pregunta de dónde surge dicha expresión.

¿De dónde surge la expresión ’No me vengas con pamplinas’?

Las pamplinas (o pamplina en singular) son unas florecillas silvestres que crecen en cualquier lugar (especialmente en los campos sembrados) y que no tiene utilidad alguna (aunque sí que le sirve como alimento a algunos pájaros), de ahí que su nombre se convirtiera desde la antigüedad en sinónimo de nimiedad, tontería y algo insustancial.

¿De dónde surge la expresión ’No me vengas con pamplinas’?Etimológicamente el término pamplina proviene del latín vulgar ‘papaverīna‘ y éste del latín ‘papāver‘, cuyo significado era ‘amapola’, vocablo que se utilizaba para todo ese tipo de plantas (como la mencionada o la adormidera) que crecen silvestremente.

No se tiene constancia de cuándo se originó la expresión ’No me vengas con pamplinas’, pero sí se sabe que en la Edad Media ya era usado el término pamplinas como referencia a las cosas sin importancia.

¿De dónde surge la expresión ’No me vengas con pamplinas’?Como nota curiosa, cabe destacar que en España (y otros países de habla hispana), durante muchos años, el actor Buster Keaton fue conocido con el sobrenombre de ‘Pamplinas’ , fruto de un critico de cine de la época que indicó que el rostro del interprete era inexpresivo, lo que motivó que a los títulos de algunas de sus películas, al traducirlos al español, se les añadía dicho apodo: Pasión y boda de Pamplinas (The Saphead) 1920, La vecina de Pamplinas (Neighbors) 1920, Pamplinas nació en día 13 (Hard luck) 1921.

 

 

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de las imágenes: pixabay / martius (Flickr) / todocolección

Patriota, patrón, patriarcado y patrocinio; palabras con un mismo origen etimológico: la figura paterna

Patriota, patrón, patriarcado o patrocinio son términos de uso frecuente, teniendo un nexo común (fácil de adivinar, debido a que el inicio de todos ellos se escribe del mismo modo) y cuyo origen etimológico proviene de la figura paterna.

Patriota, patrón, patriarcado y patrocinio; palabras con un mismo origen etimológico: el padre

Todos estos términos nos han llegado directamente desde la palabra usada desde la antigüedad para referirse al padre, ya no solo como progenitor sino como cabeza o jefe de un clan, comunidad o pueblo.

El término latino ‘pater’ hacía referencia a aquel que asumía el mando y control sobre una comunidad de personas, siendo en la mayoría de ocasiones el progenitor de ellos, debido a que solían ser clanes familiares. De ahí que dicho vocablo quedase asociado como padre y procreador de los descendientes que formaban parte del grupo.

Por tal motivo el lugar de donde era originario el pater era la ‘patria’ y, por tanto, al vivir juntos y en comunidad eran considerados como ‘patriotas’; el hecho de sentir amor por el lugar de donde provenían dio origen al  ‘patriotismo’.

‘Patriarca’ tiene el mismo origen (derivando del latín ‘patriarcha’), siendo adjudicado dicho término al cabeza del clan, que solía ser, normalmente, la persona de mayor edad y la autoridad que ejercía hacia los demás era conocida como ‘patriarcado’.

Como la figura del patriarca era la del que defendía y procuraba lo mejor para todos los suyos, surgió el término ‘patrōnus’ que derivó en el castellanizado ‘patrón’  o ‘patrono’ y que con el tiempo se utilizó para hacer referencia a la figura de quien protegía la comunidad y, posteriormente, a los santos y figuras religiosas elegidas para brindar protección a los creyentes. Los términos patrono y patrón también acabaron designando a aquel que asumía el mando e incluso para designar aquel modelo a seguir y a imitar; de ahí que en sastrería y otros muchos oficios se llame patrón a la muestra o molde de donde se sacan el resto de piezas para que sean exactamente iguales, dando origen también a la famosa expresión ‘estar cortado con el mismo patrón’ para indicar que algo o alguien es exactamente igual a otro.

La acción que ejercía el pater o patrōnus de defender y mantener a los suyos fue lo que dio origen al vocablo ‘patrocināri’, que nosotros conocemos como ‘patrocinar’ y que también utilizamos para referirnos a la acción de financiar algún tipo de actividad (patrocinio).

 

Te puede interesar leer también los posts:

 

Fuente de la imagen: nubedepalabras

Viagra, la pastilla azul que llegó para salvar a millones de hombres de la disfunción eréctil

Se han cumplido dos décadas desde que en 1996 fuese patentado (y dos años después comercializado por primera vez) un medicamento que revolucionó el mercado de la investigación científica en relación a la disfunción eréctil masculina y que fue bautizado con el nombre comercial de ‘Viagra’.

Viagra, la pastilla azul que llegó para salvar a millones de hombres de la disfunción eréctil

Su compuesto principal (Citrato de sildenafilo) se desarrolló inicialmente para tratar casos de angina de pecho e hipertensión arterial, pero en los primeros test clínicos que se realizaron los científicos al frente de la investigación pudieron comprobar unos efectos secundarios de lo más curioso: la mayoría de los pacientes con los que experimentaban acababan teniendo una erección. Pero lo que más llamaba la atención es que algunos de éstos aseguraban que padecían de impotencia y que esa erección momentánea y esporádica hacía tiempo que no la habían tenido. Así fue como toda la investigación cambió de rumbo y finalmente se logró dar con un medicamento capaz de acabar con la disfunción masculina durante unas cuantas horas.

Existe cierta controversia sobre cuál es el origen y significado del término Viagra con el que la empresa farmacéutica Pfizer decidió bautizar a su famosa y característica pastilla de color azul. Por una parte hay quien defiende que es la unión de las palabras vigor (vi) y Niágara (por la fuerza y contundencia de las famosas cataratas de Norteamérica), una explicación que queda un poco pillada por los pelos, pero que aunque no ha sido admitida oficialmente por Pfizer tampoco se ha desmentido.

La otra hipótesis es la ofrecida en una entrevista por John Fidelino, quien capitaneó la campaña publicitaria que dio a conocer la Viagra, como director creativo de la compañía ‘Wood Worldwide’, quien aseguró que el inicio del término sí que proviene de la palabra vigor, pero la segunda parte del mismo se obtuvo del sufijo griego ‘-agra’ que viene a significar ‘presa’.

Sea cual fuere su verdadero origen, es tal la popularización del término ‘viagra’ que llegó a ser incorporado en el ‘Oxford American Dictionary’; a pesar de tratarse de una marca comercial y existir en el mercado otros muchos fármacos con las mismas propiedades y diferentes nombres (debido a que en 2013 quedó liberada la patente del Citrato de sildenafilo).

 

 

Lee en este blog otras curiosidades relacionadas con el sexo

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Tim Reckmann (Flickr)