El curioso detalle de algunos militares estadounidenses que portan en sus gorras el toro de Osborne sobre la bandera de España

El curioso detalle de algunos militares estadounidenses que portan en sus gorras el toro de Osborne sobre la bandera de España

En los últimos meses se ha compartido por las redes sociales una serie de fotografías en las que se podía apreciar a diferentes militares estadounidenses que portaban en el lateral derecho de sus gorras una bandera española sobre la que estaba la silueta del famoso ‘toro de Osborne‘.

El curioso detalle de algunos militares estadounidenses que portan en sus gorras el toro de Osborne sobre la bandera de España Estos militares forman parte de la tripulación del destructor USS Carney DDG-64 que, desde septiembre de 2015, está destinado en la base Naval de Rota (Cádiz) como parte del escudo antimisiles que ha desplegado la OTAN en la zona sur de Europa.

Aunque dicho distintivo no es portado por todos los militares del USS Carney, sí que lo llevan un gran número de éstos como muestra de respeto y aprecio de la tripulación del barco hacia sus anfitriones españoles (tal y como declararon los portavoces del destructor).

El curioso detalle de algunos militares estadounidenses que portan en sus gorras el toro de Osborne sobre la bandera de España Cabe destacar que las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos se instalaron en la base Naval de Rota a partir de 1953, año en el que se firmó el conocido como ‘Pacto de Madrid’, por el cual el gobierno del dictador Franco cedía territorio español para que los estadounidenses dispusieran de cuatro bases militares a cambio de ayuda económica (y militar). El propio logotipo de la base Naval de Rota es también un toro (aunque no el de Osborne) sobre una silueta de la Península Iberica.

 

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuentes de las imágenes: USS Carney (Flickr)  / @SpainNATO / Wikimedia commons
Fuentes de consulta: hispaniccouncil / elespanol / outono /

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Es del año de la pera’?

A través de Twitter, @ruben_rubn me pregunta sobre el origen de la expresión ‘Es del año de la pera’.

Esta locución se utiliza para indicar que algo es muy antiguo o sucedió hace muchísimo tiempo.

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Es del año de la pera’?

Lo que no está tan claro es el origen de dicha expresión, debido a que son múltiples las respuestas que se encuentran sobre su posible procedencia. A continuación os explico las tres que más compartidas son:

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Es del año de la pera’?Por una parte, el posible origen al término ‘pera’ como alusión a algo acontecido hace mucho tiempo, y  que cuenta con un mayor número de apoyos por parte de historiadores y expertos en etimología, es el que indica que hace referencia al célebre bandolero catalán, del siglo XVII, Perot Rocaguinarda (mencionado en la segunda parte de El Quijote como ‘Roque Guinart’) y cuyo nombre (Perot) es un aumentativo de Pere (pronunciado como ‘pera’). El hecho de relatar historias protagonizadas por este famoso bandido y la transmisión oral de las mismas una generación tras otra, hizo que quedará asociado a sucesos ocurridos mucho tiempo atrás (algo muy similar a lo ocurrido con la expresión ‘ser de tiempos de Maricastañas’ que os expliqué en otro post).

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Es del año de la pera’?También podemos encontrar quien señala como origen de la expresión ‘ser del año de la pera’ a los interruptores de la luz que antiguamente había en muchos hogares (colocados principalmente en los dormitorios sobre la cama) y que eran conocidos como ‘peras’ debido a su característica forma.

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Es del año de la pera’?Finalmente, hay quien indica que proviene de la época en la que los caballeros llevaban perilla (barba que se dejaba crecer en la punta de la barbilla y que  solía tener forma de pera invertida).

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuentes de consulta: cvc.cervantes / enciclopedia.cat / blog.derrama / diccionariovenezolano / elcartapaciodegollum / cuandoerachamo / muyinteresante / academia.andaluza
Fuentes de las imágenes: pixabay / Wikimedia commons (1) / Wikimedia commons (2) / publicdomainpictures

¿Cuál es el origen del término ‘bochorno’?

Conocemos como ‘bochorno’ al calor asfixiante y estado de sofocación (sobre todo en verano con altas temperaturas y un altísimo nivel de humedad en el ambiente) y como referencia al rubor del rostro (a causa de pasar vergüenza o sentirse ofendido).

¿Cuál es el origen del término ‘bochorno’?

Etimológicamente proviene del latín ‘vulturnus’ cuyo significado literal era ‘viento del este’ (también llamado ‘viento solano’) y hacía referencia al viento muy cálido que llegaba a ser molesto y sofocante y que, según los antiguos romanos, provenía de las islas griegas (algunas fuentes lo llaman ‘viento del sureste’).

En el siglo XVII ya aparece mencionado el término bochorno y la primera aparición en el Diccionario de Autoridades es del año 1726,  dándole el significado ‘Vapor caliente y molesto que levanta el viento solano en el estío’. También es recogido en la forma ‘buchorno’, que es como se estuvo diciendo siglos atrás y que estuvo apareciendo en los diccionarios oficiales hasta el año 1936.

Como nota curiosa, cabe destacar que en el Diccionario de Autoridades de 1726 se apuntaba como posible origen etimológico a bochorno a la unión de los término ‘boca’ y ‘horno’, dándole la siguiente explicación: ‘porque el calor que da parece al que despide la boca del horno encendido’.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuentes de consulta: Diccionario de Autoridades (I) / Diccionario de Autoridades (2) / Nuevo tesoro lexicográfico de la lengua española (NTLLE) / etimologias.dechile / RAE

Fuente de la imagen: dodlive

La curiosa y tradicional festividad que pasea penes gigantes por las calles de Japón

Varios han sido los ejemplos que te he explicado en este blog sobre la afición que siente el pueblo japonés hacia todo lo relacionado con el sexo, siendo uno de los más populares el dedicado al pene que se realiza prácticamente en todos los rincones del país a lo largo de diferentes días del año.

La curiosa y tradicional festividad que pasea penes gigantes por las calles de Japón

Muchos y muy diversos son los festivales que se llevan a cabo en el que se rinde culto fálico a través de procesiones en las que varios hombres pasean por las calles un pene de madera de grandes dimensiones (los más comunes miden dos metros y medio de largo por unos sesenta centímetros de diámetro, con un peso que oscila entre 250 y 300 kilos).

Una de esas muchas festividades es la que tiene lugar a punto de llegar la primavera y cuya intención es proporcionar prosperidad y fertilidad (tanto a las personas como a la naturaleza). La sesentena de penitentes que cargan el gran pene, conocidos como ‘Yaku-Otoko’ (厄男), tienen todos ellos, curiosamente, 42 años de edad.

Y es que, en la cultura japonesa, es precisamente esa edad en la que se determina que comienza la decadencia de los hombres y por tanto es declarado como el año del infortunio.

Los Yaku-Otoko, que literalmente significa ‘hombre en el año del infortunio’, realizan una serie de actos para purificarse y, a partir de ese nefasto año 42 de vida, poder tener una próspera y vigorosa vida futura.

Tres son las edades del infortunio para los hombres nipones: los 25, 42 y 61 siendo conocidos esos tres momentos críticos de la edad de un varón como Yaku-doshi (o Yakudoshi 厄年) y de las tres los 42 años están considerados como la peor etapa del hombre, que además representa la central.

De todas las celebraciones que se realizan por este motivo, la que tiene lugar en Komaki (población al norte de Nagoya) conocida como ‘Hōnen Matsuri’, es la más popular y concurrida, celebrándose cada 15 de marzo desde hace, aproximadamente, 1.500 años.

 

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons
Fuente de consulta: flapyinjapan / David Esteban / komaki / farstrider / japan-experience

¿De dónde surge llamar ‘menú’ a la lista de platos que sirven en un restaurante?

Hoy en día llamamos menú a varias cosas, al tratarse de un término polisémico, y podemos encontrar que además de referirse a la lista de platos que constituyen una comida (menú del día) en un restaurante, también se usa para indicar las diferentes opciones que aparecen, por ejemplo, en la pantalla de un dispositivo electrónico.

Pero originalmente el vocablo únicamente hacía referencia en el aspecto gastronómico.

¿De dónde surge llamar ‘menú’ a la lista de platos que sirven en un restaurante?

El término proviene del francés (escrito del mismo modo, pero sin acentuar) y que se ha universalizado (en cualquier idioma y parte del planeta se le llama de este modo). Los franceses lo adoptaron en el siglo XVIII de la locución en latín ‘minūtus’, la cual significaba ‘menudo’, ‘pequeño’ y hacía referencia a la pequeña lista en la que el camarero llevaba anotados los diferentes platos ya cocinados y que estaban listos para ser servidos en un bistró (locales de restauración donde se daba de beber y comer de manera rápida y económica).

Como nota curiosa cabe destacar que de la misma raíz etimológica proviene el término ‘minuta’ también utilizada, muy a menudo, para llamar de ese modo a la cuenta de un restaurante.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de la imagen: total13 (Flickr)

Fogbow, el curioso arcoíris formado de niebla

Muchas son las ocasiones en las que tras llover y despejarse el cielo de nubes se produce un fenómeno óptico, conocido como arcoíris, que nos muestra un arco (que en realidad es un círculo) en el que se puede distinguir diferentes colores.

Fogbow, el curioso arcoíris formado de niebla

Pero hay veces que sin haber llovido podemos observar en el horizonte una especie de arcoíris pero cuyos colores son muy tenues, casi blancos (la parte exterior tira hacia el rojizo y la interior es azulada).

Este fenómeno es conocido como  ‘arcoíris de  niebla’ (o ‘fogbow’ en inglés) y se produce por la humedad acumulada en el ambiente a causa de la niebla.

La falta de color es debido a que las gotas de agua que conforman ese arcoíris son pequeñísimas (menos de 0,05 milímetros) y solo reflejan la luz blanca.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

Décimo tercera entrega de la serie de post dedicados a traer a este blog un buen número (de docena en docena) de cosas que quizás no sabíais cómo se llamaban en realidad o que, posiblemente, conocías pero con otro nombre distinto.

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

Espero que la selección de palabras que he hecho en esta ocasión sea de vuestro agrado, al igual que ha ocurrido con las veces anteriores.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

Orto: Posiblemente, si eres de procedencia sudamericana (más concretamente de Argentina) te haya venido a la mente la palabra ‘ano’; pero no, el ‘orto’ al que me refiero en esta entrada nada tiene que ver con la anatomía sino con la astronomía, ya que hace referencia a la salida o aparición del Sol u otro astro por el horizonte.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Hoploteca: Se refiere al museo donde se guarda o exhiben armas antiguas.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Búcaro: Es la jarra o vasija hecha de arcilla en la que antiguamente se servía o bebía el agua. Su etimología proviene precisamente de la arcilla rojiza utilizada para realizarlas.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Contrahuella: Es el plano vertical que vemos en cada uno de los peldaños de una escalera.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Trinquis: Forma coloquial de llamar al acto de dar un trago de vino o licor.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

Confuerzo: Hace referencia a los banquetes fúnebres. Seguro que en más de una ocasión habéis visto en alguna película o serie (sobre todo estadounidense) que tras un entierro los dolientes se reúnen en una casa donde se sirve de comer y beber (e incluso cada asistente lleva alguna cosa). Esta costumbre ya era realizada en la antigüedad, tanto en las culturas egipcia, griega como romana e incluso podemos encontrar referencias a ello en la Península Ibérica en los siglos XVI y XVII.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Pluscafé: Es la copa de licor que suele tomarse en la sobremesa, tras el café.

 

 

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Andel: Huella o surco que deja el paso de la rueda de un carro (u otro vehículo) por un terreno (campo).

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Gavilancillo: Es la punta curvada o pico que tiene la hoja de la alcachofa

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Mitón: Guante hecho de punto que deja los dedos al descubierto.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Dextrógiro: Que gira o da vueltas en el mismo sentido que las agujas del reloj.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Levógiro: Al revés que el término anterior. Que gira o da vueltas en el sentido contrario a las agujas del reloj.

 

 

 

Lee otros post relacionados:

 

 

Fuentes de las imágenes: pexels / Wikimedia commons / jasmineway (Flickr) / afrc.af.mil / pexels / denverjeffrey (Flickr)daquellamanera (Flickr) / needpix / pixabay / Wikimedia commons / pexels / needpix

¿Por qué se endurecen los pezones cuando nos excitamos?

El pecho, ya sea de una mujer o un hombre, suele ser una de las zonas erógenas que más placer proporciona al ser acariciado (besado, lamido, pellizcado… a cada persona le gusta un estímulo u otro).

¿Por qué se endurecen los pezones cuando nos excitamos?

Cuando nos excitamos los pezones tienden a sobresalir y endurecerse y esto ocurre por la gran cantidad de terminaciones nerviosas que poseemos por toda aquella zona pero, sobre todo, porque se ocupan de esa erección involuntaria unas células nerviosas controladas desde el ‘sistema nervioso simpático’.

Esas hormonas son las encargadas de controlar la reacción de cada uno de nuestras funciones involuntariamente, de ahí que cuando sentimos frío se nos ponga el vello de punta o también se endurezcan los pezones, al igual que nos ocurre durante la excitación sexual.

 

 

Te puede interesar leer también: Aborrecer, aburrir y horripilante, tres palabras con un mismo origen etimológico: ‘los pelos de punta’

 

 

Fuente de la imagen: needpix

¿Sabias que los términos ‘ladrar’ y ‘latir’ tienen el mismo origen etimológico?

Conocemos como ‘latido’ a cada uno de los golpes producidos por el movimiento alternativo de dilatación y contracción del corazón contra la pared del pecho, o de las arterias contra los tejidos que las cubren (tal y como recogen los diccionarios).

Por otra parte, el ‘ladrido’ es el sonido que emite un perro (su voz), que puede ser de mayor o menos intensidad dependiendo de lo que el animal quiere expresar.

¿Sabias que los términos ‘ladrar’ y ‘latir’ tienen el mismo origen etimológico?

Los dos términos tienen cierta similitud en su forma de ser escritos, aunque a primera vista sus significados nada tienen que ver el uno con el otro (o eso es lo que creemos), debido a que curiosa y originalmente tienen la misma procedencia etimológica.

Y es que ‘latir’ proviene del latín ‘glattīre’ cuyo significado literal era ‘dar ladridos agudos’ y hacía referencia a los gruñidos que emitían los cachorros de perro y nada tenía que ver con el movimiento del órgano muscular que tenemos en el pecho.

Como los ladridos de los pequeños canes solían ser leves y temblorosos, con el tiempo quedó asociado el término al acto de temblar algo y de ahí pasó al movimiento que producía un órgano (en este caso el corazón) que recordaba a un temblor.

Por tanto, etimológicamente hablando, un latido de nuestro corazón no deja de ser un ladrido leve y tembloroso de un cachorro de perro.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: freestockphotos
Fuentes de consulta: molinodeideas / etimologias.dechile / RAE

¿De dónde surge que en México llamen ‘gachupines’ a los españoles?

Recibo un correo email de Aurora Muñoz en la que me comenta que viendo una serie de televisión le llamó la atención que uno de los protagonistas, de origen mexicano, utilizara el término ‘gachupines’ para referirse despectivamente a los españoles, y me pregunta sobre el origen del vocablo y motivo por el que se utiliza.

¿De dónde surge que en México llamen ‘gachupines’ a los españoles?

Hoy en día podemos encontrar que son muchos los mexicanos que se refieren a algún español como ‘gachupín’, pero en la mayoría de ocasiones ya no se hace con un tono despectivo, sino como un mote que ha quedado en el lenguaje coloquial para hacer referencia a cualquier persona nacida en España.

Pero no era así hasta finales del siglo XIX (e incluso durante las dos primeras décadas del XX) en el que llamar gachupín a un español denotaba cierta animadversión y resentimiento hacia los oriundos de España que se habían establecido en México.

Según consta, las primeras referencias escritas sobre este término datan del siglo XVI, en plena época de la expansión colonialista del Imperio español en el Nuevo Mundo y parece ser que surgió entre los autóctonos y los criollos (descendientes de españoles que habían nacido en el continente americano) quienes empezaron a usarlo para referirse despectivamente y cierto rencor a los conquistadores y colonos de origen español que hasta allí llegaban.

En el siglo XIX volvió a usarse masivamente el término durante los años que duró la guerra por conseguir la independencia de México y dejar de pertenecer al virreinato español. Después de ahí, el vocablo permaneció en el lenguaje popular pero su uso por parte del pueblo mexicano ya no es totalmente despectivo como antiguamente (aunque sí continua habiendo quien lo utiliza con esa intención).

Donde se crean más discrepancias es sobre el origen etimológico del término ‘gachupín’ y, dependiendo de la fuente, los expertos están divididos en dos posibles orígenes.

Por una parte se explica que proviene del apellido ‘Cachopín’ el cual era originario de la región cántabra de Laredo y cuyos miembros de la familia, compuesta por nobles y militares, presumían orgullosos de su linaje y pura sangre española. Eran conocidos como los ‘Cachopines de Laredo’ y tal referencia aparece en numerosos escritos y libros del siglo XV en adelante (incluso se hace una mención a estos en el capítulo XIII de la primera parte de ‘El Ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha’). Ya en tierra mexicana el apellido Cachopín parece ser que derivó en cachupín para finalmente quedar en gachupín.

Por otra parte  hay quienes señalan que ‘gachupín’ proviene del náhuatl (idioma autóctono y original de México) del término ‘catzopini’ y cuya traducción literal vendría a ser ‘hombre con espuelas’ (en referencia a la pieza que llevaban en los talones los jinetes que fueron a conquistar México). Cabe destacar que está etimología tan solo está respaldada por una minoría de expertos en el tema (sobre todo por etimólogos de origen mexicano).

 

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuentes de consulta: capsuladelengua / Celtiberia / etimologias.dechile / elhorizonte / grijalvo
Fuente de la imagen: publicdomainpictures