¿De dónde surge el término ‘garrulo’?

¿De dónde surge el término ‘garrulo’?

Según dice el diccionario de la RAE, el término ‘garrulo’ significa: ‘Dicho de una persona: Rústica, zafia’ e indica que se trata de un adjetivo coloquial, dando como etimología un escueto ‘Quizá de gárrulo’, vocablo que va acentuado y que tiene su propia entrada, la cual nos ofrece tres  acepciones diferentes:

  1. adj. Dicho de un ave: Que canta, gorjea o chirría mucho.
  2. adj. Dicho de una persona: Muy habladora o charlatana.
  3. adj. Dicho de una cosa: Que hace ruido continuado, como el viento, un arroyo, etc.

Pero no hay rastro alguno a la descripción que se le da a la palabra ‘garrulo’ cuando va sin acentuar. En este caso indica que etimológicamente proviene del latín ‘garrŭlus’, cuyo significado venía a ser ‘parlanchín’ y hacía referencia en tiempos de la Antigua Roma a aquellos pájaros que cantan continuamente y de modo estridente, así como de las personas que habla mucho y seguido, de tal modo que parecen que gorjean en lugar de hablar.

Lo que no se tiene claro es en qué momento el término empezó a utilizarse para señalar de modo despectiva a una persona rústica o zafia.

La primera aparición en una publicación académica fue en el Diccionario de Autoridades de 1734, en el que el término venía sin acentuar y se le daba la acepción de ‘adjetivo que se aplica a las aves que cantan mucho, gorjean, o charlan, y por semejanza se dice también de los hombres que hablan mucho’. No fue hasta medio siglo después (1780) cuando en el Diccionario de la Academia Usual apareció el término en la forma ‘gárrulo’, dándole exactamente la misma acepción.

Fue a partir de la edición de 2001 del diccionario de la RAE cuando, por primera vez, se le dio el significado actual de ‘Dicho de una persona: Rústica, zafia’, por lo que dicho sentido despectivo podría haber surgido, posiblemente, del habla popular de la segunda mitad del siglo XX, donde se utiliza también como sinónimo de paleto, palurdo, cateto o tosco.

 

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: Captura Youtube

¿Es correcto decir ‘aruñar’ en lugar de ‘arañar’ para indicar que se ha rasgado con las uñas?

A través de mi perfil @yaestaellistoquetodolosabe2 en Instagram, un seguidor me realiza la siguiente consulta: ¿Sería correcto decir ‘aruñar’ en lugar de ‘arañar’ para indicar que se ha rasgado con las uñas?

¿Es correcto decir ‘aruñar’ en lugar de ‘arañar’ para indicar que se ha rasgado con las uñas?

Según indica la RAE, a través de la respuesta dada por su servicio de consulta sobre dudas lingüísticas y la entrada correspondiente en el Diccionario panhispánico de dudas: ‘La variante «aruñar» es propia del habla coloquial y popular de algunas zonas;  la voz propia de la lengua estándar es «arañar»’.

Según aparece en la edición actual del Diccionario de la RAE, en la primera acepción de la entrada ‘arañar’, nos indica lo siguiente: ‘Raspar, rasgar, herir ligeramente la piel con las uñas o con un objeto cortante o punzante’. Y también nos indica que se trata de una etimología discutida, dándonos la posibilidad de que pueda provenir de los vocablos araña y arar.

A pesar de las dudas sobre la procedencia de dicho término, que señala actualmente la publicación académica, cabe destacar que son numerosos los etimólogos y lingüistas que llevan defendiendo desde hace muchísimo tiempo que el verbo ‘arañar’ está formado por los vocablos ‘arar’ y ‘uña’, debido a que la marca que queda (tras hacer una herida con las uñas) recuerda a los surcos que hay en la tierra tras haber arado.

Hay algunas voces discordantes (las menos) que indican que no proviene de unir arar con uña, sino de juntar ‘araña’ y ‘uña’, ya que dicha marca recuerda a las patas de un arácnido (sinceramente, yo me quedo con la primera explicación).

El término ‘arañar’ aparece en textos del siglo XVI y fue recogido por primera vez en Diccionario de Autoridades, en el año 1726, donde ya se le daba como explicación de su origen la unión de las palabras arar y uña e incluso, en esa misma publicación, ya aparecía recogida la palabra en la forma ‘aruñar’, dándole como significado exactamente la misma acepción que en la entrada ‘arañar’: ‘Herir con las uñas alguna cosa de modo que dexe señál. Dícese mas comunmente Arañar’.

¿Es correcto decir ‘aruñar’ en lugar de ‘arañar’ para indicar que se ha rasgado con las uñas?

Entradas en el Diccionario de Autoridades de 1726 para los términos ‘aruñar’ y ‘arañar’

Actualmente el diccionario de la RAE sigue recogiendo el término ‘aruñar’ el cual remite directamente a la entrada ‘arañar’. Numerosos son los lingüistas y publicaciones que podemos encontrar en la red o libros de consulta, que indican categóricamente que ambas formas son igual de válidas, pudiéndose utilizar como sinónimas en un mismo texto.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de las imágenes: Wikimedia commons / Diccionario de Autoridades

¿De dónde surge el refrán ‘Cree el ladrón que todos son de su condición’?

El refrán ‘Cree el ladrón que todos son de su condición’ (también en la forma ‘Piensa el ladrón que todos son de su condición’) viene a indicar el comportamiento humano en el que creemos que el resto de personas de la sociedad actúan como nosotros lo haríamos o nosotros actuamos como creemos que actúa el resto de la sociedad.

¿De dónde surge el refrán ‘Cree el ladrón que todos son de su condición’?

Por decirlo de otro modo y poniendo unos ejemplos prácticos: ‘yo robo porque aquel ha robado antes’, ‘Fulano se escaquea del trabajo porque mengano también lo hace’, ‘él no paga impuestos porque hay personas que no los pagan’

Esto lleva a justiciar situaciones como que un político es corrupto porque otro político también lo es.

Una justificación banal de que si alguien hace algo malo es porque otro lo ha hecho antes y no le ha ocurrido nada y la sociedad/justicia ha hecho la vista gorda.

Pero, evidentemente, esto también se puede aplicar para las cosas buenas: ‘alguien hace un buen gesto porque ve que otros lo hacen’, ‘ayudo al prójimo porque el resto también es solidario’

Para lo bueno y para lo malo, los seres humanos solemos estar condicionados por lo que hacen los demás y como actúan.

Como refrán no se sabe a ciencia cierta cuándo se originó, pero muy posiblemente fuese a consecuencia de un aforismo jurídico latino utilizado en la Antigua Roma que decía «Malus est qui praesumitur sibi malos esse alios» (Malo es quien presume que los demás son malos).

 

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

 

Fuente de la imagen: openclipart

¿Sabes a qué hace referencia el término ‘bisoño’?

¿Sabes a qué hace referencia el término ‘bisoño’?

El término ‘bisoño’ proviene del italiano bisogno, un vocablo que servía para designar a los soldados novatos que eran enviados desde España a luchar en la guerra, durante la conquista del reino de Nápoles (principios del siglo xvi).

En realidad, en su origen, el vocablo bisogno significaba ‘necesidad’, en clara alusión a las ropas pobres y de mala calidad de los soldados españoles.

Con el tiempo se le cambió el sentido al término  y paso a designar a los principiantes e inexpertos de cualquier oficio.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Cuál es el origen del término ‘repostar’?

Se conoce como ‘repostar’ a la acción de reponer provisiones, pertrechos y combustible, tal y como se indica en la edición actual del diccionario de la RAE. Etimológicamente proviene del vocablo latino ‘repostus’ y este de ‘reposĭtus’, significando literalmente en ambos casos ‘repuesto’ ‘reponer’ (reemplazar lo que falta o acabado) y que también dio origen a otros términos como ‘repostero’ o ‘repostería’.

¿Cuál es el origen del término ‘repostar’?

Y en este sentido es muy curioso comprobar que en su origen el término repostería no solo hacía referencia al establecimiento donde se elaboran o venden postres, sino también a la despensa que había en algunos hogares donde se almacenaban las provisiones (alimentos) y que debían de ir reponiéndose (sustituyendo) según se iban utilizando o gastando. También era el lugar donde se guardaba los cubiertos y servicio de la mesa.

O un repostero no solo era aquel que se dedicaba a elaborar postres, también era como se denominaba a aquel profesional encargado de velar para que no faltasen productos necesarios en la mencionada despensa (repostería) e irlos reponiéndolos.

También existía, siglos atrás, la figura del ‘repostero de camas’ y que, según indica el Diccionario de Autoridades de 1737 se trataba de un […] Criado de la Reina, a cuyo cargo está cuidar de la puerta de la antecámara, y mullir los colchones de la cama […].

La primera aparición del término ‘repostar’ en el diccionario académico fue en su edición del año 1956, en el que se le daba exactamente la misma acepción que aparece en la actualidad. Eso sí, un siglo antes (en 1853) el vocablo ya fue recogido por el Diccionario Nacional, de Ramón Joaquín Domínguez, con la única explicación de ‘pertrechar’, al igual que ocurrió en el Diccionario Enciclopédico Gaspar y Roig (1855) y el Diccionario enciclopédico de la lengua castellana de E. Zerolo, M. de Toro y Gómez y E. Isaza (1895).

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿De dónde proviene el término ‘treta’?

¿De dónde proviene el término ‘treta’?

Conocemos como ‘treta’ al engaño y artificio sutil e ingenioso que se realiza con el fin de conseguir algún propósito.

El término proviene del mundo de la esgrima y hace referencia a un engaño practicado por uno de los contendientes para defenderse y herir o desarmar al contrario.

El vocablo llegó al castellano desde el francés traite y su significado era ‘tirada’, que es como se llama cada acción del practicante de esgrima.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿Sabes a qué hace referencia el término ‘tirocinio’?

El término ‘tirocinio’ es un cultismo con el que, tiempo atrás, se denominaba el aprendizaje o noviciado en algún oficio, arte o religión.

¿Sabes a qué hace referencia el término ‘tirocinio’?

Etimológicamente, proviene del latín ‘tirocinium’, cuyo significado era ‘aprendizaje del recluta’ y a su vez este vocablo provenía de ‘tironis’ (recluta).

Aparece recogido por primera vez en un diccionario académico en la edición de 1780 del Diccionario Usual de la RAE, dándole la siguiente acepción: ‘El primer ensayo del que aprende cualquier arte. Regularmente se entiende por el noviciado de la religión’.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: piqsels

Explicando ‘curiosidades de las palabras y los palabros’ en una nueva sección de televisión

Explicando ‘curiosidades de las palabras y los palabros’ en una nueva sección de televisión

Soy un enamorado de las palabras y los palabros, me encanta investigar y descubrir sus orígenes y significados y, sobre todo, disfruto enormemente compartiendo todo aquello que aprendo a través de los diferentes medios y redes sociales por los que me muevo y trabajo.

Este blog es uno de los pilares principales sobre los que me apoyo y comparto todo aquel contenido curioso que voy recopilando, siendo más de tres mil los post que llevo publicados desde que lo inicié en enero de 2006.

Con los años he ido sumando nuevas colaboraciones, tanto escritas (en otros blogs y webs e incluso una sección de artículos, dedicados exclusivamente a curiosidades lingüísticas, en la web del diario 20minutos.es) como en radio, podcast o televisión, impartiendo charlas de divulgación, además de la media docena de libros que he publicado.

La última colaboración que he iniciado es televisiva, dentro del programa magazín ‘Sense Control’ presentado por Elena Batista y Nacho Encinas  (de 12 a 14 horas) en el canal Tevecat.

Es de carácter quincenal y en la sección realizo un pequeño juego con los presentadores a los que les voy diciendo algunas palabras (o palabros) y deben contestarme si conocen su significado. La mayoría de los términos que utilizaré se pueden encontrar en mi último libro ‘El listo que todo lo sabe ataca de nuevo. Palabras y palabros’, publicado por la editorial Larousse.

La primera colaboración que realicé en ‘Sense Control’ se emitió el pasado miércoles 27 de abril, coincidiendo con el segundo aniversario del programa, y está previsto que mi participación en el mencionado espacio sea cada dos semanas; concretamente los martes, siendo mi próxima aparición el 10 de mayo.

A continuación os dejo el vídeo de mi primera intervención, el cual he colgado en mi canal de YouTube y en el que podréis encontrando los siguientes, según vaya realizando las colaboraciones y subiéndolas a la plataforma.

Segunda sección de palabras curiosas:

‘Caricia’ y ‘caridad’, dos términos con una misma raíz etimológica

En mi búsqueda de términos que comparten una misma raíz etimológica he dado en esta ocasión con los vocablos ‘caricia’ y caridad’.

‘Caricia’ y ‘caridad’, dos términos con una misma raíz etimológica

Conocemos como caricia a la demostración afectuosa de cariño, normalmente en forma de rozar suavemente la mano sobre alguna parte del cuerpo (ya sea de un humano o un animal). El término proviene del italiano ‘carezza’ y que está formado por ‘caro’ (‘querido’ y proveniente del vocablo latino ‘carus’, de exacto significado) y el sufijo ‘-ezza’ (utilizado para indicar cualidad).

Por su parte, el término ‘caridad’ hace referencia al acto solidario y altruista de ayudar al prójimo (ya sea económicamente o auxiliándole en persona). Etimológicamente proviene del latín ‘carĭtātis’ formado por el mencionado vocablo ‘carus’ (querido) y el sufijo ‘-tas’ (cualidad), siendo originalmente su significado ‘Virtud o cualidad de amar’.

Cabe destacar que es frecuente creer que el término ‘cariño’ también tiene la misma procedencia etimológica, pero, en este caso, su raíz proviene del latín ‘carere’ (carecer) y originalmente hacía referencia al sentimiento o nostalgia que se sentía hacia alguien o algo de lo que se estaba privado.

 

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: create.vista
Fuentes de consulta: etimologias.dechile (I) / etimologias.dechile (II) / etimologias.dechile (III) / RAE (I) / RAE (II) / RAE (III)

¿Sabías que la palabra ‘cuchufleta’ está recogida en el diccionario de la RAE?

A través de mi perfil @curiosisimo (en la red social TikTok), me preguntan sobre el origen de la palabra ‘cuchufleta’ y si esta está admitida por la RAE.

¿Sabías que la palabra ‘cuchufleta’ está recogida en el diccionario de la RAE?

En los últimos años la palabra ‘cuchufleta’ se ha hecho enormemente popular gracias a la serie ‘La que se avecina’, en la que el personaje de Enrique Pastor ‘papuchi’ (interpretado por José Luis Gil) llama de ese modo a su segunda esposa, Judith Bécker (Cristina Castaño).

Pero este no es un término que se haya originado a raíz de este programa televisivo, sino que tiene una antigüedad de varios siglos.

Aparece recogido por primera vez en el Diccionario de autoridades de 1780, donde se le da la acepción de ‘Dicho o palabras de zumba y chanza’. Y es que, originalmente, el término ‘cuchufleta’ no era un mote cariñoso con el que llamar así a una persona, sino que hacía referencia a aquellas bromas, chistes o chascarrillos graciosos que se explicaban con intención de divertir y sacar unas risas.

En la actual edición del diccionario de la RAE sigue apareciendo la entrada correspondiente a este término y se le da como acepción un escueto ‘Bromo o chanza’.

Etimológicamente proviene de una derivación del vocablo ‘chufleta’ (de exacto significado) y éste era un diminutivo de ‘chufla’ y ‘chufa’, también utilizado para hacer referencia a una broma jocosa, existiendo también el verbo ‘chuflar’ (hacer burla).

 

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: Instagram de Cristina Castaño a través de 20minutos.es