Archivo de la categoría ‘Curiosidades Deportivas’

El futbolista centrocampista argentino que dio nombre a una posición

El futbolista centrocampista argentino que dio nombre a una posición

Carlos Martín Volante fue un célebre futbolista argentino que jugó como centrocampista a lo largo de veinte años (entre 1924 y 1943) en diferentes equipos a lo largo de su carrera (cinco argentinos, cuatro italianos, dos franceses y uno brasileño) y cuyo apellido (Volante) acabó denominando una posición dentro del terreno de juego.

Fue durante su última etapa como jugador, defendiendo los colores del Flamengo (Brasil) entre los años 1938 y 1943, donde alcanzó una gran fama en el equipo de Río de Janeiro, conquistando tres títulos  del ‘Campeonato Carioca’ (1939, 1942 y 1943), además de la primera edición del ‘Trofeo Relâmpago’ (1943) y donde la prensa brasileña empezó a denominar su posición en el campo con el apellido de este jugador.

A partir de entonces, muy común ha sido escuchar o leer ‘volante’ para hacer referencia a un jugador que juega de centrocampista (‘volante de contención’, ‘lateral volante’, ‘volante defensivo’, ‘volante mixto’…).

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿De dónde surge llamar ‘escarabajos’ a los ciclistas colombianos?

Es muy común escuchar durante la retransmisión de una carrera ciclista que el locutor haga referencia a algún corredor de nacionalidad colombiana como ‘escarabajo’.

¿De dónde surge llamar ‘escarabajos’ a los ciclistas colombianos?

Ramón Hoyos fue un ciclista colombiano que en la década de 1950 ganó en cinco ocasiones la Vuelta Ciclista a Colombia y que se convirtió en un experto escalador. Por tal motivo recibió el sobrenombre de ‘el escarabajo de la montaña’.

Fue tal su popularidad que, a partir de su retirada como profesional en 1964, a los ciclistas colombianos son conocidos como ‘escarabajos’, aunque la popularización del término a nivel mundial fue a partir de la década de 1980, cuando hubo un buen número de corredores de esta nacionalidad que destacaron internacionalmente.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde surge llamar ‘ring’ al espacio donde se desarrolla un combate de boxeo?

A través de mi cuenta @curiosisimo en la red social TikTok me preguntan de dónde surge llamar ‘ring’ al espacio donde se desarrolla un combate de boxeo.

¿De dónde surge llamar ‘ring’ al espacio donde se desarrolla un combate de boxeo?

En castellano tenemos el término cuadrilátero para referirnos al espacio, delimitado por unas cuerdas y suelo de lona, en el que tiene lugar un combate de boxeo, el cual recibe dicho nombre debido a que su forma es cuadrada.

Pero curiosamente, en el argot pugilístico también se utiliza la forma ‘ring’ para designar a ese mismo lugar. Lo sorprendente es que el significado literal de este vocablo, proveniente del inglés, es ‘anillo, aro o círculo’, algo que contradice a la morfología del lugar de combate.

¿De dónde surge llamar ‘ring’ al espacio donde se desarrolla un combate de boxeo?

La explicación a que esto sea así es que, originalmente, los boxeadores no se colocaban dentro de un cuadrilátero delimitado por cuerdas sino que los combates se desarrollaban dentro de un círculo que se pintaba o marcaba en el suelo y los espectadores se colocaban alrededor del mismo.

La tradición pugilística de los británicos propició a que los términos anglosajones referentes a dicho deporte se universalizaran, siendo común utilizar las formas ‘boxeo’, ‘boxeador’ o ‘ring’ en lugar de las castellanizadas ‘pugilismo’, ‘pugilista’ y ‘cuadrilátero’.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons / silabg

¿De dónde proviene la expresión ‘Conseguir algo bajo cuerda’?

A través de mi cuenta @curiosisimo en la red social TikTok, me preguntan de dónde proviene la expresión ‘Conseguir algo bajo cuerda’.

¿De dónde proviene la expresión ‘Conseguir algo bajo cuerda’?

Se dice que se ha ‘conseguido algo bajo cuerda’ cuando se hace de manera poco lícita, a través de un favor o sin que otras personas se enteren.

Esta expresión nació en relación a un juego muy similar al tenis que se practicaba en el siglo XVII y en el que había una cuerda que colgaba y dividía el terreno que ocupaban los jugadores (lo que hoy conocemos como la red).

Entre las reglas de dicho juego estaba la prohibición de pasar la pelota por debajo de la mencionada cuerda, pero algunas eran las ocasiones en las que un jugador la colaba de ese modo para intentar ganar un punto decisivo. Esto lo hacía aprovechando un despiste de su contrincante o que los posibles espectadores no estuviesen mirando en ese momento e incluso que estos hicieran la vista gorda para dejarle ganar dicho punto, al tratar el jugador tramposo de alguien importante (el rey, un aristócrata…).

De ahí que aquello que se obtiene de manera poco legal se le denomine como hacer o conseguir algo  ‘bajo cuerda’ o ‘por debajo de cuerda’.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Cuál es el origen de ‘cantar el alirón’?

Que una afición cante el alirón significa que su equipo acaba de ganar la liga o alguna competición importante. Actualmente se utiliza para prácticamente cualquier modalidad deportiva pero hasta hace unas décadas el alirón estaba reservado exclusivamente para el fútbol.

¿Cuál es el origen de ‘cantar el alirón'?

Pero así como es sumamente popular el término ‘alirón’ y la expresión ‘cantar el alirón’, no está del todo claro cuándo comenzó a utilizare, existiendo varias versiones muy diferentes sobre el posible origen.

Por un lado nos encontramos con el diccionario de la RAE cuyos académicos indican que es una etimología discutida, sin dar más detalles. Aunque cabe destacar que, uno de ellos (Federico Corriente Córdoba, fallecido recientemente y reconocido lexicógrafo y arabista) publicó en 1994 el ‘Diccionario de arabismos y voces afines en iberorromance’ en el que señalaba que el término ‘alirón’ provenía del árabe ‘al’il‘lān’ (proclamación), algo que incluyó la RAE en su edición de 2001 pero que en 2014 volvió a retirar del diccionario (dejando el mencionado ‘origen incierto’).

Pero hay un par de posibles orígenes y que, además, ambas lo sitúan en la provincia de Vizcaya.

El primero  señala a los trabajadores ingleses que llegaron hasta aquella provincia, durante el último cuarto del siglo XIX, y que fueron contratados para sacar hierro de las minas de Ortuella. Cada vez que los mineros encontraban una veta de hierro eran gratificados con una retribución extra, algo que les llenaba de alegría (sobre todo el en momento en el que el capataz colgaba el cartel con la inscripción ‘All Iron’ (todo hierro) que era gritado al unísono por todos los mineros (ingleses y españoles) no sabiendo estos últimos pronunciarlo correctamente y diciendo ‘Alirón’ en lugar de ‘All Iron’.

Esta es una de las versiones más extendidas del posible origen (hay otras en los que cambian algunos detalles), aunque son muchos quienes señalan que se trata de una historia apócrifa.

Otras fuentes indican que el término proviene de una canción que popularizó la cupletista Teresita Zazá en la primera década del siglo XX y titulada La Canción del Alirón’ (letra de Álvaro Retana y música de Gaspar Aquino). El hecho de se utilizase el término alirón en la composición era debido a que éste era una variación del vocablo ‘alón’, proveniente del francés ‘allons’, cuyo significado literal era la exclamación ‘¡vayamos!’, utilizada entre otros en el ejército para incitar o animar a la tropa. Posiblemente esta explicación es la que más cerca esté del verdadero origen.

En 1913 (o quizá en 1914, hay baile de fechas, según la fuente que se consulte) la artista viajó hasta Bilbao, donde actuó ante un entusiasmado y entregado público, dedicándole a los presentes el mencionada copla a la que cambió parte del estribillo (que decía ¡Alirón, alirón, pon pon pon!) por ‘¡Alirón, alirón, el Athletic campeón!’.

Parece ser que, a partir de entonces, los ‘leones’ (modo en el que se conoce seguidores del club bilbaíno) utilizaron dicha canción para entonarla cada vez que el equipo de sus amores ganaba algún  partido o competición y con el paso del tiempo esa costumbre se fue extendiendo hacia otros equipos ganadores.

 

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuentes de consulta: La Liga / RAE / Fundéu / etimologias.dechile / deia / zurigorri100x100athletic / miathletic
Fuente de la imagen: 20minutos

Destripando bulos: la expresión ‘salvado por la campana’ proviene del boxeo y no de ataúdes que llevaban una campana

La expresión ‘salvado por la campana’ suele utilizarse para indicar que alguien ha conseguido librarse de un peligro en el último instante.

La locución se hico muy famosa hace tres décadas al ser el título de una serie juvenil de televisión (en inglés ‘Saved by the Bell’) emitida entre 1989 y 1993.

Pero la ficción televisiva no fue el origen de la expresión, sino que la misma es mucho más antigua y se data en el último cuarto del siglo XIX en los ambientes pugilísticos de la Inglaterra Victoriana.

Destripando bulos: la expresión ‘salvado por la campana’ proviene del boxeo y no de ataúdes que llevaban una campana

Fue por aquella época en el momento en el que al boxeo, que hasta entonces había sido un deporte practicado por caballeros, empezó a practicarlo también fornidos hombres de clase baja con el fin de animar algunas veladas pugilísticas, a la vez que se apostaban grandes sumas de dinero.

Con el fin de evitar la brutalidad en las peleas, se añadieron una serie de reglas a seguir en cada combate y entre ellas se incorporó una campana con la que, a través de su sonido, se avisaba a los contrincantes en el momento en que cada asalto empezaba o finalizaba.

La dureza con la que algunos púgiles golpeaban provocaba que en más de una ocasión su contrincante quedase malherido durante el combate y el hecho de sonar la campana, para avisar que el asalto había finalizado, proporcionaba un pequeño tiempo de descanso con el que recuperar fuerzas.

Muchos han sido quienes, estando a punto de perder un combate y caer noqueados, se salvaron al sonar la campana y, una vez reanudada la pelea, consiguieron remontar y acabar ganando.

Esta es la explicación, sobre el origen de la expresión ‘salvado por la campana’ que dan la inmensa mayoría de expertos y etimólogos, pero a pesar de ello, corre por la red (desde hace mucho tiempo) otra explicación que, aunque tiene su lógica, no es la verdadera (es uno de los tantísimos bulos que se comparten).

Destripando bulos: la expresión ‘salvado por la campana’ proviene del boxeo y no de ataúdes que llevaban una campanaDicha explicación (que se ha hecho viral en más de una ocasión) es la que da como origen a un tipo de ataúdes que llevaban incorporada una campana y que podía ser tocada desde el interior, en caso de que la persona enterrada no estuviera realmente muerta.

Esas explicaciones virales indican que dichos ataúdes se realizaron en la Edad Media, lo que es un dato totalmente erróneo, ya que sí que existieron pero fue hacia mediados del siglo XIX, coincidiendo con la publicación del famoso su cuento de terror ‘El entierro prematuro’, de Edgar Allan Poe, y a una serie de casos de catalepsia que se dieron por la época. Con el propósito de no ser enterrados vivos (en caso de ser catalépticos) muchas fueron las personas que encargaron que, si morían, se les enterrase en un ataúd con campana.

No se sabe a ciencia cierta si se dio algún caso en el que alguien logró ser desenterrado tras tocar la campana (aunque sí hay muchos relatos de ficción publicados en aquella época), pero en ningún momento se vinculó la expresión ‘salvado por la campana’ con ese hecho.

 

Te puede interesar leer también: Curiosidades de la ‘no muerte’: Tapefobia, Catalepsia y el Delirio Nihilista

 

 

 

Fuente de la imágenes: aibaboxing (Flickr) / Redes Sociales

Cinco curiosidades sobre el fútbol que quizá te gustaría conocer

Cinco curiosidades sobre el fútbol que quizá te gustaría conocer

1) A mediados del siglo XIX comenzó a hacerse popular en muchas escuelas privadas de Gran Bretaña jugar al fútbol (balompié),  una variante del rugby mucho más sofisticado y menos agresivo que se consideró como un deporte de caballeros. En 1848 se reunieron en el Trinity College de Cambridge representantes de varias escuelas y trataron de hacer un reglamento que recogiese una serie de normas básicas para el ejercicio de ese deporte. Allí nació el conocido como reglamento de Cambridge. Pero no fue hasta 1863, más concretamente en la mañana del 26 de octubre en una taberna de Londres llamada Freemason’s, cuando se realizó una reunión en la que se creó la Asociación de Fútbol (FA) donde estaban representantes de todas las asociaciones que practicaban dicho deporte y todos juntos se dispusieron a redactar el primer reglamento de fútbol. De esa primera reunión salieron las catorce primeras reglas.

2) La mayor goleada de la Historia en un partido oficial de fútbol tuvo lugar en la liga de Madagascar y fue un contundente resultado de 149-0. Fue el 31 de octubre de 2002, día que se disputó el partido que enfrentaba a los equipos AS Adema  y SO l’Emyrne en la sexta ronda del playoff final del THB Champions League (Campeonato de Fútbol nacional de Madagascar). Dos días antes (en la quinta ronda) el SO l’Emyrne, que aspiraba al título, había perdido toda posibilidad de ello tras serle pitado en contra, a punto de terminar el partido, un penalti totalmente injusto (en el partido que disputaba contra el DSA Antananarivo que no se jugaba nada), provocando que el encuentro acabase en empate a dos, el cual beneficiaba los intereses del AS Adema con quien se debía enfrentar en la última ronda. Por tal motivo y a modo de protesta, los jugadores del Emyrne decidieron autogolearse durante los 90 minutos que duró el partido, marcándose en su propia portería un total de 149 goles.

3) Hasta 1928 los jugadores de fútbol no llevaban en sus camisetas ningún dorsal que los identificase (ni nombre ni número). Fue a partir de ese año cuando a Herbert Chapman, entrenador del Arsenal y uno de los grandes teóricos del fútbol, se le ocurrió que éstos podrían ir numerados con el fin de ser identificados mucho mejor, ya no solo por los espectadores sino por los encargados de retransmitir los partidos a través de la radio (solo hacía un año que la BBC había empezado a retransmitir los partidos de la liga inglesa). Inicialmente, el modo de numerar con un dorsal, era del siguiente modo: el equipo anfitrión portaba las camisetas numeradas del 1 al 11 y el visitante llevaba la numeración del 12 al 22. No fue hasta una década después, en la temporada 1939/40, cuando la Federación Inglesa de Fútbol aprobó de forma oficial numerar todos los dorsales de las camisetas de todos los equipos que disputaban la liga inglesa. De ahí se fue extendiendo a otras ligas y deportes.

4) No fue hasta el Mundial de Fútbol de México 1970 cuando se adoptó, por primera vez, el uso de las tarjetas rojas y amarillas por parte de los árbitros. El creador de este método de amonestar a los jugadores fue Ken Aston, un árbitro inglés retirado quien tuvo la idea yendo conduciendo por Londres cuatro años antes. Tras parar su automóvil en un semáforo y ver las luces del disco se le ocurrió que una manera fácil de que, tanto el jugador como el público asistente al partido, se diera cuenta que se le estaba amonestando era enseñándole una cartulina de color. Amarillo: precaución, mandar calmar. Rojo: peligro, expulsión. Hasta aquel momento, en los partidos de fútbol, los jugadores eran amonestados o advertidos verbalmente por el árbitro. Esto provocaba que en muchas ocasiones el público asistente no se enterada de ello. Hacía poco que Aston había asistido a un partido de cuartos de final del Mundial de Fútbol de Inglaterra de 1966 disputado en el estadio de Wembley y que enfrentó a la selección anfitriona de Inglaterra frente a la Argentina. En dicho encuentro el árbitro amonestó a varios jugadores verbalmente pero el público presente no se enteró, lo que provocó una importante polémica de la que se hizo eco la prensa. El método ideado por Ken Aston para amonestar a los jugadores haría visible para todos las amonestaciones arbitrales y solucionaría definitivamente el problema.

5) Fue en 1890 cuando se introdujo el castigo de los penaltis para sancionar el juego sucio que había en los partidos por parte de ciertos jugadores. El ideólogo fue William McCrum, un empresario irlandés propietario del Milford Football Club (un modesto conjunto local, en el Condado de Armagh). Dentro del equipo ocupaba la plaza de guardameta  y en cierta ocasión, harto de la creciente violencia que cada vez más ejercían algunos jugadores, decidió introducir un tiro libre como castigo a una acción violenta durante el juego. Por aquel entonces el fútbol estaba considerado como un deporte de caballeros, pero hasta éste habían llegado jugadores procedentes del rugby, portando consigo algunas toscas costumbres. Con el fin de poner freno a la brusquedad se le ocurrió dicho castigo, el cual fue propuesto a la federación irlandesa que dio el visto bueno, está la pasó a la federación inglesa, que también la acogió con buen grado y en la temporada 1891-92 ya fue oficializado.

 

También puedes visionar esta curiosidad publicada en mi canal de Youtube https://www.youtube.com/c/AlfredLopez
Te invito a visitarlo, suscribirte, darle a ‘me gusta’ y compartir en tus redes sociales.

 

Te puede interesar leer también:

 

Fuente de la imagen: pxhere

Destripando mitos: La ciencia no desaconseja practicar sexo antes de una importante competición deportiva

Durante muchísimo tiempo se ha repetido hasta la saciedad que el practicar sexo antes de participar en una importante competición deportiva estaba totalmente desaconsejado, debido a que se gastaba una gran cantidad de energía que provocaría rendir menos.

Destripando mitos: La ciencia no desaconseja practicar sexo antes de una importante competición deportiva

Pero, afortunadamente, hoy en día se disponen de suficientes estudios científicos que han logrado demostrar todo lo contrario y, gracias a los cuales, aquellos consejos sobre no tener relaciones sexuales previas a realizar deporte ha quedado como un simple mito.

En realidad el hecho de tener una sesión de sexo previo a un evento deportivo no debería suponer una gran pérdida de energía, debido a que, en unas condiciones normales (evidentemente sin ser una orgía o una maratón sexual de un orgasmo tras otro) el desgaste medio de una práctica sexual podría equivaler al que se emplea en subir por las escaleras un par de pisos.

Normalmente todos los deportistas antes de competir entrenan un buen rato para calentar los músculos y activar el sistema cardiorrespiratorio y en muchos casos consiste en un esfuerzo y desgaste muy superior al que representa la actividad sexual.

Además, entre los beneficios que aporta la práctica sexual está la liberación de endorfinas que provocan que esas personas aumenten considerablemente su estado de euforia, lo cual es muy favorable de cara a motivarse de cara a la competición que les espera al día siguiente o a las pocas horas.

 

Te puede interesar leer también:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de consulta: researchgate / pjmedia / planetatriatlon / 20minutos.es/gonzoo / sciencealert / sciencedaily
Fuente de la imagen: pexels

Reseña del libro: ¿Por qué eres del Barça? de Fernando Tarpi

Hoy en día ser seguidor del Fútbol Club Barcelona es relativamente fácil e incluso está de moda. Desde hace una década numerosos han sido los triunfos de este equipo (Copas de la Liga, Champions League, Copas del Rey, Supercopas de Europa y España, Mundial de Clubes…) que han convertido al Barça en uno de los equipos favoritos para muchísimas personas.

Reseña del libro: ¿Por qué eres del Barça? de Fernando Tarpi

Pero años atrás esto no era así y a pesar de ser un equipo mundialmente famoso no tenía la gran cantidad de seguidores y aficionados que tiene ahora. Hay una nueva generación que desde bien pequeños han disfrutado de los éxitos del equipo culé, pero quienes ya peinamos canas conocimos una larga etapa de sequía en la que había épocas en las que no se ganaba ningún título importante en varias temporadas seguidas.

Tal y como he iniciado este post, ser del Barça actualmente es fácil y mucho más si vives en Cataluña, pero décadas atrás no lo era y menos si quien decía ser seguidor del equipo culé residía en otra comunidad autónoma.

Reseña del libro: ¿Por qué eres del Barça? de Fernando TarpiEste es el caso de mi amigo Fernando Tarpi (@FernandoTarpi_) quien hace unos meses publicó un libro titulado ‘¿Por qué eres del Barça?’ (Editorial Círculo Rojo). El autor nació, en 1975, en A Coruña, aunque creció en el pueblo asturiano de Cadavedo. Allí pasó toda su infancia (entre 1976 y 1986), siendo el ‘bicho raro’ de su grupo de amigos y amigas solo por el hecho de ser aficionado al Fútbol Club Barcelona. La pregunta ¿por qué eres del Barça? se convirtió en recurrente durante su niñez e incluso muchas fueron las veces en las que se sintió presionado para que cambiara de equipo y se hiciera del Real Madrid (del que eran seguidores la mayoría de sus compañeros de escuela y juegos).

Fernando Tarpi, a través de las 160 páginas que consta el libro, va relatando numerosos episodios personales vividos a lo largo de las últimas cuatro décadas. Algunas de ellas realmente sorprendentes, como la que le tocó vivir estando haciendo el servicio militar en Cartagena, al día siguiente de ganar el Real Madrid su quinta Copa de Europa en 1998 (por aquel entonces llamada ‘Liga de Campeones de la UEFA’ y actualmente conocida como ‘Champions Europa League’) y tuvo que ver como en el cuartel se izaba una bandera de España a la que se le había incorporado el escudo del equipo merengue y, obligatoriamente, tener que sumarse a la celebración madridista junto a sus compañeros de filas.

¿Por qué eres del Barça? es un libro autoeditado por Fernando Tarpi a través de la Editorial Círculo Rojo. Es de muy fácil y rápida lectura y consigue que el lector culé pueda identificarse en muchos de los pasajes que explica con el sentimiento que se experimentaba años atrás, cuando el ser del Barça no estaba de moda y mucho menos fuera de Cataluña. Incluso los seguidores de otros equipos (también del R. Madrid) que lean el libro pueden llegar a empatizar con el autor.

El prólogo corre a cargo de Miguel Ángel Ruiz otro culé (también amigo personal mío) y director del programa radiofónico y televisivo ‘El 10 del Barça’ (antes titulado ‘El Penalti’).

Reseña del libro: ¿Por qué eres del Barça? de Fernando Tarpi

 

¿Por qué eres del Barça? de Fernando Tarpi
Editorial: Círculo Rojo
ISBN: 9788413047393
https://editorialcirculorojo.com/por-que-eres-del-barca/
https://www.amazon.es/%C2%BFPor-qu%C3%A9-eres-del-Bar%C3%A7a/dp/8413047390/

 

 

Te puede interesar leer también:

¿Cuál es el origen del eslogan “Més que un club” del F.C. Barcelona?

El curioso motivo por el que las pelotas de tenis son amarillas

Días atrás, tras volver a compartir en mis redes sociales un post que publiqué en este blog en 2017 donde explicaba el motivo de la obligatoriedad de que los jugadores de tenis vistan totalmente de blanco en el Torneo de Wimbledon, me preguntó Julia Garrido sobre la razón por la cual las pelotas de tenis son de color amarillo.

El curioso motivo por el que las pelotas de tenis son amarillas

Durante la mayor parte de la historia de este deporte las pelotas han sido de otros colores (sobre todo mayoritariamente blancas) y no fue hasta 1972 cuando se optó por el ‘amarillo óptico’ (nombre por el que es conocida esta gama de color) instaurándose de forma progresiva por la ITF (Federación Internacional de Tenis), aunque los últimos en adoptar el amarillo fue en el mencionado Torneo de Wimbledon, quienes se resistieron al cambio hasta 1986 (hasta ese año las pelotas habían sido de un inmaculado blanco, al igual que la vestimenta de los jugadores).

El motivo por el que la ITF decidió cambiar al blanco fue a raíz de la llegada y popularización de la televisión en color. Hasta principios de la década de los ’70 las  retransmisiones se realizaron, mayoritariamente, en blanco y negro (excepto contadas excepciones, sobre todo en emisiones de prueba).

Se dieron cuenta que mientras que se estuvo retransmitiendo los partidos de tenis en B/N  la pelota (que era blanca) se veía perfectamente y era distinguida por los telespectadores sin problema alguno, pero la llegada de la televisión en color cambió las cosas y muchas eran las quejas de televidentes que, desde sus casas, se quejaban porque no podían apreciar bien la trayectoria de la bola.

Tras un concienzudo estudio se llegó a la conclusión de que el mejor color para teñir las pelotas de tenis era el amarillo óptico y así fue establecido a partir de 1972. Cabe destacar que, como los británicos son tan particulares para algunos asuntos (sobre todo en los relacionados con sus tradiciones y costumbres) fue muy complicado convencerlos para que adoptasen el nuevo color de las pelotas y siguieron utilizando las blancas en su emblemático torneo durante una década más.

Pero no solo el color de la pelota de tenis está reglado por la ITF, también el tamaño (cuyo diámetro debe ser obligatoriamente entre 6,54 y 6,86 centímetros) y su peso (entre los 56 y los 59,4 gramos), además de estar confeccionas de caucho y recubiertas de fieltro fibroso.

Cabe destacar que no todo el mundo está de acuerdo con la afirmación de que las pelotas de tenis son amarillas ya que son muchas las personas que aseguran que son verdes (hay que tener en cuenta que según se van usando se oscurecen tomando una tonalidad verdosa).

Y aquí ya entramos en la famosa discusión sobre la tonalidad y color de un objeto que cambia según la percepción del individuo que la observa ¿recordáis aquel famoso viral de 2015 sobre el color de un vestido?

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: maxpixel