BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Archivo de la categoría ‘Curiosidades Científicas’

La leyenda urbana sobre Albert Einstein y sus malas notas de estudiante

La leyenda urbana sobre Albert Einstein y sus malas notas de estudiante Uno de los virales que más tiempo lleva correteando por las redes sociales y los blogs es el relato que explica que Albert Einstein de pequeño padecía tartamudez, tenía cierto retraso psicomotriz y problemas de aprendizaje (asegurándose que sacó unas pésimas notas durante su periodo de estudiante).

Pero en realidad el genio de la física y padre de la teoría de la relatividad (ganador del Premio Nobel de Física de 1921) no padeció ninguno de esos problemas, todo lo contrario, siempre fue un muy buen estudiante que sacaba unas notas más que aceptables.

No tuvo problemas de tartamudez, aunque sí que es cierto que empezó a hablar más tarde de lo que lo hacen otros niños, pero los expertos han confirmado que no se trataba de un retraso, sino un reflejo de su carácter introvertido, observador y reservado. Mientras otros hablaban el pequeño Einstein observaba, aprendía y memorizaba.

Entonces ¿de dónde surge que sacaba malas notas? Pues del modelo de calificación que se empleaba en Suiza, donde se trasladó para realizar sus estudios superiores. En el país transalpino se calificaba del uno al seis (siendo el uno la nota más baja y seis la más alta). Albert era de los que sacaban todo con seis y excepcionalmente algún cinco. Por el contrario, en Alemania (de donde era originario) la calificación en las escuelas era totalmente a la inversa: el uno era la nota más alta y el seis la más baja.

De ahí que sin tener en cuenta el método de calificación suizo, alguien (muchos años después) al ver las notas de Einstein llena de seises y algún cinco, pensó que había sido un pésimo estudiante y ahí nació el mito de las malas notas que en realidad nunca sacó.

 

Otros posts que quizás te interese leer:

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Aborrecer, aburrir y horripilante, tres palabras con un mismo origen etimológico: ‘los pelos de punta’

Aborrecer, aburrir y horripilante, tres palabras con un mismo origen etimológico: ‘los pelos de punta’

Nuestro cuerpo es una máquina, casi, perfecta el cual crea una serie de reacciones dependiendo del momento específico que estamos viviendo/experimentando: nos enamoramos y sentimos mariposas en el estómago, tenemos frío y tiritamos para mantener calientes nuestros órganos internos, sentimos calor y sudamos para refrescarnos…

Entre las muchísimas reacciones está la de erizarse el vello (ponerse los pelos de punta) cuando tenemos miedo o estamos pasando por un momento angustioso. Los responsables de esta ‘pilo erección’ son unas fibras musculares que tenemos en la base de cada capilar y que son conocidas como ‘horripiladores’ o ‘arrectores’ (músculos erectores), las cuales se contraen provocando que éstos se contraigan y levanten cada uno de los pelos (esto no solo ocurre con los momentos de miedo, también se produce la pilo erección con el frío, levantando los poros y causando el conocido efecto de la ‘piel de gallina’).

Pues bien, dejando de lado todo este proceso científico de nuestro organismo, ahora voy a centrarme en unos cuantos términos que utilizamos de forma habitual y que tienen el mismo origen etimológico que el vocablo ‘horripiladores’ el cual proviene de la unión de los términos latinos ‘horrēre’ (ponerse erecto / rígido) y ‘pilus’ (pelo) siendo su significado literal: ponerse el pelo de punta y que ha dado lugar a vocablos como ‘horripilante’, ‘horrible’ , ‘horror’, ‘horroroso’, ‘horrendo’ y ‘horrísono’; todos ellos con una relación directa con aquello que causa angustia o un miedo intenso.

Pero el término ‘horrēre’ también ha servido para dar origen a otras palabras que aparentemente no tienen nada que ver pero que en realidad provienen etimológicamente de este vocablo latino: ‘aburrir’ y ‘aborrecer’.

Aburrir/aburrirse/aburrido (términos con el que conocemos aquel estado de apatía, en el que nada satisface o entretiene y que puede llegar a cansar o hastiar) proviene del vocablo latín ‘abhorrēre’ compuesto por el prefijo ‘ab’ (sin) y el mencionado ‘horrēre’ y cuyo significado original era: ‘sin erizar el pelo / lo que no pone el pelo de punta’ por lo que aquello que no producía la sensación de erizarse el vello (sentir miedo) era ‘aburrido’.

Por su parte, aborrecer (tener aversión a alguien o algo) proviene de ‘abhorrescĕre’ y se le dio la acepción de ‘apartarse de algo con horror’, ya que el prefijo ‘ab’ no solo se utilizaba como ‘sin’ sino también se usaba para señalar a algo que se encontraba apartado o se alejaba.

 

 

Post realizado a raíz de una mención que me realizó en twitter la amiga Rosa Porcel (@bioamara) a una pregunta formulada por el usuario @larjarto a un tuit que publicó Enrique Coperías‏ (@TapasDeCiencia) y que tenéis bajo estas líneas

 

Quizá te puede interesar leer:

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

El curioso trastorno mental que hace creer a algunos hombres que su pene está encogiendo

El curiosos trastorno mental que hace creer a algunos hombres que su pene está encogiendoConocido como Síndrome de Koro, se trata de un extraño trastorno que afecta mayoritariamente a hombres orientales (o al menos solo se han detectado casos en el sudeste asiático) por el que quien lo padece cree que su pene va encogiéndose poco a poco y teme que llegue algún día en el que desaparezca por completo.

No se trata de ninguna enfermedad física que afecte al órgano sexual masculino sino que su origen es psicosomático (originado por la mente debido a algún tipo de complejo, trauma, estrés o creencia).

El nombre de este síndrome de retracción genital proviene del idioma indonesio, debido a que el término ‘koro’ significa literalmente cabeza de tortuga y se acuñó de ese modo debido a la analogía que se hacía sobre la supuesta contracción del pene y la cabeza del animal al esconderse hacia dentro del caparazón.

Algunos casos extremos de personas convencidas de padecer el Síndrome de Koro, y ante el temor de que su pene acabara desapareciendo por completo, ha llegado a provocar que intenten alargarse el miembro de cualquier modo (aparatos que los extienden, estirando brusca y manualmente…) lo que ha causado algunos graves –y dolorosos- desgarros y accidentes.

El tratamiento para este tipo de pacientes es a través de terapia psicológica y conductual, haciéndoles ver –mediante las sucesivas sesiones- que el miembro no varía en su tamaño absolutamente nada (evidentemente sin tener en cuenta los estados de flacidez o erección).

Al tratarse de una patología de origen psicosomático, varias han sido las ocasiones en las que ha habido un brote colectivo y donde un gran número de hombres aseguraban estar padeciéndolo (a finales de la década de 1960 en Singapur hubo un gran número de casos en los que acudían al médico indicando que se les encogía el pene por haber comido carne de cerdo en mal estado).

Cabe destacar que existen algunos casos aislados de mujeres que aseguran haber padecido el mismo síndrome pero, en este caso, ellas creían que eran sus pezones los que se iban retrayendo y/o desapareciendo (e incluso los labios de la vulva).

 

Otros posts que quizá te interese leer:

 

 

Fuentes de consulta: muyinteresante / elespanol / omicrono / psiquiatria.com / ncbi
Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Es nuestro cerebro quien nos convierte en esnobs: el vino no sabe mejor solo porque sea más caro

Es nuestro cerebro quien nos convierte en esnobs: el vino no sabe mejor solo porque sea más caro

Muchos han sido los estudios que se han realizado en los que se ponía a prueba la capacidad de varios voluntarios para apreciar un buen vino o distinguir a éste entre otros de menor calidad. Una de las muchas pruebas consistía en hacerles probar varias copas conteniendo el mismo tipo de vino en todas pero indicándoles que se trataba de diferentes caldos y con calidades y precios distintos.

Evidentemente, la inmensa mayoría de voluntarios marcaba como el mejor de todos aquel al que se le había asignado un precio más elevado e incluso, para rizar más el rizo, a algunos participantes se les comentó que procedían de diferentes años de cosecha. Aquellos voluntarios que tenían algún pequeño conocimiento sobre el tema y sabían que una añada había sido mejor que otra rápidamente indicaban que ese era el mejor vino de todos.

Y es que se ha demostrado que es realmente nuestro cerebro quien nos hace convertirnos (inconscientemente) en snobs, activándose en la corteza orbitofrontal el mecanismo de procesamiento del placer y la recompensa en el momento en el que creemos que estamos disfrutando de algo exclusivo, como por ejemplo beber un vino caro –aunque en realidad se trate de uno barato- o cuando nos damos un capricho caro (ir a degustar un menú con estrella Michelin, acudir a un evento exclusivo o que nos dejen entrar a un reservado o zona vip).

Esto también ocurre con frecuencia al adquirir y vestir ropa de marca. Si le quitásemos a una prenda exclusiva la etiqueta por la que se distingue, el hecho de vestirla no nos produciría esa placentera sensación de elitismo sobre los demás.

 

Otros posts que te puede interesar leer:

 

 

Fuentes de consulta y más info: nature / vinetur / ‘El ladrón de cerebros’ de Pere Estupinyà / medlineplus / readcube / ‘Economía 3D’ de Martín Lousteau
Fuente de la imagen: pixabay

Curiosidades de la ‘no muerte’: Tapefobia, Catalepsia y el Delirio Nihilista

Curiosidades de la ‘no muerte’: Tapefobia, Catalepsia y el Delirio Nihilista

Uno de los mayores temores del ser humano es que le den por muerto y ser enterrado vivo.

Este miedo es conocido como ‘tapefobia’  y fue precisamente ese temor a ser enterrados vivos lo que propició que en la antigüedad comenzara una tradición que actualmente todavía seguimos realizando, a pesar de que hoy en día no cumple el objetivo original: el velatorio.

Curiosidades de la ‘no muerte’: Tapefobia, Catalepsia y el Delirio Nihilista

El hecho de velar un cadáver durante un buen puñado de horas (normalmente toda una noche) no comenzó a realizarse para llorar al difunto o acompañar a sus familiares sino que el objetivo principal era comprobar que el finado había realmente fallecido. La etimología de velatorio o velorio proviene de velar y este del latín ‘vigilare’,  cuyo significado literal es ‘vigilar’, que era lo que realmente se realizaba.

En la historia muchos han sido los casos en los que al abrir una tumba (tiempo después de haber enterrado a alguien, ya fuera porque tenían que cambiarla de ubicación o enterrar un nuevo cadáver) se dieron cuenta de que la persona enterrada tiempo atrás tenía un gesto de haber querido salir y arañazos en el interior de la tapa del ataúd.

Y es que existe un curioso trastorno llamado catalepsia que consiste en perder la conciencia durante un periodo de tiempo (que puede ser unos escasos minutos o incluso alargarse varias horas). Junto a esa pérdida de consciencia viene un descenso del ritmo cardiaco y la respiración. Son tan leves que casi no se aprecian y se puede dar como fallecido al cataléptico.

El hecho de no apreciar los signos vitales de una persona en estado de catalepsia ha producido un buen número de entierros a personas vivas durante la Historia.

Muchas son las novelas y relatos que se han escrito al respecto, siendo uno de los autores más famosos Edgar Allan Poe con su cuento de terror ‘El entierro prematuro’.

Pero la tapefobia  era un miedo muy común de todos aquellos que padecían de catalepsia y aunque los velatorios ha evitado muchos entierros antes de hora, también dio paso a que durante la historia se hayan ideado los más originales ataúdes, tumbas y o nichos al realizarlos con algún sistema de seguridad con el que se pudiera avisar, una vez enterrado, que quien se encontraba dentro estaba realmente vivo.

Curiosidades de la ‘no muerte’: Tapefobia, Catalepsia y el Delirio Nihilista

Tumbas con dispositivos que dejaban entrar el oxígeno e incluso con mecanismos para poder accionarlo y hacer sonar una campana que estaría colocada fuera y así advertir que no estaba muerto.

Erróneamente muchas son las personas que explican que este hecho fue el que dio origen a la expresión ‘salvado por la campana’, pero no es así. Esta locución proviene del mundo del boxeo y se refiere al instante en el que se agota el tiempo y suena la campana de aviso. Muchas son las ocasiones en las que uno de los púgiles está siendo fuertemente golpeado y el sonar la campana y acabarse el round se salvan de continuar recibiendo dicha somanta de palos.

Esto se puso sobre todo de moda durante la segunda mitad del siglo XIX, sobre todo a partir de la publicación del mencionado relato de Edgar Allan Poe.

Entre los muchos casos de catalepsia que se han dado hay uno especialmente curioso: Washington Irving Bishop fue un famoso mentalista estadounidense que padecía de catalepsia. Varias eran las veces que en sus 33 años de vida le había dado algún que otro desvanecimiento. Por tal motivo siempre llevaba consigo una nota en el bolsillo de su chaqueta que advertía de su condición de cataléptico y que bajo ninguna condición fuese enterrado hasta transcurridas 48 horas desde el ataque.

Curiosidades de la ‘no muerte’: Tapefobia, Catalepsia y el Delirio Nihilista

Pero la noche del 12 de mayo de 1889 le sobrevino uno de esos ataques mientras realizaba su show de ilusionismo y mentalismo en un club de Nueva York. A nadie de los presentes se le ocurrió buscar entre sus pertenencias y tras ser examinado por un médico éste diagnosticó que había fallecido. Washington Irving Bishop fue llevado a la morgue y allí le practicaron de inmediato la autopsia. Cuando su esposa y madre llegaron ya estaba abierto en canal y su cerebro había desaparecido.

Resulta que hubo tanta prisa en hacer todo esto porque uno de los médicos que intervino en la autopsia llevaba años intentando averiguar cómo podía el mentalista adivinar y tener poderes sobrenaturales. Como podréis imaginar este tipo fue quien se encargó de abrir la cabeza, sustraer el cerebro y hacerlo desaparecer. Nunca más se supo.

El término catalepsia proviene del griego ‘katálēpsis’ cuyo significado literal es ‘sorpresa’… y sí, más de una sorpresa se darían cuando vieron resucitar a un cadáver de alguien que realmente no estaba muerto.

Curiosidades de la ‘no muerte’: Tapefobia, Catalepsia y el Delirio NihilistaY relacionado con la ‘no muerte’ nos encontramos con otra curiosísima patología conocida como ‘Delirio Nihilista’ o ‘Síndrome de Cotard’ la cual es una enfermedad mental relacionada con la hipocondría y que consiste en tener la sensación de creer haber fallecido, sentir los síntomas de la putrefacción de los órganos o simplemente estar convencido de no existir de que estás muerto.

A lo largo de la historia poquísimos son los casos que se han dado de una persona de la noche a la mañana asegure sentir que se está muriendo por dentro y que nota cómo se le pudren los órganos. Evidentemente todo está en su cerebro, pero les afecta tanto que son capaces de oler el hedor a descomposición.

El primer científico en dar a conocer este trastorno fue el neurólogo francés Jules Cotard quien a finales de 1870 atendió a una paciente de mediana edad que decía sentir todos los síntomas que os acabo de describir.

Cotard se refirió a ello como un ‘delirio hipocondriaco’ provocado por una grave ansiedad melancólica y años después lo rebautizó como ‘Delirio nihilista’, en clara referencia al nihilismo, corriente filosófica y artística que consistía en la negación de todo principio religioso, político y social y que fue promovida en la Antigua Grecia.

 

El pasado sábado 30 de septiembre participé en el evento de divulgación científica BCNspiracy que se celebró en el CosmoCaixa de Barcelona donde ofrecí una charla de diez minutos titulada ‘No estaba muerto (ni tampoco de parranda)’ y en la que expliqué estas curiosidades. Te invito a visionarla en el siguiente vídeo:

Visita mi canal de curiosidades en YouTube: https://www.youtube.com/c/AlfredLopez y si te gustan los vídeos suscríbete, dale a ‘me gusta’ y compártelos en tus redes sociales 🙂

 

Otros posts que te puede interesar leer:

 

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons

¿Por qué debemos ir en ayunas para hacernos un análisis de sangre?

¿Por qué debemos ir en ayunas para hacemos un análisis de sangre?

Hay que reconocer que tener que hacerse unos análisis de sangre resulta de lo más molesto, ya no solo por el hecho de que tengan que pincharte la vena y extraerte la sangre sino por todo lo que lo acompaña: desplazarse al centro médico (que no siempre está cerca de nuestro lugar de residencia), esperar el turno y, sobre todo, tener que estar en ayunas desde la noche anterior.

Esto último es posiblemente lo que peor llevan (llevamos) algunas personas, porque no a todo el mundo le sienta bien eso de no haber ingerido alimento alguno desde hace bastantes horas.

Pero el hecho de que se nos indique que debemos acudir en ayunas no es por capricho del facultativo y existen motivos suficientemente importantes para que hagamos caso a esta petición.

La principal es para no alterar los resultados. Cuando se realiza un análisis de sangre en esta se trata de buscar una serie de valores con los que medir los niveles de glucosa, colesterol, las transaminasas o los triglicéridos (por poner unos pocos ejemplos). El ingerir cualquier alimento o bebida en un margen menor a ocho horas de la hora de la extracción de la sangre puede provocar que a la hora de analizarla salgan con algunos valores alterados. Quizás sean mínimos pero dependiendo del motivo por el que nos están realizando esta prueba pueden ser bastante concluyentes y llegar a confundir en un resultado final.

Evidentemente hay algunos tipos de análisis de sangre que son necesarios para medir una serie de niveles que, en caso de no hacerlos en ayunas, no se verían apenas afectados los resultados (como puede ser en los lípidos, lipoproteínas o apoliproteínas, los cuales apenas varían en caso de analizarse no estando en ayunas). Pero, a la hora de mandar hacer unos análisis, siempre es más aconsejable pedir en todos los casos que se vaya sin haber ingerido nada en las últimas ocho horas (aunque según muchos especialistas lo ideal sería hacerlo con doce horas aproximadamente) y así no dar lugar a confusiones de algunas personas que podrían preguntarse ‘¿me dijo en ayunas o habiendo desayunado?’. Mandando todos los análisis en ayunas se evita cualquier confusión.

Además, debemos tener en cuenta que aquellos niveles que suelen ser más común analizar son los citados al inicio (glucosa y colesterol) cuyos parámetros sí podrían variar de forma considerable. Porque no solo es el hecho de realizarse un análisis, después está el tener que interpretar los resultados y dependiendo las variaciones y del especialista que debe interpretarlas pueden dar lugar a algún equivoco a la hora de dar los resultados finales.

Otra de las dudas que muchas personas tienen a la hora de ir a realizarse una analítica es saber si pueden beber agua y la respuesta es que aunque es aconsejable no hacerlo, no pasa nada si se bebe un poco (pero no en una gran cantidad, simplemente un par de dedos para quitarse la sequedad de la boca tras llevar toda la noche sin tomar nada). El hecho de que se aconseje no beber una gran cantidad de agua ya no solo es porque ésta pueda variar los resultados (y menos si se trata de agua embotellada) sino porque en según qué tipo de parámetros (como el recuento de glóbulos rojos o hemoglobina)  el hecho de haber más volumen de líquido circulando por las vías sanguíneas puede provocar que varíe ligeramente los resultados del hemograma.

En cuanto a los análisis de orina es mucho más fácil, al realizarse en casa nada más habernos levantado (el primer pipi de la mañana). Pero, en caso de que nos hayamos despistado y tomado algo antes de orinar en el recipiente, no ocurriría nada debido a que esa primera orina es la que ha sido filtrada por nuestros riñones durante la noche y es la que lleva todos los desechos que, tras ser analizados determinaran las posibles infecciones o valores que se necesiten evaluar.

 

Quizá te puede interesar leer:

 

Libros 'Ya está el listo que todo lo sabe' y 'Vuelve el listo que todo lo sabe' de Alfred López

Disfruta de las curiosidades de este blog también en formato papel y no te pierdas los libros “Ya está el listo que todo lo sabe” y “Vuelve el listo que todo lo sabe”, que pueden convertirse en un regalo ideal. Tienes más info en el siguiente enlace: http://bit.ly/librosdealfredlopez

 

 

Fuentes de consulta: francis.naukas.com / elnuevoherald / elmundo / muyinteresante / diarioinformacion
Fuente de la imagen: wcowperthwaite (Flickr)

#BCNspiracy: jornada de divulgación científica en Barcelona para todas las edades

#BCNspiracy: jornada de divulgación científica en CosmoCaixa Barcelona para todas las edadesEl próximo sábado 30 de septiembre tendrá lugar en CosmoCaixa de Barcelona el primer evento de divulgación científica llevada a cabo por la plataforma ‘BCNspiracy’ y en el que se ofrecerán 13 entretenidas e interesantísimas charlas impartidas por un  grupo de divulgadores, entre los que tengo el honor de encontrarme.

El acto empezará a las 10:30  de la mañana y durará hasta las 14:30 horas. Los trece ponentes ofreceremos charlas de unos diez minutos (aproximados) al estilo del que se realizan en los eventos Naukas (del que también formo parte. Podéis ver mi última intervención en #Naukas17 del pasado 16 de septiembre en el siguiente enlace: https://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/alerta-este-lugar-esta-en-cuarentena-ya-podeis-ir-rezando-mi-charla-en-naukas17).

Tres serán los bloques que dividirán las charlas: Ciencia y sociedad, Ciencia cercana, Ciencia ¿ficción? Aquí encontraréis el programa completo con los títulos, un mini resumen, nombre de los ponentes y horario de cada charla: http://bcnspiracy.hablandodeciencia.com/programa/programa-bcnspiracy-talks/

A las 12:40h será el turno de mi intervención y la charla que ofreceré lleva por título ‘No estaba muerto (ni tampoco de parranda)’, en el que haré un científico, curioso y divertido recorrido por la ‘no muerte’.

No estaba muerto (ni tampoco de parranda) Alfred López BCNspiracy CosmoCaixa

El evento BCNspiracy es totalmente gratuito, pero hay que pagar la entrada del CosmoCaixa que tan solo son 4 euros (los clientes de Caixabank y los menores de 16 años entran gratis). Esta entrada te sirve para visitar las exposiciones del CosmoCaixa, además de poder asistir al evento.

Pero eso no es todo, porque paralelamente se estará llevando a cabo en otra sala el KIDSspiracy, con cuatro talleres de 45 minutos cada uno enfocados especialmente para los más peques. Aquí tienes el programa completo: http://bcnspiracy.hablandodeciencia.com/programa/programa-kidsspiracy/

Y aquí no termina la cosa. Por la tarde (a partir de las 18:00) y en otra ubicación (en la cervecería La Abadía de la calle Rosellón, 172 de Barcelona) tendrá lugar el Beerspiracy, una distendida charla entre alguno de los ponentes y los asistentes a este local, en el que se hablará y debatirá de ciencia (lamentablemente no podré acudir a esta cita). En este enlace tienes más info sobre este otro evento: http://bcnspiracy.hablandodeciencia.com/beerspiracy/

Si el próximo fin de semana os encontráis por la ciudad de Barcelona o alrededores ya tenéis un buen plan lleno de divulgación, ciencia y entretenimiento (estéis solos o con niños).

 

Lee y descubre en este blog más posts con Curiosidades de ciencia

 

 

Fuentes de las imágenes: María Perera / giphy

Bulos en la red ¿qué son y cómo detectarlos? #StopBulos

Bulos en la red ¿qué son y cómo detectarlos? #StopBulos

Bulos y leyendas urbanas ha habido siempre. Hoy en día a través de las redes sociales y hasta hace unas décadas mediante medios de comunicación, cartas y por transmisión oral de una persona a otra y generación a generación.

Hoy en día es muy fácil recibir cualquier tipo de información y sin pensar sobre si su contenido es verídico se comparte en cuestión de segundos a todos nuestros contactos. En menos de 24 horas un mensaje incluyendo un bulo puede haber sido replicado docenas de veces y leído por cientos de miles de personas.

Antiguamente la difusión de bulos o leyendas urbanas estaba supeditada a nuestro entorno más cercano. Los oyentes más mayores seguro que recordarán alguna ocasión en la que alguien les dejó un papel en el buzón en el que explicaba una rocambolesca historia y pedía que se hicieran determinadas copias de la misma y se enviaran a familiares y conocidos. Incluso había una en la que se adjuntaba una moneda de una peseta que iba pegada con un trozo de cinta de celo. Pero el fin de esas cadenas era un divertimiento puro y llano.

En la actualidad está todo estudiado y calculado y tras cualquier cadena de bulos existe una serie de claros objetivos. Estos pueden ser:

  • INJURIAR / DESACREDITAR A UNA PERSONA, COLECTIVO, MARCA, EMPRESA, PARTIDO O PRODUCTO (desde una empresa de la competencia, un ex-trabajador, partido oponente, grupo o colectivo –por ejemplo animalistas contra taurinos-)
  • FOMENTAR EL ODIO HACIA OTRAS RELIGIONES, RAZAS, CULTURAS, REGIONES DEL PAÍS…
  • CREAR ALARMA SOCIAL SOBRE ROBOS, SECUESTROS, ATENTADOS… (estos dos desde grupos xenófobos u organizaciones políticas extremistas)
  • ALERTAR SOBRE SALUD, ALIMENTOS, ENVENENAMIENTOS, CHEMTRAILS (normalmente desde grupos y/o sectores pseudocientíficos)
  • PARA COMETER UN FRAUDE POR PARTE DEL EMISOR (se manda un enlace para que se acceda a él mediante la promesa de conseguir un vale descuento o un premio y realmente es un numero de tarificación especial o una web donde se dejan datos personales que luego son usados para realizar SPAM o advirtiendo que un servicio, como por ejemplo Whatsapp va a ser de pago, con intención de que los usuarios cambien a otra app)
  • POR DIVERTIMENTO (realizados desde webs o aplicaciones de noticias falsas y que se han puesto muy de moda en la red. Este tipo de bulos se conocen como FakeNews o los Creepypastas, historias normalmente de terror o suspense inventadas por usuarios de internet y compartidas por varias redes y foros a modo de divertimento social, algunas pueden acabar convirtiéndose en virales y sacadas de contexto crear alarma. Por ejemplo el caso de hace un par de años en los que corrió el bulo sobre que los personajes de los Minions estaban inspirados en la experimentación nazi con niños judíos y adjuntaban una foto que resultó ser de una escafandra submarina del ejército británico en la IGM. Fui uno de los primeros en alertar sobre el bulo en España y llegué a ser citado y enlazado en el Washington Post )

Bulos en la red ¿qué son y cómo detectarlos? #StopBulosSiempre, siempre, siempre existe un interés oculto por parte de alguien.

Los bulos pueden ser compartidos en blogs, foros, emails o redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram… aunque quien se lleva la palma en estos últimos años es Whatsapp, donde cada usuario (por media) puede recibir entre tres y seis bulos semanales (evidentemente hay quien no recibe ninguno y quien recibe doce)

¿CÓMO DETECTAR UN BULO?

Lo más sencillo de hacer cuando se recibe algún tipo de información sospechosa de ser un bulo es realizar una pequeña comprobación, que no nos llevará mucho más tiempo del que hemos invertido en leerlo y usaríamos para compartir con nuestros contactos.

Sobre todo hay que apoyarse en la comunidad. Estamos estrechamente intercomunicados con cientos de personas… preguntemos en Twitter, Faccebook u otras RRSS si alguien más lo ha recibido o si saben algo sobre la veracidad.

Bulos en la red ¿qué son y cómo detectarlos? #StopBulosUna simple búsqueda en Google con parte del texto recibido nos servirá. Tenemos que comprobar las fechas de los resultaros y veremos cómo esa misma info ya se estaba compartiendo años atrás. Además, añadiendo la coletilla ‘bulo’, ‘Fake’ o ‘Hoax’ en el texto de la búsqueda nos dará como resultado aquellas páginas que han publicado algo al respecto explicando el origen de dicho bulo viral.

También existen varias webs, blogs, foros y perfiles en las redes sociales que se dedican a desenmascarar todo este tipo de contenido y advertir a los usuarios sobre las mentiras que circulan por la red. Por ejemplo: labuloteca, malditobulo (dos plataformas que han acabado aunando fuerzas), Rompecadenas, Snopes (en inglés) la web de la OSI (Oficina de Seguridad del Internauta) o las cuentas en TW y FB de Policía, Guardia Civil (o diferentes policías autonómicas) en las que tienen personal especialista para contestar. Un simple tuit pegando aquello que hemos recibido (suele ser imágenes con texto en el interior) y consultar a las fuerzas del orden junto a la etiqueta #StopBulos puede ser de gran ayuda.

Las redes sociales no solo tienen que servir para recibir todo tipo de basura viral sino también para resolver nuestras dudas.

¿CÓMO DETECTAMOS SI ES UN BULO EN UN SIMPLE VISTAZO?

Como he comentado al inicio, hay diversos tipos de bulos y propósitos.

Bulos en la red ¿qué son y cómo detectarlos? #StopBulosLos suelen llevar mensajes con alto contenido alarmista indican algo que saben que nos puede afectar directamente (algo que afecta a nuestra salud o de nuestros hijos, por ejemplo que según el color que aparece en la base de las pasta de dientes este tiene un componente mayor o menor de productos químicos, que según el número que aparece en el envase de leche está ha sido reciclada unas cuantas veces, o alertar sobre una partida de caramelos con droga inyectada que se reparten en los colegios o alimentos infectados por enfermedades o virus –las famosas naranjas con sangre infectada de SIDA- o alimentos que producen cáncer) también nos alertan sobre nuestra seguridad (nos avisan de un inminente atentado en un centro comercial y lo hace alguien que dice que se lo ha dicho alguien que trabaja en la policía; o el peligro de cruzarse con un coche que lleva de noche las luces apagadas y al avisarles con las largar perseguirnos para matarnos porque es un juego de iniciación en una banda callejera llamada ‘Banda Sangre’) Si todo esto fuese verdad, no creéis que en la televisión o radio ya lo habrían comunicado a toda la población ¿Qué interés tiene la policía en divulgar un posible atentado de forma secreta y a través del anonimato de Whatsapp?

Otra característica que nos dan los bulos que recibimos de forma viral es la gran cantidad de faltas de ortografía o errores de sintaxis, ello es debido a que muchos de esos bulos son simples traducciones de otro idioma y que se ha hecho de forma chapucera a través del traductor automático de Google.

Algunos mensajes fakes traen el nombre y cargo institucional de un remitente (que es quien se supone que está advirtiendo). Una simple llamada telefónica al número indicado nos sacará de dudas, debido a que suele pertenecer a un particular que nada tiene que ver y que además está hasta las narices de que lo llamen preguntándole sobre ese tema.

Los mensajes bulo suelen apremiarnos para que lo compartamos inmediatamente. Esto se hace para que el usuario que lo ha recibido no tenga demasiado acto de reacción y reflexione sobre el contenido que ha recibido. Normalmente se recibe, se manda inmediatamente a todos los contactos y uno se olvida del tema, hasta que recibe el siguiente bulo viral.

¿POR QUÉ NO DEBES COMPARTIR ESE TIPO DE CONTENIDO?

Bulos en la red ¿qué son y cómo detectarlos? #StopBulosAnte todo porque contribuyes a que la mentira se haga más grande (el conocido como ‘efecto bola de nieve’). A ti te lo comparte una persona, tú lo compartes a diez, esos diez a otros diez y a su vez estos a otros diez cada uno… en cuestión de minutos son cientos de miles las veces que se ha leído y compartido.

Estamos saturando las redes de información basura y llegamos a un momento en el que con tanta info falsa no podemos discernir entre lo verídico y la mentira, pero sobre todo, porque lo que se acumula ahora en las redes queda en la posteridad para nuestros descendientes y hoy en día sería más o menos fácil hacer una indagación y descubrir que algo es falso, pero dentro de unos años quizás reaparezca algo que sea sumamente difícil señalar como bulo, porque llevará tanto tiempo circulando que lo daremos por cierto (de la cantidad de veces que lo habremos escuchado) y ya estará lamentablemente enquistado en la sociedad.

INVENTARSE BULOS (SI ES PARA CREAR ALARMA SOCIAL) ESTÁ PENADO POR LA LEY

Lo indica el Artículo 561 del Código Penal

“Quien afirme falsamente o simule una situación de peligro para la comunidad o la producción de un siniestro a consecuencia del cual es necesario prestar auxilio a otro, y con ello provoque la movilización de los servicios de policía, asistencia o salvamento, será castigado con la pena de prisión de tres meses y un día a un año o multa de tres a dieciocho meses”

ALGUNOS BULOS FAMOSOS DE TODOS LOS TIEMPOS Y QUE AÚN SIGUEN CIRCULANDO

Bulos en la red ¿qué son y cómo detectarlos? #StopBulosDesde la aparición de internet uno de los bulos más compartidos ha sido el que advertía que un servicio que estábamos utilizando iba a convertirse de pago inminente.

Así hasta decenas de miles de bulos que existen y que van apareciendo cíclicamente.

Alfred López en Gente Despierta RNE hablando de bulos en la red

Anoche estuve en el programa de radio Gente Despierta de Radio 1, donde hablé del tema con Carles Mesa y expliqué algunos consejos como los expuestos en este post. Podéis escuchar el podcast de mi intervención bajo estas líneas: http://www.rtve.es/alacarta/audios/gente-despierta/bulos-internet-alfred-lopez-asunto-central/4236119/

 

Lee y descubre más historias como esta en el apartado ‘Destripando Mitos, Leyendas Urbanas y Supersticiones’ de este blog