BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Archivo de la categoría ‘Curiosidades Científicas’

¿Cómo se descifra un tejuelo? (etiqueta identificativa que llevan en el lomo los libros de una biblioteca)

A raíz del post ‘Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [10]’ recientemente publicado y en el que hacía referencia a un ‘tejuelo’ ( etiqueta que se le coloca en el lomo de un libro con la que se identifica, a través de claves normalmente alfanuméricas, a qué género pertenece, autor o materia y así ser mucho más fácil a la hora de clasificar y encontrar en los estantes) Miguel Atienza me preguntó, a través de la página en Facebook de este blog, cómo se descifraba dicha etiqueta y si esa signatura es universal para todas las bibliotecas.

¿Cómo se descifra un tejuelo? (etiqueta identificativa que llevan en el lomo los libros de una biblioteca)Empezaré respondiendo a la segunda pregunta y la respuesta es sí (pero es un sí con matices). La clasificación de cualquier tipo de obra de conocimiento en una biblioteca sigue unos estándares que son comunes para todas ellas a través de lo que es conocido con las siglas CDU (Clasificación Decimal Universal), un método de clasificación creado en 1876 por el bibliotecario estadounidense Melvil Dewey y que, tras ser adaptado un cuarto de siglo después, ha servido desde entonces para unificar criterios globalmente a la hora de archivar y clasificar cualquier libro.

Como os indico en el primer párrafo, un tejuelo es la etiqueta que se coloca en el lomo de un libro y la cual ayuda a identificarlo (y archivarlo) de un modo más sencillo.

Podemos encontrar varios tipos de tejuelos pero los más comunes son los que llevan impresas unas claves alfanuméricas, pero también otros en los que la etiqueta es de un color determinado. En este caso se trata de literatura infantil y lo que hace esos colores es indicar el tramo de edad recomendada (por ejemplo: amarillo hasta los 6 años; azul de 7 a 9 años; rojo de 9 a 14 años y a partir de esa edad el tejuelo es de color blanco).

Los tejuelos de color blanco (libros para lectores a partir de los 14 años) podemos encontrar que está encabezado por unos números. El primero de ellos indica la temática a la que pertenece y va del 0 al 9:

0 – Generalidades e informática (documentación, enciclopedias, diccionarios, conocimiento en general, ciencias de la computación…)
1 – Filosofía (también incluye psicología autoayuda…)
2 – Religión (incluye teología y ensayos sobre cualquier doctrina)
3 – Ciencias sociales (política, economía, materia militar, folclore, cultura de los pueblos…)
4 – Suele estar vacante (aunque en ocasiones se le asigna este número a obras inclasificables a las que se le añade algún asterisco)
5 – Ciencias puras (ciencias naturales, matemáticas…)
6 – Ciencias aplicadas (medicina, tecnología…)
7 – Bellas artes (arte, fotografía, deporte, cine…)
8 – Lengua y literatura (novela, ensayo, poesía…)
9 – Geografía e historia (incluyendo biografías…)

Al lado de ese primer número le acompaña otros que son los que especifican todavía más su contenido. Por ejemplo, un libro con el nº 944 en la parte superior del tejuelo indica que su temática es ‘Geografía o historia’ (9) el siguiente dígito (4) nos marca que es sobre Historia de los países o Estados y el tercer dígito (4) que se trata de Historia de Europa (y podrían ir apareciendo más números a la derecha que irían especificando todavía más el contenido/temática de la obra (en algunas ocasiones separadas por un punto).

¿Cómo se descifra un tejuelo? (etiqueta identificativa que llevan en el lomo los libros de una biblioteca)

Muchas son las bibliotecas que añaden más caracteres identificativos en los tejuelos y  por debajo de esos números podemos encontrarnos hasta con dos filas más, esta vez de tres letras cada una. La que iría inmediatamente después o por debajo de la numeración CDU son tres letras en mayúscula las cuales pertenecen al inicio del apellido del autor (por ejemplo CER se refiere a Cervantes). Debajo de éstas (o en su lugar) otras tres letras (en esta ocasión en minúscula) que pertenecen al inicio del título, pero obviando el artículo o la preposición (por ejemplo ing sería El ingenioso don Quijote de la Mancha).

Esas dos filas de identificativo en el tejuelo de un libro no son universales (solo lo son los números del CDU) y se colocan bajo criterio de cada biblioteca, estamento, país…

Pero cabe destacar que en todos estos años también se han producido algunas modificaciones y actualizaciones en la que un gran número de bibliotecas tienen un sistema propio de clasificación (el conocido como CDD, ‘Clasificación Decimal Dewey’)  aunque basado en el mencionado CDU, por lo que puede haber cambios significativos entre la forma de clasificar en la biblioteca de una población y la de otra.

En los últimos años hay bibliotecas que también le ha añadido otro tejuelo más a los libros y obras y se trata de un código de barras, lo cual facilita muchísimo más el trabajo a la hora de indicar si está disponible, en préstamo o qué sección y estante debe ser colocado.

 

Otros posts que te puede interesar leer:

 

Fuentes de consulta y más info: juntadeandalucia / bibliotecaescolarpozohondo / Universidad Pablo de Olavide / biblioposiciones / bibliotecaspublicas / taranco / UNESCO
Fuente de las imágenes: Afred López @yelqtls (fotografías tomadas en la biblioteca municipal can Rajoler de Parets del Vallès)

¿Por qué tu perro ladea la cabeza cuando le hablas?

Si tienes en casa un perro, dependiendo de la raza de éste, muy probablemente te habrás fijado que cuando le hablas ladea la cabeza mientras te mira fijamente como si estuviera escuchándote con atención e incluso entendiendo lo que le estás diciendo (es curioso, pero no todos lo hacen).

¿Por qué tu perro ladea la cabeza cuando le hablas?

Ese acto, que algunos podrían decir que es fruto de la casualidad, en realidad tiene varias posibles explicaciones debido a que los expertos en comportamiento canino no terminan de ponerse totalmente de acuerdo.

El estadounidense Stanley Coren, con una dilatada carrera como psicólogo de la UBC (University of British Columbia de Canadá) y experto en comunicación e inteligencia canina (ha publicado un buen número de estudios y libros relacionados con el comportamiento de nuestras mascotas) propuso una explicación totalmente diferente a la que, hasta entonces, se tenía como correcta.

Un gran número de expertos (entre los que se encuentran la psicóloga y especialista en cognición canina Alexandra Horowitz y el etólogo canino Steven Lindsay) apuntaban a que el hecho de que los perros ladeasen la cabeza era para escuchar mejor a sus amos con intención de que el sonido llegase con mejor nitidez a sus pabellones auditivos e incluso para interpretar las palabras pronunciadas por éstos.

Pero tras muchos años observando el comportamiento de los canes, el profesor Coren ha llegado a otra conclusión: no todos los perros ladean la cabeza cuando les están hablando y quienes lo suelen hacer son mayoritariamente de aquellas razas cuyos hocicos son más prominentes.

El ladear les permite tener, según Coren, un mejor ángulo de visión de la boca y facciones de quien les está hablando. Ya no solo por las palabras que escuchan (de las que pueden reconocer, entender o interpretar alrededor de 165) y el tono en el que se les habla puede facilitar el entender a los humanos, es fundamental para los perros el ver el rostro para descifrar la intencionalidad. Un hocico grande hace que no vean con total nitidez a su interlocutor por lo que al ladearse la visión es adecuada.

Evidentemente no todos los expertos en comportamiento canino están de acuerdo con las conclusiones de Stanley Coren y, por tanto, se suma una hipótesis más a las diferentes conjeturas que había sobre la posible razón.

Y vosotros ¿cuál creéis que es la razón por la que un perro ladea la cabeza cuando se le habla?

 

 

Te puede interesar leer otros posts con curiosidades relacionadas con el mundo de los perros

 

 

Post realizado a raíz de la consulta que me ha hecho llegar Silvia Álvarez a través de la página en Facebook de este blog
Fuentes de consulta y más info: psychologytoday / omicrono.elespanol / simiperrohablara / How to Speak Dog: Mastering the Art of Dog-human Communication (Stanley Coren) / consumer / petmd / dogtime
Fuente de la imagen: catmitchell (Flickr)

¿De dónde surge decir que un hombre está ‘empalmado’ cuando tiene una erección?

¿De dónde surge decir que un hombre esta ‘empalmado’ cuando tiene una erección?Una erección consiste en el endurecimiento y dilatación del miembro viril masculino (pene) a consecuencia de la afluencia de sangre que hasta allí va a parar.

Es muy común utilizar términos como ‘empalmar’ o ‘estar empalmado’ para referirse a una erección y, aunque no se conoce el momento exacto en el que se originó, los expertos en etimología apuntan a que fue consecuencia de que en un gran número de ocasiones, para conseguir que el pene se ponga erecto, se hace con la ayuda de la palma de la mano.

Cabe destacar que este término (en relación a la erección) nada tiene que ver con el vocablo ‘empalmar’ que se refiere a juntar y entrelazar dos elementos (ya sean cables, sogas, maderos) debido a que este otro proviene de ‘empalomar’, que nada tiene que ver con la palma de la mano y sí con el ‘palomar’ que es un tipo de cordel o hilo muy fino con el que se realizaba el mencionado entrelazado.

 

 

Lee en este blog otras curiosidades relacionadas con el sexo

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Ilustración realizada por Marta Contreras en exclusiva para el libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”

¿Sabías que la serie de televisión Star Trek inspiró al creador del primer teléfono móvil comercial?

Martin Cooper está considerado como el padre de la telefonía móvil ya que de su trabajo como ingeniero electrónico en la compañía de telecomunicaciones Motorola salió el primer prototipo.

¿Sabías que la serie de televisión Star Trek inspiró al creador del primer teléfono móvil comercial?

En las cuatro décadas y media que han pasado desde que, el 3 de abril de 1973, él mismo realizase la primera llamada desde el primer teléfono móvil que se había fabricado, muchas son las veces que ha comentado que le llegó la inspiración unos años antes mientras estaba viendo un capítulo de la mítica serie Star Trek, en la que el personaje del capitán James T. Kirk aparecía usando un comunicador móvil.

Cooper planteó esa idea a su equipo de ingenieros y durante varios años estuvieron trabajando en el DynaTAC, nombre que le dieron a ese primer aparato de grandes dimensiones y cuyo peso superaba un kilogramo.

El modelo se fue perfeccionando y diez años después comenzó a comercializarse una versión con unas dimensiones menores y con un peso de medio kilo. Su precio por aquella época (1983) era de medio millón de pesetas, lo que hoy serían unos 15.000 euros teniendo en cuenta la inflación y el valor del sueldo medio de la época.

Cabe destacar que el móvil referido (el DynaTAC) se trataba del primer modelo de telefonía móvil comercializado, ya que los soviéticos, varios años antes (entre 1957 y 1961) ya habían estado experimentando con algunos modelos de teléfonos portátiles (que no celulares) para automóviles aunque no llegó a ser llevado al mercado debido a que su uso estuvo restringido a un reducido grupo de mandatarios de la antigua URSS.

 

Te puede interesar leer:

 

Fuente de la imagen: startrek.com

La curiosa y matinal ‘tienda de campaña’ (o por qué se producen las erecciones matutinas)

Se conoce popularmente como ‘tienda de campaña’ a la erección matutina con la que muchos hombres se despiertan y que provoca una elevación de la sábana, ropa interior o pijama que recuerda una de esas carpas de lona que se utilizan para ir de acampada.

La curiosa y matinal ‘tienda de campaña’ (o por qué se producen las erecciones matutinas)

El nombre técnico de esa erección es ‘tumescencia peneal nocturna’ y es que a lo largo de la noche la mayoría de los hombres tienen varias de ellas (entre una y cinco erecciones, dependiendo la edad y estado de salud) con unas duraciones de alrededor de media hora (diez minutos arriba o abajo).

Por norma general solo se es consciente de la última, de ahí que generalmente se la llame ‘erección matutina’. En catalán es conocida con la simpática expresión ‘trempera matinera’, a la que hace cuatro décadas el grupo musical La Trinca le dedicó una de sus más famosas canciones.

Cabe destacar que el hecho de que se produzca esa tumescencia peneal nocturna es por motivos totalmente naturales y nada tiene que ver en ella excitación sexual alguna, aunque, evidentemente, se puede producir entre medias alguna erección producida por un ocasional sueño erótico, siendo algo aislado al carácter fisiológico del mismo.

Durante la noche la musculatura del cuerpo queda relajada, la sangre y oxígeno circula con mayor fluidez por todos nuestros órganos, siendo uno de ellos el pene el cual, gracias a esas erecciones, regenera y revitaliza sus tejidos.

Muchas son las personas que están convencidas de que la erección matutina es consecuencia a que la vejiga está llena de orina, pues una de las cosas de las que más ganas se tiene al despertarnos es ir a hacer un pipí. Pero esta es una creencia errónea, debido a que son múltiples los estudios científicos que descartan cualquier relación directa entre las ganas de orinar y la erección matinal.

 

 

Lee en este blog otras curiosidades relacionadas con el sexo

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Ilustración realizada en exclusiva por Marta Contreras para el libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”

¿Por qué los pájaros no se caen de la rama cuando duermen?

Es curioso observar cómo los pájaros se colocan sobre las ramas (e incluso cables de alta tensión) y que, por mucho viento que pueda hacer o cuando se supone que están dormidos, no se mueven ni caen.

¿Por qué los pájaros no se caen de la ramas cuando duermen?

Eso es gracias a un preciso mecanismo de sujeción que las aves paseriformes tienen en sus patas. Consiste en, tras posar sobre la rama o cable, flexionar la parte trasera de la planta de la pata y automáticamente los tendones (llamados ‘flexores‘) hacen que los dedos se replieguen quedando aferrados fuertemente a esa superficie.

A pesar de la aparente fragilidad de esas patas la sujeción es sólida y segura, motivo por el que no pierden el equilibrio y no se precipitan al suelo cuando están dormidos. Del mismo modo que se ha agarrado se libera de la sujeción automáticamente cuando quiere echar a volar.

 

Te puede interesar leer: 

 

 

Fuente de la imagen: pexels

Destripando mitos: La ‘sangre azul’ de los reyes no proviene del color de las venas sino de una referencia al cielo

A la hora de consultar el origen de la expresión ‘ser de sangre azul’, atribuida a las personas pertenecientes a la realeza, en un 99 por ciento de ocasiones nos dará como resultado a esa búsqueda que dicha referencia proviene del hecho de que antiguamente a los miembros de las Casas Reales no les daba el sol y, por tanto, tenían la piel muy pálida dejando traslucir las venas y predominando las azules, que realmente no son de ese color sino que es provocado por un efecto óptico de la luz  de onda corta la cual se refleja en las venas que están más cerca de la superficie de la piel, situadas a 0’5 milímetros por debajo de la epidermis.

Destripando mitos: La ‘sangre azul’ de los reyes no proviene del color de las venas sino de una referencia al cielo

Pero en realidad esa referencia a la sangre real y el color con el que se traslucen las venas no deja de ser un mito provocado por un error de traducción o, mejor dicho, una interpretación errónea de unos antiguos textos del historiador romano Cornelio Tácito (vivió entre los siglos I y II d.C.) realizadas por humanistas españoles a inicios del siglo XVII.

Resulta que, tal y como explicó hace ya varias décadas, el célebre lingüista de origen rumano, Eugen Coșeriu, los mencionados humanistas cometieron un error a la hora de interpretar unos textos del historiador latino en los que cuando se refería a emperadores y reyes de su época lo hacía utilizando la expresión ‘caelesti sanguine (ortam)’ (‘nacido de sangre celestial’), debido a que se aludía a la procedencia divina y celestial (del cielo) de aquellos descendientes y del mismo linaje que Cayo Octavio Turino, más conocido como ‘Augusto’ (primer emperador romano y a quien se le ‘divinizó’).

Fue precisamente ese término ‘calaesti’ (celestial) el que llevó a confusión en el siglo XVII y se transformó de la noche a la mañana en ‘celeste’ (azul claro, cuya denominación proviene precisamente de eso: el color del cielo). No tardó en difundirse, ya en castellano, el término ‘sangre celeste’ en lugar de ‘sangre celestial’, por lo que con los años esa referencia al celeste pasó a ser denominada azul y, de ahí, al término ‘sangre azul’.

El uso popular de esta nueva locución, ayudada de interpretaciones confusas de la misma y que iban variando con el tiempo debido a la transmisión oral de una generación a otra es lo que hizo que hoy en día esté tan extendida la errónea explicación de la sangre azul de los miembros de las familias reales y el color de sus venas por no haber tomado el sol, en lugar de aludir a la procedencia divina y celestial que, originalmente, explicó Cornelio Tácito en su obra ‘Ab Excessu divi Augusti Historiarum Libri’ (Libros de historias desde la muerte del divino Augusto), la cual comprendía en una treintena de libros la historia generacional desde Augusto (siglo I a.C.) hasta Tito Flavio Domiciano (siglo i d.C.).

Pero también debo entonar un ‘mea culpa’ debido a que hasta hace unos años yo mismo estaba convencido de que la popular explicación era la correcta, pero a finales de 2015 llegó a mis manos un concienzudo trabajo publicado en 2011 por Jairo Javier García Sánchez , Profesor Titular del Departamento de Filología de la Universidad de Alcalá (UAH), quien daba las claves para ir tirando del hilo sobre lo sugerido por Eugen Coșeriu a mediados del siglo XX y corroborar esa otra explicación.

Cabe destacar que al principio (antes de leer el mencionado trabajo) fui algo escéptico en cuanto a lo planteado en él e incluso llegué a intercambiar algunos correos email con el propio profesor Jairo Javier García. Tras la lectura y haber comprobado uno por uno las diferentes fuentes propuestas, he podido llegar a la conclusión de que el origen celestial del término ‘sangre azul’ es el correcto y que hemos estado equivocados durante muchísimos años (no he podido terminar de investigar a fondo sobre el tema hasta ahora debido a la falta de tiempo, pues me encontraba inmerso en la escritura de mi último libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”.

Podéis leer el trabajo del profesor Jairo Javier García Sánchez en el siguiente enlace: http://bit.ly/2qSN6YP

 

 

Te puede interesar leer:

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Cuando se tenía el convencimiento que beber alcohol (en este caso vino) era beneficioso para la salud

Desde hace un tiempo a esta parte muchos son los especialistas en salud y nutrición que advierten de los peligros que supone la ingesta de alcohol y han descartado por completo aquella vieja recomendación (camuflada en consejo médico) que indicaba que una copa de vino con las comidas era saludable.

Cuando se tenía el convencimiento que beber alcohol (en este caso vino) era beneficioso para la salud

Y numerosas son las (erróneas) publicaciones que encontramos en las que hablan de los beneficios antioxidantes e incluso anticancerígenos de la cerveza o cómo el whisky es un perfecto vasodilatador y que aquellas personas que sufrieran del corazón o tuvieran mala circulación sanguínea mejorarían su saludo tomándose una copa de vez en cuando.

Está más que demostrado que el consumo de alcohol (por moderado que sea) afecta nocivamente tanto a la estructura como la función del cerebro (Informe Mundial de Situación sobre Alcohol y Salud de la OMS).

Pero hubo un tiempo en el que el consumo de alcohol estaba instalado en el día a día de cualquier persona e incluso se le daba de beber a muchos niños de corta edad; por ejemplo existía la costumbre de dar una copita de quina (vino dulce) para abrirles el apetito, el mojar el chupete de un bebé en anís para que dejase de llorar (sobre todo cuando le estaban saliendo los primeros dientes) o en las celebraciones navideñas se les servía un ‘culín’ de cava (por aquel entonces llamado genéricamente champán) para que brindasen con los mayores.

Días atrás, navegando por la red, me encontré con un antiquísimo artículo del 31 de enero de 1927, en el que en el periódico “El Eco de Valdepeñas” se alababa las virtudes del vino y se intentaba demostrar (amparándose en una publicación de una revista científica de Berlín) que este caldo no era nocivo para la salud y en el que se podía leer cosas como que:

[…]un hombre normal bien equilibrado, que se alimente bien y haga vida activa puede emborracharse hasta 2.000 veces en un período de diez a doce años sin comprometer su salud de una manera seria[…]

Eso sí, más adelante el mismo artículo indicaba que “una vez superadas las dos mil borracheras se empieza a correr un gravísimo peligro”.

Me llamó mucho la atención ese artículo, lo pegué en una imagen (citando la fuente, evidentemente) y lo compartí a través de mi cuenta de twitter, suscitando muchísimas reacciones.

 

 

Te puede interesar leer:

 

 

 

Fuente de consulta e imagen: El Eco de Valdepeñas / Organización Mundial de la Salud (OMS)

El curioso motivo por el que los excrementos de paloma son blancos cuando cae sobre algo negro y a la inversa

¿Te has fijado alguna vez que, dependiendo del color de la superficie sobre la que cae, los excrementos de paloma pueden ser blancos o negros? Esto tiene una sencilla respuesta y es que las aves en su mayoría no tienen vejiga (salvo alguna excepción como en el caso del avestruz o el ñandú).

El curioso motivo por el que los excrementos de paloma son blancos cuando cae sobre algo negro y a la inversa

Esto hace que tanto la orina como los excrementos se les mezclen en un mismo depósito (la cloaca) y a la hora de expulsarlo lo haga todo de golpe y en forma de residuo pastoso de un color indeterminado que tanto puede ser blanco como negro.

Ello es debido a que las palomas (y otros muchas aves) producen dos tipos de orina: una líquida (como el pis que normalmente conocemos) y otra pastosa y blanquecina formada de cristales de ácido úrico. En la concavidad que se encuentra al final del intestino (cloaca) va a parar y se junta con los excrementos y restos de comida de aspecto oscuro, siendo expulsadas conjuntamente, aunque se puede ver que esos restos tienen diferentes texturas (líquido, sólido y pastoso).

Y es justo en el momento de impactar sobre una superficie cuando se pude apreciar la tonalidad predominante. Si es sobre algo negro se verá que los restos son blanco y en una superficie clara destacará el negro de las heces.

Ese es el motivo por el que, depende de dónde caiga, los excrementos de paloma se vean de un color u otro.

 

Te puede interesar leer:

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿Cuál es el origen del champán?

Durante mucho tiempo se le estuvo llamando champán (o champagne) a cierto tipo de vino espumoso (tal y como lo describe el Diccionario de la RAE), sin tener en cuenta su lugar de origen. Pero a principios de la década de los años 70, a partir del momento en el que se pusieron en marcha los Consejos de Regulación de Origen, éste nombre quedó sólo para el que se elaboraba en la región de Champagne-Ardenne, en el norte de Francia, obligando a tener que cambiar su denominación al resto de productores de  espumosos del otro lado de las fronteras galas; en este caso en España pasó a ser denominado como cava (siendo el elaborado en Cataluña el más célebre, aunque no el único del país).

¿Cuál es el origen del champán?

El origen del champán proviene de mediados del siglo XVII, cuando hacia 1657 (algún historiador indica que en 1660) un monje benedictino llamado Dom Pierre Pérignon estaba al cargo del cuidado de la bodega en la que fermentaba el vino elaborado en el convento.

Según cuenta la leyenda más extendida, al bueno de Pierre le dio por probar uno de esos caldos cuando todavía estaba en fermentación, notando que algo le explotaba en el paladar (las burbujas) y se apresuró a llamar a sus compañeros para que probasen esa delicia que le hacía estar bebiendo las estrellas. Parece ser que ese fue el momento en el que se descubrió lo que ha llegado hasta nosotros como el método champenoise.

Muchas han sido las empresas que desde entonces se dedicaron a la elaboración de champán, siendo una de las más famosas a nivel internacional la marca que homenajeaba a su descubridor Dom Pérignon, que comenzó a comercializar su preciado producto un 4 de agosto de 1936.

 

Te puede interesar leer los posts:

 

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: https://www.amazon.es/Vuelve-listo-que-todo-sabe/dp/8415589379
 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons