Archivo del autor

El curioso origen español de la cultura de los ‘cowboys’

No hay nada que identifique más la esencia del prototipo de estadounidense que su imagen vaquera, en la que los denominados ‘cowboys’ eran unos aguerridos personajes que dominaban el arte de montar y domar a caballos, portaban unos vistosos sombreros de ala ancha y espuelas en sus botas y eran experimentados en el manejo del ganado.

El curioso origen español de la cultura de los ‘cowboys’

Un incalculable número de películas, series y novelas se han encargado a través del último siglo de mostrarnos a estos personajes como el arquetipo de hombre que vivía en las llanuras y desiertos de los Estados Unidos.

Pero, toda esa imagen y complementos que acompañaba la figura del cowboy, en realidad no fue algo que surgió de la nada sino que fue la herencia que la presencia española de los primero colonos dejó en Norteamérica.

Tras el descubrimiento de América por parte de Cristóbal Colón en 1492 (en aquel tiempo bautizado el continente como Nuevo Mundo o Indias Occidentales) los viajes que se realizaron desde España hacía allí fueron numerosos.

Entre las muchas cosas que se exportó fueron los caballos (a partir de finales del siglo XV y principios del XVI) y un par de siglos después numerosos fueron los equinos que ya habían nacido, criado y dispersado por todo el continente.

De hecho, existe el término ‘mustang’ con el que conoce a los caballos salvajes de Norteamérica y dicha denominación anglosajona no deja de ser la adaptación al inglés del vocablo español ‘mesteño’ (caballo o res libro o que no está domado).

Otra de las características de los vaqueros norteamericanos era su vestimenta: sombrero de ala ancha, piezas de cuero acopladas a la ropa o las botas con espuelas fueron exportadas desde España por los aventureros que hasta el Nuevo Mundo viajaron.  Éstos llevaron sus conocimientos de la doma de caballo, que con el paso de los siglos se convirtió en los famosos rodeos. Y, evidentemente, junto a los mencionados caballos hasta allí llevaron las sillas de montar.

Todos aquellos conocimientos aportados desde España en los inicios de la conquista de América fue lo que originó, ya en el siglo XIX, la aparición de los cowboys que se ocuparon del transporte de ganado de un punto a otro de los Estados Unidos y que tanto hemos podido ver sobre ellos en las célebres películas del Oeste.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de consulta: The Hispanic Council
Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Por qué en algunos países de Latinoamérica se conoce como ‘taconeras’ a las prostitutas?

Los términos con los que referirse a las personas que ejercen la prostitución son numerosísimos y cada país y lengua tiene sus propios vocablos para aludirlas. Uno de ellos es ‘taconeras’, el cual es usado en algunos países latinoamericanos y hace referencia a aquellas que ejercen en la calle.

¿Por qué en algunos países de Latinoamérica se conoce como ‘taconeras’ a las prostitutas?

Se sabe que dicha alusión surgió durante el siglo XX, pero los expertos en etimología no terminan de ponerse de acuerdo en cuál es el verdadero motivo que originó dicho mote, aunque en una cosa sí que coinciden: en que proviene de los zapatos de tacón usado por las meretrices.

Algunos defienden que se les empezó a llamar así debido a que los zapatos de tacón era el calzado que habitualmente llevaban las prostitutas callejeras, quienes paseaban calle arriba y abajo dejando un curioso sonido en el ambiente provocado por sus tacones.

Otros indican que tiene mucho que ver ese ruido de los tacones, pero que no era hecho al andar de un lado al otro de la acera, sino cuando esperaban la llegada de clientes apoyadas contra la pared y comenzaban a dar con el tacón en el suelo con el fin de llamar la atención de los hombres que por allí transitaban. Incluso hay algunos míticos lugares donde se situaban las prostitutas donde todavía perduran los huecos hechos en la acera por el golpeteo de tacón de las chicas que allí se colocaban.

Una tercera hipótesis (muy poco defendida y apenas referenciada) es la que indica que hubo un tiempo en el que a las prostitutas callejeras se les obligaba a calzar zapatos de tacón para advertir de su presencia y así evitar cruzarse con según qué tipo de personas (al igual que en la antigüedad a los leprosos se les obligaba a llevar unos cascabeles para avisar de su proximidad).

Cabe destacar que en algunos países, como México y Ecuador, también se encuentra la forma ‘talonear’ (de talón) para referirse a la prostitución callejera.

 

 

Te puede interesar leer también los post relacionados:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Sabías que el ‘wasabi’ que sirven en el 95% de los restaurantes del planeta es un sucedáneo?

El ‘wasabi’ es una pasta de color verde que se obtiene de la ralladura del tallo de la planta conocida como wasabia japonica (o eutrema japonicum), cuya característica es el picante de su sabor (que apenas dura en el paladar y que se nota, sobre todo, de forma nasal) y que se sirve para acompañar un amplio surtido número de platos de la cocina asiática (especialmente japonesa) entre ellos pescado y algunas carnes, poníendose enormemente de moda en los últimos años al servirse junto al ‘sushi’.

¿Sabías que el ‘wasabi’ que sirven en el 95% de los restaurantes japoneses del planeta es un sucedáneo?

No a todo el mundo le gusta el sabor que deja en el paladar y muchas son las personas que, a la hora de hacer su comanda, piden que no se les sirva acompañada de wasabi, para evitar que el contacto de este potente condimento dejé su peculiar sabor a los alimentos que deben ingerir.

Pero, en realidad, se calcula que tan solo un 5% del wasabi que se sirve en los restaurantes japoneses (o de comida asiática) de todo el planeta proviene realmente de la raíz de la planta wasabia japónica. El 95% restante es un sucedáneo, el cual está realizado con rábano picante y granos de mostaza rallados y a los que se les añade un colorante alimentario (o polvo de hojas de espinacas) que proporciona a la mezcla el característico color verde (que en el wasabi verdadero es de un tono menos intenso)

Además de la diferencia en la apariencia, un experto en este condimento podría detectar rápidamente la diferencia entre el verdadero y el sucedáneo, debido a que el picor del wasabi auténtico es más nasal y dura poco tiempo en el paladar y, sin embargo, el de imitación puede repartir el picante por toda la boca y llegar a provocar incluso sudores fríos.

¿Sabías que el ‘wasabi’ que sirven en el 95% de los restaurantes japoneses del planeta es un sucedáneo?Otra de las diferencias entre el wasabi y el sucedáneo que nos sirven es que el característico sabor del verdadero tan solo tiene una vida de unos diez minutos (máximo un cuarto de hora) y pasado ese tiempo ya no sabe igual. Por tal motivo, en la inmensa mayoría de restaurantes japoneses en los que sirven el original la raíz es rallada en el mismo momento de ir a servir al comensal. La pasta se consigue realizando un movimiento circular en el sentido de las agujas del reloj sobre un rallador de piel de tiburón, el cual tiene una rugosidad especial idónea para rallar la raíz y que permite conservar las propiedades gustativas y olfativas.

La planta wasabia japónica es originaria de Japón, necesita una gran cantidad de agua y es muy difícil que su cultivo se encuentre fuera del país asiático debido al alto coste que tiene. Un kilogramo de esta raíz puede rondar en el mercado un precio superior a los 150 euros, de ahí que la inmensa mayoría de restaurantes opten por servir un sucedáneo.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuentes de consulta: bbc / mentalfloss / cityfarmer / washingtonpost
Fuentes de las imágenes: maxpixel / Wikimedia commons

Cinco curiosidades sobre el traje que quizá te gustaría conocer

Cinco curiosidades sobre el traje que quizá te gustaría conocer

1) El traje, tal y como lo conocemos hoy en día, que consiste en una chaqueta, pantalón y ocasionalmente chaleco, se originó a mediados del siglo XIX en Inglaterra.

2) El ojal que hay en la solapas de las americanas proviene de una petición realizada por Alberto de Sajonía (esposo de la reina Victoria del Reino Unido) quien pidió a su sastre que le realizara una abertura para colocarse la flor que le obsequiaba cada mañana su esposa.

3) Las mangas de las chaquetas llevan botones para poder ser remangadas más fácilmente por los médicos cuando atendían a un paciente (antiguamente no llevaban bata sino la chaqueta).

4) Existe una leyenda urbana que indica que esos botones en la bocamanga fueron colocados por orden del rey de Prusia, Federico II el Grande, para que resultase molesto a sus soldados limpiarse los mocos con las mangas.

5) Uno de los tipos de trajes más famosos que existen es el conocido como ‘Príncipe de Gales’ (traje con unos cuadros dibujados por rayas de varios tonos o colores diferentes, normalmente gris). Se puso de moda en la década de 1920 por ser usado por el entonces Príncipe de Gales y futuro rey que abdicó Eduardo VIII.

 

También puedes visionar esta curiosidad publicada en mi canal de Youtube https://www.youtube.com/c/AlfredLopez
Te invito a visitarlo, suscribirte, darle a ‘me gusta’ y compartir en tus redes sociales.

 

Te puede interesar leer también:

 

Fuente de la imagen: pexels

 

Este texto formó parte de mi colaboración con el podcast de divulgación Ondas Elementales, una producción de Laboratorio de Radio y Penélope Saray.

¿De dónde surge el refrán ‘Hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo’?

A través de mi cuenta de Twitter, @jmcruz40 me pregunta sobre el origen del refrán ‘Hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo’ y en qué día cae (9 o 10 de junio).

¿De dónde surge el refrán ‘Hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo’?

Se trata de uno de los dichos populares que, posiblemente más pronunciados y repetidos son durante el mes de mayo, sobre todo por las generaciones más mayores. Con él se quiere advertir que el tiempo frío y las temperaturas inestables de la primavera se alarga hasta pasada la primera semana de junio, aconsejando no desprenderse ni guardar todavía las ropas de abrigo (lo que comúnmente se llama ‘cambio de armario’) debido a que, a pesar de que parezca que ya ha llegado el buen tiempo y los días de calor, todavía tienen que venir jornadas en las que refrescará (sobre todo por la noche y primera horas del día).

El cuarenta de mayo cae en el 9 de junio (teniendo en cuenta que el mes de mayo tiene 31 días). Pero, evidentemente, esa advertencia meteorológica no es exacta y no quiere decir que a partir del día 10 de junio entre el calor y ya se pueda ir desabrigado. Hay que tomarlo como un consejo el cual, dependiendo de muchos factores, puede no acertar y más en los últimos años en los que el cambio climático ha provocado que hayan aumentado varios grados las temperaturas y se produzcan ‘olas de calor’ en épocas del año en las que no les corresponde.

Sobre el origen del refrán, cabe destacar que éste ya se pronunciaba oralmente hace varios siglos atrás. La primera referencia escrita aparece en 1896 en el libro “Los refranes del almanaque” (página 108) del folclorista sevillano Francisco Rodríguez Marín, en la siguiente forma:

“Hasta el cuarenta de mayo
no te quites el sayo;
Y si vuelve a llover,
vuélvetelo a poner”

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

Reseña del libro: ‘Lo que nunca te han contado del DÍA D’ de Pere Cardona y Manuel P. Villatoro

Reseña del libro: ‘Lo que nunca te han contado del DÍA D’ de Pere Cardona y Manuel P. VillatoroHacía días que deseaba publicar este post sobre la reseña del libro ‘Lo que nunca te han contado del DÍA D’ de Pere Cardona y Manuel P. Villatoro (Editorial Principal de los Libros), pero he querido esperar hasta hoy, 6 de junio, en el que se conmemora el 75º aniversario de la ‘Operación Overlord’, nombre en clave del archiconocido ‘Desembarco de Normandía’. Y es que esta efeméride es en la que se celebra el archiconocido ‘Día D’, uno de los acontecimientos más importantes y decisivos de la Segunda Guerra Mundial y del que se ha escrito sobre ‘casi todo’ lo que aconteció.

Y entrecomillo ese ‘casi todo’ debido a que el libro que deseo recomendar a través de esta entrada nos trae un buen número de relatos y anécdotas sobre aquella histórica operación militar que han pasado desapercibidas para el gran público y gracias al trabajo e investigación de dos grandes divulgadores y conocedores de la Historia de la IIGM, como son Pere Cardona y Manuel P. Villatoro, podemos encontrarlas en un entretenidísimo volumen de poco más de 400 páginas y de las que una veintena están dedicadas a indicar todas las fuentes y recursos de consulta, algo que se agradece mucho debido a que se puede seguir ampliando información, además de ir tirando del hilo de las historias relatadas.

A pesar de ser el acontecimiento sobre el que más se ha escrito y películas se han rodado, a lo largo de todas estas décadas, todavía quedaban muchos detalles por conocer. Al menos de una manera global y juntando en un mismo libro todas ellas.

Quince capítulos divididos en un gran número de episodios a través de los cuales el lector puede ir conociendo nuevos detalles sobre la operación de desembarco que se convirtió en decisiva para decantar la balanza del lado Aliado en el frente continental europeo. Podemos conocer detalles sobre el desembarco de la ‘Compañía C’ y en el que se inspiró Steven Spielberg para rodar la primera media hora de su magnífica película ‘Salvar al soldado Ryan’ o la curiosa y desconocida historia de un joven soldado del ejército alemán,  llamado Alberto Winterhalder, nacido en Lérida y de ascendencia alemana, que en 1942 fue destinado a la isla de Ré, lugar donde se encontraba el Día D, siendo apresado por las fuerzas estadounidenses el 17 de agosto de 1944 y pasando encerrado en varios campos de prisioneros de EEUU e Inglaterra hasta 1948, año que fue liberado y en el que regresó a España. Estos son dos ejemplos de las curiosas historias que podemos encontrar en este libro e incluso mención especial al capítulo final dedicado a los lugares destacados y relacionados con la Operación Overlord: playas, museos, monumentos, lugares de interés… todo ello con una pequeña explicación e incluyendo la dirección exacta de dónde se encuentran.

Este es el tercer libro de Pere Cardona, amigo personal y autor del blog ‘Historias de la Segunda Guerra Mundial’, y del que ya he recomendado y reseñado anteriormente sus otras obras en este blog. Por su parte, Manuel P. Villatoro es periodista especializado en Historia (y muy concretamente en la IIGM) y que escribe asiduamente como redactor en la sección de Historia del diario ABC.

El prólogo corre a cargo de Jesús Hernández, otro escritor célebremente conocido por sus libros sobre las anécdotas acontecidas alrededor de la Segunda Guerra Mundial.

Si os interesa o apasiona las curiosidades e historias relacionadas con la IIGM no podéis dejar de comprar y leer este libro.

 

 

‘Lo que nunca te han contado del DÍA D’ de Pere Cardona y Manuel P. Villatoro
Editorial: Principal de los Libros
ISBN: 9788417333560
http://principaldeloslibros.com/index.php?id_product=205&controller=product

 

 

Te puede interesar leer también otros posts relacionados con la Segunda Guerra Mundial o realizar el Trivial sobre el ‘Día D’ que ha publicado mi compañero David Yagüe en el blog ‘XX Siglos’: ¿cuánto sabes sabes sobre el Desembarco de Normandía?

El curioso modo que tenían las cortesanas venecianas para atraer a sus clientes

Uno de los lugares donde solían acudir las cortesanas venecianas para atraer a los clientes era el famoso ‘Ponte delle Tette’ y cuya traducción literal al castellano es ‘Puente de las tetas’.

El curioso modo que tenían las cortesanas venecianas para atraer a sus clientes

Fue acuñado de este modo debido a que las prostitutas se asomaban por él enseñando sus pechos a los posibles clientes que pasaban bajo el puente en sus góndolas y así atraerlos hasta el burdel donde ejercían su oficio.

Aunque esta es la versión más extendida sobre el motivo por el que las jóvenes meretrices mostraban sus pechos desde el puente, hay quien defiende que la razón era otra muy distinta, debido a que fue una imposición del gobierno de la Serenísima República de Venecia para asegurarse de que todas las mujeres que ejercían la prostitución allí eran únicamente del genero femenino y no se encontraba entre ellas ningún homosexual travestido, debido a que en el siglo XVI la sodomía estaba perseguida y castigada en Venecia.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde proviene comparar el término ‘vacas flacas’ con los tiempos de crisis o escasez?

Es muy común utilizar la expresión ‘Es tiempo de vacas flacas’ para indicar que se está pasando por un periodo de escasez y crisis económica (ya sea a nivel personal o globalmente).

¿De dónde proviene comparar el término ‘vacas flacas’ con los tiempos de crisis o escasez?

El hecho de comparar la flaqueza o gordura de las reses con las épocas de carestía o abundancia (debido a que el término ‘vacas gordas’ también es usado para señalar tiempos de prosperidad y bonanza) no es algo que se haga desde hace poco, ya que estas comparaciones surgieron a través de uno de los pasajes que podemos encontrar en la Biblia, concretamente en el Génesis 41 (correspondiente al primer libro del Antiguo Testamento).

En él se explica el tiempo que pasó José en Egipto (ojo, no confundir con el padre putativo de Jesús. Este José –Iosef en hebreo- fue el hijo de Jacob y creador de una de las ‘Doce Tribus de Israel’) y en el que, además de ser hecho preso, en cierta ocasión fue llamado para que pudiera interpretar qué quería decir un extraño sueño que había tenido el faraón, quien había soñado con siete hermosas y lustrosas vacas que pastaban por los alrededores del río Nilo y acto seguido aparecían otras siete que estaban totalmente desnutridas y que acababan devorando a las primeras.

José descifró el sueño como un mensaje de Dios, en el que advertía que después de siete años de bonanza y riqueza, el pueblo de Egipto pasaría otros tantos años de pobreza y hambre.

Y, según el mencionado pasaje del Génesis, así es como ocurrió y lo que originó que se utilizara el símil de las vacas flacas para referenciar los periodos de crisis y escasez (y con las vacas gordas lo contrario: riqueza y abundancia).

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

Cuando bostezar puede provocarte tener un orgasmo espontáneo

No solo practicando sexo en pareja, masturbándose e incluso haciendo ejercicio se puede alcanzar un orgasmo. A veces, y de manera involuntaria, podemos encontrarnos que algo que nada tiene que ver con la sexualidad pueda provocarnos un placentero estado, por ejemplo un bostezo. Para ello existe el término ‘yawngasm’ acuñado por los anglosajones y que hace referencia al placentero y orgásmico momento de bostezar.

Cuando bostezar puede provocarte tener un orgasmo espontáneo

Y es que son muchos los expertos que apuntan que bostezar es uno de los mayores placeres fisiológicos que existen y que cualquier persona puede llegar a experimentar.

El problema (o no) viene cuando a raíz de un bostezo se activa alguna zona de nuestro cerebro vinculada al placer y acaba provocándonos un orgasmo espontáneo. Es algo difícil y poco frecuente que ocurra, aunque se han dado casos aislados (no suelen ser repetitivos en un mismo individuo).

Curiosamente algunas personas lo llegaron a experimentar, hace unos años, mientras estaban medicándose contra la depresión…

A mediados del siglo XX varios fueron los fármacos antidepresivos que salieron al mercado, siendo uno de los más populares la ‘clomipramina’, la cual se detectó que, en la década de 1980, un cinco por ciento de los pacientes en tratamiento y a los que se les había recetado dicho medicamento, admitieron haber experimentado un orgasmo espontaneo en el momento exacto de haber bostezado.

Pero también cabe destacar que ese mismo fármaco causaba a un número mayor de pacientes varones (alrededor del 20 %) unos efectos secundarios nada deseables: disfunción eréctil. Todo parece indicar que, ante tales resultados, los responsables de los laboratorios Geigy, que producían la clomipramina, decidieron cambiar parte de la composición. Lo que no se conoce es si a partir de aquel momento algún paciente volvió a tener un orgasmo mientras bostezaba.

 

 

Lee en este blog otras curiosidades relacionadas con el mundo del sexo

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: chillmimi (Flickr)

¿Sabías que utilizamos incorrectamente la expresión ‘Ojo al parche’?

Muchas son las personas que, a la hora de querer dar una noticia o advertir de algún asunto, utilizan la expresión ’Ojo al parche’ para darle más énfasis, intensidad e importancia a su intervención y a lo que debe comunicar.

¿Sabías que utilizamos incorrectamente la expresión ‘Ojo al parche’?

Pero en realidad esta locución no está correctamente expresada, debido a que, originalmente, la frase no hacía referencia al órgano de la vista sino al que tenemos para percibir los sonidos: ‘el oído’.

Y es que en su origen la expresión, que provenía del ámbito militar, era ‘Oído al parche’ y se utilizaba para indicar a los miembros de la tropa (soldados) que debían estar atentos a las instrucciones de los mandos a través del sonido del tambor.

¿Sabías que utilizamos incorrectamente la expresión ‘Ojo al parche’?El parche al que se refiere la locución no se refería al círculo de tela que se pone en el ojo, cuando se tiene alguna dolencia o problema visual (y que tantas veces hemos visto en los piratas), sino al tambor (el instrumento musical de percusión), debido a que la parte sobre la que golpean las baquetas (palillos) para que suene, se llama ‘parche’.

Cuando un mando militar decía a sus soldados ‘oído al parche’ les estaba indicando que se mantuvieran alerta de las instrucciones a través de los redobles de tambor que el tamborilero haría. Dependiendo de cómo era el toque las órdenes serían unas u otras (ataque, disparar, retirada…), de ahí que se le requería a la tropa esa atención especial, para evitar confusiones.

No se sabe el momento exacto en el que la expresión se popularizó entre las personas que no provenían del mundo militar y pasó de mencionar el oído a sustituirlo por el ojo. Muy probablemente tendría mucho que ver en ello las aventuras de piratas y la  popularización de estos personajes, que portaban un parche en el ojo, a partir de la publicación de la novela ‘La isla del tesoro’ en el último cuarto del siglo XIX.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Brave Heart (Flickr) / Wikimedia commons