Archivo del autor

Libro recomendado: ‘La boda de Samantha Parker’ de Eva Núñez

Libro recomendado: ‘La boda de Samantha Parker’ de Eva NúñezHoy comparto con vosotros la recomendación de la nueva novela de Eva Núñez, un magnífico thriller de suspense titulado ‘La boda de Samantha Parker’.

Después de la publicación el año pasado de la novela policiaca ‘Aprende a matar’ (2023), en esta ocasión, Eva Núñez nos invita a una boda en la que el mundo perfecto de la abogada Sam Parker se verá perturbado por Ona, una chica Barcelonesa con ciertas tendencias obsesivas. El tercer personaje en discordia lo encarna Tessa, una actriz cercana a cumplir los sesenta que ve como su carrera de estrella televisiva se desintegra debido al edadismo.

En la novela acompañamos a sus tres protagonistas en una historia que nace en Barcelona y Londres durante unas solitarias Navidades y desemboca en Sirmione, una preciosa localidad del lago de Garda. Allí debería tener lugar la boda de cuento de Sam Parker. [Spoiler: nada saldrá como estaba previsto].

A lo largo de sus 303 páginas nos veremos envueltos en la historia personal de estas tres mujeres que luchan contra los obstáculos porque sus vidas sean como ellas quieren con escaso éxito. Sam se convertirá en una tiránica Bridezilla (una mezcla entre una novia y el temible monstruo Godzilla) obsesionada con su boda; Ona hará lo que sea para acabar con la soledad que la atenaza aunque sea a costa de derramar sangre y Tessa luchará por mantenerse en pie en una competitiva industria que quiere mantenerla fuera.

La novela está disponible en Amazon, donde se puede adquirir por 14,99€ en las categorías de Thrillers suspense y Thrillers psicológicos.

Eva Núñez presenta su nueva novela 'La boda de Samantha Parker'

 

 

‘La boda de Samantha Parker’ de Eva Núñez
Edición autopublicada en Amazon
ISBN: 9798878967488
https://www.amazon.es/BODA-SAMANTHA-PARKER-Eva-N%C3%BA%C3%B1ez/dp/B0CXP77H6G/
Web personal de la autora: https://evie.es/
Instagram: https://www.instagram.com/soy_evie/
X (Twitter): https://twitter.com/soy_Evie
Facebook: https://www.facebook.com/profile.php?id=100065278140644

 

Te puede interesar leer también el post: Libro recomendado: ‘Aprende a matar’ de Eva Núñez

¿De dónde proviene el término ‘acoso’?

Según indica la primera acepción del Diccionario de la RAE, el término ‘acoso’ hace referencia a la ‘acción y efecto de acosar’, siendo éste un verbo que tiene un origen etimológico que se remonta al latín ‘cursus’, que significaba ‘carrera’, a través de la palabra arcaica ‘cosso’, que también aludía a la idea de perseguir.

¿De dónde proviene el término ‘acoso’?

 

Actualmente, su uso se extiende a diversas formas de persecución o molestia persistente hacia una persona o animal. Este verbo no solo implica la persecución física, sino también la insistencia molesta en requerimientos o acciones no deseadas.

En la actualidad, los vocablos ‘acoso’ o ‘acosar’ se emplean especialmente para describir conductas que atentan contra la dignidad de una persona, creando un ambiente intimidatorio, humillante u ofensivo (‘acoso sexual’, ‘acoso escolar’, ‘acoso laboral’…).

Este comportamiento también puede estar relacionado con diversos aspectos de la identidad de la víctima, como su origen, religión, discapacidad, edad u orientación sexual.

 

 

Encuentra más curiosidades como esta leyendo otros post de este blog o en mi libro ‘El listo que todo lo sabe ataca de nuevo. Palabras y palabros’

 

 

Fuente de la imagen: lookandlearn

El curioso origen del nombre del ‘Museo del Louvre’

El Museo del Louvre, ubicado en París, es uno de los museos más emblemáticos y visitados del mundo. Su vasta colección abarca desde arte antiguo hasta obras maestras contemporáneas, atrayendo a millones de visitantes cada año.

El curioso origen del nombre del ‘Museo del Louvre’

Sin embargo, su historia se remonta mucho más allá de su función como museo (desde 1793), ya que el edificio que alberga el Louvre tiene sus orígenes en una fortaleza medieval construida en el siglo XII por Felipe II de Francia. Con el tiempo, esta fortaleza fue transformada en un lujoso palacio real, que albergaba las colecciones artísticas de los monarcas franceses.

El nombre ‘Louvre’ tiene sus raíces en la historia medieval de Francia y la inmensa mayoría de expertos e historiadores señalan que proviene del término latino lupara, el cual hacía referencia a un lugar donde se cazaban lobos, derivado de lupus, que significa ‘lobo’.

Este origen se relaciona con la mencionada fortaleza construida en el el siglo XII, en un área conocida como lupara y a lo largo del tiempo, el nombre evolucionó hasta ‘Louvre’ cuyo significado vendría a ser ‘lugar infestado de lobos’ o ‘lugar frecuentado por lobos’.

Cabe destacar que, en el departamento de Valle del Oise, a 60 kilómetros al norte de París existe el pueblo de Louvres en Val-d’Oise, el cual fue llamado así por ser un lugar lleno de lobos y donde se concentraban los equipos destinados a dar caza a los cánidos.

 

 

Te puede interesar leer también los siguientes post relacionados con París:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

El acertijo viral que la mayoría de personas no son capaces de acertar

Días atrás publiqué en mis dos principales cuentas de las redes sociales (@curiosisimo en TikTok y @curiosisimo_ en Instagram) un acertijo que se ha hecho viral (con cerca de 2 millones de visualizaciones entre los dos perfiles y más de 3500 comentarios) en el que la mayoría de quienes han participado no han sido capaces de acertar la solución.

El acertijo viral que la mayoría de personas no son capaces de acertar

El enunciado del acertijo es el siguiente:

El 97% de los graduados en Harvard no fueron capaces de resolver el siguiente acertijo, pero la mayoría de los niños de Primaria dieron la respuesta correcta. El acertijo dice así:
«Vuelvo blancos a los osos polares y le haré llorar. Hago que los chicos tengan que orinar y que las chicas se peinen. Hago que las celebridades se vean estúpidas y que las personas normales se vean como celebridades. Vuelvo los crepes marrones y hago burbujear su champán. Si me aprieta, explotaré. Si me mira, explotará».
¿Eres capaz de resolver este acertijo?

Ha habido todo tipo de respuestas, predominando aquellas que hacían referencia a elementos como el agua, hielo, aire, fuego, viento o gas. También a sentimientos o estados de ánimo como la tristeza, risa, alegría, enfado, miedo, envidia, rencor…

También ha habido quienes (una inmensa minoría) han optado por responder que no eran capaces de resolver el acertijo, que no lo sabían o simplemente que el acertijo no tenía solución e incluso que era un planteamiento absurdo.

Bajo estas líneas puedes acceder al vídeo con el acertijo en mi red social Instagram

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Alfred López (@curiosisimo_)

¿Cuál es la solución al acertijo?

Pues no te la diré por aquí (o sea, por escrito) y si la quieres saber te invito a visionar este otro vídeo en el que resuelvo el acertijo, con su correspondiente explicación. El hecho de que no lo ponga por escrito es para dar la oportunidad de jugar a aquellos que  queráis dar alguna respuesta y así no hacer spoiler del juego. Si, por el contrario, eres de los que no puedes aguantar a saber la solución, adelante, mírate el vídeo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Alfred López (@curiosisimo_)

¿Hubieses acertado?

 

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Manos blancas no ofenden’?

La expresión ‘Manos blancas no ofenden’ se popularizó en el siglo XIX a raíz de un episodio histórico protagonizado por Francisco Tadeo Calomarde (Ministro de Gracia y Justicia bajo el reinado de Fernando VII) y la infanta Luisa Carlota de Borbón (cuñada del monarca) el 22 de septiembre de 1832.

Cuál es el origen de la expresión ‘Manos blancas no ofenden’

Durante la enfermedad de Fernando VII, Calomarde, contrario a la sucesión femenina a favor de Isabel (hija del rey), persuadió al monarca para derogar la ley (conocida como ‘Pragmática Sanción’ que permitía a las mujeres heredar el trono) en favor de su hermano, el infante Carlos María Isidro .

Cuando la infanta Luisa Carlota cuestionó sus acciones, él mostró arrogancia y recibió dos sonoras bofetadas. Con esto, Calomarde respondió: ‘Señora, manos blancas no ofenden’, advirtiéndole, con total menosprecio, que las ofensas o afrentas de una mujer nunca podrán dañar la integridad ni honor de un hombre.

Aunque se vincula la popularización de esta frase al mencionado incidente, cabe destacar que ya existía una obra de 1640, en el Siglo de Oro español, titulada de ese modo (Manos blancas no ofenden) escrita por Pedro Calderón de la Barca. Su uso posterior ha sido criticado por su connotación misógina, siendo un ejemplo del desprecio hacia las mujeres y la persistencia de actitudes machistas a lo largo de la historia.

 

Te puede interesar leer también otros post relacionados con Fernando VII y la época en la que reinó

 

Fuente de la imagen: creazilla

El curioso origen del término ‘ahorro’

El curioso origen del término ‘ahorro’

El término ‘ahorro’ tiene una curiosa evolución etimológica que nos lleva a su raíz en el árabe hurr, que significaba ‘libre’. Esta palabra evolucionó al arabismo ‘horro’, que hacía referencia a alguien que, habiendo sido esclavo, alcanzaba la libertad. Con el tiempo, este término dio lugar al verbo ‘ahorrar’, inicialmente utilizado para referirse a liberar a un esclavo.

En la Edad Media, el significado de ‘ahorrar’ se amplió para representar la acción de liberar a alguien de una carga, un esfuerzo o un gasto y en el siglo XVII, aunque todavía mantenía la connotación de liberación de un esclavo, también adquirió el sentido de liberarse de un gasto o esfuerzo.

Finalmente, en el siglo XIII, el término se adaptó al concepto actual de economizar, reservar una parte de los ingresos para necesidades futuras, guardar dinero como previsión.

 

 

Encuentra más curiosidades como esta leyendo otros post de este blog o en mi libro ‘El listo que todo lo sabe ataca de nuevo. Palabras y palabros’

 

 

Fuente de la imagen: jcomp  vía Freepik

Origen, curiosidades e historia del Camino de Santiago (III)

Tercera entrega de los posts dedicados al ‘Origen, curiosidades e historia del Camino de Santiago’ (I) y (II)

Origen, curiosidades e historia del Camino de Santiago (III)

Los albergues del Camino de Santiago surgieron en la Edad Media para brindar alojamiento, comida y atención médica a los peregrinos en su viaje hacia Santiago de Compostela. Establecidos por la Iglesia y comunidades locales, estos ‘hospitales’ formaron una red vital a lo largo de las rutas del Camino, ofreciendo refugio y apoyo. Con el tiempo, esta red se expandió y evolucionó para satisfacer las necesidades cambiantes de los peregrinos. Hoy en día, muchos albergues son gestionados por organizaciones religiosas, municipales o privadas, manteniendo viva la tradición de hospitalidad y solidaridad en el Camino de Santiago.

El ‘botafumeiro’ de la Catedral de Santiago de Compostela es un símbolo icónico de aquel lugar. Según apuntan la mayoría de historiadores, el botafumeiro se comenzó a utiliza hace diez siglos para perfumar el ambiente del templo, debido a la gran afluencia de peregrinos que llegaban sudorosos y sucios tras recorrer largas distancias.

Su origen se remonta a los inicios de la construcción de la catedral en el siglo XI, cuando se ideó como un eficaz ‘esparcidor de humo’ para quemar incienso y purificar el aire, contribuyendo así a hacer más soportable el olor del lugar. Este incensario de grandes dimensiones se balancea mediante poleas, permitiendo que el aroma llegue a todos los rincones del templo.

A lo largo de los siglos, el botafumeiro se ha convertido en una atracción tanto para los fieles como para los visitantes de la catedral, siendo un elemento emblemático de su rica historia y tradición. Cabe destacar que algunas fuentes indican que el botafumeiro no se inventó para purificar el aire por el pestilente olor de los peregrinos de siglos atrás, sino como un modo rápido de esparcir incienso por toda la catedral, debido a sus dimensiones

El término ‘Xacobeo’ (‘Jacobeo’ en castellano) describe todo lo relacionado con el apóstol Santiago el Mayor y su vinculación con Santiago de Compostela. Proviene de ‘Jacob’ o ‘Iacobus’, formas originales de su nombre bíblico.

El Año Santo Jacobeo, también conocido como año santo compostelano, es una celebración católica que ocurre en Santiago de Compostela cuando el 25 de julio, festividad de Santiago Apóstol, cae en domingo.

Esta festividad, establecida en 1122 por el papa Calixto II, permite ganar las mismas gracias que en Roma durante los jubileos. Confirmada y ampliada por pontífices posteriores como Eugenio III y Anastasio IV, su carácter perpetuo fue declarado por Alejandro III en 1178.

Estas disposiciones impulsaron las peregrinaciones medievales al Camino de Santiago desde toda Europa, consolidando su importancia espiritual y cultural.

 

 

 

Te puede interesar leer también el post: ‘Libro recomendado: ‘Cruce de caminos’ de Francesc Sanahuja’

 

 

Fuente de la imagen: @curiosisimo_

¿Cuál es el origen del término ‘alfombra’?

El término ‘alfombra’ proviene del árabe hispánico alḥánbal, que se refería a una especie de poyal o tapiz para estrados, y que todavía es utilizado en Marruecos, y a su vez, deriva del árabe clásico ḥanbal, que significa ‘pelliza usada’, evolucionando con el tiempo para referirse a un tejido de lana u otros materiales, de diferentes diseños y colores, que se coloca en el suelo de las habitaciones y escaleras con fines de abrigo y/o decoración.

¿Cuál es el origen del término ‘alfombra’?

La palabra alfombra tuvo la forma alternativa de ‘alombra’ y ‘alhombra’, utilizadas ampliamente en inventarios reales y otros documentos hasta el siglo XVII. Aunque ambas formas todavía aparecen registradas en el diccionario de la RAE, se consideran términos en desuso, y redirige a la entrada alfombra.

Cabe destacar que la palabra alfombra también se utiliza en el ámbito de la medicina para describir una erupción cutánea, que se diferencia del sarampión por la falta de fenómenos catarrales. En este caso, la etimología del vocablo la encontramos en el árabe hispánico alḥúmra, que a su vez deriva del árabe clásico ḥumrah, que significa ‘rojez’. Esta segunda acepción de alfombra y su etimología no tiene relación alguna con el tapiz o moqueta utilizada en el suelo de las habitaciones.

 

 

Encuentra más curiosidades como esta leyendo otros post de este blog o en mi libro ‘El listo que todo lo sabe ataca de nuevo. Palabras y palabros’

 

 

Fuente de la imagen: pxhere

¿Cuál es el origen del término ‘malvado’?

¿Cuál es el origen del término ‘malvado’?

Utilizamos el término ‘malvado’ para hacer referencia a una persona pérfida, perversa, ruin y maliciosa. La palabra llegó al castellano desde el occitano antiguo malvat, con el mismo sentido y a esta desde el latín vulgar malifatius, compuesto por malus (malo) y fatus (destino), siendo inicialmente utilizado para describir a personas desafortunadas y condenadas a una existencia infeliz.

El significado original del término ‘malvado’ era ‘desgraciado’ o ‘malhadado’ y en la antigüedad, se tenía el convencimiento de que aquellos con un destino desafortunado se convertían en villanos, recurriendo al engaño, crimen y robo para sobrevivir.

El término ‘malvado’ apareció por primera vez en el Diccionario de Autoridades de 1734, definido como ‘Insolente, vicioso, mal inclinado y perdido’.

 

 

Encuentra más curiosidades como esta leyendo otros post de este blog o en mi libro ‘El listo que todo lo sabe ataca de nuevo. Palabras y palabros’

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Origen, curiosidades e historia del Camino de Santiago (II)

Segunda entrega del post dedicado al ‘Origen, curiosidades e historia del Camino de Santiago’

Origen, curiosidades e historia del Camino de Santiago (II)

Las flechas amarillas, también conocidas como ‘flechas del Camino’, son un símbolo característico y vital para guiar a los peregrinos a lo largo de las rutas del Camino de Santiago. Su origen se remonta a la década de los años 80 del siglo XX.

Fue el sacerdote Elías Valiña Sampedro quien ideó y comenzó a pintar estas flechas amarillas en el camino, principalmente en el Camino Francés, con el propósito de ayudar a los peregrinos a encontrar el camino correcto hacia Santiago de Compostela. Valiña, párroco de O Cebreiro, en la provincia de Lugo, comenzó a marcar el camino desde su parroquia hacia la catedral compostelana con estas flechas amarillas como parte de un esfuerzo por revitalizar el camino de peregrinación.

Desde entonces, las flechas amarillas se han convertido en un símbolo reconocido del Camino de Santiago y son esenciales para los peregrinos que siguen sus pasos hacia la meta final.

La concha de vieira se ha convertido en el símbolo emblemático del Camino de Santiago debido a su asociación con la peregrinación. Los peregrinos medievales, al llegar a la costa gallega después de completar su viaje, recogían conchas de vieira como evidencia de haber alcanzado su destino final, ya que la costa era rica en estas conchas.

La concha, además de ser un elemento práctico para recolectar agua y alimentos, simboliza el esfuerzo del peregrino y su viaje espiritual. Hoy en día, la concha de vieira es un distintivo que llevan los peregrinos como un símbolo de su experiencia en el Camino de Santiago.

Durante el Camino de Santiago, los peregrinos se saludan con el tradicional ‘¡Buen Camino!’, aunque algunos optan por el antiguo saludo ‘Ultreia et suseia’. Este saludo, derivado del latín, consta de dos partes: ‘Ultreia’, que significa ‘más allá’ o ‘siga adelante’, alentando al peregrino a superar los desafíos del camino, y ‘et suseia’, interpretado como ‘y más alto’, instándolo a alcanzar metas más elevadas.

 

 

 

Te puede interesar leer también el post: ‘Libro recomendado: ‘Cruce de caminos’ de Francesc Sanahuja’

 

Fuente de la imagen: pxhere