Archivo de la categoría ‘Curiosidades sobre sexo’

Cuando en los jardines se plantaba albahaca para despertar el deseo sexual de la persona amada

Científicamente está por demostrar el poder afrodisíaco de numerosos alimentos, especias y compuestos que se presentan como potenciadores de la libido y en los que, alrededor de éstos, hay más leyenda y mitos que demostraciones empíricas, soliendo influir a menudo en ello el efecto placebo o el efecto ‘a mí me funciona’ .

Cuando se plantaba albahaca en los jardines para despertar el deseo sexual

Una de las plantas a la que se le otorga un gran poder afrodisíaco es la albahaca y esa creencia nos viene de siglos atrás, cuando en la cultura musulmana se tenía el convencimiento de que era una planta que atraía el amor (o deseo sexual) gracias a su potente olor.

Por tal motivo muchas eran las casas en las que en su jardín se plantaban, o colocaban macetas en el alfeizar de la ventana, con el fin de atraer y retener a los amantes.

Pero otra de las razones eran las medicinales, debido a que con la albahaca se realizaban infinidad de medicinas y ungüentos, pues se tenía el convencimiento de que su olor penetraba en el cerebro y curaba la dolencia.

De hecho, el término albahaca proviene del árabe hispánico ‘al-ḥabáqa’ (ḥabáqa era el nombre genérico que le daban a todas las plantas medicinales).

La creencia de que eran plantas afrodisíacas fue tal que, incluso, durante muchísimos siglos estuvo prohibida su utilización en la cocina de los conventos religiosos e incluso plantar en sus jardines.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

Si en Japón gusta tanto el sexo ¿por qué pixelan los genitales en las películas pornográficas?

Se calcula que la industria del porno japonés produce anualmente más de 30.000 películas de alto contenido sexual, en las que se toca todo tipo de parafilias y fetichismos, no dejando ni un solo tema sin explotar. Pero, curiosamente, todas aquellas producciones que se realizan y comercializan desde Japón llevan una característica marca: los genitales aparecen pixelados (tanto de mujeres como de hombres).

Si en Japón gusta tanto el sexo ¿por qué pixelan los genitales en las películas pornográficas

Esto es algo que llama poderosamente la atención y más proviniendo de uno de los países en el que más pornografía se consume. (Te puede interesar leer el post: La curiosa y ancestral afición de Japón hacia la pornografía)

Hasta bien entrado el siglo XIX las ilustraciones pornográficas (llamadas Shunga) fueron ampliamente divulgadas. Eran dibujos de prácticas sexuales sin ningún tipo de censura. Pero todo cambió a partir de 1868 cuando se produjo la restauración de la Era Meiji, la cual destacó por un conservadurismo social, político y religioso de la sociedad japonesa, a la vez que el país intentaba su occidentalización.

Un halo de puritanismo gubernamental provocó que, a pesar de estar tan arraigada la sexualidad en la sociedad japonesa, disminuyera drásticamente las publicaciones y quedase todo lo relacionado con el sexo en un entorno más privado.

Todo lo que tenía que ver con la visión de los genitales se consideraba impúdico e incluso se prohibía exhibir alguna imagen en la que se pudiera ver el vello púbico. Ello era recogido en el polémico artículo 175 del código penal japonés por el cual marcaba aquello que era considerado como obsceno.

Tras finalizar la Segunda Guerra Mundial, Japón sufrió una serie de transformaciones hacia la modernización del país, pero aquellas siete últimas décadas de represión habían hecho mella en la sociedad nipona y por muy dados a la pornografía de los ciudadanos, estos han seguido teniendo en vigor el mencionado artículo 175 y, por tanto, viendo como algo impúdico la exhibición de genitales y vello púbico, de ahí que a pesar de seguir consumiendo gran cantidad de material pornográfico siguen censurándolo (hace unas décadas con un punto negro y ahora a través de pixeles).

Eso sí, hay una industria pirata y paralela que produce en Japón material pornográfico para ser comercializado en occidente y que no utiliza el pixelado genital. También cabe destacar que hoy en día existen una serie de programas y aplicaciones móviles que hacen desaparecer el pixel de una imagen censurada.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

La curiosa y ancestral afición de Japón hacia la pornografía

El País del Sol Naciente es sin ninguna duda donde más material pornográfico se consume (y genera) de todo el planeta y el lugar en el que más fetichistas sexuales se pueden encontrar por metro cuadrado.

La curiosa y ancestral afición de Japón hacia la pornografía

De prácticamente todo se hace alguna variante pornográfica en Japón, existiendo un mercado que genera miles de millones de yenes anualmente.

Pero así como la llegada de internet benefició el negocio sexual japonés, cabe destacar que la afición de los nipones por el sexo viene de muy lejos e innumerables son las ilustraciones y relieves que hoy en día perduran que provienen de hace más de quince siglos en los que se muestran ancestrales costumbres sexuales.

Dibujos, conocidos como ‘Shunga’, mostrando todo tipo de prácticas y representaciones sexuales entre señores feudales y alguna ‘Oiran’ (como se conoce a las prostitutas de cierto rango en Japón) fueron muy populares en el país durante el Periodo Edo (entre los siglos XVII y XIX).

Cabe destacar que, comúnmente, en occidente suele utilizarse el término ‘Geisha’ de forma errónea para referirse a cierto tipo de prostituta japonesa, pero en realidad se trata de mujeres jóvenes que se dedican únicamente al entretenimiento (cantando, bailando, recitando…) y que nada tienen que ver con el comercio sexual.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Misofilia: cuando el placer y excitación lo proporciona el oler una prenda interior sucia

Se conoce como ‘misofilia’ la parafilia o fetichismo sexual por el cual se siente una gran excitación al oler o entrar en contacto con alguna prenda de ropa sucia y en especial cuando se trata de una prenda interior (braguitas, tangas, calzoncillos…).

Misofilia: cuando el pacer y excitación lo proporciona el oler una prenda interior sucia

Aunque el abanico de posibilidades de excitarse con algo sucio es muy amplio, la mayor parte de personas misofílicas lo hacen con aquellas prendas íntimas que saben que han sido usadas y a las que además le que ha quedado algún rastro corporal en ellas (flujo, sangre menstrual, orina, semen, excremento…).

Curiosamente hay todo un mercado negro a través de algunas redes sociales para este tipo de prendas, pudiéndose encontrar en internet anuncios de personas que están dispuestas a pagar buenas sumas de dinero por el hecho de adquirir lencería usada de determinado tipo de personas (siempre y cuando se acompañe una prueba de que han sido realmente usadas y ensuciadas).

Incluso en referencia a Japón (uno de los países con un mayor número de fetichistas por metro cuadrado) circula la creencia de que durante un tiempo se podía encontrar en algunos lugares máquinas expendedoras de braguitas usadas que eran conocidas como ‘Burusera’.

Muchos son los expertos que señalan que se trata de una leyenda urbana, aunque también hay quienes defienden la existencia de esas máquinas expendedoras. Eso sí, leyenda urbana o no, en el país nipón se legisló al respecto y desde finales de la década de 1990 la venta de braguitas usadas está restringida, siendo perseguidas aquellas personas que adquieran prendas íntimas que hubiesen pertenecido a menores de edad.

 

 

Te puede interesar leer:

 

 

Fuente de la imagen: Andy bernay-roman (Flickr)

¿Por qué los perros quedan atrapados mientras se aparean?

El ‘bulbus glandis’ es el tejido responsable de que el miembro viril de un perro quede atrapado en la vagina de la hembra cuando se están apareando.

¿Por qué los perros quedan atrapados mientras se aparean?

El pene de los cánidos, en el momento de penetrar, no solo se pone en erección (gracias a un hueso que poseen que se llama báculo y del que ya te hablé en otro post), sino que además se hincha de sangre gracias al tejido eréctil que hay en la base del miembro, quedando bloqueado y sin poderse soltar hasta que el animal no ha eyaculado totalmente (el tiempo de duración del acto sexual puede rondar entre los veinte y treinta minutos).

Este es el motivo por el que cuando dos perros en celo se ponen a copular, en contra de la voluntad de sus propietarios, es tan sumamente complicado desengancharlos o hacerles desistir de su propósito.

 

Te puede interesar leer también:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Demisexualidad: cuando no hay atracción sexual sin sentir amor

Muchas son las personas a las que les gusta diferenciar entre hacer el amor o practicar sexo y justifican que lo primero se trata de cuando hay unos sentimientos por medio que une a las dos personas que lo practican y lo segundo es algo que se realiza sin ningún tipo de pasión, solo emoción carnal.

Demisexualidad: cuando no hay atracción sexual sin sentir amor

Entre los que defienden el modelo de relación con amor implícito se encuentran los ‘demisexuales’, personas que solo sienten deseo y excitación sexual cuando a quien tienen en frente es alguien con quien les une una gran complicidad, se conocen y existe un fuerte vínculo emocional, pero son incapaces de sentir ningún tipo de deseo sexual por alguien a quien acaban de conocer, por muy atractiva o excitante esa persona sea.

La ‘demisexualidad’ es un neologismo acuñado por la AVEN (Asexual Visibility and Education Network), traducido en español como ‘Red para la Educación y Visibilidad de la Asexualidad’, una organización fundada en el año 2001 que defiende los derechos de las personas consideradas como ‘asexuales’ (que no sienten atracción sexual por ningún sexo) y aunque a los demisexuales no se les puede considerar como asexuales es un proyecto en el que pueden encontrarse representados.

 

Te puede interesar leer también:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: needpix

¿Por qué el pene humano no tiene ningún hueso?

El pene humano está formado principalmente por tejido eréctil (dos cuerpos cavernosos y uno esponjoso), venas y arterias, pero carece de ningún tipo de hueso, por pequeño que sea. Sin embargo la gran mayoría de animales (salvo algunas excepciones) sí que lo poseen y es conocido como ‘báculo’.

¿Por qué el pene humano no tiene ningún hueso?

Según los expertos la ausencia del báculo (también llamado ‘hueso peneano’) en el miembro viril del hombre puede ser debido a la evolución y selección natural que las mujeres de nuestros ancestros realizaban.

Hace miles de años las hembras buscaban entre la manada de machos aquellos que las podían fecundar, además de proteger y procurarles cuidado y alimento. Parece ser que la erección era un signo de salud y vigorosidad, por lo que a través de la evolución fue despareciendo el huesecillo que procuraba que el miembro se mantuviera erecto por sí solo. De este modo la propia naturaleza del ser humano fue la que demostraba si un hombre estaba en buenas facultades físicas (y también psíquicas, ya que una disfunción eréctil podía ser tomada como una evidencia de trastornos neurológicos) para cumplir su función de aparearla.

 

 

Lee en este blog otras curiosidades relacionadas con el mundo del sexo

 

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

 

Fuentes de la imagen: Wikimedia commons

Anafrodisia: cuando (casi) nunca apetece tener relaciones sexuales

Hasta no hace demasiado tiempo se utilizaba el término ‘frígida’ (muy a menudo despectivamente y de manera desafortunada) para referirse a las mujeres con inapetencia sexual y que, las pocas veces que lo practicaban, no sentían el más mínimo placer.

Anafrodisia: cuando, casi, nunca apetece tener relaciones sexuales

Incluso antiguos, y totalmente erróneos, estudios de principios del siglo XX llegaron a señalar que el 80% de las mujeres padecían de frigidez.

Hoy en día, afortunadamente hemos avanzado mucho y se conocen muchas de las causas por las que hubo un tiempo con tanta inapetencia sexual femenina y en la mayoría de casos el responsable principal era el hombre, quien no sabía proporcionar el placer que su mujer necesitaba, debido a que antiguamente el coito estaba concebido para dos únicas funciones: concebir hijos y proporcionar placer al varón.

En la actualidad los expertos intentan huir de términos tan rotundos y arcaicos como, el ya mencionado, frigidez y se intenta utilizar otros que no dañen, sobre todo, la autoestima de quién parece este tipo de disfunción: anafrodisia.

Numerosos estudios realizados en los últimos años muestran cómo la apatía hacia mantener relaciones sexuales ha aumentado considerablemente en la última década, habiendo un gran número de personas (tanto hombres como mujeres) que se declaran abiertamente como inapetentes hacia el sexo o, al menos, al sexo en pareja, prefiriendo recurrir a la masturbación como método de alivio o de descarga sexual.

Los expertos apuntan que gran parte de responsabilidad de este aumento se debe al control que sobre sus vidas está teniendo las redes sociales e internet en general. Para muchas personas el sexo en pareja ya no tiene sentido, pudiendo disfrutarlo (cuando les apetece) visitando una web de contenido pornográfico.

También apuntan los expertos que algunas de las personas afectadas por la anafrodisia pueden haber sufrido algún tipo de agresión o abuso sexual durante su vida, algo que podría haber provocado ese rechazo hacia el sexo.

Cabe destacar que hay quien ha querido bautizar este inhibido deseo sexual con el neologismo ‘anorexia sexual’, un término que no hace demasiada gracia a la mayoría de los expertos y que aconsejan no utilizar.

 

 

Lee en este blog otras curiosidades relacionadas con el mundo del sexo

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Tina Franklin (Flickr)

Destripando mitos: La ciencia no desaconseja practicar sexo antes de una importante competición deportiva

Durante muchísimo tiempo se ha repetido hasta la saciedad que el practicar sexo antes de participar en una importante competición deportiva estaba totalmente desaconsejado, debido a que se gastaba una gran cantidad de energía que provocaría rendir menos.

Destripando mitos: La ciencia no desaconseja practicar sexo antes de una importante competición deportiva

Pero, afortunadamente, hoy en día se disponen de suficientes estudios científicos que han logrado demostrar todo lo contrario y, gracias a los cuales, aquellos consejos sobre no tener relaciones sexuales previas a realizar deporte ha quedado como un simple mito.

En realidad el hecho de tener una sesión de sexo previo a un evento deportivo no debería suponer una gran pérdida de energía, debido a que, en unas condiciones normales (evidentemente sin ser una orgía o una maratón sexual de un orgasmo tras otro) el desgaste medio de una práctica sexual podría equivaler al que se emplea en subir por las escaleras un par de pisos.

Normalmente todos los deportistas antes de competir entrenan un buen rato para calentar los músculos y activar el sistema cardiorrespiratorio y en muchos casos consiste en un esfuerzo y desgaste muy superior al que representa la actividad sexual.

Además, entre los beneficios que aporta la práctica sexual está la liberación de endorfinas que provocan que esas personas aumenten considerablemente su estado de euforia, lo cual es muy favorable de cara a motivarse de cara a la competición que les espera al día siguiente o a las pocas horas.

 

Te puede interesar leer también:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de consulta: researchgate / pjmedia / planetatriatlon / 20minutos.es/gonzoo / sciencealert / sciencedaily
Fuente de la imagen: pexels

Aquellos curiosos y sutiles métodos que las películas antiguas usaban para indicar que una pareja había tenido sexo

Durante una gran parte del siglo XX la censura (a nivel de todo el planeta) procuró que las películas no apareciera ninguna escena de cama (en España en las cuatro décadas que duró la dictadura franquista) y muchos fueron los filmes en los que planteaban una trama en la que una pareja se conocía y, supuestamente, acababa mantenido relaciones pero donde no se podía decir ni mostrar explicitamente.

Aquellos curiosos y sutiles métodos que las películas antiguas usaban para indicar que una pareja había tenido sexo

Al no poder aparecer ese acto en pantalla, debido a que los censores de la época se encargaban de anular o cambiar secuencias y diálogos, los guionistas y directores tuvieron que ingeniárselas para explicar a los espectadores que algo había sucedido entre una pareja pero sin nombrarlo, aunque sí dando alguna que otra pista.

Varios eran los métodos que se solían utilizar los cuales eran infalibles y los espectadores sabían al instante que algo había pasado entre los protagonistas.

Por ejemplo, si una pareja se había estado tratando de usted durante toda la película y, de repente, en la siguiente escena ya se tuteaban o trataban con familiaridad, era un claro signo de que algo íntimo había ocurrido entre ellos dos para haber adquirido ese grado de confianza.

También eran típicas las escenas en la que a alguno de los protagonistas (tanto femenino como masculino) se le podía ver salir a medianoche del apartamento de la otra persona o el hecho de dirigirse en pijama o camisón a la cocina (que no era la suya) a buscar un vaso de agua e incluso enfocar de pasada a alguna prenda de ropa que estaba tirada en el suelo (y que no hacía falta que fuese intima) daban claros síntomas de que allí había pasado algo.

Otros métodos eran más visuales, como por ejemplo aparecer de repente la pareja protagonista fumando un cigarrillo juntos. Solían ser escenas muy castas en las que no se veía nada por debajo de los hombros y no se podía averiguar (pero se intuía) si estaban sentados en la cama u otro lugar, pero el hecho de estar fumando era un claro indicativo de lo que allí, supuestamente, había ocurrido.

Y vosotros ¿recordáis alguna escena o método en la que una película antigua indicaban que una pareja había tenido sexo?

 

Te puede interesar leer también:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Podrás encontrar muchas más (hasta 240) en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Captura de Youtube