Archivo de la categoría ‘Miscelanea de Curiosidades’

Marketing olfativo: cuando las empresas nos venden sus productos a través de nuestro olfato

Una de las sensaciones más agradables que existen es meterse en un coche y notar su inconfundible olor a nuevo.

Y es que el olfato es un gran y potente generador de emociones, gracias al cual muchas veces vinculamos nuestras decisiones a la hora de comprar o consumir.

Marketing olfativo: cuando las empresas nos venden sus productos a través de nuestro olfato

Los expertos en ventas saben que el olor a coche nuevo incidirá plenamente en el comprador para que decida realizar la compra, pero sobre todo ese olor ayudará a otras personas que monten en él a decidirse en cambiar de coche, todo porque esa fragancia le ha invitado a ello.

Por tal motivo existe una amplia gama de perfumes y olores característicos que las empresas utilizan para vender más. Por ejemplo, un concesionario de coches de segunda mano aplicará el perfume de olor a coche nuevo o también es característico el olor que puede apreciarse al pasar por delante de algún negocio concreto; el cual, al respirarlo, hace que sin mirar el rótulo sepamos de qué establecimiento se trata y, además, nos incite a entrar, aunque en ese momento no teníamos intención de hacerlo.

Por poner un par de ejemplos,  famosos y muy identificables son los olores o fragancias que podemos percibir, varios metros antes de situarnos en la entrada, de negocios como los restaurantes McDonalds o la cadena de perfumerías Sephora.

Los expertos juegan con la ventaja de saber que cada persona, gracias a nuestra ‘memoria olfativa’, somos capaces de recordar y almacenar alrededor de 50.000 olores diferentes, sabiendo distinguir perfectamente a qué pertenece cada uno de ellos (de los cuales, aproximadamente, diez mil aromas corresponden a marcas comerciales).

Jody Jean Dreyer (quien trabajó durante tres décadas para Disney), explicó en su libro de memorias, titulado ‘Beyond the Castle’, que esta compañía fue la primera en utilizar perfume de un característico olor en todos sus parques temáticos. A través de unos aparatos (conocidos como ‘smellitzer’) desprende, por los respiraderos repartidos por las calles de Disneyland, fragancias con olor a palomitas de maíz recién hechas.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [14]

Décimo cuarta entrega de la serie de post dedicados a traer a este blog un buen número (de docena en docena) de cosas que quizás no sabíais cómo se llamaban en realidad o que, posiblemente, conocías pero con otro nombre distinto.

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [14]

Espero que la selección de palabras que he hecho en esta ocasión sea de vuestro agrado, al igual que ha ocurrido con las veces anteriores.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [14]

 

Potorro: Algunas son las personas que utilizan el término ‘potorro’ para referirse, de una manera desenfadada, al órgano sexual femenino, pero en realidad este vocablo es como se conoce, coloquialmente, al ‘salero’.

 

 

Rimero: Es la montaña de cosas colocadas unas sobre otras.

 

 

Dedada: Es aquella porción de algún alimento (como la miel, mermelada, leche condensada, crema de chocolate…) que podemos tomárnosla utilizando el dedo en lugar de una cuchara.

 

 

Gruesa: Este término polisémico, entre las muchas acepciones que tiene (además de la referencia a una persona o cosa grande y corpulenta) también es utilizado para denominar a doce docenas. Es una unidad de medida utilizada sobre todo en ferreterías o mercerías y equivale a 144 piezas (una gruesa de tornillos, una gruesa de botones…).

 

 

Tabaque: Es el cestillo de mimbre utilizado para poner utensilios pequeños, ropa e incluso el canastillo que se coloca en una bicicleta.

 

 

Alunarse: La acción de echarse a perder un alimento (por culpa del moho, porque se ha secado…).

 

 

Bizna: Se trata de la parte no comestible del interior de una nuez, encargada de separar las cuatro partes de este fruto seco.

 

 

Ramonear: Acción de cortar las puntas de las ramas de los árboles.

 

 

Veneficio: Tranquilos, no se me ha colado ninguna errata, esté término se escribe con uve y hace referencia a un hechizo o maleficio. Pero no es el hecho de palabra (como por ejemplo lo que se conoce como ‘echar un mal de ojo’) sino al realizado a través de algún tipo de pócima (lo comúnmente conocido como ‘poción mágica’).

 

 

Liño: Árboles o plantas colocados en línea.

 

 

Cabrilla: Trípode en el que un carpintero coloca una pieza de madera sobre la que tiene que trabajar.

 

 

Regatón: No, no me refiero a la música reggaetón. Este término es con el que se conoce al remache (normalmente de goma) que se coloca en el extremo inferior de los bastones o en las patas de algunas sillas.

 

 

Lee otros post relacionados:

 

 

 

 

 

Fuentes de las imágenes: pixabay / erix (Flickr) / servedfromscratch / pixabay / pixnio / maxpixel / pixnio / usar.army / needpix / pexels / Wikimedia commons / pixabay

El curioso detalle de algunos militares estadounidenses que portan en sus gorras el toro de Osborne sobre la bandera de España

El curioso detalle de algunos militares estadounidenses que portan en sus gorras el toro de Osborne sobre la bandera de España

En los últimos meses se ha compartido por las redes sociales una serie de fotografías en las que se podía apreciar a diferentes militares estadounidenses que portaban en el lateral derecho de sus gorras una bandera española sobre la que estaba la silueta del famoso ‘toro de Osborne‘.

El curioso detalle de algunos militares estadounidenses que portan en sus gorras el toro de Osborne sobre la bandera de España Estos militares forman parte de la tripulación del destructor USS Carney DDG-64 que, desde septiembre de 2015, está destinado en la base Naval de Rota (Cádiz) como parte del escudo antimisiles que ha desplegado la OTAN en la zona sur de Europa.

Aunque dicho distintivo no es portado por todos los militares del USS Carney, sí que lo llevan un gran número de éstos como muestra de respeto y aprecio de la tripulación del barco hacia sus anfitriones españoles (tal y como declararon los portavoces del destructor).

El curioso detalle de algunos militares estadounidenses que portan en sus gorras el toro de Osborne sobre la bandera de España Cabe destacar que las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos se instalaron en la base Naval de Rota a partir de 1953, año en el que se firmó el conocido como ‘Pacto de Madrid’, por el cual el gobierno del dictador Franco cedía territorio español para que los estadounidenses dispusieran de cuatro bases militares a cambio de ayuda económica (y militar). El propio logotipo de la base Naval de Rota es también un toro (aunque no el de Osborne) sobre una silueta de la Península Iberica.

 

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuentes de las imágenes: USS Carney (Flickr)  / @SpainNATO / Wikimedia commons
Fuentes de consulta: hispaniccouncil / elespanol / outono /

La curiosa y tradicional festividad que pasea penes gigantes por las calles de Japón

Varios han sido los ejemplos que te he explicado en este blog sobre la afición que siente el pueblo japonés hacia todo lo relacionado con el sexo, siendo uno de los más populares el dedicado al pene que se realiza prácticamente en todos los rincones del país a lo largo de diferentes días del año.

La curiosa y tradicional festividad que pasea penes gigantes por las calles de Japón

Muchos y muy diversos son los festivales que se llevan a cabo en el que se rinde culto fálico a través de procesiones en las que varios hombres pasean por las calles un pene de madera de grandes dimensiones (los más comunes miden dos metros y medio de largo por unos sesenta centímetros de diámetro, con un peso que oscila entre 250 y 300 kilos).

Una de esas muchas festividades es la que tiene lugar a punto de llegar la primavera y cuya intención es proporcionar prosperidad y fertilidad (tanto a las personas como a la naturaleza). La sesentena de penitentes que cargan el gran pene, conocidos como ‘Yaku-Otoko’ (厄男), tienen todos ellos, curiosamente, 42 años de edad.

Y es que, en la cultura japonesa, es precisamente esa edad en la que se determina que comienza la decadencia de los hombres y por tanto es declarado como el año del infortunio.

Los Yaku-Otoko, que literalmente significa ‘hombre en el año del infortunio’, realizan una serie de actos para purificarse y, a partir de ese nefasto año 42 de vida, poder tener una próspera y vigorosa vida futura.

Tres son las edades del infortunio para los hombres nipones: los 25, 42 y 61 siendo conocidos esos tres momentos críticos de la edad de un varón como Yaku-doshi (o Yakudoshi 厄年) y de las tres los 42 años están considerados como la peor etapa del hombre, que además representa la central.

De todas las celebraciones que se realizan por este motivo, la que tiene lugar en Komaki (población al norte de Nagoya) conocida como ‘Hōnen Matsuri’, es la más popular y concurrida, celebrándose cada 15 de marzo desde hace, aproximadamente, 1.500 años.

 

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons
Fuente de consulta: flapyinjapan / David Esteban / komaki / farstrider / japan-experience

Fogbow, el curioso arcoíris formado de niebla

Muchas son las ocasiones en las que tras llover y despejarse el cielo de nubes se produce un fenómeno óptico, conocido como arcoíris, que nos muestra un arco (que en realidad es un círculo) en el que se puede distinguir diferentes colores.

Fogbow, el curioso arcoíris formado de niebla

Pero hay veces que sin haber llovido podemos observar en el horizonte una especie de arcoíris pero cuyos colores son muy tenues, casi blancos (la parte exterior tira hacia el rojizo y la interior es azulada).

Este fenómeno es conocido como  ‘arcoíris de  niebla’ (o ‘fogbow’ en inglés) y se produce por la humedad acumulada en el ambiente a causa de la niebla.

La falta de color es debido a que las gotas de agua que conforman ese arcoíris son pequeñísimas (menos de 0,05 milímetros) y solo reflejan la luz blanca.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

Décimo tercera entrega de la serie de post dedicados a traer a este blog un buen número (de docena en docena) de cosas que quizás no sabíais cómo se llamaban en realidad o que, posiblemente, conocías pero con otro nombre distinto.

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

Espero que la selección de palabras que he hecho en esta ocasión sea de vuestro agrado, al igual que ha ocurrido con las veces anteriores.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

Orto: Posiblemente, si eres de procedencia sudamericana (más concretamente de Argentina) te haya venido a la mente la palabra ‘ano’; pero no, el ‘orto’ al que me refiero en esta entrada nada tiene que ver con la anatomía sino con la astronomía, ya que hace referencia a la salida o aparición del Sol u otro astro por el horizonte.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Hoploteca: Se refiere al museo donde se guarda o exhiben armas antiguas.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Búcaro: Es la jarra o vasija hecha de arcilla en la que antiguamente se servía o bebía el agua. Su etimología proviene precisamente de la arcilla rojiza utilizada para realizarlas.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Contrahuella: Es el plano vertical que vemos en cada uno de los peldaños de una escalera.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Trinquis: Forma coloquial de llamar al acto de dar un trago de vino o licor.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

Confuerzo: Hace referencia a los banquetes fúnebres. Seguro que en más de una ocasión habéis visto en alguna película o serie (sobre todo estadounidense) que tras un entierro los dolientes se reúnen en una casa donde se sirve de comer y beber (e incluso cada asistente lleva alguna cosa). Esta costumbre ya era realizada en la antigüedad, tanto en las culturas egipcia, griega como romana e incluso podemos encontrar referencias a ello en la Península Ibérica en los siglos XVI y XVII.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Pluscafé: Es la copa de licor que suele tomarse en la sobremesa, tras el café.

 

 

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Andel: Huella o surco que deja el paso de la rueda de un carro (u otro vehículo) por un terreno (campo).

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Gavilancillo: Es la punta curvada o pico que tiene la hoja de la alcachofa

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Mitón: Guante hecho de punto que deja los dedos al descubierto.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Dextrógiro: Que gira o da vueltas en el mismo sentido que las agujas del reloj.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [13]

 

Levógiro: Al revés que el término anterior. Que gira o da vueltas en el sentido contrario a las agujas del reloj.

 

 

 

Lee otros post relacionados:

 

 

Fuentes de las imágenes: pexels / Wikimedia commons / jasmineway (Flickr) / afrc.af.mil / pexels / denverjeffrey (Flickr)daquellamanera (Flickr) / needpix / pixabay / Wikimedia commons / pexels / needpix

¿Y si recuperamos la olvidada costumbre de celebrar el ‘Blog Day’ cada 31 de agosto? #BlogDay

El concepto ‘Blog Day’ fue inventado en el año 2005 por Nir Ofir, fundador del primer servicio comercial de Weblogs en Israel, quien creó el BlogDay, aprovechando la similitud de la fecha 3108 (31 de agosto) con el término ‘Blog’. Aquella iniciativa estaba respaldada por la  web blogday.org (ya desaparecida) y un año después comenzó a contar con el apoyo e infraestructura de Technorati (por aquel entonces la plataforma más potente y famosa de promoción de blogs, con un tráfico superior a cien millones de visitantes mensuales).

¿Y sí recuperamos la olvidada costumbre de celebrar el ‘Blog Day’ cada 31 de agosto? #BlogDay

El propósito del Blog Day era promocionar y dar a conocer bitácoras al gran público, en un momento en el que los blogs se habían convertido en el medio social con mayor proyección y más de moda (se calcula que por aquella época se creaban una media de diez mil blogs diarios en todo el planeta). Hoy en día la mayoría de aquellas páginas ya han desaparecido, pocas las que se han ido actualizando desde entonces y tan solo quedamos en pie y publicando regularmente unos pocos miles a nivel global (este blog fue creado a finales de enero de 2006 y todavía sigo en pie y publicando un mínimo de cuatro posts semanales).

La mecánica para participar en el Blog Day era muy sencilla… tan solo había que publicar un post recomendando cinco blogs (para dárselo a conocer a tus lectores) y la única condición es que había que enlazar la mencionada entrada a la web bloday.org y a Technorati, con el fin de que quedara registrado e indexado.

A partir de 2010, con la llegada de las redes sociales y la tan manida frasecita (repetida por los más agoreros) de que ‘los blogs han muerto’, provocó que el Blog Day acabase desapareciendo (así como las páginas y plataformas de apoyo). Pero bastantes somos los blogueros que seguimos escribiendo y compartiendo a través de nuestras páginas y que nacimos en los inicios de la blogosfera.

Y es que a nivel personal (y profesional) tengo mucho que agradecer al ‘Blog Day’. De hecho, fue el 31 de agosto de 2006 (cuando esta bitácora tan solo tenía poco más de medio año de vida) cuando, en el segundo Blog Day que se celebraba, mi blog se convirtió en uno de los más recomendados aquel día  y siendo ese el trampolín que inició mi fulgurante carrera como bloguero (gracias a todo ello, a partir de 2012 inicié mi nueva carrera profesional como escritor, bloguero y divulgador).

Por tal motivo desearía recuperar el espíritu del Blog Day de hace una década, con la intención de seguir apoyando la blogosfera (los blogs ni murieron no morirán mientras sigamos escribiendo en ellos y apoyándolos) y espero que en los siguientes años, cuando llegue el 31 de agosto vuelvan  publicarse posts dando apoyo a la iniciativa #BlogDay y recomendando páginas a los lectores.

Una forma que hoy en día existe de dar a conocer nuevos (o viejos) blogs es presentando estos a algún concurso. Actualmente certamen de mayor importancia que se celebra son los Premios 20Blogs, el cual ya va por su XIIIª edición y al que quedan muy pocos días para poder parcipar en él. Se cierra el plazo de inscripción el próximo 4 de septiembre (de 2019) a las 23:59 horas (UTC).

Si tienes un blog (no importa temática) no dudes en inscribirte en una de las 19 categorías y participar. El blog ganador (escogido por un jurado profesional) se llevará 5.000 euros de premio y, además, tendrás la oportunidad de convertirte en bloguero/a en 20minutos.es.

Más info, bases de participación e inscripción en el siguiente enlace: https://www.20minutos.es/premios-20-blogs/

 

 

Fuentes de las imágenes: Alfred López   / 20minutos

El origen del término ‘rechinar’

Se conoce como ‘rechinar’ a la acción o sonido causado por el roce entre dos piezas (por ejemplo los dientes) y que produce un chirrido comúnmente desagradable.

El origen del término ‘rechinar’

Su etimología proviene de unir el prefijo ‘re’ (que en este caso se utiliza para denotar la reproducción o imitación del objeto designado o de alguna de sus propiedades) y el vocablo ‘china’ (en referencia a una piedra pequeña), siendo el significado literal de rechinar: ‘sonar como las chinas’, en clara alusión al sonido que se produce al rozarse entre sí las piedrecillas cuando son pisadas.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: needpix

El curioso origen del término ‘calma’

Se conoce como ‘calma’ a un estado o momento de quietud, paz y sosiego, pero, curiosamente, este término deriva etimológicamente de algo que nada tenía que ver con su actual definición: el calor sofocante o bochorno que hace en los días de verano.

El curioso origen del término ‘calma’

El vocablo llegó al castellano (está documentado hacia mediados del siglo XIII) desde el latín ‘cauma’ y a este desde el griego ‘kaûma’ (καῦμα) cuyo significado era ‘quemadura’ y/o ‘que está quemando’ (tras la unión de ‘kaio’,  quemar, y el sufijo ‘-ma’, utilizado para indicar el resultado de una acción).

Lo curioso es que el término ‘calma’ nos llegó a través de la náutica, como clara referencia a aquellos días de calor en los que el mar estaba tranquilo a causa de la falta de viento. Ese estado de tranquilidad fue lo que hizo que dicho vocablo acabase siendo utilizado como sinónimo de tranquilidad, paz, quietud, reposo, sosiego, placidez o apacibilidad. De ahí nace también expresiones tan comunes como ‘estar el mar en calma’ o ‘calma chicha’ (esta última, según el Diccionario de la RAE, significa: ‘Especialmente en la mar, completa quietud del aire’).

Como nota curiosa, indicar que aquellos remedios medicinales (ungüentos, pomadas…) que servían para apaciguar y rebajar el dolor que se sentía tras una quemadura, recibieron el nombre de ‘calmante’.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Fuente de la imagen: maxpixel

El curioso e histórico origen del término ‘hecatombe’

Se conoce como ‘hecatombe’ a una catástrofe, desgracia, calamidad o desastre de grandes dimensiones, pero, originalmente, el sentido con el que se utilizaba dicho vocablo era muy diferente.

El curioso e histórico origen del término ‘hecatombe’

En la Antigua Grecia, tras la llegada del solsticio de verano (hoy en día se situaría entre finales de junio y principios de julio) se realizaba unas fastuosas ceremonias en honor de Apolo y Atenea (dos de las principales deidades de la mitología griega). Dentro de los múltiples homenajes que se les hacía sobresalía un ritual conocido como ‘hekatómbē’ y en el que se llevaba a cabo el sacrificio de un centenar de bueyes, como forma de expiación de todos los males, culpas y desdichas que se había estado padeciendo a lo largo del año, tanto a nivel colectivo como individual (algo muy similar a lo realizado por el pueblo judío con la tradición del ‘chivo expiatorio’).

De ahí que a lo largo de todo un mes fueran múltiples y numerosos los sacrificios de reses que se realizaban, ya fuese por personas particulares o clanes familiares (o de intereses en común).

De ahí que a aquel periodo de tiempo (de un mes de duración), en el que se realizaba los mencionados sacrificios, durante el periodo en el que se homenajeaba a las deidades de Apolo y Atenea, acabase siendo denominado con el nombre de ‘hecatombeón’.

Y es que el significado del término ‘hekatómbē’ era literalmente ‘sacrificio de cien bueyes’ (aunque también se le dio la acepción ‘sacrificio de cien reses vacunas’).

Con el paso del tiempo, al hecho de tener que ofrendar a los dioses a ese elevado número de bueyes fue adquiriendo la connotación de catástrofe, ya que no todo el mundo podía permitirse perder esa gran cantidad de animales y el tenerlos que sacrificar les suponía una importante pérdida económica que acababa convirtiéndose en una auténtica desgracia de grandes dimensiones.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Fuente de la imagen: maxpixel