Archivo de la categoría ‘Miscelanea de Curiosidades’

‘Vuestra merced’, el tratamiento cortés que se convirtió en ‘usted’ y se abrevia como ‘Vd.’

Se considera como una muestra de respeto y cortesía dirigirse a según quién con el tratamiento de ‘usted’. Estos pueden ser personas mayores, desconocidos, de una posición social o escalafón laboral superior e incluso para marcar distanciamiento verbal con el interlocutor.

‘Vuestra merced’, el tratamiento cortés que se convirtió en ‘usted’ y se abrevia como ‘vd.’

También hay ciertos colectivos, gremios o grupos sociales que utilizan entre ellos el ‘usted’, a pesar de que existe confianza y familiaridad, en lugar de tutearse (quién no recuerda a los payasos de la tele gritando a los niños y niñas aquello de ‘¡¿Cómo están ustedes?!’).

Cuando ‘usted’ se pone por escrito suele hacerse como ‘Vd.’, siendo curioso que el inicio de esa abreviatura incluya una ‘uve’ en lugar de la ‘u’.

Y es que este pronombre personal que designa a la tercera persona (tanto en masculino como en femenino) es una abreviatura de tratamiento cortés utilizado antiguamente: ‘vuestra merced’ (Vd.).

Referirse a alguien como ‘merced’ se hacía como una cortesía hacía aquellas personas que no poseían título, rango o grado de tratamiento alguno y, a modo de respeto, se iniciaba o mantenía cualquier conversación con dicha fórmula de trato.

Vuestra merced con el paso del tiempo se fue contrayendo y pasó a ‘vuesarced’, de ahí a ‘vuested’, el siguiente paso fue ‘vusted’ y finalmente perdió la uve inicial y quedó como ‘usted’.

Cabe destacar que entre los numerosísimos tratamientos que existen y pueden ser utilizados, también podemos encontrarnos con el referido a personas de importante relevancia (como un magistrado, militar…) que es en la forma de ‘usía’ (abreviado como ‘V.S.’) y cuyo significado es ‘Vuestra Señoría’. El proceso hasta llegar al mencionado ‘usía’ es similar al explicado con el pronombre ‘usted’.

De ‘Vuestra Señoría’ a ‘vueseñoría’, de ahí a ‘useñoría’, pasó a ‘usíria’ y finalmente ‘usía’.

 

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Alfred López

El curioso origen del ‘antimacasar’, el paño donde se apoya la cabeza en algunas butacas

Prácticamente todos los hogares en los que viven personas de avanzada edad (por ejemplo la casa de nuestras madres o abuelas) tienen un elemento que no suele faltar y este es una especie de paño, realizado normalmente de ganchillo (crochet), que está colocado en los sofás y sillones (a la altura del reposacabezas).

El curioso origen del ‘antimacasar’, el paño donde se apoya la cabeza en algunos asientos

Muchas son las personas que creen que el único fin de esos tapetes es meramente decorativo, pero en realidad tienen una función muy específica: evitar que la grasa capilar pueda manchar o estropear ese mobiliario.

El curioso origen del ‘antimacasar’, el paño donde se apoya la cabeza en algunos asientosEl nombre de esa pieza es ‘antimacasar’ y hoy en día podemos encontrarlo también en numerosos medios de transporte (aviones, trenes de largo recorrido, autocares…) aunque estos suelen estar realizados de tela, fieltro u otros materiales.

Este tipo de tapetes empezaron a surgir en la Inglaterra Victoriana, a partir de la segunda mitad del siglo XIX, a raíz de la popularización que tuvo entre los hombres el ‘aceite de Macasar’; una loción capilar que entre sus beneficios estaba la de hidratar el cabello seco y dañado (algunos barberos los vendían como crecepelo) en una época en la que muchos eran los hombres que deseaban arreglarse y estar presentables (los típicos ‘Dandis británicos’).

Pero esa loción provocaba que al apoyar la cabeza sobre el sofá/sillón quedase una horrible y antiestética mancha aceitosa y ese fue el motivo por el que se comenzó a realizar los tapetes de ganchillo, con el fin de que evitar que el aceite de Macasar dejase ensuciara las butacas y de ahí que recibieran el nombre ‘antimacasar’.

 

Sigue disfrutando de las curiosidades de este blog también en formato papel y no te pierdas la saga de libros: Ya está el listo que todo lo sabe, Vuelve el listo que todo lo sabe”, Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO y “Ya está el listo que todo lo sabe de la NAVIDAD” que pueden convertirse en un regalo ideal.

Cómpralos en Amazon: http://amzn.to/2E3cMXT

 

 

Fuentes de las imágenes: pxhere / Wikimedia commons

El ‘plano holandés’ o por qué algunas fotografías parece que están inclinadas

Días atrás, a raíz de la toma de posesión del nuevo Gobierno presidido por Pedro Sánchez, circuló una fotografía, compartida por la Casa Real a los diferentes medios, en la que aparecía todo el ejecutivo junto al rey Felipe VI y en la que se apreciaba que la cámara con la que se había tomado dicha imagen estaba algo inclinada, dando pie a que en las redes sociales se viralizara con numerosos comentarios respecto a la posible poca pericia y profesionalidad del fotógrafo encargado de hacerla. También había quienes opinaban que la imagen estaba inclinada hacia la izquierda de forma intencionada: unos diciendo que era para darle el sentido ideológico del ejecutivo del PSOE-UP y otros para indicar, malintencionadamente, que recordaba a un barco cuando empieza a hundirse.

El ‘plano holandés’ o por qué algunas fotografías parece que están inclinadas

Imagen vía Casa Real

Sin entrar en valoraciones personales sobre la mencionada foto, el hecho de que ésta parezca que está inclinada unos grados hacia un lado es, según los expertos en fotografía, algo realizado expresamente y, además, por alguien que domina una técnica fotográfica conocida como ‘plano holandés’.

El ‘plano holandés’ o por qué algunas fotografías parece que están inclinadasEsa técnica es utilizada tanto en fotografía como en cinematografía y, al darle a la cámara una inclinación entre 25 y 45 grados, aporta a la imagen/secuencia cierta tensión, inquietud e incluso dramatismo. Es muy común en escenas concretas de algunas películas de suspense.

Este tipo de encuadre también es conocido como ‘plano aberrante’, aunque es más común escuchar referencias como ‘plano holandés’. Aunque en realidad se trata de una interpretación errónea de su denominación original, ya que debería ser llamado ‘plano alemán’ (muchos son quienes prefieren nombrarlo de este modo).

El error de denominarlo como holandés, en lugar de alemán, parece ser que proviene a un despiste que se produjo al trastocar el original ‘Deutsch angle’ (ángulo/plano alemán) en ‘Dutch angle’ (ángulo/plano holandés).

Según consta, el primero en utilizar la técnica del plano aberrante fue el cineasta ruso Dziga Vertov, quien era un amante de la experimentación con la cámara, los enfoques y los planos. Pero la popularización la obtuvo a partir de la década de 1930 gracias a que fue utilizado por varios directores durante el conocido como ‘cine expresionista alemán’ (de ahí que inicialmente se le llamara ‘Deutsch angle’ o ‘plano alemán’).

 

 

Lee y descubre en este blog más posts con curiosidades y anécdotas del mundo del cine

 

 

Fuentes de consulta: gizmodo / petapixel / studiobinder
Fuentes de las imágenes: Casa Real / pexels

El curioso origen de la famosa expresión ‘La curiosidad mató al gato’

‘La curiosidad mató al gato’ es una de las expresiones más conocidas y es utilizada para indicar a alguien que no hay que saber más de lo que se debe y no hay que traspasar ciertos límites.

El curioso origen de la famosa expresión ‘La curiosidad mató al gato’

Con ella se trata de hacer una analogía entre el ‘peligro’ y un ‘gato’, por ser este un animal que por su peculiar y característica forma de ser suele meterse en cualquier rincón y es considerado un animal que se expone a numerosos peligros y riesgos.

Pero esta expresión tan utilizada no se decía de este modo ni tenía el mismo significado en su origen.

Al castellano llegó, en el último cuarto del siglo XIX, desde el inglés ‘Curiosity killed the cat’, cuyo significado era prácticamente el mismo, pera la locución anglosajona provenía de otra mucho más antigua y a la que, con el paso del tiempo, se le había cambiado una palabra.

Originalmente la expresión era ‘Care killed the cat’ (que traducido al castellano vendría a decir ‘El cuiddo’). El significado de la misma hacía referencia a que, a menudo, el tener una excesiva precaución o cuidado por la salud termina siendo perjudicial para esta.

La primera constancia escrita de ‘Care killed the cat’ aparece en la obra de teatro ‘Every Man in His Humor’, escrita por el dramaturgo británico Ben Jonson en el año 1598. Uno año más tarde sería incorporada por William Shakespeare en su famosísima obra  ‘Mucho ruido y pocas nueces’ (‘Much ado about Nothing’) y a lo largo de los siguientes dos siglos y  medio fue usada por numerosos dramaturgos británicos, hasta que en 1873 James Allan Mair incorporó la expresión en su compendio de refranes y frases hechas ‘A handbook of proverbs: English, Scottish, Irish, American, Shakesperean, and scriptural; and family mottoes’ donde aparecía también en la forma ‘Curiosity killed the cat’.

Antes de aparecer la relación entre curiosidad y gato en este libro, la única constancia escrita de la misma fue en un diario irlandés, en 1868, en el que decía ‘They say curiosity killed a cat once’ (Dicen que la curiosidad mató a un gato una vez).

A principios del siglo XX se le incorporó una coletilla a la expresión y apareció escrita en la forma ‘La curiosidad mató a un gato; pero la satisfacción lo trajo de vuelta’ (Curiosity killed a cat; but satisfaction brought it back).

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: publicdomainpictures

La curiosa anécdota tras una de las fotografías más icónicas de Winston Churchill

Durante la segunda mitad de 1945, tras finalizar en la Europa continental la II Guerra Mundial, numerosas publicaciones decidieron dedicar su portada a Winston Churchill, uno de los estadistas más importantes de la época y cuyo papel fue fundamental para frenar el avance nazi y conseguir el triunfo final para los Aliados.

La curiosa anécdota tras una de las fotografías más icónicas de Winston Churchill

El 21 de mayo la revista Life ilustraba su portada con una fotografía en la que el Primer Ministro británico aparecía con un semblante que definía perfectamente su personalidad y que acabó convirtiéndose en una de las imágenes más icónicas que Churchill se tomó a lo largo de su vida.

Se trata de la que realizó el 30 de diciembre de 1941, el fotógrafo armenio, nacionalizado canadiense, Yousuf Karsh. En ella aparece el primer ministro británico de pie, apoyando la mano derecha sobre el respaldo de una silla y la izquierda en su espalda, a la altura de las lumbares, en una pose muy característica del político. En esa fotografía se puede apreciar a Churchill con un semblante serio, pero destaca, sobre todo, que tiene el ceño fruncido, por lo que se nota que el premier no estaba demasiado cómodo mientras posaba para la instantánea.

Aquel día Churchill acababa de ofrecer un discurso ante los parlamentarios de la Cámara de los Comunes de Canadá y se encontraba bastante cansado, pero aun y así decidió conceder dos únicos minutos de su tiempo a Karsh, quien había preparado todo el equipo fotográfico y de iluminación durante la noche anterior. Pero la culpa del semblante serio en la mencionada fotografía no la tuvo el cansancio, sino que fue provocado por el propio fotógrafo quien en el momento justo de ir a disparar se percató que el primer ministro tenía un puro en la boca que se acababa de encender, por lo que decidió acercarse a él y con mucha educación se lo quitó mientras le pedía disculpas por ello.

Cuando volvió a la cámara vio cómo el semblante del político era de enojo y, sin pensárselo dos veces, decidió disparar una fotografía. Acto seguido Churchill le pidió a Karsh que le tomase otra foto, cosa que el fotógrafo hizo encantado. En ella el político salió en una pose relajada y luciendo la mejor de sus sonrisas. Pero curiosamente fue la fotografía del ceño fruncido la que escogió la prestigiosa revista Life para ilustrar su portada el 21 de mayo de 1945.

Winston Churchill fotografiado en 1941 por Yousuf Karsh. La fotografía de la izquierda fue publicada por la revista LIFE y se hizo inmensamente famosa (Imágenes vía Wikimedia commons)

Winston Churchill fotografiado en 1941 por Yousuf Karsh. La fotografía de la izquierda fue publicada por la revista LIFE y se hizo inmensamente famosa (Imágenes vía Wikimedia commons)

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Eso no estaba en mi libro de historia de la políticaEsta es una de las historias que forman parte de mi nuevo libro “Eso no estaba en mi libro de historia de la política” (Editorial Almuzara), en la que recojo numerosas anécdotas y datos sobre los personajes y hechos más curiosos (y a veces desconocidos) del mundo de la política de todos los tiempos. Lo encontraréis de venta en librerías, la web de Almuzara y Amazon.

 

 

 

 

Fuente de las imágenes: Wikimedia commons

No, el término ‘paridad’ no es machista ni patriarcal y no debe ser sustituido por ‘maridad’

Días atrás, mientras conducía, iba escuchando un programa de radio en el que los contertulios debatían sobre el heteropatriarcado en la sociedad, el lenguaje inclusivo y la necesidad de empoderamiento de la mujer. En un momento dado uno de los participantes habló de la cada vez más presente ‘paridad de género’ (participación equilibrada e igualitaria en cualquier esfera social) siendo increpado por una de las tertulianas que lo acusaba de utilizar un término claramente machista y patriarcal y que, según esta, a partir de ahora las feministas deberían usar el término ‘maridad’ para referirse a la igualdad de género.

No, el término ‘paridad’ no es machista ni patriarcal y no debe ser sustituido por ‘maridad’

Evidentemente, al encontrarme conduciendo, no pude enviar un mensaje al programa para advertir del error, lo cual me dio pie a escribir este post, con intención de aclarar algunos conceptos erróneos que en el mencionado programa radiofónico se dijeron.

Para empezar hay que tener muy en cuenta que el término ‘paridad’ nada tiene que ver con el machismo ni el patriarcado masculino, ya que dicho vocablo no proviene de la palabra ‘padre’ sino del latín ‘parĭtas’, cuyo significado literal es ‘igualdad’ o ‘par de iguales’.

Por tanto no necesita ser sustituido para ser válido en el lenguaje inclusivo.

También cabe destacar que es un error sustituir dicho término por el de ‘maridad’ debido a que este vocablo nada tiene que ver etimológicamente con el feminismo, el concepto de madre o la igualdad, siendo en realidad la segunda persona del plural del imperativo afirmativo de verbo ‘maridar’, usado para referirse a ‘unir’ o ‘enlazar’ y, también, como referencia a ‘casarse o unirse en matrimonio’ (por ejemplo: ‘maridar una comida con un buen vino’).

 

 

Te puede interesar leer el post relacionado:  Patriota, patrón, patriarcado y patrocinio; palabras con un mismo origen etimológico: la figura paterna

 

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

El origen de la expresión ‘Caerse los palos del sombrajo’

A través del perfil de este blog en Instagram (@yaestaellistoquetodolosabe2) recibo un mensaje en el que me consultan sobre el origen y significado de la expresión ‘Caerse los palos del sombrajo’.

El origen de la expresión ‘Caerse los palos del sombrajo’

Dicha locución se utiliza para indicar una desilusión, decepción o sorpresa negativa que alguien puede llevarse ante un acontecimiento. Por hacer una analogía, otra expresión que tiene un significado similar (aunque no el mismo origen) sería ‘Se me ha caído el alma al suelo’.

No se sabe a ciencia cierta cuándo se originó la expresión ‘Caerse los palos del sombrajo’, aunque hay constancia de que se utilizaba en entornos rurales hace más de dos siglos.

El ‘sombrajo’ al que hace referencia es un resguardo que solía construirse con ramas, mimbres y palos y que servía para resguardarse del sol en días muy calurosos. Bajo ese techo los jornaleros podían refrescarse, beber o comer algo y descansar un rato del duro trabajo del campo.

Algunas eran las ocasiones en la que dicha construcción solía ser muy enclenque y cualquier golpe o ráfaga de viento podía tirarlo abajo, por lo que, en las ocasiones que esto ocurría, la decepción de quienes estaban deseando cobijarse en su sombra era enorme.

Por tal motivo no se tardó en utilizar expresiones como ‘Caerse los palos del sombrajo’, ‘Caérsele a alguien los palos del sombrajo’ o ‘Se me han caído los palos del sombrajo’, para referirse a una tremenda decepción por algún asunto.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

El curioso origen etimológico del término ‘efímero’

Se utiliza el término ‘efímero’ para indicar que algo es breve, pasajero, fugaz y que tiene una corta duración.

El curioso origen etimológico del término ‘efímero’

Etimológicamente el vocablo nació del griego bizantino ‘ephḗmeros’ (ἐφήμερος) cuyo significado literal es ‘de un día’ o ‘alrededor de un día’, refiriéndose a que alguna cosa tiene la duración de una jornada. Está compuesto por el prefijo ‘epi’ (alrededor, sobre) y ‘hemera’ (día).

Pero cabe señalar que al castellano no llegó directamente desde el griego bizantino sino a través de la forma latina ‘ephemērus’ (y también en la forma ‘ephemēros’), que los médicos de la antigüedad utilizaban para señalar aquellas fiebres o dolencias pasajeras cuya duración no era superior a la de un día.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: pxhere
Fuentes de consulta: etimologias.dechile / RAE

Marketing olfativo: cuando las empresas nos venden sus productos a través de nuestro olfato

Una de las sensaciones más agradables que existen es meterse en un coche y notar su inconfundible olor a nuevo.

Y es que el olfato es un gran y potente generador de emociones, gracias al cual muchas veces vinculamos nuestras decisiones a la hora de comprar o consumir.

Marketing olfativo: cuando las empresas nos venden sus productos a través de nuestro olfato

Los expertos en ventas saben que el olor a coche nuevo incidirá plenamente en el comprador para que decida realizar la compra, pero sobre todo ese olor ayudará a otras personas que monten en él a decidirse en cambiar de coche, todo porque esa fragancia le ha invitado a ello.

Por tal motivo existe una amplia gama de perfumes y olores característicos que las empresas utilizan para vender más. Por ejemplo, un concesionario de coches de segunda mano aplicará el perfume de olor a coche nuevo o también es característico el olor que puede apreciarse al pasar por delante de algún negocio concreto; el cual, al respirarlo, hace que sin mirar el rótulo sepamos de qué establecimiento se trata y, además, nos incite a entrar, aunque en ese momento no teníamos intención de hacerlo.

Por poner un par de ejemplos,  famosos y muy identificables son los olores o fragancias que podemos percibir, varios metros antes de situarnos en la entrada, de negocios como los restaurantes McDonalds o la cadena de perfumerías Sephora.

Los expertos juegan con la ventaja de saber que cada persona, gracias a nuestra ‘memoria olfativa’, somos capaces de recordar y almacenar alrededor de 50.000 olores diferentes, sabiendo distinguir perfectamente a qué pertenece cada uno de ellos (de los cuales, aproximadamente, diez mil aromas corresponden a marcas comerciales).

Jody Jean Dreyer (quien trabajó durante tres décadas para Disney), explicó en su libro de memorias, titulado ‘Beyond the Castle’, que esta compañía fue la primera en utilizar perfume de un característico olor en todos sus parques temáticos. A través de unos aparatos (conocidos como ‘smellitzer’) desprende, por los respiraderos repartidos por las calles de Disneyland, fragancias con olor a palomitas de maíz recién hechas.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [14]

Décimo cuarta entrega de la serie de post dedicados a traer a este blog un buen número (de docena en docena) de cosas que quizás no sabíais cómo se llamaban en realidad o que, posiblemente, conocías pero con otro nombre distinto.

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [14]

Espero que la selección de palabras que he hecho en esta ocasión sea de vuestro agrado, al igual que ha ocurrido con las veces anteriores.

 

 - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [14]

 

Potorro: Algunas son las personas que utilizan el término ‘potorro’ para referirse, de una manera desenfadada, al órgano sexual femenino, pero en realidad este vocablo es como se conoce, coloquialmente, al ‘salero’.

 

 

Rimero: Es la montaña de cosas colocadas unas sobre otras.

 

 

Dedada: Es aquella porción de algún alimento (como la miel, mermelada, leche condensada, crema de chocolate…) que podemos tomárnosla utilizando el dedo en lugar de una cuchara.

 

 

Gruesa: Este término polisémico, entre las muchas acepciones que tiene (además de la referencia a una persona o cosa grande y corpulenta) también es utilizado para denominar a doce docenas. Es una unidad de medida utilizada sobre todo en ferreterías o mercerías y equivale a 144 piezas (una gruesa de tornillos, una gruesa de botones…).

 

 

Tabaque: Es el cestillo de mimbre utilizado para poner utensilios pequeños, ropa e incluso el canastillo que se coloca en una bicicleta.

 

 

Alunarse: La acción de echarse a perder un alimento (por culpa del moho, porque se ha secado…).

 

 

Bizna: Se trata de la parte no comestible del interior de una nuez, encargada de separar las cuatro partes de este fruto seco.

 

 

Ramonear: Acción de cortar las puntas de las ramas de los árboles.

 

 

Veneficio: Tranquilos, no se me ha colado ninguna errata, esté término se escribe con uve y hace referencia a un hechizo o maleficio. Pero no es el hecho de palabra (como por ejemplo lo que se conoce como ‘echar un mal de ojo’) sino al realizado a través de algún tipo de pócima (lo comúnmente conocido como ‘poción mágica’).

 

 

Liño: Árboles o plantas colocados en línea.

 

 

Cabrilla: Trípode en el que un carpintero coloca una pieza de madera sobre la que tiene que trabajar.

 

 

Regatón: No, no me refiero a la música reggaetón. Este término es con el que se conoce al remache (normalmente de goma) que se coloca en el extremo inferior de los bastones o en las patas de algunas sillas.

 

 

Lee otros post relacionados:

 

 

 

 

 

Fuentes de las imágenes: pixabay / erix (Flickr) / servedfromscratch / pixabay / pixnio / maxpixel / pixnio / usar.army / needpix / pexels / Wikimedia commons / pixabay