Archivo de la categoría ‘Curiosidades del Mundo’

El curioso origen del nombre de media docena de cosas que provienen de un lugar

Durante largo tiempo, muchas de las cosas que hoy en día conocemos con un nombre concreto, fueron bautizadas con el nombre del lugar en el que se inventaron, se popularizaron o de donde se trajeron. Aquí tenéis media docena  de ejemplos.

El curioso origen del nombre de media docena de cosas que provienen de un lugar

Angora: Forma antigua de llamar a Ankara, capital de Turquía. Se denomina angora a una raza de gatos, provenientes de esa región, además de una variedad de conejo doméstico. Antiguamente, con el pelo de ese animal se obtenía cierto tipo de lana muy preciada, la lana de angora, con la que se confeccionaba ropa de abrigo. Famosa también es la cabra de angora, de la que se obtiene una fibra utilizada para elaborar el mohair, un tipo de tejido.

Bayoneta: Cuchillo que se acoplaba antiguamente en la boca de algunos fusiles y se usaba mucho entre los siglos XVII y XIX. El nombre proviene de la ciudad francesa de Bayona, población que se hizo sumamente célebre por ser el lugar donde se comenzó a utilizar a mediados de 1600.

Bujía: Pieza que produce una chispa eléctrica y gracias a la cual se podían poner en marcha los motores de explosión, por ejemplo, de los automóviles. Su nombre proviene de la población homónima situada al norte de Argelia, que durante varios siglos fue célebre por la fabricación de velas de cera, exportadas a muchos países.

Lona: Tela fuerte y gruesa con la que se confeccionaban toldos, tiendas de campaña, marquesinas y, sobre todo, velas para barcos. Uno de los lugares donde se tejía era en la población francesa de Olonne, denominada antiguamente en español Olona.

Persiana: Celosía o rejilla que se coloca en las ventanas para impedir la entrada de luz o graduarla. En el siglo XVIII llegaron hasta Europa, provenientes del Imperio persa (actual Irán) de la mano de los comerciantes franceses que las llamaron persienne, cuya traducción es ‘originario de Persia’.

Tarántula: Araña enorme y peluda, cuya picadura puede causar enorme dolor, aunque no la muerte. El origen de su nombre proviene de la ciudad de Tarento (al sur de Italia), donde esta araña es abundante. El baile típico de aquella región se denomina tarantela y muchos son quienes creen, erróneamente, que recibió tal denominación debido a que recordaba a los espasmos causados por la picadura del arácnido; lo cierto es que se llama así por la población.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons

¿Cuál es el origen del término ‘folclore’?

Conocemos como folclore al conjunto de costumbres, creencias, artesanías, canciones, y otras cosas semejantes de carácter tradicional y popular (tal y como describe el término el diccionario de la RAE).

¿Cuál es el origen del término ‘folclore’?

El vocablo llego al castellano a finales del siglo XIX en su forma original en inglés ‘folklore’ (aunque no fue introducida en el diccionario hasta la edición de 1925), siendo castellanizado una década después en los modos ‘folclore’ y ‘folclor’ (esta última más utilizada en Hispanoamérica), siendo estos dos modos los recomendados cuando se han utilizados en español (según indica la Fundéu).

El término folklore fue acuñado en 1846 por el escritor inglés William John Thoms, quien fue un gran estudioso y amante de la cultura y costumbres populares, llegando a ser uno de los fundadores de la ‘Folk-Lore Society’ (también conocida por su acrónimo FLS), una asociación creada en el Reino Unido en 1878 con el fin de estudiar y preservar la cultura vernácula.

Hasta entonces se había denominado al estudio y conservación de las tradiciones como ‘Popular Antiquities’ (Antigüedares populares) y fue el propio William John Thoms quien introdujo el término ‘Folk-Lore’, como nuevo nombre.

Inicialmente el término folklore se escribía separado y con un guion en medio, debido a que estaba formado por dos palabras: ‘folk’ (pueblo, gente) y ‘lore’ (conocimiento, saber, ciencia, doctrina y tradición) y fue ya en la última década de 1890 cuando empezó a utilizarse en un solo término.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: thenounproject

Media docena de palabras que quizás no sabías que provienen del árabe

Aunque la base del idioma español es el latín, el vocabulario de nuestra lengua contiene numerosas palabras que proceden de las diferentes culturas que por la Península Ibérica han ido pasado a lo largo de la historia. Muchas de ellas provienen del árabe, gracias al rico legado cultural que dejó en nuestra sociedad de los ocho siglos de presencia musulmana.

Media docena de palabras que quizás no sabías que provienen del árabe

En este post os traigo media docena de palabras que quizás no conocíais o no sabíais que provienen del árabe.

Aljaba. Proviene del árabe yaba, que significa ‘funda’ y hace referencia a la bolsa o funda que llevaban colgada al hombro los soldados antiguamente y en la que iban las flechas que iba a lanzar al enemigo.

Mohíno. Se trata de un estado de melancolía, tristeza, debilidad o disgusto. Es un antiquísimo término que ya fue recogido en los primeros diccionarios editados con la misma acepción y cuya etimología proviene del árabe andalusí muhin, cuyo significado era ‘ofendido,  vilipendiado’. De dicho vocablo también derivó mohín, referido a la mueca que hace el rostro cuando se está triste o melancólico, de donde surge la expresión mohín de disgusto.

Alafa. Vocablo que proviene del árabe alafa, que, originalmente, hacía referencia a las dietas (retribución diaria para manutención u hospedaje) percibidas por un profesional que debía desempeñar su oficio en otra población o fuera de su puesto de trabajo. El término está prácticamente en desuso, pero, durante un tiempo (siglos xvi a xix), tomó el significado de ‘paga o dotación que disfrutaban los militares’ (se entiende que enviados a alguna misión).

Embeleco. Engaño o embuste. Antiguamente al que engañaba con dedicación profesional se le conocía como embelecador, término proveniente del árabe andalusí bala, cuyo significado era ‘mal de amores’; y es que el embelecador solía seducir con sus palabras a sus víctimas. Cabe destacar que a pesar de su parecido con el vocablo embelesar, nada tiene que ver con este ni con su raíz etimológica.

Mogrollo. Que vive a costa de los demás. Término en desuso que ya aparecía en la edición de 1734 del Diccionario de autoridades con esa misma acepción. Parece ser que etimológicamente proviene del vocablo mogollón, de exacto significado y que llegó al castellano desde el catalán mogobell, ‘interés sobre un capital’, y este del árabe muqabil, ‘compensación’.

Alfayate. Término con el que se denominaba durante la Edad Media al profesional que se dedicaba a la sastrería y confección de trajes y ropas. El vocablo proviene del árabe hayyat, ‘el que cose’, con el que se designaba a quienes ejercían el oficio de sastre. Dejó de utilizarse a partir del siglo xvii (hasta entonces aparece muy mencionado en documentos y obras literarias), cuando fue sustituido por la forma sastre, proveniente del latín sartor, ‘remendador o cosedor de ropa’, que tras pasar por el provenzal y el catalán quedó en la forma actual utilizada en español. Cabe destacar que en Portugal se sigue usando la forma alfaiate.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde surge la expresión ‘Quemarse a lo bonzo’?

A través de mi perfil @curiosisimo en la red social TikTok, me preguntan de dónde surge la expresión ‘Quemarse a lo bonzo’.

¿De dónde surge la expresión ‘Quemarse a lo bonzo’?

‘Quemarse a lo bonzo’, ‘Inmolarse a lo bonzo’ o simplemente indicar que algo se ha hecho ‘a lo bonzo’, son expresiones que se utilizan para indicar la acción de autosabotaje que una persona puede hacer como acto de protesta, ante una reivindicación no atendida (por ejemplo) y a la que se le da visibilidad (en los medios, redes sociales…).

El término ‘bonzo’ significa ‘monje budista’ y proviene del japonés ‘bonsa’ de exacto significado y a su vez éste llegó desde el sánscrito ‘budba’ (sabio, iluminado).

La primera constancia escrita del vocablo ‘bonzo’ la encontramos en una carta de 1549 enviada por el misionero religioso de origen navarro Francisco de Jaso y Azpilicueta (más conocido como san Francisco Javier) en el que hacía referencia a un monje budista durante su viaje de evangelización por el Lejano Oriente.

La expresión ‘a lo bonzo’ y sus diferentes variantes se originó a partir de 1963, cuando el 11 de junio un monje budista llamado Thich Quang Duc decidió prenderse fuego en medio de una calle de Saigón (capital de la denominada como Vietnam del Sur).

El motivo por el que se auto-inmoló fue como acto de protesta contra la persecución que sufrían las personas budistas por parte del régimen dictatorial del presidente Ngô Đình Diệm, quien ejerció una feroz defensa de los intereses cristianos en el país del Sudoeste asiático.

Varios días antes de quemarse públicamente en medio de la calle, Thich Quang Duc avisó mediante envío de cartas a unos cuantos periodistas internacionales que se encontraban en Saigón, anunciándoles que algo importante ocurriría el 11 de junio frente a la embajada de Camboya.

Aquel día solo unos pocos periodistas se acercaron hasta el lugar de convocatoria, entre los que estaba Malcolm Browne, de Associated Press. Alrededor de 350 monjes budistas aparecieron y uno de ellos (el mencionado Thich Quang Duc) se echó gasolina por encima (con ayuda de otros dos monjes) y acto seguido se prendió fuego, tras haberse sentado sobre el asfalto realizando la conocida como postura del loto.

Mientras ardía, Malcolm Browne tomó una impactante fotografía con su cámara (que ilustra este post) que dio la vuelta al mundo y que se hizo mundialmente famosa y que dio origen para que desde entonces se utilizara la expresión ‘quemarse a lo bonzo’ y sus variantes.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Por qué al lanzar una moneda se da a elegir entre ‘cara o cruz’?

A través de mi perfil @curiosisimo en la red social TikTok, me preguntan de dónde surge que al lanzar una moneda se dé a elegir entre ‘cara o cruz’.

¿Por qué al lanzar una moneda se da a elegir entre ‘cara o cruz’?

Existe un conocidísimo juego o apuesta que consiste en decir algo lanzando una moneda al aire y escogiendo cara o cruz. Incluso es habitual realizarlo en los eventos deportivos, donde se decide de ese modo qué equipo elige campo o saque.

Pero esta una práctica casi tan antigua como la existencia de las propias monedas y hay constancia de realizarse ese tipo de apuestas para decidir algo desde la época de la Antigua Roma, donde era conocido como ‘Navia aut Capita’ -Barco o Cabeza- (en algunos lugares se menciona como ‘Navia aut Caput’, con idéntico significado), debido a que en un lado de la moneda mostraba una embarcación y en la otra una cabeza.

Esta práctica ha llegado hasta nuestros días y en España es comúnmente conocida desde hace varios siglos como ‘cara o cruz’. Esto es debido a que antiguamente era común que apareciera en el ‘anverso’ de las monedas la cara de un rey o emperador y por el otro lado (reverso) una cruz, por lo general, cristiana. Pero no siempre ha aparecido una cruz en el reverso, pues muchas monedas han llevado el escudo de armas de un Estado o nación. En ese caso al otro lado de la moneda se le llama escusón, palabra que proviene del francés medieval escuçon, cuyo significado es ‘escudo’. Aunque esto no ha alterado la denominación de dicha práctica.

Los ingleses llaman a esta práctica como ‘Cross and Pile’, que se traduciría como ‘Cruz o Pila’, debido a que en muchas monedas, antiguamente, eran acuñadas con una cruz en un lado y una columna (pilar) en el otro. También se conoce en el mundo anglosajón como ‘Heads or tails’ (de idéntico significado que el dado al que realizaban los romanos, aunque su traducción literal es ‘cabeza o cola’).

En otros lugares del planeta, por poner unos pocos ejemplos, se le llama ‘testa o croce’ (cabeza o cruz) en Italia; ‘pile ou face’ (columna o cara) en Francia; ‘cara o sello’ en varios países de Hispanoamérica.

Cono dato curioso, cabe destacar que desde hace varias décadas, cada vez son más los países que acuñan sus monedas en las que no aparece ninguna cara ni escudo o cruz en alguno de sus lados, pero de todos modos se ha mantenido la misma denominación para esta práctica.

 

 

Te puede interesar leer también: ¿Qué tipo de moneda lanzan los árbitros al aire a la hora de sortear el campo?

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

El origen de las despedidas ‘adiós’ y ‘good bye’

Cada idioma tiene sus diferentes términos y formas para despedirse.

El origen de las despedidas ‘adiós’ y ‘good bye’

En castellano podemos encontrar que la forma más común de hacerlo sea diciendo ‘adiós’ (aunque también se usa un ‘hasta luego’, ‘hasta la vista’, ‘chao’, ‘salud’ e incluso ‘con Dios’).

La forma ‘adiós’ proviene del acortamiento de una forma de despedida que antiguamente se utilizaba de un modo más formal y que decía ‘A Dios seas’, ‘A Dios te encomiendo’ y ‘Te encomiendo a Dios’, que también se transformó en el mencionado ‘Con Dios’, que algunas personas utilizan.

Algo similar ocurrió en el inglés, quienes usan de modo coloquial la forma ‘Bye’, que es el acortamiento de usual ‘Good Bye’ y éste a su vez se originó de la antigua forma inglesa ‘God be with ye’ (Dios esté contigo) y de la que existe constancia escrita del siglo XIV.

Parece ser que la forma ‘God be with ye’ derivó en la contracción ‘godbwye’ (aparece escrito en 1573) y para finales del siglo XVI ya se usaba como ‘goodbye’.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuentes de consulta: etimologias.dechile / etymonline / thetabernaclechoir
Fuente de las imágenes: pixabay

El curioso y extraño término anglosajón para estimar que algo no tiene valor

La lengua inglesa tiene un extraño y largo término que es utilizado para estimar que algo no tiene valor o es inútil: ‘Floccinaucinihilipilification’.

El curioso y extraño término anglosajón para estimar que algo no tiene valor

No se trata de un neologismo y a pesar de ser prácticamente desconocida para la mayoría de hablantes del idioma de William Shakespeare, figura en los diccionarios y se originó a mediados del siglo XVIII.

En realidad ‘floccinaucinihilipilification’ es un ingenioso y divertido juego de palabras (podríamos decir que un antiguo trabalenguas) que fue formado en 1741 a raíz de haber unido en una misma palabra una serie de términos provenientes del latín: flocci , nauci , nihili , piliy a las que se le añadió el sufijo -fication (hacer, causar).

 

 

Te puede interesar leer también:

 

Fuentes de consulta: etymonline / dictionary / wordreference / Oxford Dictionary
Fuente de la imagen: pixy

La curiosa forma de desearse buena suerte entre los italianos

Cada idioma, país, gremio o comunidad (religiosa, cultural…) tiene sus propias costumbres y formas para decir determinadas cosas, entre ellas la de desear buena suerte a alguien sin utilizar esa misma expresión.

La curiosa forma de desearse buena suerte entre los italianos

Por ejemplo en castellano es muy habitual entre la profesión actoral (y actualmente extendido a cualquier campo de la sociedad) el decir ‘¡Mucha mierda!’ (el día del estreno de una representación, antes de un examen, al intentar realizar una prueba…) y por su parte los anglosajones utilizan la forma ‘Break a leg’ (rómpete una pierna) para desear suerte (te explico el origen de estas dos expresiones en el post sobre el origen de la expresión ¡¡Mucha Mierda!!).

Entre las curiosas formas de desearse buena suerte en otros idiomas, encontramos que los italianos utilizan la expresión ‘in bocca al lupo’, que se traduciría como ‘en boca del lobo’, ‘en la boca del lobo’.

La referencia que se hace a este cánido se origina en la leyenda sobre la fundación de Roma, cuando una loba (Luperca) salvó, protegió y alimentó a Rómulo y Remo (fundadores de la capital italiana), pero también en el hecho de que, ante un posible peligro, este animal suele usar su boca para mover y poner a salvo a sus crías, por lo que la cavidad bucal del lobo/a se considera como un lugar seguro y de protección, de ahí la connotación positiva de la expresión.

También nos podemos encontrar que ante el deseo de buena suerte que alguien dice a otra persona, esta conteste una cosa u otra.

Entre los ambientes de cazadores, cuando uno le dice al otro ‘in bocca al lupo’ se suele responder ‘crepi il lupo’ (muera el lobo) e incluso un simple ‘crepi’ (muera). Esta forma se extendió y era ampliamente utilizada por la población general durante mucho tiempo hasta hace varias décadas, aunque ha ido en desuso.

En la actualidad es más común responder con un simple ‘grazie’ (gracias), ‘grazie di cuore’ (gracias de corazón, muchas gracias) e incluso ‘evviva il lupo’ (larga vida al lobo, salud al lobo).

 

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿De dónde surge llamar ‘escarabajos’ a los ciclistas colombianos?

Es muy común escuchar durante la retransmisión de una carrera ciclista que el locutor haga referencia a algún corredor de nacionalidad colombiana como ‘escarabajo’.

¿De dónde surge llamar ‘escarabajos’ a los ciclistas colombianos?

Ramón Hoyos fue un ciclista colombiano que en la década de 1950 ganó en cinco ocasiones la Vuelta Ciclista a Colombia y que se convirtió en un experto escalador. Por tal motivo recibió el sobrenombre de ‘el escarabajo de la montaña’.

Fue tal su popularidad que, a partir de su retirada como profesional en 1964, a los ciclistas colombianos son conocidos como ‘escarabajos’, aunque la popularización del término a nivel mundial fue a partir de la década de 1980, cuando hubo un buen número de corredores de esta nacionalidad que destacaron internacionalmente.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde proviene el nombre de la capital de Francia?

A través de mi cuenta @curiosisimo en la red social TikTok me preguntan de dónde proviene el nombre ‘París’ de la capital de Francia.

¿De dónde proviene el nombre de la capital de Francia?

La capital de Francia fue fundada por los romanos en el año 52 a.C., durante la conquista de la Galia, nombrándola como ‘Lutetia Parisiorum’, la primera parte de la toponimia posiblemente por el César y el Parisiorum a raíz de los antiguos habitantes de la zona: ‘los Parisii’, un pueblo galo que vivió en los alrededores del río Sena.

A partir de la Edad Media pasó a ser denominada únicamente como París.

 

 

Otros post que te puede interesar leer:

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons