Archivo de la categoría ‘Curiosidades del Mundo’

¿Por qué se les llama ‘gatos’ a los madrileños?

A través de mi perfil @curiosisimo en la red social TikTok me preguntan el motivo por el que a los madrileños se les conoce como ‘gatos’.

¿Por qué se les llama ‘gatos’ a los madrileños?

La explicación sobre el porqué a los madrileños son conocidos popularmente con el gentilicio de ‘gatos’ está a medio camino entre la leyenda y la historia. Numerosos son los relatos que explican el motivo y origen, siendo todos muy similares, dando una serie de detalles bastantes específicos sobre el año, motivo y lugar donde se originó, pero obviando un detalle importantísimo: el nombre del protagonista.

En el año 852 el emir Muhammad I ordenó construir una fortaleza amurallada junto al río Manzanares, desde la cual se controlaba todo aquel valle, además de la Sierra del Guadarrama, y en la que se levantaría una ciudadela. Aquel enclave pasó a denominarse ‘Mayrit’ (Magerit), que con el paso del tiempo acabó convirtiéndose en lo que hoy conocemos como ‘Madrid’ y cuya etimología no está del todo clara, aunque muchos son los expertos que señalan que, muy probablemente, significase ‘Arroyo matriz’ (en relación al rio junto al que se había construido).

En los siguientes dos siglos de dominio musulmán de aquella zona varios fueron los intentos de conquista de la ciudadela (en el 924 por el conde Fernán González o en 968 Ramiro II de León), siendo la que tuvo lugar en el 1085 la que daría origen a que los oriundos de Madrid acabasen siendo conocidos con el gentilicio popular de gatos.

Aquel año, las tropas del rey Alfonso VI de León, llegaron hasta Mayrit, siendo uno de sus hombres quien consiguió la gesta de trepar por la pared de la muralla (ayudado de una daga que iba clavando en las juntas de las piedras), alcanzando el torreón de la fortaleza y cambiando la bandera musulmana por la cristiana.

Durante la hazaña de aquel valiente soldado muchos fueron sus compañeros que dijeron que éste había trepado por la muralla como si fuese un gato, pasando a recibir a partir de entonces tal apelativo, convirtiéndose incluso en el apellido familiar de toda la saga de descendientes.

En honor a él, a los nacidos en Madrid se les empezó a conocer como gatos.

Tal y como indico en el primer párrafo, este es, grosso modo, el relato múltiplemente repetido sobre el origen de llamar gato a una persona oriunda de Madrid, aunque escama un poco que, con lo célebre que es el relato y lo acontecido, no haya trascendido el nombre del protagonista ni el de sus sucesores. Pero ante la falta de otra alternativa más fiable como posible origen y como se dice en estos casos: ‘se non è vero, è ben trovato’, locución italiana cuyo significado en castellano vendría a decir ‘si no es verdad, está bien encontrado’.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuentes de la imagen: creazilla / Wikimedia commons

El origen del epónimo ‘Tasmania’

El origen del epónimo ‘Tasmania’

Tasmania es una isla que se encuentra situada en el sudeste de Australia (es uno de los seis Estados de esta mancomunidad).

En el año 1642 fue avistada por primera vez por un europeo, el marino y explorador neerlandés Abel Tasman, quien la bautizó como ‘isla de Van Diemen’, como homenaje al hombre que había financiado aquel viaje de exploración de las tierras al Este del océano Pacífico Sur.

Fue a partir del 1856 cuando se rebautizó la isla con el nombre de ‘Tasmania’ en honor a su descubridor.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: studytasmania

¿De dónde surge llamar ‘paria’ a la persona desprovista de derechos en la sociedad?

Se denomina como ‘paria’ a aquellos individuos que han sido desprovistos de ciertos derechos, privilegios y ventajas dentro de la sociedad (por ejemplo, que por orden judicial se le prohíba de por vida a alguien ejercer su derecho al voto).

¿De dónde surge llamar ‘paria’ a la persona desprovista de derechos en la sociedad?

El diccionario de la RAE da como definición de paria: “Persona excluida de las ventajas de que gozan las demás, e incluso de su trato, por ser considerada inferior”, siendo incluido el vocablo por primera vez en la edición de 1884.

El término llegó al castellano desde el portugués ‘pária’ y éste lo tomó del sánscrito (lengua clásica de la India) ‘parâyatta’, cuyo significado era ‘sometido o subordinado a la voluntad de otro’ y hacía referencia a los miembros de la clase más baja entre los habitantes de la India quedando fuera la ‘ley de Brahma’ (la cual se clasifica en cuatro castas dentro del hinduismo).

Los parâyatta eran desposeídos de todos los derechos religiosos y sociales y en esta casta se incluía a todos aquellos que provenían de una relación adúltera, los hijos de madre soltera e incluso los nacidos de una viuda casada en segundas nupcias (por poner unos pocos ejemplos) y solo están autorizados a contraer matrimonio entre los del mismo grupo y a acceder a los oficios peor valorados y pagados.

Una vez occidentalizado el vocablo en la forma ‘paria’, también se le dio un sentido de desprotegido social, incluso apareciendo el término al inicio de algunas de las versiones de la famosa canción ‘La Internacional’ (himno oficial de los movimientos de izquierdas).

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Algunas curiosidades del término ‘Chingar’ (posiblemente) la palabra más utilizada en México

En cualquier conversación mantenida informal y distendidamente con una persona de origen mexicano, muy probablemente, utilice durante el transcurso de la charla, y en más de una ocasión, el término ‘chingar’ o cualquiera de sus múltiples derivados.

Algunas curiosidades del término ‘Chingar’ (posiblemente) la palabra más utilizada en México

Este vocablo suele ser usado para referirse al acto de realizar el coito y podríamos equipararlo con las contundentes palabras en castellano ‘follar’ o ‘joder’.

Pero alrededor de la misma hay infinidad de variantes que, según cómo se apliquen, su significado es uno u otro. Por ejemplo en la forma ‘chingado’ nos da a entender que se ha sufrido un daño, pero si se dice en femenino (chingada) la referencia cambia totalmente y suele ser con un carácter totalmente sexual, siendo una de las más comunes la referencia a una prostituta (¿quién no ha escuchado alguna vez la exclamación ‘¡Hijo de la gran chingada!’?).

Si comenta que le dieron un ‘chingadazo’ se está refiriendo a que recibió un golpe pero si dice que algo está ‘chingonsísimo’ la referencia alude a algo que gusta y es recomendable (por ejemplo: ‘este blog es chingonsísimo’).

Cuando es en la forma pasada de ‘chingó’, muy probablemente esté hablando de un hurto (‘ese fulano me chingó cinco pesos’).

Pero para tanta amalgama de vocablos no hay una etimología clara y muy discutida está su procedencia.

Por un lado encontramos quienes defienden su origen azteca y apuntan hacia algún término del náhuatl como ‘xinachtli’ (semilla de hortaliza). Por otra parte muchos son los etimólogos que señalan que deriva del término en caló ‘čingarár’ (pelear).

Ante tal confusión etimológica, el poeta y Premio Nobel de literatura mexicano Octavio Paz, defendía que se trataba de la mezcla de ambos orígenes y que la llegada al continente americano del vocablo caló se unió a la voz azteca por su semejanza y sonoridad, dando como resultado a ‘chingar’ y todos sus derivados.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

 

Fuente de la imagen: wordart

¿Por qué a la felación también se le llama ‘hacer un francés’?

Esta es una etimología algo discutida debido a que los expertos coinciden en que se originó en Francia pero no se ponen de acuerdo en cómo y cuándo.

¿Por qué a la felación también se le llama ‘hacer un francés’?

Por una parte nos encontramos quienes señalan que empezó a usarse el término hacia finales del siglo XIX cuando las prostitutas de los burdeles parisinos ofrecían como uno de sus servicios estrella el realizar una felación utilizando la lengua y proporcionando a los clientes un gran placer.

Otros apuntan como origen los últimos años de la Primera Guerra Mundial, en la que hubo una importante presencia de soldados estadounidenses en Francia, quienes quedaban maravillados sobre las cosas que sabían hacer las mujeres francesas (no solo las prostitutas, sino todas en general), quienes les practicaban sexo oral y además les daban apasionados besos con lengua (en la boca… de ahí que en Estados Unidos se conozcan ese tipo de besos como ‘French Kiss’).

Por último, el origen de llamar francés a las felaciones lo sitúan en la década de 1920 (la conocida como ‘alegres años 20’) en el que tuvieron lugar grandes y alocadas fiestas en la capital francesa. Los cabarets ofrecían picantes números subidos de tono y hombres y mujeres se desmadraban en cada uno de sus encuentros, siendo el sexo oral una de las prácticas más realizadas.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Disco “Erotica” de Madonna (1992) vía “El blog de Lilih Blue”

‘Rombo’, ‘rumbo’ y ‘rumba’ tres términos con un mismo origen: los rituales mágicos

‘Rombo’, ‘rumbo’ y ‘rumba’ tres términos con un mismo origen: los rituales mágicos

Conocemos como ‘rombo’ al símbolo utilizado en geometría que se representa por un paralelogramo (polígono de cuatro lados paralelos entre sí dos a dos) que tiene los lados iguales y dos de sus ángulos mayores que los otros dos (tal y como se define en los diccionarios) y que también es denominado como ‘diamante’, sobre todo en el argot de los naipes en la baraja francesa  ()

Se denomina ‘rumbo’ a la dirección trazada y que se propone seguir hacia un punto o destino concreto.

La ‘rumba’ es un popular baile de ritmo alegre y raíces afrocubanas que se acompaña generalmente de percusión y que ha derivado en otras variedades musicales como la rumba flamenca o la catalana.

Estos tres términos que designas cosas muy diferentes entre si y que a priori parece que no tienen nada que ver entre ellos en realidad tienen un nexo común en su origen etimológico, debido a que todos ellos provienen del mismo lugar: los rituales mágicos que se realizaban hace muchísimos siglos atrás.

Y es que etimológicamente los tres vocablos provienen directamente del latín ‘rhombus’ y éste a su vez del griego ‘rómbos’ (ῥόμβος), el cual designaba a ciertos artilugios (que solían ser en forma de peonza e incluso de rueda o cualquier objeto cilíndrico) utilizados antiguamente por los magos (brujos, hechiceros…) en sus rituales. Ese término no hacía referencia al objeto en si sino a los círculos que éste dibujaba en el momento de ser utilizado en las ceremonias adivinatorias.

‘Rombo’, ‘rumbo’ y ‘rumba’ tres términos con un mismo origen: los rituales mágicosEsa denominación de rhombus se le otorgó posteriormente a los aparatos de navegación, más concretamente a la ‘rosa de los vientos’ (o ‘rosa náutica’), representándose en las cartas de navegación por treinta y dos símbolos () unidos por un extremo mientras que el otro señala el destino o trayectoria a seguir sobre el círculo del horizonte.

A partir de ahí el término latino rhombus se transformó en el castellanizado ‘rombo’ para designar al mencionado símbolo que aparecía representado en las cartas de navegación.

Al mismo tiempo, los propios navegantes empezaron a denominar como ‘rumbo’ (inicialmente lo pronunciaban en la forma rombo) al destino o trayectoria a seguir.

Por último, también cabe señalar que, a pesar de que el diccionario de la RAE señala que el término ‘rumba’ es de origen desconocido, numerosos son los etimólogos y expertos (entre ellos, y por nombrar solo a un par, Joan Coromines en su ‘Diccionario crítico etimológico de la lengua castellana’ o Gregorio Doval en su obra ‘Palabras con Historia’) que apuntan que el vocablo para designar al baile de origen afrocubano proviene de la feminización del término ‘rombo’, en su sentido original de ‘signo mágico’ y a las danzas que antiguamente eran realizadas durante los rituales, muy semejantes a las que, siglos después, se realizaron en el Caribe durante algunos ritos en los que se bailaba y se producía cierto alboroto, significando el vocablo ‘rumba’, en muchos países de Hispanoamérica, ‘juerga o parranda’ y que finalmente fue utilizado para denominar así al mencionado baile de raíz caribeña.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuentes de consulta: ‘Diccionario crítico etimológico de la lengua castellana’ de Joan Coromines / ‘Palabras con Historia’ de Gregorio Doval / RAE (1) / RAE (2) / RAE (3) / etimologias.dechile (1) / etimologias.dechile (2) / wiktionary / Wikipedia
Fuentes de las imágenes: publicdomainpictures / Wikimedia commons (1) / Wikimedia commons (2) / Wikimedia commons (3)

¿Cuál es el origen de la expresión ‘el mundo es un pañuelo’?

A través de la cuenta de este blog en Instagram (@yaestaellistoquetodolosabe2) me consultan sobre el origen de la expresión ‘el mundo es un pañuelo’.

¿Cuál es el origen de la expresión 'el mundo es un pañuelo'?

Utilizamos la expresión ‘el mundo es un pañuelo’ para indicar nuestra sorpresa al encontrarnos con alguien de improviso en un lugar inesperado e incluso toparnos con una misma persona en distintos lugares y, de ese modo, señalamos que el mundo (planeta tierra) es mucho más pequeño de lo que realmente creíamos.

El origen de la expresión es algo confuso y discutido, no conociéndose realmente el momento en el que comenzó́ a utilizarse y quién fue el primero que lo hizo o popularizo.

Entre la amalgama de datos e hipótesis que hay alrededor del origen de esta famosa expresión, hay quien indica que, probablemente, provenga de los primeros mapamundis que fueron cartografiados (en la época de las expediciones y descubrimientos), debido a que originalmente se realizaban sobre un lienzo, o lo que es lo mismo: un paño de tela.

El hecho de que todos los lugares del planeta cupiesen en ese trozo de tela pequeño (hay que tener en cuenta que el término ‘pañuelo’ es el diminutivo de ‘paño’) podría haber sido lo que originase, posiblemente, que la gente de épocas pasadas quedaran maravilladas al ver que todo el mundo (planeta) cabía en un pedazo de paño tan pequeño (o sea, en un pañuelo).

De ahí que surgiera que, cuando dos personas se encontraban inesperadamente en un lugar insospechado se dijese eso de que ‘el mundo es un pañuelo’, ya que, a pesar de lo grande que es, finalmente todos acabamos encontrándonos casualmente en algún sitio, por lejano que este sea.

Cabe destacar que existe una variante de esta expresión, que se utiliza de una manera más coloquial, y que dice: ‘el mundo es un pañuelo y nosotros somos los mocos’.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: freesvg

¿Sabías que el termino vasco ‘agur’ proviene del latín?

Posiblemente ‘agur’ es una de las palabras en vasco más utilizadas tanto por autóctonos como por aquellos que no son de Euskadi pero que la han adoptado como método de despedida (algo similar con el termino italiano ‘ciao’ tan usado por castellanoparlantes en la forma ‘chao’).

¿Sabías que el termino vasco ‘agur’ proviene del latín?

Pero lo curioso del término agur es que, a pesar de sonar tan vascuence, en realidad proviene del latín.

La etimología de ‘agur’ nos lleva hasta el vocablo latino ‘augurium’, el cual significaba literalmente ‘agüero’ y que era una forma utilizada en la antigüedad para desear a alguien salud y prosperidad, a la hora de saludar o despedirse (desear buenos augurios).

No se sabe con exactitud cómo y cuándo se incorporó el término en el vocabulario vascuence, pero existen pruebas de que en la Edad Media ya era utilizado; además de un modo culto y como forma de reverenciar a alguien. De hecho, se utiliza formalmente el término agur como encabezamiento de una carta o escrito oficial, en el que se da un tratamiento de distinción a la persona a quien va dirigido.

Cabe destacar que durante un tiempo algunos etimólogos señalaron que ‘agur’ provenía del turco y así aparece reflejado en la edición de 1884 del diccionario de la RAE e incluso podemos encontrar que algún diccionario etimológico indica que proviene del vocablo vasco ‘gur’ (reverencia) y del que también derivó el verbo ‘agurtu’ (saludar).

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuentes de consulta:  RAE / glosbe / navarraconfidencial / projetbabel / etimologias.dechile / Diccionario de expresiones extranjeras de Gregorio Doval / aboutbasquecountry / Mapa de diccionarios de la Real Academia Española

Fuente de la imagen: pixabay

¿De dónde surge llamar ‘hacer una cubana’ a la masturbación intermamaria?

El mundo del sexo tiene un sinfín de términos específicos que son utilizados como si de un argot propio se tratara. Expresiones como echar un polvo, ‘hacer un francés’ (que explicaré en otro post), practicar el griego o ‘hacer una cubana’ son claros ejemplos de ello. Si no conoces la terminología muy posiblemente no sepas a qué se están refiriendo cuando alguien lo dice.

¿De dónde surge llamar ‘hacer una cubana’ a la masturbación o coito intermamario?

Se conoce como ‘cubana’ ya no solo a la mujer originaria de esa preciosa isla caribeña sino también a un tipo de masturbación que se realiza con los pechos (algunas personas prefieren describirlo como ‘coito intermamario’).

Consiste en colocar el pene entre los dos senos de la mujer y ésta ir moviéndolos con el fin de proporcionar placer al miembro masculino. Otra de las opciones es que sea el hombre quien se mueva, yendo de adelante a atrás, como si se tratara de una penetración (es conveniente utilizar algún tipo de gel lubricante).

No se sabe a ciencia cierta cuándo empezó a ponerse de moda esta práctica sexual, pero según los expertos es tan antigua como el mismo acto de la cópula. Se tiene constancia que a partir del siglo XVII se realizaba a menudo, debido a que fue una época en la que en los cánones de belleza femenina predominaban las mujeres voluptuosas y de grandes senos.

Parece ser que el término nació durante la presencia española en la isla de Cuba, en el tiempo en el que ésta perteneció a España como colonia y en la que algunas mujeres (posiblemente dedicadas a la prostitución) cubanas mantenían relaciones sexuales con los soldados españoles, realizándoles masturbaciones intermamarias. Es tan solo una suposición, ya que no existen registros historiográficos que lo confirmen. Esta es la hipótesis que un mayor número de expertos apoyan para encontrar el origen de llamar ‘cubana’ a esta curiosa práctica sexual.

Pero cabe destacar que el denominarlo como cubana no es universal y depende en el país que nos encontremos podemos descubrir que la masturbación intermamaria es llamada de otro modo, como puede ser el caso de Japón donde es conocida como ‘paizuri’; ‘boob job’ o ‘titty-fucking’ en Estados Unidos; ‘tittenfick’ en Alemania; ‘russisch’ en los Países Bajos; ‘french fuck’ en el Reino Unido; ‘spagnola’ en Italia; ‘branlette espagnole’ en Francia; ‘espanhola’ en Portugal y Brasil; y en Hispanoamérica, dependiendo del país, podemos encontrar que se le denomina con términos tan diversos como ‘hacer una rusa, francesa, turca, o sueca’.

Como habéis comprobado, tanto franceses, italianos como portugueses y brasileños la conocen con un término referente a España. El motivo de que así sea podría ser por dos razones: la primera porque fue traída a Europa por los españoles que volvieron tras la pérdida de Cuba como colonia en 1898 o también hay quien apunta que se originó la referencia a España debido a que las prostitutas españolas solían realizar este tipo de práctica sexual hacia finales del siglo XIX y principios del XX (no hay constancia del término con referencia española anterior a esa época).

Con relación a la nacionalidad de las prostitutas que lo realizaban es la causa que originó que en ciertos países se le denomine también como rusa, francesa, turca, o sueca.

 

 

Te puede interesar leer también los posts:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde surge el mito de que los bebés los trae una cigüeña desde París?

Todos lo hemos dicho o escuchado en alguna ocasión aquella frase típica de que los bebés vienen de París y los trae una cigüeña. Una respuesta que se da a los más pequeños cuando se interesan por saber de dónde vienen los niños (sobre todo cuando llega un hermanito nuevo a casa).

¿De dónde surge el mito de que los bebés los trae una cigüeña desde París?

En realidad, esta recurrente contestación, es una mezcla de diferentes historias, cuentos y leyendas que desde hace muchos siglos se han ido explicando en las diferentes culturas y países y que ha llegado hasta nuestros días en esta forma.

Si nos ponemos a bucear por la red o en libros antiguos podremos encontrar que cada autor nos explica una versión u origen diferente e incluso algunos con detalles en común.

Lo primero que debemos hacer es separar cigüeña y París, ya que ambas cosas se explicaban por separado y con el tiempo acabó unificadas y explicándose en la misma historia.

Por un lado tenemos la milenaria creencia de muchos pueblos y culturas que veía a las cigüeñas como un ave sagrada y que traía suerte y prosperidad. Nuestros antepasados se dieron cuenta de que con la entrada de la primavera regresaban las cigüeñas de su migración y  ¿De dónde surge el mito de que los bebés los trae una cigüeña desde París?con ellas traían los días de más luz y calor, época en la que era tradición celebrar los enlaces matrimoniales por aquel entonces y que, tras la noche de bodas, muchas esposas quedaban embarazadas.

También se fijaron que una de las principales cosas que hacían las cigüeñas, tras su regreso, era hacer su nido en el punto más alto que encontraban (normalmente una torre o campanario) y allí ponían sus huevos y tenían a sus crías, a las que alimentaban y cuidaban con esmero.

Podemos encontrar que tanto en la mitología griega, romana, germana o escandinava hay múltiples referencias a las cigüeñas como un pájaro de buenaventura y prosperidad.

Todo ello hizo que con el tiempo se tuviera el convencimiento de que el regreso de las cigüeñas y noticia de la llegada de un bebé estuviesen relacionas.

Fue a partir de ahí que muchos autores escribieran cuentos y relatos en los que se explicaba que la dicha a una familia llegaba a través de un recién nacido que había sido llevado por una cigüeña. Entre ellos encontramos a Hans Christian Andersen quien, en 1838, publicó un relato corto titulado ‘Las cigüeñas’  y que hacía referencia al mito de que estas eran las portadoras de bebés (aunque ese no era en lo que se centraba dicha historia, que realmente era algo cruel, como otros cuentos de este célebre autor danés).

Hoy en día se nos representa la cigüeña portando un bebé que va cómodamente tumbado o envuelto en una especie de sábana, pero antiguamente se tenía el convencimiento de que los recién nacidos eran agarrados por el pescuezo y transportados por estas aves directamente con el pico. Esto llevó a denominar como ‘mordisco de cigüeña’ a los ‘hemangiomas cervicales’ (Nevus flammeus nuchae), una mancha rojiza que aparece en la nuca de algunos recién nacidos y que suele desaparecer antes de haber cumplido el primer año de vida en el 95 % de los casos.

Sobre la creencia de que los niños vienen de París también se juntan varias historias y creencias.

Por un lado está la costumbre que surgió, a partir de la segunda mitad del siglo XIX, de ir a la capital francesa en el viaje de ‘Luna de miel’, el cual se convirtió en el principal destino de los recién casados y de ahí que se la denomine ‘la ciudad del amor’ (evidentemente de aquellas parejas que, económicamente, se lo podían permitir). Muchas eran las recién casadas que regresaban habiendo quedado embarazadas, por lo que rápidamente surgió el dicho de que ‘traían un bebé de París’.

También nos encontramos con una antiquísima leyenda que se hizo muy popular varios siglos atrás y que explicaba la historia de un humilde matrimonio de Alsacia (noreste de Francia) cuyo mayor deseo era tener un hijo y que un año recibieron la visita de una pareja de cigüeñas que construyeron su nido en la salida de la chimenea de su hogar; el esposo, al subir hasta allí para ver por qué el humo de la chimenea no tiraba hacia arriba, encontró a un recién nacido que había sido dejado por las aves. Este relato (con numerosísimas variantes) se hizo muy célebre en la Edad Media y, según parece, era común explicar que los bebés provenían de Alsacia.

Muchos son los que opinan que con el tiempo se cambió la localidad de Alsacia por la de París, aunque la mayoría de los expertos señalan que son orígenes diferentes y que es más que probable que el origen real sea el que he explicado un par de párrafos más arriba y que tenía que ver con el viaje realizado por los recién casados a la capital de Francia.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

 

Post realizado como respuesta a una consulta que me han hecho llegar desde el legendario programa radiofónico ‘La nit dels ignorants 3.0’ de Catalunya Ràdio a través de Twiter

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons (1) / pixabay / Wikimedia comons (2)