Archivo de la categoría ‘Curiosos Personajes’

Un puñado de etimologías de términos relacionados con malhechores (II)

Segunda entrega de la serie de posts dedicados a explicar las etimologías de términos relacionados con malhechores.

Un puñado de etimologías de términos relacionados con malhechores (II)

El término malandrín se empleó mucho en tiempos pasados (sobre todo en el Siglo de Oro) y hacía referencia a cierto tipo de malhechor que destacaba por ser malvado a la hora de cometer sus fechorías. Etimológicamente proviene del italiano  malandrino, utilizado para referirse al salteador de caminos, pero, a su vez, ese vocablo provenía de la malandria, una enfermedad similar a la lepra . Quien padecía de malandria (un malandrino) era expulsado de la población por ser una dolencia contagiosa; para ganarse la vida, esos enfermos se dedicaba a asaltar y robar a aquellos que transitaban por los caminos.

El vocablo mangante y su diminutivo mangui son otros dos sinónimos de ladrón que provienen de la lengua de los gitanos. Surgen del verbo mangar, que en caló significaba originalmente ‘pedir, mendigar’. La popularización de dichos términos hizo que con el tiempo se relacionara a quienes se dedicaban a mendigar con la delincuencia y, de ahí, que se transformara el significado original.

 Quinqui es una forma de denominar a los delincuentes. El término se popularizó hacia finales de la década de 1970 y toda la de 1980 por el gran número de películas que se rodaron y cuya temática era la delincuencia juvenil. Pero el vocablo no surgió entonces, sino que es muy anterior y hacía referencia a aquellos que se dedicaban a vender quincalla (baratijas, piezas de escaso valor), comúnmente conocidos como quincalleros, cuyo apocopé es quinqui. Estos solían ser de la etnia de los mercheros, un pueblo nómada dedicado a la venta ambulante y cuyos miembros tenían fama de delincuentes.

Un sicario es la persona que recibe el encargo de llevar a cabo crimen. El término proviene del latín  sicarius, que se suele traducir como ‘asesino a sueldo’ si bien originalmente significaba ‘el que usa una sica’. La sica era un pequeño puñal que se llevaba camuflado entre la ropa y que utilizaban en tiempos de la Antigua Roma los que habían sido contratados para acabar con la vida de algún rival. Fue tal el auge de los sicarios en aquella época que, en el año 81 a. C. se tuvo que legislar al respecto y se promulgó la lex cornelia de sicariis et veneficis (Ley Cornelia sobre apuñaladores y envenenadores).

Muchas son las novelas, series y películas de época en las que al personaje malhechor se le denomina  villano, otro término que en su origen nada tenía que ver con la delincuencia y que acabó siendo sinónima de quienes cometen algún delito. Originalmente, un villano era aquel que vivía o procedía de una villa (casas de campo que se encontraban alejadas de la población principal). Muchos fueron quienes se trasladaron hasta las grandes urbes durante la Edad Media y los que allí residían (artesanos, funcionarios de la Corte, burgueses…) no los veían con buenos ojos. Los procedentes de las villas solían carecer de estudios y, en alguna ocasión, de modales, por lo que no gozaban de la simpatía de sus nuevos vecinos y el término adquirió connotaciones negativas.

 

 

Encuentra más curiosidades como esta leyendo otros post de este blog o en mi libro ‘El listo que todo lo sabe ataca de nuevo. Palabras y palabros’

 

 

 

Fuente de la imagen: publicdomainpictures

Un puñado de etimologías de términos relacionados con malhechores (I)

Se conoce como malhechor al que se dedica a cometer delitos de todo tipo, siendo la lista de palabras sinónimas para referirse a este tipo de individuo muy larga. A través de un par de post os traigo un puñado de etimologías de términos relacionados con malhechores.

Un puñado de etimologías de términos relacionados con malhechores (I)

Y empiezo con el propio término ‘malhechor’, un término que llegó al castellano desde el latín ‘malefactor’ (el que hace cosas malas) en la forma ‘malfechor’ (de idéntico significado) y que también dio origen a que la palabra ‘fechoría’ signifique ‘mala acción’.

Originalmente el término asesino hacía referencia a los adictos al hachís, ya que etimológicamente proviene del árabe hashshashin, cuyo significado literal era ese. Se trataba de miembros de una peligrosa secta chií, adictos a la droga y que se dedicaron a matar a numerosos personajes relevantes, políticos, militares y religiosos, entre los siglos VIII y xiv.

 Caco es uno de los muchos sinónimos que se utilizan para hacer referencia a un ladrón. Este término proviene de la mitología griega, en la que aparece Kakos (Cacus en latín), un curioso y habilidoso personaje que robó parte del ganado de Heracles (Hércules para los romanos) de una manera astuta. Se escondió con los animales en una cueva haciéndolos entrar de espaldas, por lo que las huellas parecía que eran de salida y no de entrada hacia el escondite.

Otro término muy común con el que se conoce a los amigos de lo ajeno es con el vocablo chorizo, que, a pesar de escribirse igual, nada tiene que ver con el embutido, sino que proviene del caló (lengua del pueblo gitano), quienes utilizan los verbos chorí y chorar para hacer referencia al acto de robar.

La etimología de ladrón es bastante sorprendente, debido a que, el vocablo con el que conocemos a aquel que se dedica a robar, originalmente significaba ‘soldado’. El término proviene directamente del latín latro y hacía referencia a cierto tipo de soldados contratados para custodiar mercancías o personajes importantes. La remuneración que cobraban por sus servicios era muy escasa, por lo que algunos de esos latronis aprovechaban para hurtar algo de lo que tenían en custodia, de ahí que cogiesen mala fama y se llamara así, desde entonces, a todo aquel que se dedica a robar.

 

 

Encuentra más curiosidades como esta leyendo otros post de este blog o en mi libro ‘El listo que todo lo sabe ataca de nuevo. Palabras y palabros’

 

 

 

Fuente de la imagen: publicdomainpictures

¿De dónde proviene la expresión ‘Pasar las de san Amaro’?

En mi afán de buscar el origen de ‘expresiones viejunas’, en esta ocasión os traigo al blog la locución ‘Pasar las de san Amaro’, la cual fue muy popular durante mucho tiempo y que en las últimas décadas prácticamente ha dejado de utilizarse, aunque de vez en cuando se escucha decirla alguien (normalmente de edad avanzada) para hacer referencia a alguien que está pasando por una mala racha y continuas penalidades.

¿De dónde proviene la expresión ‘Pasar las de san Amaro’?

La expresión hace referencia a un personaje surgido en la Edad Media y que protagonizó una leyenda que se hizo muy popular a partir del siglo XIV, la cual se transmitía oralmente, trasladándose la historia de una generación a otra.

Dicho relato explicaba que el tal ‘san Amaro’ se convirtió en un perpetuo peregrino en busca del ‘Paraíso terrenal’, por lo que estuvo vagando a lo largo y ancho del planeta durante trescientos años, pasando numerosas vicisitudes y contratiempos a lo largo de todo aquel tiempo.

De ahí que, a raíz de aquella famosa leyenda medieval, surgiera la expresión ‘Pasar las de san Amaro’ (en ocasiones también en la forma ‘Pasarlas como san Amaro’) como clara referencia a aquel que vive continúas desgracias o un cúmulo de desafortunados acontecimientos.

 

 

Te puede interesar leer también el post: Diez expresiones viejunas que posiblemente nunca has escuchado (y que antiguamente fueron muy famosas)

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿De dónde surge que en algunos lugares se le llame ‘cuzo’ (o cuza) a una persona fisgona?

A través de la página de Facebook de este blog, recibo un mensaje de Rodrigo Alonso que me consulta sobre el origen de llamar ‘cuzo’ o ‘cuza’ a una persona fisgona o entrometida, ya que es un término muy utilizado en Zamora, de donde es originario.

¿De dónde surge que en algunos lugares se le llame ‘cuzo’ (o cuza) a una persona fisgona?

Los términos ‘cuzo’ y ‘cuza’, tal y como especifica el diccionario de la RAE, son adjetivos utilizados en zonas concretas de Asturias, Galicia o León (y de otros lugares de Castilla, aunque esto último no viene indicado) para hacer referencia a una persona indiscreta y fisgona.

Etimológicamente proviene del término ‘cuz’ y a su vez este de interjección ‘¡cuz, cuz!’ con el que se llama a los perros.

También podemos encontrar que a cierto tipo de perro pequeño se le conoce como ‘cuzco’ (no confundir con la población peruana, ya que nada tienen que ver entre sí los vocablos) y también ‘cuzo’, existiendo referencias en algunos diccionarios del siglo XVIII (como el de Esteban de Terreros y Pando, de 1788) a la llamada de los canes o a denominar de ese modo a los de pequeño tamaño y/o edad.

En el continente americano, también se denomina en algunos lugares ‘cuzo’ a una persona entrometida (como en México) e incluso ‘cusco’ (con seseo) que es la interjección utilizada para llamar a un perro en Argentina o Uruguay.

El hecho de que en algunos lugares se les llame cuzo o cuza a las personas fisgonas o entrometidas, surge del carácter curioso y fisgón que tienen los perros, sobre todo cuando son de corta edad.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

 

Fuente de la imagen: pixahive

Media docena de términos que hacen referencia a una persona ordinaria y vulgar

El rico idioma español nos permite tener numerosos sinónimos de casi todos los términos, pudiendo utilizar diferentes palabras para referirnos a una misma cosa o persona. En este post os traigo media docena que hacen referencia a alguien ordinaria y vulgar:

Media docena de términos que hacen referencia a una persona ordinaria y vulgar

Basto. Persona tosca, sin refinamiento y pocos modales. De etimología algo discutida, algunos expertos indican que el término proviene de bastum, en referencia a un palo de madera, y otros, entre ellos el Diccionario de la lengua española, opinan que se origina a partir de bastar y este del latín vulgar  bastare, cuyo significado es ‘abastecido’.

Burdo. Tosco, grosero, basto. Proviene del latín medieval burdus, término utilizado para referirse al  bastardo (hijo nacido fuera del matrimonio) y también a aquellas plantas que brotaban sin haber sido cultivadas o injertadas. Curiosamente, de ese mismo vocablo surgió  borde, que se aplica a una persona que se comporta de manera antipática, desagradable o impertinentemente.

Cateto. Referido a aquel que proviene de un pueblo (entorno rural) o no tiene estudios y se comporta de forma tosca o vulgar. Su etimología es ampliamente discutida y no existe consenso alguno sobre su origen, motivo por el que así se indica en la práctica totalidad de los diccionarios.

Paleto. Dicho despectivamente de una persona poco refinada o rústica. Se utiliza como sinónimo de  cateto. Su etimología es bastante discutida y, como en otros casos, hay dos orígenes posibles. Por una parte, hay quien opina que proviene del término paleta, que hace referencia al utensilio de forma triangular y mango de madera utilizado por los albañiles. Otros señalan que su procedencia es el vocablo pala (instrumento para cavar la tierra).

Palurdo. Persona rústica e ignorante. Es sinónima de los términos anteriores y etimológicamente llegó al castellano desde el francés balourd, cuyo significado literal es ‘hombre grosero, tosco o estúpido’.

Tosco. Alguien de escasa educación o refinamiento. Término surgido en tiempos de la Antigua Roma, se conocía como tuscus (forma latina de toscos) a los habitantes del Vicus tuscus, ‘barrio etrusco’, en el que vivían las clases más bajas de la sociedad romana.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

Fuente de la imagen: freesvg

¿Cuál es el origen del término ‘oligarca’?

A través de mi perfil @curiosisimo (en la red social TikTok), me preguntan sobre el origen del término ‘oligarca’.

¿Cuál es el origen del término ‘oligarca’?

En las últimas semanas, el término ‘oligarca’ (‘oligarca ruso’, para ser más concreto) se ha convertido en una de las palabras más utilizadas por los medios de comunicación, a la hora de hablar del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, al haber invadido e iniciado una guerra el presidente ruso Vladimir Putin.

Según nos define el diccionario, el término ‘oligarca’ hace referencia a cada uno de los individuos que componen una ‘oligarquía’ y esta, a su vez, es una forma de gobierno en la cual el poder político es ejercido por un grupo minoritario (normalmente personas de una gran influencia económica y social).

Cuando encontramos en un artículo una referencia a un ‘oligarca ruso’ se está refiriendo a algún poderoso personaje millonario, que tiene estrechos vínculos con el presidente de Rusia y ha influido en la toma de decisiones políticas, económicas e incluso del conflicto bélico de Putin.

Tanto el término ‘oligarca’ como ‘oligarquía’ proviene del griego (‘oligárchēs’ – ὀλιγάρχης- y oligarkhía – ὀλιγαρχία -, respectivamente) y están compuestos por el sufijo ‘olígos’ – ὀλίγος – (pocos, escaso, grupo reducido…) y el vocablo ‘arkho’ – ἄρχω – (mandar, ser el primero).

Como estructura política y de poder, la oligarquía tiene una antigüedad que se pierde en el tiempo, debido a que ya existía ese tipo de control de unos pocos sobre el poder en civilizaciones de hace miles de años. El uso y origen de los términos puede datarse en hace, aproximadamente, unos veinticinco siglos.

La primera vez que apareció el término ‘oligarquía’ en el diccionario español fue en la edición de 1780 con la acepción: ‘Gobierno de pocos, y es quando algunos poderosos se aunan, para que todas las cosas dependan de su arbitrio, que es el vicio en que suele degenerar la aristocracia’. El vocablo ‘oligarca’ no fue recogido hasta 1869 con la definición: ‘Cualquiera de los individuos que componen el gobierno llamado oligarquía’.

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Sabes a qué hace referencia el término ‘mamarón’?

Se conoce como ‘mamarón’ a aquella persona que se presenta y participa en fiestas y convites sin haber sido invitada.

¿Sabes a qué hace referencia el término ‘mamarón’?

El término fue recogido por primera vez en el  diccionario de la RAE en su edición de 1936, donde también se le añadió a dicha acepción la peculiaridad de que el  mamarón solía fingir o se hacía el tonto, con el fin de colarse en dichos eventos.

Tiempo atrás también era común el uso de la expresión ‘Ir a mamarones’, definido por el diccionario como ‘Concurrir los trabajadores de una finca, sin previa invitación, a los bailes, juegos o reuniones que se celebran en las fincas próximas’.

El término proviene del verbo mamar y tiene la misma raíz que los vocablos  ‘mamandurria’ (sueldo que se disfruta sin merecerlo), ‘mamacallos’ (pusilánime, tonto) o ‘mamarracho’ (estrafalario, ridículo).

 

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Sabes a qué hace referencia el término ‘heredípeta’?

El término ‘heredípeta’ hace referencia al individuo que a través de la astucia, el engaño u otras artimañas, procura conseguir (proporcionarse) herencias y legados de otras personas.

¿Sabes a qué hace referencia el término ‘heredípeta’?

Muy común era, siglos atrás, denominar de ese modo a los sobrinos, quienes estaban vistos como unas personas interesadas, ya que se tenía la firme convicción de que, así como los hijos solían ser una bendición de Dios, los sobrinos eran el prototipo de herederos indeseados, estando muchos de ellos sólo cerca de sus tíos (ancianos y sin descendencia) en sus últimos años de vida, por el simple interés de heredar todas las posesiones tras el fallecimiento, naciendo de esta costumbre el famoso y antiquísimo refrán ‘A quien Dios no le da hijos, el diablo le da sobrinos’.

Hoy en día, al heredípeta se le conoce comúnmente como ‘cazaherencias’, pero, curiosamente, esta denominación no aparece recogida en el diccionario de la RAE y, sin embargo, la que parece menos usada sí que está (aunque, a pesar de su antigüedad, no fue incorporada en el diccionario hasta su edición de 1884).

Etimológicamente, el término heredípeta proviene del latín ‘heredipĕta’, traducido literalmente como ‘cazador de herencias’ y formado por el vocablo ‘haeres’ (heredero) y ‘petĕre’ (pedir).

 

 

Lee y descubre el curioso origen, historia y etimología de infinidad de palabras y palabros

 

 

 

Fuente de la imagen: stockvault

¿De dónde surge llamar ‘doctor’ a los médicos si muchos facultativos no lo son?

Es habitual que, a la hora de acudir a una consulta médica, nos dirijamos al profesional que nos atiende como ‘doctor’, aunque es probable que dicho facultativo no tenga un doctorado (pero sí la licenciatura y/o correspondiente especialización).

¿De dónde surge llamar ‘doctor’ a los médicos si muchos facultativos no lo son?

Y es que debemos tener en cuenta que no todos los médicos son doctores ni todos los doctores son médicos. El de doctor (doctora en su forma femenina) no es solo un tratamiento de cortesía y respeto que da un paciente hacia el especialista sanitario que le está atendiendo, sino que en realidad se trata de un grado alto de titulación académica que ha obtenido un profesional pero que no necesariamente tiene que dedicarse a la medicina (de ahí que encontremos doctores en otros campos tan diversos como la física, arquitectura, derecho, filosofía, periodismo…).

Etimológicamente el término ‘doctor’ proviene del latín medieval ‘doctor’/’doctoris’, que hacía referencia a un enseñante, derivando estos vocablos de ‘docēre’ (el que enseña) y estaba destinado, originalmente, a los enseñantes (profesores) y encargados de impartir clases de estudios superiores (universitarios). Antiguamente, a aquel que obtenía el doctorado se le asignaba una silla o asiento en una institución universitaria (cátedra), pero con el tiempo ambas titulaciones han acabado diferenciándose, dedicándose un catedrático normalmente a la docencia y un doctor a la investigación (aunque podemos encontrar que un mismo profesional realice ambas cosas).

El hecho de que por norma general a prácticamente todos los médicos se les denomine ‘doctores’, como tratamiento coloquial y de cortesía, se originó a raíz del término ‘docto’, el cual proviene del latín ‘doctus’ y que vendría a significar ‘el que tiene enseñanzas’, en relación a los conocimientos que posee, de ahí que, antiguamente, fuese muy común acompañar con el adjetivo ‘docto’ el nombre del profesional que poseía más conocimientos que los comunes, siendo el de los médicos uno de los colectivos de la sociedad con mayor preparación y estudios.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: pixnio

¿De dónde surge la expresión ‘Ser el rey de Roma y estar por encima de la gramática’?

Se utiliza la expresión ‘Ser el rey de Roma y estar por encima de la gramática’ como referencia a aquel individuo que, queriendo demostrar su superioridad o autoridad ante los demás, se salta las normas o leyes, como si algo le facultase para hacerlo.

¿De dónde surge la expresión ‘Ser el rey de Roma y estar por encima de la gramática’?

No se trata de una locución demasiado popular y está en desuso desde hace un tiempo (es de las que yo denomino como ‘expresiones viejunas’).

Para encontrar su procedencia debemos situarnos en el siglo XV en el que se celebró, entre el 5 de noviembre de 1414 y el 22 de abril de1418, el conocido como ‘Concilio de Constanza’, una asamblea ecuménica convocada por Segismundo de Luxemburgo, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, quien pretendía que se pusiera fin al cisma (división) que existía desde el año 1378 en la Iglesia católica y motivo por el cual en aquel momento la institución religiosa contaba con tres papas al unísono (Juan XXIII, Gregorio XII y Benedicto XIII).

El emperador Segismundo de Luxemburgo (que había sido elegido como ‘rey de los Romanos’ en 1410), al ser uno de los impulsores de aquel concilio tuvo un papel destacado, ofreciendo un discurso en el que utilizó algunas frases en latín, cometiendo algún que otro error y siendo advertido de ello por uno de los cardenales presentes.

Fue en aquel momento en el que (según relatan algunas crónicas) el emperador Segismundo soltó su famosa sentencia (también en latín): ‘Ego sum romanus et super grammaticam’, traducido literalmente como ‘Soy romano y estoy por encima de la gramática’ y que pasó a la historia en la forma ‘Soy el rey de Roma y estoy por encima de la gramática’.

 

 

Quizá te interese leer en este blog otros posts con más ‘expresiones viejunas’

 

 

Fuente de la imagen: pixabay